Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Apologética y teodicea.
#21
Etic. Quisiera tambien agregar con respecto a “los peligros” de perder nuestra fe con los ejemplos de Darwin que mencionaste.

Siempre me llamo la atención del alcance de algunos, de hasta que puntos ridículos pueden llegar para “negar su fe” en Dios. Algo que por supuesto nunca se esforzaron en querer tener en primer lugar. Me explico.

A Darwin solo le bastaba levantarse de su cama una mañana cualquiera y dar un vistazo alrededor para darse cuenta de la gloria de Dios. El cantar de los pajarillos que te alegran el alma. La variedad de alimentos que podemos gozar. El sol que siempre nos alumbra y nos da calor. Las lluvias que nos dan frescura y provision. Y puedo seguir y seguir. Pero no. Darwin solo se enmarco en realizar viajes caros y largos por lugares poco habitados solo con la intención de probar su teoría de que mas bien Dios no existe ¿Y todo porque se quedo “impresionado” al ver una plantita diminuta  que se alimenta de insectos, y que ataco su “sensibilidad”? ¡Que horror! ¡Por favor, pobre hombre! Me imagino que el “buen” hombre de Darwin tan santo que nunca mato una mosca en su vida. Posiblemente las criaba en su casa.

Para ser mas objetivos. Es como si amablemente invitaras a un pobre hombre sucio, hambriento y haraposo a tu casa. Le permites darse un buen baño. Le das nuevo ropaje y limpio y le das una buena comida. Terminado todo el hombre se va de tu casa pero en realidad el internamente muy insatisfecho y muy enojado contigo. Pues sucede que le “heriste” su sensibilidad porque esperaba que le ofrezcas la comida con utensilios de oro. Tampoco le agrado la ropa limpia y nueva que le diste pues no eran “de diseño”. Tampoco le agrado los cuantos billetes que le diste al despedirlo  porque al recibirlos el esperó un monto mayor.

Mi amigo Etic. Cuan “sensibles” son los pobres hombres que se terminan apartandose de Dios. Mira, solo el hecho de que nos ofrece salvar nuestra alma, y que no tiene precio, les parece poco. Prefieren rebuscar y rebuscar motivos para que les tranquilice su rencor hacia El, rencores sin motivos.

Estoy esperando aun la continuación de tu historia porque hasta ahora no me afecto un ápice. Y lo dejaste en…
“…Y entonces, el ateo paso a estremecerme con dos ejemplos”.

Por favor continua.

Willy.
Responder
#22
(15-12-2017, 01:06 AM)Willy escribió: Etic.

Si bien el sacrificio de animales fue realizado con la intencion de expiación, este acto se convierte luego en una especie de rutina. Y como era un acto impersonal, aunque fue representativo de la futura expiacion de Cristo, ellos ya solo buscaban simplemente ser limpiados y lavados y nada mas que eso pero sus ojos estaban apartados de Dios:

Ose 6:6  Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

Sin embargo, y no pareces entenderlo bien, ofrecer ahora nuestros cuerpos en sacrificio vivo se convierte personal, significa de un continuo vivir ABSTENIENDOSE  de la carne por medio de buscar y escudriñar Su Palabra y obrando en obediencia. ¿Acaso no se utiliza mas el intelecto en buscar el conocimiento de Dios en que simplemente ofrecerle un ritual rutinario? La carne se va doblegando con el sacrificio para que crezca lo espiritual. Pero esto solo es posible por medio del Espiritu Santo en la persona.

Eso es todo de lo que habla el versículo. No trates de sacarle mas de lo que no tiene y que diga lo que no dice. Como haces y tus doctos amigos teólogos.

Ahora, no te das cuenta que el que trata de descalificar eres tu poniendo a estas personas como inerrantes, como si fueran personas que alcanzaron grados superiores y por tanto ya obtubieron sus premios solo por ostentar sus títulos. Mi amigo la carrera es para todo hijo de Cristo y esta vigente:

1Co 9:24  ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
1Co 9:25  Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
1Co 9:26  Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,
1Co 9:27  sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.
 
