Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La verdad es, sin los sentimientos o creencias.
#1
Amados hermanos, muy buen día. 

Había estado orando al Señor para regresar a escribir y que mejor que en este sitio, donde comencé a hacerlo para la gloria del Señor.

Comienzo con un tema que me inspiró, al compartirle a una nueva compañera de trabajo a la cual le dije que debíamos hablar de su futuro y ella dió por hecho que se trataba de cuestiones laborales. No puede dejar de observar en la expresión de su rostro, la decepción, cuando comencé a referirme a su futuro espiritual.

Lo que comenzó como una charla en la que ella no mostró mucho interés, cambió cuando al hacerle una serie de preguntas, poco a poco fui ganando su interés.

Una de las preguntas que le hice fue: ¿Qué pasa después de la muerte física? 

No quisiera distraer las líneas de sus conceptos para no hacer más larga el escrito de lo debido, pero noté y se lo hice ver, que lo que ella creía, estaba basado en sus emociones y creencias sin sustento de la realidad; oportunidad que aproveché para hacerle ver que la verdad no es verdad por su fe o sus sentimientos.

Hoy como nunca, el relativismo ha tomado un lugar en la manera de pensar en la gente, dándole un especial énfasis a las emociones. 

Ella "siente" que cuando ella se vaya a morir, va a estar en el cielo, porque ella ha llegado a "sentir" que Dios vive en ella y que es quien la guía en su vida para obtener todos los logros que por su esfuerzo logre ganarse. Así mismo, ella "cree", que es una buena persona, porque vive sin hacerle daño a nadie.

Me di cuenta que era necesario hacerle ver que la verdad no es verdad por que se sienta o se crea, la verdad es verdad, aún sin la fe y sin los sentimientos y para ello, le hice ver el caso de un varón francés que se autopercibe como mujer e hizo los trámites necesarios ante el gobierno de su país, para que lo operaran y anatómicamente, lo mutilación y le pusieron implantes, que lo hacen ver como como una mujer. Tiempo después, el varón, con cuerpo de mujer, se autopercibe como caballo y está iniciando los trámites ante su gobierno y ya tiene prácticas equinas, donde "el/ella", es el caballo/yegua (No sé que sexo vaya a elegir ser). Y sobre ello, le pedí su opinión.

Mi compañera me dijo que pues definitivamente estaba muy mal y que necesitaba ayuda para aceptarse como era aunque sus emociones y creencias no correspondiesen a la realidad.

Con su propia conclusión, pude explicarle el problema del pecado, la autodestrucción que implica que uno viva pensando ser algo que no se es y con la Biblia en la mano, logré que ella llegase a la conclusión de que ella, como todos, somos pecadores, aunque algunos se auto perciban como "buenos" y que todos necesitamos a Dios. Qué el problema del hombre, está en su corazón, qué necesita ser renovado para que vea, oiga y palpe la verdad espiritual, que por el pecado ha distorsionado la realidad, al filtrar su interpretación con un corazón enfermo, haciéndole vivir en el engaño y la mentira, impidiéndole hacer aquello para lo cual fue diseñado ser. Qué sólo Cristo, quién murió en la cruz, puede perdonarlo, restaurarlo y alinearlo con la maravillosa realidad de su hombría.

Después de orar sóla, me pidió permiso para salir temprano, porque necesitaba visitar a una amiga, para invitarla al templo este domingo próximo, porque ella también, estaba muy mal.

Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
Responder


Mensajes en este tema
La verdad es, sin los sentimientos o creencias. - por Caminito - 03-09-2019, 10:58 AM

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)