Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
parábola de los talentos
#31
Heriberto escribió:Comentario de William Mac Donald:

“Lo que el Señor haga exactamente con el pámpano sin fruto depende de cómo se traduzca el verbo griego “airo”. Puede significar quita, como en la traducción de la Reina-Valera (También traducido de esta manera en Juan 1:29). Entonces se referiría a la disciplina de la muerte física (1ª Co.11:30). Sin embargo, la misma palabra puede significar “levanta” (Como en Juan 8:54). Entonces podría referirse al ministerio positivo de alentar al pámpano sin fruto haciendo más fácil que consiga luz y aire, y, es de esperar, que dé fruto.
El pámpano que lleva fruto es el cristiano que crece más y más a semejanza del Señor Jesús. Incluso estos pámpanos necesitan ser podados y limpiados. Así como una vid verdadera ha de ser limpiada de insectos, mildiú y hongos, lo mismo el cristiano ha de ser limpiado de cosas mundanas que se le pegan encima. El agente purificador es la Palabra del Señor. Los discípulos habían sido originalmente limpiados pòr la Palabra en el momento de su conversión. Y según el Salvador les había ido hablando, Su Palabra había tenido un efecto purificador en sus vidas . Así, este versículo puede referirse a la justificación y a la santificación. Permanecer significa quedarse donde uno está. El cristiano ha sido puesto en Cristo; ésta es su posición. En el andar diario debería permanecer en íntima comunión con el Señor. Un pámpano permanece en la vid tomando toda su vida y alimento de la vid. Así permanecemos en Cristo , pasando tiempo en oración, leyendo y obedeciendo Su Palabra, en comunión con Su pueblo, y siendo continuamente conscientes de nuestra unión con Él. Al mantener de esta manera un constante contacto con Él, somos conscientes de su morar en nosotros y de Su suministración de fuerza y recursos espirituales. El pámpano sólo puede llevar fruto si permanece en la vid. La única manera en que los creyentes pueden llevar fruto de un carácter cristiano es viviendo constantemente en contacto con Cristo. El mismo Cristo es la vid; los creyentes son los pámpanos.
El versículo 6 es objeto de mucha discrepancia. Algunos creen que la persona descrita es un creyente que cae en pecado y que consiguientemente se pierde. Esta interpretación contradice directamente a los muchos versículos de la Escritura que enseñan que ningún verdadero hijo de Dios perecerá jamás.. Otro creen que la persona descrita aquí es un profesante (…)
Creemos que esta persona es un verdadero creyente, porque esta sección trata de verdaderos cristianos . El tema que se trata aquí no es la salvación sino permanecer y dar fruto. Pero a través de la negligencia y de la falta de oración, este creyente pierde el contacto con el Señor. Como resultado, comete algún pecado, y su testimonio queda arruinado. Por medio de la negligencia en permanecer en Cristo es echado fuera como el pámpano –no por Cristo sino por otros- Los pámpanos son recogidos y echados al fuego y arden . No es Dios quien hace esto sino la gente, ¿Qué significa esto? Significa que la gente se burla del cristiano recaído. Echan al fuego su testimonio como cristiano . Esto queda bien ilustrado en la vida de David. Él era un verdadero creyente , pero se volvió negligente para con el Señor y cometió los pecados de adulterio y asesinato. Dio ocasión de blasfemar a los enemigos del Señor.

Hasta aquí el comentario del hno, Mac Donald sobre el tema, pero, a propósito, recuerdo una experiencia personal de una visita que por razones de trabajo tuve que hacer una vez a cierta empresa. Tenía que entrevistarme con un directivo y, luego de hablar con él, me invitó a conocer a uno de sus empleados que era cristiano. Ingresó abruptamente a su oficina, y allí lo sorprendió leyendo revistas pornográficas. “Así trabaja este hermano suyo", me dijo su jefe. Saludé al joven, se puso incómodo, y sin que mediaran otras palabras, simplemente me dijo: “El Espíritu está dispuesto, pero la carne es débil…” Luego los presentes se burlaron de él: “Cómo te quemaste hoy, amigo…” Y realmente habían aprovechado mi visita para "quemarlo" o descalificarlo como creyente. Si era creyente no habría perdido su salvación, pero su testimonio había quedado anulado por ese y otros tantos errores que había cometido ante sus compañeros. Los inconversos suelen disimular las faltas de sus compinches, pero rara vez las de los creyentes. Ante la menor falta tratarán de señalar y descalificar al ofensor, y si es posible le prenderán “fuego” para quemarlo ante todos.
Quizás sea una explicación posible del pasaje que nos ocupa.

