Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La tibieza
#1
Saludos,

Me gustaría escucharles comentar sobre la tibieza en la vida espiritual de los creyentes y como superar este lamentable estado.

 Con tibieza me refiero a ese estado en el cual el creyente se siente con miedo o temor al que dirán,  que se le hace difícil identificarse con Cristo y responder a los intereses del Dios vivo, en tomar esa postura lleno de amor y defender la verdad de Dios. De ser de un solo sentir y actuar con la integridad a que se es llamado. Es decir, como cultivar esa fe por la cual los mártires de la iglesia no estimaron preciosas sus vidas por tal de agradar a Aquel que los salvo. En fin, como se es digno del llamado del evangelio. Como pasa uno de una postura de indiferencia a una condición de firmeza y no callar cuando sabemos que podemos con la ayuda de Dios tocar la vida de otros que nos rodean.

Gracias hermanos,

Angellon
Responder
#2
Hola Angellon.

Este aspecto de la tibieza crea a veces mucha confusión y esto es debido a las malas enseñanzas que a veces nos han impartido.

Primero veamos cual es esta mala enseñanza. Según ellos dicen que “caliente” es un cristiano que esta en los niveles mas altos de su consagración. “Frio” es denomina a un cristiano pasivo que no participa activamente en nada. Y el “tibio” es un cristiano que no tiene convicción, que no cumple con las reglas que demanda el pastor y de sus hermanos “consagrados” y a este Dios lo vomitará.

Estas descripciones no tienen ni pies ni cabeza. Porque para empezar no es posible que Dios pueda vomitar a uno de sus propios hijos y sobre esto es que tambien encuentran otro buen motivo para sustentar la falsa doctrina de la “perdida” de salvación.

Ahora veamos a que es lo que esto se refiere.

La persona fría simplemente se refiere a la persona inconversa que rechaza a Dios de cualquier manera y abiertamente. No desea saber nada de El. Por lo general estas personas son completamente entregadas al mundo.
La persona caliente se refiere a un nacido de nuevo, simplemente eso. Obviamente hay diferentes estados espirituales de creyentes pero Dios no los vomitara pero según haya sido su vida espiritual  tendrán ganancia o perdida de algunos premios que dara el Señor. Estos están simbolizados en coronas y
Pero el tibio es una persona que profesa ser cristiano pero que prefiere seguir a Cristo por sus propios medios. Por sus propias obras, nunca habiéndose arrepentido de corazón de la obra expiatoria de Cristo aunque la conozca y la predique porque valoran sus obras a tal grado de sentirse exonerados por ellas.

Estas personas son las que se sienten mas astutas que los verdaderos hijos de Dios pues tienen una doble vida. Una doble moral. Todavía les agrada el mundo pero para sentirse que están bien con Dios etiquetan todo lo que les agrada del mundo con el nombre de “cristiano”, como asi lo hace un sacerdote catolico que rocía agua bendita a un objeto con el fin de “santificarlo”.

Ellos piensan que tienen una entrada segura al cielo porque piensan que se han comprado su propio pasaje suficientemente con su propio esfuerzo a lo cual valoran mucho, a tales grados que hasta piensan de que tienen la holgura suficiente como para otorgarse licencias como premio. Como por ejemplo sus ganancias deshonestas, gozar de ciertos placeres lascivosos como el de cambiar a su esposa por otra mas joven, etc.
Ellos son los que trataran de justificarse por sus obras ante el Señor:

Mat 7:21  No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Mat 7:22  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
Mat 7:23  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.
 
Willy
Responder
#3
Como aclaracion a todo esto Angellon debes de tomar en cuenta de que en una asamblea no todos son nacidos de nuevo y por tanto dentro de ellas encontramos estos tres tipos de personajes. Inclusive el denominado frio ya que a veces el interes de congregarse de ellos es debido a circunstancias externas. Puede ser un interes por conseguir una pareja, por un remordimiento temporal o por tratar de juntarse, y solo hacer amistad con personas sin vicios y con apego a la moralidad pero sin tener interes de Dios.
Responder
#4
Hola hermanos:

Sin intención de interferir, estoy de acuerdo con Willy. El contexto de esa iglesia tibia y apóstata (Laodicea) es que el Señor está llamando a la puerta desde afuera...  Eso nos dice algo. 

Por otro lado, a veces se confunde "tibio" (única referencia) con "débil" (muchas referencias), y tiene un significado diferente. Hay genuinos creyentes débiles (habría que ampliar la idea) pero la Escritura no los califica como tibios. 

Interesante este tema planteado por angellon!  

