Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Debemos ser santos, o ¿hacernos los santos?
#11
Hola hermanos: 

La conclusión de lo que veníamos considerando aquí es que la asamblea  (no a través de llaneros solitarios) debe preocuparse por los que se ausentan, y la iglesia debe evaluar cada caso en particular. El texto de Hch.15:24 nos puede ilustrar un poco la situación: "algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas..."  Esto ocurre cuando los hermanos se cortan solos, sin orden de la iglesia o a espaldas de ella.

Claro que con esto no me refiero a las visitas a título personal, Con todo, esto requiere que el visitador lo haga en el temor del Señor, bajo la guía del Espíritu Santo, y con cierta dosis de sentido común. Se trata de visitar, no de irrumpir en un hogar a la hora de mayor actividad cuando la madre realiza sus tareas domésticas o prepara a sus hijos para llevarlos a la escuela. Peor aún cuando alguien  justo elige la hora del almuerzo para ir a "animar" a algún creyente que supuestamente lo necesita, o quizás va a la hora del descanso, y tilda de hogazán a un trabajador que necesita reponer sus fuerzas. Claro que depende del grado de intimidad o amistad con esa persona, y hasta de las costumbres de cada cultura, pero, en general, debe haber prudencia a la hora de hacer una visita sin avasallar el orden (o providencial desorden) del hogar visitado.     

Espero vuestras intervenciones!  
Responder
#12
Hermano Heriberto...sabemos que el Pastorado es un don de Dios:

Eph_4:11  Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

Incluso hay una corona para los pastores que en verdad lo fueron (1P. 5:4).

Al Príncipe de los Pastores lo contemplamos trayendo sobre sus hombros la oveja ausente.

Tristemente en las asambleas escasean los hombres cuyo corazón se preocupe por la oveja ausente cuando pase más de dos cultos sin asistir sin previo aviso...pues como bien afirmas, una llamada a tiempo evita la preocupación natural de los hermanos responsables.

Esta escasez generalmente es  reemplazada por la aparición de hombres cuyos intereses son muy distintos a los intereses de Cristo.

Bendecida la asamblea donde todos sean de un mismo corazón y un alma en el servicio al Señor.

El anhelo carnal de poseer el "control" de la asamblea transforma una asamblea en un campo de batalla...donde abundan las murmuraciones y descalificaciones.

Nosotros no hemos aprendido así de Cristo.

Sino se permite que el Señor actúe dentro de la Asamblea, entonces no tenemos ningún derecho a decir que el está en medio de nosotros (Mt.18:20)...porque tal afirmación no corresponde a la realidad de contemplar al Señor fuera de la asamblea.
Responder
#13
Gracias, Edison. Muy claro lo que compartes, basado en las Escrituras! 

Un abrazo!

Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)