Willy
  Con el debido respeto, willy, creo que esta situación no lleva a ningún puerto. Desde el comienzo de este hilo estás tratando de demostrar que tu exégesis bíblica sobrepasa a toda otra posible explicación de los pasajes sagrados, probablemente debido a que estás plenamente convencido de que estás en posesión de la verdad absoluta (y yo entiendo que nadie es Dios salvo Dios mismo, el único que tiene en su posesión la verdad absoluto, y quien, en su misericordia, comparte con nosotros, los humanos, a través de la Biblia, la porción y adaptación a esa verdad que buenamente somos capaces de asimilar, como bien dice el libro de los proverbios de Salomón, capítulo 4, versículo 18; nosotros nos asimos de la verdad, pero no la tenemos intrínsecamente; ello explica por qué podemos apartarnos de ella y darle la espalda a Dios malusando nuestro libre albedrío, como le pasó al mismo Salomón, y a Judas Iscariote, etc.). Tus argumentos están cargados de descalificaciones hacia otros puntos de vista. Ahora yo podría exponerte otro prisma en algunos matices en los que no estoy de acuerdo contigo, pero considero que esta dinámica es improductiva. Mejor será edificar sobre lo que tenemos en común, a saber, que la Biblia es la palabra de Dios, y dejar los temas doctrinales (en los que tú haces huincapié constantemente) un poco de lado, pues seguir insistiendo en demostrar que uno tiene la razón a costa de derrotar dialécticamente al otro me parece una total pérdida de tiempo. Yo debería centrarme en el hilo de "Apologética y teodicea" y aportar mi grano de arena, más que nada haciendo un repaso histórico de los éxitos y los fracasos de los llamados padres eclesiásticos y de filósofos-teólogos como Leibniz y otros cuyos argumentos bienintencionados pero inmaduros fueron superados posteriormente. Saludos.
Responder
#23
Etic.

Por ello termine mi mensaje indicando si podrias continuar con tu historia con lo que deseas aportar, pero ¿podrias tambien darnos tu razon de fe? ¿Eres nacido de nuevo?

Willy
Responder
#24
(15-12-2017, 10:22 AM)Willy escribió: Etic. Quisiera tambien agregar con respecto a “los peligros” de perder nuestra fe con los ejemplos de Darwin que mencionaste.

Siempre me llamo la atención del alcance de algunos, de hasta que puntos ridículos pueden llegar para “negar su fe” en Dios. Algo que por supuesto nunca se esforzaron en querer tener en primer lugar. Me explico.

A Darwin solo le bastaba levantarse de su cama una mañana cualquiera y dar un vistazo alrededor para darse cuenta de la gloria de Dios. El cantar de los pajarillos que te alegran el alma. La variedad de alimentos que podemos gozar. El sol que siempre nos alumbra y nos da calor. Las lluvias que nos dan frescura y provision. Y puedo seguir y seguir. Pero no. Darwin solo se enmarco en realizar viajes caros y largos por lugares poco habitados solo con la intención de probar su teoría de que mas bien Dios no existe ¿Y todo porque se quedo “impresionado” al ver una plantita diminuta  que se alimenta de insectos, y que ataco su “sensibilidad”? ¡Que horror! ¡Por favor, pobre hombre! Me imagino que el “buen” hombre de Darwin tan santo que nunca mato una mosca en su vida. Posiblemente las criaba en su casa.

Para ser mas objetivos. Es como si amablemente invitaras a un pobre hombre sucio, hambriento y haraposo a tu casa. Le permites darse un buen baño. Le das nuevo ropaje y limpio y le das una buena comida. Terminado todo el hombre se va de tu casa pero en realidad el internamente muy insatisfecho y muy enojado contigo. Pues sucede que le “heriste” su sensibilidad porque esperaba que le ofrezcas la comida con utensilios de oro. Tampoco le agrado la ropa limpia y nueva que le diste pues no eran “de diseño”. Tampoco le agrado los cuantos billetes que le diste al despedirlo  porque al recibirlos el esperó un monto mayor.