Saludos fraternales!
Heriberto
Responder
#5
Gracia y paz,
Muchas gracias por sus intervenciones. Son muy aclaratorias para mi. Tambien estoy de acuerdo con ustedes con respecto a la posicion de seguridad que tienen los hijos de Dios. Solamente los que tienen entendimiento de la verdadera gracia de Dios pueden disfrutrar de esa gloriosa declaracion que nadie nos arrebatara de Su mano, el mismo Senor Jesucristo lo dice. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho mas, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
Entonces la definicion que yo tenia de tibieza es mas bien debilidad. Como entonces dejar ese estado de debilidad y fortalecerse en el Senor.

Willy tienes mucha razon, ese tema de la debilidad es objeto de mala ensenanza para amenazar y hacer sentir culpables aun a los que desean conocer mas a Cristo


Gracias
Angellon
Responder
#6
También debe considerarse la apreciación que tenemos de la Cruz de Cristo:

LA CRUZ DE CRISTO

Es penoso, por decir lo menos, la consideración que los sistemas religiosos tienen del Sacrificio del Hijo de Dios.

Para el judaísmo, ciertamente locura… ¿un Mesías crucificado? ¡¡Ni pensarlo!!

Para el catolicismo romano, un medio de enriquecimiento ilícito a través de los siglos, como lo demuestra la concentración de tesoros en el Vaticano.

Ejemplo que últimamente, en las últimas décadas, han copiado los mercaderes de la fe en los grupos del mundo denominacional.

La muerte de Cristo es uno de los lugares más comunes de la filosofía, del ateísmo, del existencialismo, tanto como de la teología de la Cristiandad.

Los hombres hablan de ella como si constituyese el más grande tributo a la dignidad del hombre.

La incredulidad señala el Sacrificio del Señor como la mejor respuesta a la soledad del hombre rodeado de astros indiferentes a su destino más allá de la muerte.

Pero lo que es más vergonzoso es la aceptación de un “cristo” religioso en aquellos círculos evangélicos que se mimetizan como “Iglesia del Señor”.

Aquel que se disfraza como ángel de luz, les presenta un cristo moribundo, agonizante, derrotado y digno de lástima.

Y si no colocan a sus pies alcancías para llenarla de monedas es porque AHORA son excatólicos.

Para Caifás la muerte de Cristo era necesaria políticamente hablando, y así evitar que toda la nación fuese masacrada por Roma.

Para Pilatos también fue una estrategia política para calmar a la multitud que insubordinada clamaba por la sangre de Cristo.

El ladrón en la cruz, quién reconoció la identidad de Jesús, vio su muerte como una injusticia.

Pero la valoración que Dios hace de la muerte de su Hijo es radicalmente diferente.

¿Qué enseña la Escritura?

Isa 63:2 ¿Por qué es rojo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar?
Isa 63:3 He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas.

El Señor está batallando allí…

Primeramente, en el área espiritual el Señor esta luchando allí contra el poder del pecado, la ley…
1 Corintios 15:56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y EL PODER DEL PECADO, la ley.

La paga del pecado es muerte, pero su muerte no es por los pecados de él, sino de los nuestros…él tomó nuestro lugar.

Los que debiéramos estar crucificados allí somos nosotros.

En segundo lugar, el Señor está batallando contra el Emperador de la Muerte, esto es, el diablo.

Hebreos 2:14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el IMPERIO DE LA MUERTE, esto es, al diablo,

Y, en tercer lugar, venció a la misma muerte como está escrito:

Oseas 13:14 De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh MUERTE, YO SERÉ TU MUERTE; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista.

La Muerte, no lo podía retener, por cuanto jamás hizo pecado ni hubo engaño en su boca…

El Señor allí en la cruz es un Triunfador…

1. La cruz sangrienta al contemplar
do el Rey de gloria padeció,
riquezas quiero despreciar
y a la soberbia tengo horror.
2. Mi gloria y mi blasón serán
la cruz de Cristo mi Señor,
y lo que di a la vanidad
ya le dedico con amor.
3. Sus manos, su costado y pies
de sangre manaderos son,
y las espinas de su sien,
mi aleve culpa las clavó.
4. Cual vestidura regia allí,
la sangre cubre al Salvador;
y pues murió Jesús por mí,
por Él al mundo muero yo.
5. ¿Y qué podré yo darte a Ti
a cambio de tan grande don?
Es todo pobre, todo ruin;
toma, oh Señor, mi corazón.

Selah
Responder
#7
Gracias, Edison, tu aporte es muy esclarecedor.

Un abrazo!
Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)