Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
SOBRE MATEO 24
#1
LA PROFECÍA SOBRE JERUSALÉN

Mat 24:15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),
Mat 24:16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

Son muchas las personas que, desde la antigüedad, han pensado que este discurso se refiere a la Iglesia.

En el controversial tema sobre la Doctrina del Arrebatamiento de la Iglesia, ANTES DE LA GRAN TRIBULACIÓN, algunos creyentes han apelado a este discurso para pretender demostrar que la Iglesia sí pasa por la Gran Tribulación.

Cuando leen, por ejemplo, este pasaje:

Mat 24:21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.
Mat 24:22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.


Y miran la expresión “los escogidos” del v.22; chasquean los dedos y dicen:

- “Bingo! Aquí está la Iglesia”-

Así es como ellos “entienden” la biblia.

No consideran el contexto histórico, solo buscan una palabra que puedan usar arbitrariamente para señalar que la Iglesia sí pasa por la Gran Tribulación.

Apelar a Mateo 24 para “enseñar” que la Iglesia sí pasa por la Gran Tribulación, es un recurso engañoso, lleno de iniquidad.

Sus oyentes eran judíos, y como a judíos se les hablaba.

El fundamento de la Iglesia no había sido puesto (1Cor.3:11), el Señor aún no había ido a la Cruz.

Y no se trataba meramente de que los oyentes fuesen judíos y sólo judíos, sino de que la idea de evangelizar a los gentiles ni siquiera había recibido consideración.

Ni siquiera había llegado el Día de Pentecostés, y mucho menos que Saulo de Tarso hubiese sido transformado en el apóstol de los gentiles.

Es completamente absurdo pensar que Mateo 24 es para la Iglesia de Cristo.

Los pilares del Cristianismo son la muerte, resurrección y ascensión del Señor a los cielos.

Sin estos pilares, el Señor Jesús todavía está conectado con Israel.

Las características esenciales del cristianismo se muestran sobre la base de la redención, y en el don del Espíritu Santo consecuente sobre ella.

En Mateo 24 no hay absolutamente nada cristiano.

Los discípulos están preguntando sobre el regreso del Señor para reinar sobre Israel. Leemos:

Mat 24:3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?
Son judíos cuyas expectativas están relacionadas con la tierra de Palestina y el Templo de Jerusalén.

El profeta Isaías había escrito sobre el Reinado de Cristo en la tierra:

Isa_60:21 Y tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra; renuevos de mi plantío, obra de mis manos, para glorificarme.

Pero también otros profetas hablaban de tribulaciones futuras para Israel, por lo tanto, el Señor mismo se refirió a la profecía de Daniel cuando el Templo sería profanado, leemos:

Mat 24:15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),
Mat 24:16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.


La Iglesia de Cristo nada tiene que ver con estas circunstancias que le fueron mostradas a Daniel.

¿Que tenemos que ver nosotros con Jerusalén o Judea? o ¿con la profanación del Templo?… La 
iglesia de Cristo nada tiene que ver con la destrucción del Templo, no tenemos ningún interés especial en esas piedras.

La destrucción del Templo no afecta para nada el Cristianismo.

El Cristianismo deriva su poder del Dios vivo, mientras para el externalismo judío la existencia del 
Templo le es una necesidad religiosa.

La nación de Israel no tiene ningún evangelio que predicar, ninguna Gran Comisión que cumplir, y la Escritura señala como anatema a cualquiera que predique “otro evangelio” distinto al que le fue revelado a Pablo (Hech.20:24; Gál.1:11-12), en esta dispensación de la Iglesia:

Gál1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
Gál1:9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.


En la profecía sobre Jerusalén de Mateo 24, en ese escenario futuro se estará predicando el evangelio del reino que fue rechazado por el pueblo judío cuando asesinaron a su Mesías Rey:

Mat 24:14 Y será predicado este EVANGELIO DEL REINO en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Un mensaje cuyo énfasis descansa en las Escrituras proféticas de:

1. Un Cetro
2. Un Rey
3. Un Trono
4. Un Reino


“EL EVANGELIO DEL REINO” demuestra que Dios está tratando nuevamente con Israel y que, por lo tanto, la Iglesia de Cristo ya ha sido arrebatada antes de la Gran Tribulación.
Como está escrito:


1Ts 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

Es la gloria de Cristo rescatando a su Amada Esposa antes de la ira venidera.

¿Estamos preparados para recibirle?
Lo pregunto por dos cosas:

1. Nuestra responsabilidad:

1Jn 3:2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; PERO SABEMOS QUE CUANDO ÉL SE MANIFIESTE, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
1Jn 3:3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, SE PURIFICA ASÍ MISMO, así como él es puro.


2. El riesgo de un descuido enorme:

1Jn_2:28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida NO NOS ALEJEMOS DE ÉL AVERGONZADOS.


¿VENDRÁ HOY?
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)