Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La verdad de la Traducción del Nuevo Mundo
#41
Solo para demostrar lo terrible que es vincularse a los testigos de jehová.

Nota copiado y pegado de internet sin modificación alguna.

Roberto

TESTIMONIO DEL HERMANO ROBERTO ESPINOZA

21 años de búsqueda
Es un relato algo largo y muy emotivo para recordarlo. Yo por naturaleza y por mi formación profesional soy muy incrédulo cuando se trata de lo sobrenatural.
Recuerdo que empecé a leer la Biblia (NT) en la secundaria. Yo era muy tímido, tenía problemas para hacer amigos y estaba lleno de complejos de inferioridad.
Aparte de ello era solitario por mis aficiones científicas.

Estudié electrónica por correspondencia a los 13 años y a los 15 ya estaba diplomado. A los 16 empecé a leer Mateo y me emocionaba mucho el relato de la vida y obra de Jesucristo. Leía todas las noches y me concentraba en el cap. 5 y 6. Me emocionaba mucho con frecuencia y un libro que no recuerdo el nombre que me regaló una tía empezó a cambiarme. Pensaba y pensaba en Jesucristo, pero en el del NT y no en ese cadáver colgado de una pared de las iglesias y colegios católicos. Me distancié del catolicismo poco a poco. Mi fijación en Jesús y mi deseo de conocerlo personalmente con una aparición o algo semejante fue formando un deseo muy fuerte por averiguar más de Él y de los orígenes del hombre. Bueno, respecto a mi personalidad introvertida no sé en qué momento empecé a cambiar porque le suplicaba a Jesús que lo hiciera. Y fui cambiando, al extremo que hice machismos amigos. Me torné muy alegre e incluso me nombraron director de la barra del equipo de básquetbol del colegio. Organizaba fiestas en mi casa y cosas así.

Ingresé a la universidad con el mejor puesto de mi escuela y al mismo tiempo compraba libros de todo tipo. Dinero me sobraba pues trabajaba como técnico por mi cuenta e incluso monté una pequeña fábrica de altoparlantes.
Desgraciadamente empecé a leer cosas de extraterrestres, libros de Erich von Daniken, J.J. Benítez, Jaques Bergier y muchos otros. Para 1974 tenía 20 años, era verano y construyendo un par de cajas de parlantes en el garaje de la casa de mis padres, un anciano se me acercó (tenía la puerta abierta por el calor) y me alcanzó una revista "La Atalaya" de febrero de 1974. En la revista estaba la dirección de la oficina principal de los testigos de Jehová. Un día tomé el automóvil y me dirigí a averiguar más sobre ellos. Adquirí un pequeño libro azul "La verdad que lleva al Vida Eterna". Aquel librillo me entusiasmó mucho. Me convenció de muchas cosas.

Estaba casi eufórico por ese "conocimiento de la verdad" y me sentía muy superior a mis semejantes. Ellos no conocían "la verdad".
Transcurría el tiempo entre diversas lecturas, mi interés por mi carrera universitaria disminuyó y las diversiones aumentaron. Amigos, fiestas, chicas, discotecas, más fiestas y más chicas (amigas). Toda mi vida se volvió un jolgorio. La primera enamorada, la segunda la tercera y así sucesivamente.
Una pequeña pausa. Entre los 16 y 22 años había alimentado mi cerebro y mi corazón con el NT, libros esotéricos, filosóficos, literatura apocalíptica de los testigos, ciencia en general, la evolución, física, química, etc. Todo mezclado con el tremendo vuelco que dio mi vida: de introvertido a exactamente lo contrario. Pero por momentos las dudas me asaltaban. No sabía en qué creer. Empecé con Jesús suplicándole que se me apareciera para poder creer en Él y terminé creyendo en la visita de seres de otros mundos. En ese dilema los testigos y sus raras doctrinas encajaban perfectamente porque recogían lo más creíble de ambas posiciones.