Mi amigo Etic. Cuan “sensibles” son los pobres hombres que se terminan apartandose de Dios. Mira, solo el hecho de que nos ofrece salvar nuestra alma, y que no tiene precio, les parece poco. Prefieren rebuscar y rebuscar motivos para que les tranquilice su rencor hacia El, rencores sin motivos.

Estoy esperando aun la continuación de tu historia porque hasta ahora no me afecto un ápice. Y lo dejaste en…
“…Y entonces, el ateo paso a estremecerme con dos ejemplos”.

Por favor continua.

Willy.

Bien, no te afectó un ápice porque tampoco es la intención de dicha historia derruír tu aparentemente inexpugnable y blindada doctrinología. La intención es exponer una experiencia de debilitamiento en la fe que afortunadamente fue superada con éxito, y ello gracias a acudir a la sagrada escritura por guía, a agotar ciertos caminos académicos en busca de explicaciones más fidedignas y sobretodo gracias a Dios que permitió que prosperara el razonamiento correcto e impidió o puso cortafuegos a la acción omnipresente de las fuerzas inteligentes malvadas que parece que en estos tiempos están haciendo una campaña tipo hitleriano basada en la táctica de "tierra quemada" y buscan sobretodo destruir cualquier camino de esperanza verdadera y si fuera posible destruír hasta la misma Tierra. Sólo que te aconsejo que le ruegues al Altísimo que en los días venideros, cercanos a la tribulación magna, la peor de la historia y que entronca con el fin del mundo, no te sobrevenga lo que al apóstol Pedro, quien creyó que su fe era invulnerable y se atrevió a decir al Maestro que él no lo negaría en absoluto delante de los demás. ¿Y qué le replicó Jesucristo? Como bien sabes, Cristo le dijo lo que se encuentra escrito en el evangelio según Marcos, capítulo 14, versículos 27-31. De todas formas, siempre te podrías arrepentir si es posible, pues el peligro es que no sea posible y en este peligro estamos todos los que nos consideramos pecadores: Evangelio según Marcos, capítulo 3, versículo 29. Por este motivo, uno gana mucho favor ante Dios manteniendo una actitud humilde y sabia, como la descrita en la parábola del Evangelio según Lucas, capítulo 18, versículos 9-14. Bien, con tu permiso, pasaré acto seguido a continuar con "Apologética y teodicea". Saludos.
Responder
#25
[Apologética y teodicea. Comentario 3].
El primer ejemplo tenía que ver con las plantas carnívoras, las cuales, aparentemente, están unívocamente diseñadas para depredar insectos y pequeños vertebrados (ranas, roedores); un dantesco tipo de diseño éste, tan pródigo en habilidades y refinamientos crueles, que servirían de inspiración y deleite para los instintos sádicos de un torturador chino. Por lo tanto, admitir que tales especímenes botánicos han sido concebidos por diseño inteligente sería equivalente, según mi interlocutor ateo, a ubicar a la deidad creadora dentro del panteón de los dioses de la mitología griega, clásicos ejemplos de maldad y ultraje indescriptibles, quienes comparativamente harían que cualquier humano adorador de ellos, por perverso que fuera, quedara convertido en santo. Por lo tanto, según él, la postura atea era más humanitaria y más lógica desde el punto de vista ético y moral que la postura del creyente. Estos argumentos me tomaron por sorpresa y enmudecí, y finalmente claudiqué, como final del asalto, yéndome figurativamente hacia el banquillo situado en el vértice del cuadrilátero, cual boxeador al que se le extiende la oportunidad de reponer fuerzas y vitalidad cuando suena la campana que clausura transitoriamente la pelea. Pero en este caso mi oponente decidió abandonar la lucha dialéctica, por considerarla aburrida, despidiéndose de mí con una última carga devastadora, lanzada a modo de torpedo salido de un submarino en retirada. Se trataba de un segundo ejemplo, que reforzaba al primero y cuyo objetivo era consolidar incontestablemente la postura “racional y sabia”, y hasta de una “moral superior”, del ateo (todo ello, evidentemente, en función de la particular interpretación de la realidad biosférica que dicho ateo se había fraguado): En dirección centrífuga (desde el ser humano hacia los vivientes más “primitivos”, en la escala filogenética), existen virus (el de la rabia, por ejemplo), bacterias (bacilo tetánico y sus terribles neurotoxinas), protozoos (amebiasis) y metazoos (quiste hidatídico) de unívoco diseño que están destinados a causar inimaginables sufrimientos al enfermo humano y animal; depredadores mamíferos que para alimentar a su prole cazan herbívoros, a veces herbívoros hembras, con lo que las crías pasan a quedar desvalidas y absolutamente desamparadas y mueren por inanición y en tal condición de desamparo que harían llorar de pena a cualquier observador humano medianamente sensible que contemplara la situación sin poder intervenir; y hay avispas que convierten a orugas o cucarachas en zombis y luego depositan sus voraces larvas en el interior del desafortunado insecto, quien muere lentamente siendo devorado por las insaciables larvas (las cuales parecen poseer una excepcional habilidad para acabar con la víctima de la forma más lenta posible, a fin de agotar al máximo las posibilidades de seguir consumiendo alimento fresco e incorrupto); en fin, un etcétera macabro tan largo y variopinto que su enumeración sería infinita. Con esto el ateo revalidó su postura por n-ésima vez, supongo. No obstante, a pesar del impacto y aturdimiento que el razonamiento de mi interlocutor me causó, por aproximadamente un mes, aquella experiencia tuvo el efecto feliz de espolearme para asegurarme de que mi fe cristiana no era una necedad y de que la santa Biblia era realmente la Palabra de Dios. El resultado fue bueno y edificante para mí, pero no fue gratuito; es decir, hube de hacer un notable esfuerzo investigador para conseguir bendiciones. Hube de actuar en armonía con el siguiente pasaje sagrado...
Responder
#26
Continúa Etic por favor. Así procuraré no interrumpir hasta que llegues al final (si es que me puedo aguantar) porque tengo respuestas a medida que avanzas. Por ello procura no demorar entre tus escritos.