Un abrazo,
Heriberto

Heriberto me encanto esa explicación, es imposible que se este refiriendo a falsos creyentes, pues la vid es Cristo y no una congregacion. La meditare más y te responderé. La verdad no habia pensado ni leído ese punto de vista de quien los echa fuera. Muchas gracias.
Responder
#32
Heriberto escribió:Comentario de William Mac Donald:

“Lo que el Señor haga exactamente con el pámpano sin fruto depende de cómo se traduzca el verbo griego “airo”. Puede significar quita, como en la traducción de la Reina-Valera (También traducido de esta manera en Juan 1:29). Entonces se referiría a la disciplina de la muerte física (1ª Co.11:30). Sin embargo, la misma palabra puede significar “levanta” (Como en Juan 8:54). Entonces podría referirse al ministerio positivo de alentar al pámpano sin fruto haciendo más fácil que consiga luz y aire, y, es de esperar, que dé fruto.
El pámpano que lleva fruto es el cristiano que crece más y más a semejanza del Señor Jesús. Incluso estos pámpanos necesitan ser podados y limpiados. Así como una vid verdadera ha de ser limpiada de insectos, mildiú y hongos, lo mismo el cristiano ha de ser limpiado de cosas mundanas que se le pegan encima. El agente purificador es la Palabra del Señor. Los discípulos habían sido originalmente limpiados pòr la Palabra en el momento de su conversión. Y según el Salvador les había ido hablando, Su Palabra había tenido un efecto purificador en sus vidas . Así, este versículo puede referirse a la justificación y a la santificación. Permanecer significa quedarse donde uno está. El cristiano ha sido puesto en Cristo; ésta es su posición. En el andar diario debería permanecer en íntima comunión con el Señor. Un pámpano permanece en la vid tomando toda su vida y alimento de la vid. Así permanecemos en Cristo , pasando tiempo en oración, leyendo y obedeciendo Su Palabra, en comunión con Su pueblo, y siendo continuamente conscientes de nuestra unión con Él. Al mantener de esta manera un constante contacto con Él, somos conscientes de su morar en nosotros y de Su suministración de fuerza y recursos espirituales. El pámpano sólo puede llevar fruto si permanece en la vid. La única manera en que los creyentes pueden llevar fruto de un carácter cristiano es viviendo constantemente en contacto con Cristo. El mismo Cristo es la vid; los creyentes son los pámpanos.
El versículo 6 es objeto de mucha discrepancia. Algunos creen que la persona descrita es un creyente que cae en pecado y que consiguientemente se pierde. Esta interpretación contradice directamente a los muchos versículos de la Escritura que enseñan que ningún verdadero hijo de Dios perecerá jamás.. Otro creen que la persona descrita aquí es un profesante (…)
Creemos que esta persona es un verdadero creyente, porque esta sección trata de verdaderos cristianos . El tema que se trata aquí no es la salvación sino permanecer y dar fruto. Pero a través de la negligencia y de la falta de oración, este creyente pierde el contacto con el Señor. Como resultado, comete algún pecado, y su testimonio queda arruinado. Por medio de la negligencia en permanecer en Cristo es echado fuera como el pámpano –no por Cristo sino por otros- Los pámpanos son recogidos y echados al fuego y arden . No es Dios quien hace esto sino la gente, ¿Qué significa esto? Significa que la gente se burla del cristiano recaído. Echan al fuego su testimonio como cristiano . Esto queda bien ilustrado en la vida de David. Él era un verdadero creyente , pero se volvió negligente para con el Señor y cometió los pecados de adulterio y asesinato. Dio ocasión de blasfemar a los enemigos del Señor.