El racionalismo de los testigos se adaptaban muy bien a mi formación técnico-científica y con el tiempo me fui sumergiendo más y más en sus enseñanzas. Pero al mismo tiempo la vida disipada, más dos acontecimientos en 1978 marcaron un cambio. El esposo de una de mis hermanas se mató de un disparo en la cabeza y yo desarrollé una enfermedad uro-genital de difícil tratamiento. Al poco tiempo el que se consideraba un bebedor social se convirtió en un alcohólico. En 1980 estaba totalmente sumergido en el alcohol y comenzaron los tratamientos. Anti depresivos y calmantes. Luego alcohol, antidepresivos y calmantes todo mezclado. En 1981 un hermano carnal fue a mi rescate ofreciéndome trabajo en su empresa recién formada. Aquello me dio cierta estabilidad pero continuaba bebiendo y mi enfermedad continuaba su progreso hasta degenerar en una displasia focal uretral (una forma de cáncer, llamada cáncer 0). Trabajaba mucho, - 70 horas a la semana - y en la empresa conocí a una chica de la que me enamoré. Pero tuve que vencer un obstáculo: tenía enamorado. Lo que no fue tanto problema pues lo dejó al día siguiente que se lo pedí.

Mucha alegría, algo más de estabilidad pero surgió un problema más. Mi imposibilidad de tener relaciones sexuales me trastornaron horriblemente. Además NADIE sabía de mi enfermedad física. Me lo guardé para mí sólo. Creía que era un castigo divino por mi disipada vida. En resumen, mis trastornos emocionales aumentaban a diario. Problemas con ese hermano que no comprendía la razón de mi vicio y su actitud comprensible pero muy agresiva y humillante ahondaban mi miseria.

Las drogas (pasta básica de cocaína) me tomaron sin que me dé cuenta en 1982. Un consumo eventual, esporádico se volvió cada vez más frecuente. Esta parte de la historia la voy a abreviar porque es común a todos los adictos.
Llegó el año de 1986 y el rompimiento con esa enamorada sumada a mi renuncia al empleo me dejó desecho. En ese año, octubre para ser más preciso, opté por quitarme la vida. Meticuloso como en toda tarea que emprendía, tracé un plan para dejar este mundo. Con la experiencia de años atrás de haber ingerido una cerveza estando en tratamiento con un medicamento llamado Limbitrol F (clorhidrato de amitriptilina, más Librium) que me privó antes de llegar a la mitad del vaso comencé mi "proyecto". Una tarde fui a varias farmacias adquiriendo frascos del producto sumada a unas 4 o 5 cajas de Diazepán. Camino a casa me deshice de las envolturas y los frascos para juntar todas las pastillas en una bolsa. No quería que cuando me encuentren supieran qué había ingerido. Tenía una botella de ron y si me encontraban privado no se sorprenderían pues mis familiares estaban acostumbrados a verme privado en cama luego de una borrachera. Ingerí el centenar de pastillas, bebí el ron (pero con cierta pausa para evitar el vómito) me eché en cama y calladamente me despedí de la vida.
Desperté no sé cuantos días después, mi cuerpo estaba muy pesado, no podía moverme ni hablar, sólo veía a mi madre y a uno de mis hermanos dando vueltas a la habitación. No recuerdo más, salvo que los años 87 al 90 fueron como un vacío en mi memoria. Seguía consumiendo droga pero sin alcohol. Mis familiares me convencieron para internarme en una clínica. luego en otra. luego otra.Nada cambiaba, estaba vacío pero era un adicto incurable. Mi familia no sabía qué hacer y me internaron en un lugar terrible (comunidad terapéutica le llamaban) que no era otra cosa que un refugio de delincuentes.

Salí en Navidad de 1994, convenciendo a mis padres para que me saquen. Lo que no dejé de hacer en esos años es congregarme de vez en cuando con los testigos. Seguí adquiriendo su literatura y tengo una envidiable biblioteca que consta de todas sus publicaciones desde 1966 a la fecha. Sí, aún las adquiero pero para distinto propósito.