Es que tienes una manera muy pictórica de relato para afirmar un par de puntos. Lo cual es usado para motivar la impresión del lector.

Continúa por favor. Me tienes intrigado.

Willy
Responder
#27
[Apologética y teodicea. Comentario 4].
... “Hijo mío, si recibes mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia, si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros (se sobreentiende: Un esfuerzo nada pequeño por hallar conocimiento y sabiduría, en conexión con las directrices divinas y con respecto a su obra creativa), entonces entenderás el temor de Jehová (se sobreentiende: El temor reverente hacia Dios, que es entendido por el adorador bien informado en el sentido de que la sabiduría divina es apoteósica y excede todo lo imaginable por el hombre; algo que causa tanta admiración en el devoto que no puede menos que sentir una especie de sobrecogimiento parecido a un vértigo de astronauta, al contemplar la inmensidad del espacio sideral en relación con su infinita pequeñez), y hallarás el conocimiento de Dios (se sobreentiende: Algunas Biblias hablan de la ciencia divina, en lugar del conocimiento, y esto quiere dar a entender que hallar dicho conocimiento es un gran privilegio porque supone alcanzar una comprensión de la realidad, biosfera incluída, que permite, evidentemente a un grado limitado y soportable por el cerebro humano, explicar cosas aparentemente inexplicables)” (Libro sagrado de los proverbios de Salomón, capítulo 2, versículos 1-5; Biblia de Reina-Valera de 1960).
Responder
#28
(11-12-2017, 12:12 AM)Andres escribió: Etic. te propongo que empieces por tu testimonio personal.

¿Cuál es tu relación con Dios?

¿Quién es Jesucristo para vos?

¿Qué es la Biblia?

Es mucho más importante la respuesta a estas sencillas preguntas, que kilómetros de verborrea insustancial.

Porque tales respuestas nos dan la convicción de saber con qué bueyes estamos arando.

Jesús dijo claramente que lleváramos su yugo sobre nosotros...que su yugo era fácil  y ligera su carga.

No veo un nacido de nuevo sobre la Roca que es Cristo y Su Palabra, sino más bien uno que ha construido su casa sobre la arena de la incertidumbre.

¿No es esto mero hablar?

