Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Las bodas en palestina
#1
Cool 
Cada región o cultura tiene un concepto y costumbres distintas en relación al matrimonio. Especialmente en relación a la ceremonia de bodas.

Desafortunadamente no tenemos ningún recurso que nos dé toda la información de las celebraciones de las bodas judías en Palestina. Sin embargo, es posible obtener una serie de aspectos de las costumbres de recursos griegos, judíos y romanos.

El matrimonio en la época de Jesús no se celebraba porque la pareja estaba enamorada, sino que era un arreglo entre las dos familias para mejorar su posición social, política y económica. Por esta razón, era costumbre casarse entre familias y tribus. La pareja ideal eran primos hermanos, específicamente una hija o un hijo del hermano del papá. Los padres concertaban el matrimonio, pero las madres podían negociar las condiciones. Después los padres aceptaban y firmaban el contrato.

Este era un acontecimiento muy importante. La invitación la hacían con mucha anticipación y por medio de mensajeros. No se anunciaba la fecha ni la hora de la boda, sólo cuando ésta estaba preparada. En ese momento salían nuevamente los mensajeros y llamaban a los invitados para que asistiera a las bodas. Es necesario notar lo siguiente:

  1. Era un insulto no aceptar la invitación.
  2. Los invitados debían vestirse en forma apropiada para ese acontecimiento. De lo contrario, eran echados de la fiesta.
  3. Había ocasiones en que el novio proveía a los invitados. Echaban de la fiesta de bodas a los que no tenía el vestido confeccionado con la tela provista por el novio.

El vestido de la novia llevaba bordado elegante. Sus damas la arreglaban con joyas y hermosos adornos. El novio algo adecuado, podía pedir prestado de algún amigo o familiar.

Cuando llegaba la hora para la ceremonia de la boda el novio juntamente con sus amigos, salían en procesión a la casa de los padres de la novia. La procesión la hacían durante la noche, por tal razón tenían que usar lámparas de aceite para alumbrar el camino.

La novia y sus damas, esperaban con sus lámparas encendidas la llegada del novio y sus acompañantes. Debemos hacer hincapié que la novia no sabía la fecha ni la hora de la llegada de su novio, por tanto, debía estar preparada para ese momento esperado.

Las bodas en ese tiempo tenían un carácter religioso, pero sobre todo esa una ceremonia civil. Durante la ceremonia la novia llevaba un velo y el momento en que el ministro lo indicaba, se quitaba el velo y lo ponía sobre los hombros del novio. Tal acción indicaba que la novia reconocía y aceptaba la autoridad del esposo. Y el esposo aceptaba las responsabilidades que desde ese momento tenía que llevar sobre sus hombros.

La pareja no salía de luna de miel, como es la costumbre común de hoy, en ese tiempo cuando los novios salían para su casa, los invitados los acompañaban en procesión y se quedaban allí toda una semana para seguir festejando las bodas, había mucha comida y alegría.

En el Nuevo Manual De Usos Y Costumbres De Los Tiempos Bíblicos, leemos una descripción de esta celebración: “las festividades duraban siete días (jueces 14:12), o quizá más. Los invitados estaban allí para ser testigos de que el matrimonio había sido consumado (génesis 29: 22-23). Durante el festejo, se invocaba la bendición de Dios sobre la pareja” (pag 69).
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)