Hasta aquí el comentario del hno, Mac Donald sobre el tema, pero, a propósito, recuerdo una experiencia personal de una visita que por razones de trabajo tuve que hacer una vez a cierta empresa. Tenía que entrevistarme con un directivo y, luego de hablar con él, me invitó a conocer a uno de sus empleados que era cristiano. Ingresó abruptamente a su oficina, y allí lo sorprendió leyendo revistas pornográficas. “Así trabaja este hermano suyo", me dijo su jefe. Saludé al joven, se puso incómodo, y sin que mediaran otras palabras, simplemente me dijo: “El Espíritu está dispuesto, pero la carne es débil…” Luego los presentes se burlaron de él: “Cómo te quemaste hoy, amigo…” Y realmente habían aprovechado mi visita para "quemarlo" o descalificarlo como creyente. Si era creyente no habría perdido su salvación, pero su testimonio había quedado anulado por ese y otros tantos errores que había cometido ante sus compañeros. Los inconversos suelen disimular las faltas de sus compinches, pero rara vez las de los creyentes. Ante la menor falta tratarán de señalar y descalificar al ofensor, y si es posible le prenderán “fuego” para quemarlo ante todos.
Quizás sea una explicación posible del pasaje que nos ocupa.

Un abrazo,
Heriberto

Estimado Heriberto.

Leyendo otra vez tu aporte junto con el de Edison comprendo todo bien gracias hnos.
Es que otra vez olvide que esto es a Israel y me empece a enredar Big Grin

Willy
Responder
#33
Por qué pasamos de la enseñanza de los talentos a la vid y los pámpanos...?

Porque el siervo inútil no dio fruto.

Comentario Bíblico del Mundo Hispano:

Cita:El siervo inútil, estéril e infructífero, será echado a un lugar que se describe en términos de tinieblas de afuera, llanto y crujir de dientes (v. 30). Se usan estos términos a menudo para describir el infierno (comp. 8:12; 13:42, 50; 22:13; 24:51). La descripción presenta un contraste radical con la dicha de los siervos fieles. Aunque este hombre inútil pretendió ser un “siervo”, en los términos más estrictos, nunca fue un siervo del Señor (comp. 7:21–23). En resumen, la diferencia entre los siervos que fueron premiados por su amo y el que fue condenado se expresa con una sola palabra: fidelidad.

¿Entonces que hacemos con la referencia al infierno?

¿El siervo infiel va al infierno?

Lo digo porque los infieles de Juan 8:44 el Señor los describe como "hijos del diablo".

Conocemos que no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús, por tal motivo no se aplica a la Iglesia...pero en este caso de Israel...estos siervos infieles son iguales a los labradores malvados...y también aquellos obreros que reclaman en la hora final que en el nombre del Señor hicieron muchos milagros pero el Señor nunca los conoció porque eran "Hacedores de Maldad".

Pero en realidad no se puede aplicar a la Iglesia...porque habría que forzar el texto haciéndole significar algo que no dice...por ejemplo al aplicarlo a los líderes que dan fruto para el diablo...haciendo mercadería de las almas para su beneficio personal...mediante colectas y falsas sanidades en el mundo del espectáculo de la televisión...a ellos también el Señor les dirá en aquel día "Hacedores de Maldad".

¡¡Cómo deseáramos aplicar la enseñanza de los talentos a la Iglesia!!

Quizás para amonestar a los ociosos.

O a nosotros mismos.

Cada día me convenzo más de nuestra inutilidad, al menos en mi caso...porque no hacemos ni siquiera lo que se nos manda hacer...nos conformamos con asistir a los cultos y participar en la oración y la enseñanza...pero qué de predicar en las plazas, en las calles, en los buses??

¿No es verdad que cuando recién creímos en Cristo hacíamos estas cosas con sumo gozo?

Pero han pasado los años y ahora invertimos más el tiempo en los foros cristianos y en otras cosas que en trabajar en medio un mundo hostil a Cristo.

Que el Señor nos ayude...porque a veces nos escudamos con el argumento de la existencia de un "orden" eclesial...pero ese "orden" se encuentra anquilosado...con musgo y sin deseos de salir a la calle...y si algún hermano lo hace...inmediatamente lo llamamos al "orden"...parece que nos da envidia al no estarlo haciendo "nosotros" y le hablamos y hasta le prohibimos hacerlo de su propia cuenta...para que entienda que tiene que estar respaldado por la asamblea....y así pasan los años...y la asamblea pierde hasta la actividad misionera...y se convierte en la misma rutina de todos los años...

Lunes...culto de oración...Miércoles...estudio de la Palabra...Domingo...Cena del Señor y estudio de la Palabra y cada primer domingo de mes...Ministerio.

Así van pasando los años....y nos vemos en el espejo viejos y arrugados...con el amargo sabor de no haber hecho nada para el Señor.

Edison
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 2 invitado(s)