Hay algo MUY importante que no debo dejar de mencionar. En todos esos 20 años (1974-1994) yo compartía con los testigos que me daban estudios en casa mis aflicciones, mis temores, mi vicio, mi incapacidad para superar mi adicción. Me escuchaban calladamente y cuando se daban cuenta que había terminado de compartir mi sufrimiento, con espeluznante frialdad abrían el libro de estudio, orábamos a Jehová para adquirir el conocimiento de la verdad salvadora y eso era todo. NI UNA SOLA oración por mis males, dolencias y aflicciones. NI UNA en todos esos años.
Para todo esto yo había en 1992 y 93 comenzado un tratamiento en serio de mi displasia. Esto fue en el internamiento en una clínica psicoanalítica donde hice muchos amigos y recuperé mi auto estima. Allí empezó a germinar un verdadero cambio y quiero expresar mi agradecimiento a todos aquellos médicos, psiquiatras, sicólogos y psicoanalistas del Instituto Psicoanalítico Villa Imago. Varios de ellos son ahora mis amigos. El director de aquella clínica me sugirió que valla donde un urólogo muy bueno que tras la quimioterapia y varias operaciones acabó con la displasia no sin dificultad pero ese es otro tema.

Comenzando 1995 mi madre me tomó un departamento, pues debía mantenerme alejado de mis familiares que hicieron mucho ruido por mi salida abrupta de esa "comunidad" y no haber concluido el "tratamiento". Se puede decir que esas comunidades utilizan una especie de shock emocional con maltrato físico incluido para inducir un trastorno mental que reemplace el consumo de drogas. Lo consiguen con muchos, pero con la aniquilación de la personalidad y dejando al adicto convertido en un idiota y un inútil además. Como no tenía dónde vivir fui nuevamente a la clínica Villa Imago pero esta vez de huésped, hasta conseguir el departamento. En esos conocía una chica y al poco tiempo empezamos a salir y terminamos siendo pareja hasta mediados de ese año. Pero nuevamente el alcohol y la droga se interpuso en mi vida y esos meses de Julio, Agosto y Setiembre fueron increíbles y casi inverosímil intensidad en el consumo. Aquí viene el suceso que cambió mi vida. El encuentro con el Señor.

Todos esos años de problemas personales, sin solución a la vista, hasta que solo en el departamento, una mañana del martes 3 de Octubre tras varias noches de insomnio (90 horas sin dormir) vi el programa Club 700. Lo había visto muchas veces, pero no llamaba mi atención y en esas madrugadas no vi nada de especial en esos programas, nada que se relacionara conmigo. Un detalle fue que no recuerdo que se mencionara a Dios para nada. Solo hablaban de Jesucristo y de su sacrificio.

Agobiado por mi adicción y mi soledad, me di cuenta que en esos 21 años no me había dirigido a Jesucristo. Todas esas horas echado en cama la mayor parte del tiempo, pensando y pensando. Recordando y haciendo un recorrido mental por toda mi vida pasada, y concentrado en ese Jesucristo de mi adolescencia. En ese Jesucristo que los testigos no lograron convencerme que era un dios de segunda categoría, pero que sí me hicieron olvidar y dejar a un lado.
No recuerdo cómo ni por qué pero me senté en la alfombra y textualmente le dije: "Señor Jesucristo bien sabes que no te he dirigido la palabra en 21 años. Señor, mis éxitos no son mis éxitos, mis méritos no son mis méritos, míos son mis errores y mis fracasos. Señor te entrego en este momento mi vida para que la dirijas. Haz conmigo lo que se te antoje."
Lo que siguió instantes después es indescriptible. Pude sentir Su presencia, me consolaba pues yo no podía dejar de llorar. Sí, podía sentirlo allí mismo en la habitación. Hasta creo que me acarició la cabeza o el hombro. Pero aquel llanto no era llanto de pena, tristeza ni angustia. Fue una descarga de tantos años de resentimientos, odios, frustraciones pero sobre todo el desahogo de mis culpas. En un momento le volví a hablar como si lo tuviera enfrente y le dije:
"Jesucristo, ¡recuerdas cómo te pedía que te aparezcas para creer en ti! ¡Cómo te pedía pruebas!