La respuesta a las preguntas hechas por nuestro Hermano Andrés poseen el peso de la Escritura en relación a una experiencia personal con nuestro Señor Jesucristo...

Algo completamente distinto a la nociva influencia que pueda ejercer un necio corto de vista y de entendimiento, leemos:

Salmos 10:4 El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios;
NO HAY DIOS en ninguno de sus pensamientos.


Salmos 14:1 Dice el necio en su corazón:
NO HAY DIOS.
Se han corrompido, hacen obras abominables;
No hay quien haga el bien.


Nicodemo, todo un maestro de Israel, reconoció con humildad que no es "conocimiento" lo que se requiere para nacer de nuevo...

Todos los tesoros de la Sabiduría se hallan en Cristo, de manera que fuera de él lo que hay es necedad.
Responder
#29
Etic. Lo siento mucho pero no has aportado nada aunque hayas tenido “buenas” intenciones. El problema es que escribiste bajo la pobre óptica que en realidad tienes de Dios asumiendo que nosotros estamos en tu condición espiritual.
 
Mira. Todo lo que ves en este mundo y su naturaleza ya no está en las condiciones originales que Dios diseño. Eso, asi de simple. No se necesita de mucho estudio “muy preocupado” para interpretar lo siguiente:
 
Rom_8:22  Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;
 
La misma naturaleza “clama” el diseño original de Dios que nosotros hemos pervertido con el pecado. Y sin embargo después de embarrarla (y continuar con ello) somos tan cínicos como  para echarle nuestra culpa a Dios. Que terribles que somos:
 
Pro 20:6  Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad,
Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?
 
Mi amigo. Es tan fácil desestructurar una construcción con fundamentos débiles y torcidos. Tu te impresionas por los fundamentos de “genios” de este mundo y basas tus estudios de sus conceptos lo cual es una completa pérdida de tiempo. Todavia te impresionas por ellos y los tienes por mucha  estima es por eso que eres tan débil en lo espiritual y asi comparas una brisa como si fuera una tormenta.
¿Qué hombre tiene la osadía de juzgar a Dios? ¿Dueño de la justicia plena. De la santidad plena? ¿Acaso no encontraste esto en tu Biblia ya que “lees”?
 
Job 36:22  He aquí que Dios es excelso en su poder;
¿Qué enseñador semejante a él?
Job 36:23  ¿Quién le ha prescrito su camino?
¿Y quién le dirá: Has hecho mal?
 
¡Que arrogantes que somos!
Busca la verdadera conversión Etic ya que solo vacilas ventilándote de conocedor aspirando solo del conocimiento del mundo. Y tus intenciones en realidad es de apuntar al cuestionamiento del  diseño divino poniendote de manera indirecta de segundo plano “defendiendo” tu supuesta fe.
Deja tu orgullo y aprovecha mas bien a preguntar de manera directa que estamos dispuestos a ayudar. Pero no trates de enseñar si aun no tienes bases. No disemines el error pues Dios te pedirá cuentas por ello y no será agradable.

Willy
Responder
#30
Estimados hermanos:

Sin intención de interferir en vuestros excelentes aportes, permítanme agregar una breve reflexión.  

Cuando un cristiano no puede dar razón de su fe, con seguridad no es un cristiano. Y entendemos por cristiano, no un simpatizante que solo profesa una religión y coincide en alguna medida con los principios cristianos, sino alguien que ha creído en el Señor Jesucristo, le ha recibido como su Salvador, ha nacido de nuevo espiritualmente, siendo templo del Espíritu Santo, y que se somete a la Autoridad de la Palabra de Dios. 

En el caso de nuestro amigo Etic, parece que prefiere creerle a Charles Darwin, que fuera un tenebroso ocultista masón, operando como parte clave del Plan NOM, y cuyas ridículas teorías jamás pudo sustentar seriamente con fundamentos científicos. 

"Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias,  sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido." (Rom 1:21)

"Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen" 
(Rom 1:28) 

Por último, si los disparates de Darwin y sus adeptos son capaces de hacer tambalear la fe de alguno, es señal de que ese alguno jamás tuvo verdadera fe cristiana.

"Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe."  (1ª Juan 5:4)

Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)