¡TE VEO pero no con mis ojos! ¡TE ESCUCHO pero no con mis oídos! ¡ERES REAL! ¡JESUS ERES REAL!
Ese día cambió mi vida totalmente. Ya que había apuntado el teléfono del Club 700, llamé y oré con la persona que contestó el teléfono. Me dijo que tomara nota de la fecha, que no la olvide pues mi vida ya no sería igual. Esa misma noche fui a una reunión de estudio de ellos. No podía creer que tan sólo unos días antes había estado sumergido en la adicción sin poder dejarla ni por unas cuantas horas. Pero allí estaba sentado frente a unos 15 o 20 cristianos uno de ellos pastor que me sonó muy gritón, y me dije a mí mismo que no importaba porque este caballero estaba de reemplazo de la persona encargada.
Si alguno de los presentes me hubiera dicho que un mes y medio después estaría yo asistiendo a una Iglesia evangélica colocando una ofrenda en una canasta le habría sugerido que se meta en un manicomio.


Nunca había pisado una iglesia evangélica en mi vida, pero un domingo de fines de Noviembre de regreso de la playa fui al mismo lugar de la reunión (un restaurante) porque recordé que en algún momento se mencionó que allí se reunía una iglesia. Quedé maravillado, encantado con las alabanzas y con la prédica. En diciembre organizaron un paseo de 3 días a la playa para recibir el Año Nuevo de 1996, y me fui con 50 o 60 desconocidos, para el más maravilloso año nuevo que he pasado en mi vida. Dándole el primer abrazo del año a Jesús.

Aquel pastor me casó con mi querida Alexandra (Cristiana desde los 11 años) el sábado 15 de Agosto de 1998. Muchas otras cosas maravillosas han pasado en lo dos últimos años, no sin problemas pero con la fe en le Señor sigo adelante.
Roberto Espinoza P.
Lima, Perú
Responder
#42
Con todo el cariño, aprecio y agradecimiento por ambos,

No hay argumento 'contra' los testigos de jehová porque en eso se especializan.

Están muy bien entrenados contra argumentando. NADA los penetra, nada los cambia, nada.

Roberto
Responder
#43
Conmovedor y maravilloso testimonio de la gracia del Rey de reyes y Señor de señores, Jesucristo, Admirable, Dios Fuerte, Padre Eterno.

Roberto, tienes razón, por más evidencias que les demos, solo Jesucristo puede hacer la obra y tu eres ese vivo ejemplo; pero es para aquellos que están confundidos para los que debemos seguir escribiendo y orando porque también la gracia les alcance como lo ha hecho con nosotros.

Un abrazo.
Responder
#44
Uno de las posturas más socavadas de los Testigos de Jehová, es que dicen que el Señor Jesucristo es inferior al Padre y el Espíritu Santo es inferior al Hijo, pues el Hijo se sujeta al Padre y el Espíritu Santo al Hijo y al Padre.

En nuestro sistema de valores se considera que quien posee mayor autoridad, se le considera de mayor valía, sin embargo para Dios esto no es así. La escritura dice:

Gálatas 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Y sin embargo, Dios, siendo un Dios de orden a deslindado responsabilidades con el respectivo grado de autoridad en la iglesia. Por razón de esta mentalidad humanista, muchas mujeres tienen muchos problemas porque Dios claramente a dicho en su palabra que las mujer debe estar sujeta a la autoridad del marido, pues mentalmente en su mente implica que es considerada como inferior, pero para el Señor, a quien debemos dar cuenta, no lo considera así, solo es en razón del orden que ha establecido.

Así el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo, siendo Dios mismo, reciben la misma adoración y gloria.

Los Testigos de Jehová, para reforzar su postura, toman el siguiente versículo, el cual leen parcialmente.

Filipenses 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Siendo Dios, no dejó que eso fuese un impedimento para hacerse hombre, humillándose hasta la misma condición de hombre. Participó de ser verdadero Dios a ser verdadero hombre, vaciándose en su misma humanidad.

Colosenses 2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

Como bien dice la hermana del video: "TODA" es "TODA", implicando que no le faltó nada en su divinidad y "PLENITUD" es "PLENO", no hay más palabras para describir que toda la deidad de Cristo se corporizo en su humanidad perfecta.

No hay nada más que agregar y mucho menos que omitir.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)