Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
exégesis
#1
La llegada de los primeros evangélicos organizados a nuestras costas se produjo luego de la independencia en el siglo XIX. Las sociedades bíblicas hicieron pie en la persona de Thompson que llegó como colportor a Buenos Aires en 1819 cruzando la cordillera en 1821 y viajando al Perú tres años después. Presbiterianos, metodistas y una gran embestida de origen británico llegaron a fines del siglo en cuestión.
Una segunda ola evangelizadora, esta vez con fuerte presencia norteamericana llega a principios del siglo XIX
Ambas ofensivas evangelizadoras enarbolaban el positivismo como forma de vida. Comte y Dunkheim fueron los profetas seculares tal vez hasta desconocidos que en manos de los misioneros británicos y norteamericanos llevaron los recursos de dicha filosofía para usarlo como arma de interpretación bíblica.
Con el correr de los años la supuesta objetividad positivista recibió un barniz de santidad y aunque los tiempos han cambiado, muchos creyentes evangélicos siguen creyendo que a la Palabra de Dios se debe acceder desde una objetividad aséptica. La historia, los cambios sociales, culturales, etc. No tienen ninguna importancia. El mensaje de la Biblia es eterno objetivo e inmutable.
Y sin darse cuenta llegan a creer opuestos y hacen caer en ridículo el mensaje bíblico. Son pacifistas violentos. Guardadores y desobedientes de la ley al mismo tiempo. De allí la actitud conservadora y contrarevolucionaria del fundamentalismo.
Responder
#2
Imagino que estuviste presente cuando esto ocurría, siendo que lo aseveras con tanta precisión ... Wink
Responder
#3
no, no estuve, sólo estudio y trato de vencer la ignorancia
Responder
#4
Bien, sugiero que estudies lo siguiente: ¿Para qué existe la Biblia? ¿Será que Dios, para quien mil años son como un día y viceversa (es decir, no es temporal como nosotros) la escribió para lo que dure el mundo? ¿O será que el propósito es eterno?
Responder
#5
el mensaje es eterno con aplicación en el aquí y ahora.
por eso usted no está circuncidado, ni guarda el sábado.
¿se dio cuenta que en la mayor parte de la historia bíblica impera la poligamia? ¿come usted cerdo?
hay un mensaje atemporal dado en el aquí y ahora
Responder
#6
No hablé de mensaje, hablé de propósito ... ¿volvemos al tema?
Gracias!
Responder
#7
el tema es que la supuesta objetividad positivista de Comte tiñó los conceptos de exégesis bíblica

Sabemos que la objetividad no existe ni siquiera en el estudio de matemática, mucho menos podrá ser en la teología, donde el lector está comprometido a priori con su realidad. Los que se llaman objetivos es porque la teología convencional estuvo durante tanto tiempo ligada al conservadurismo que ya parece natural.
Responder
#8
En mis épocas de estudiante, cierta vez me tocó exponer una lección de Historia.
Tuve que desarrollar el tema propuesto, y luego responder unas cuantas preguntas que me formuló el profesor. Afortunadamente en esa oportunidad yo había estudiado lo suficiente, y fui calificado con un 10 (la nota máxima) Cuando me disponía a regresar a mi asiento, obviamente muy satisfecho, el profesor me llamo y me advirtió con tono grave: “Usted no dijo otra cosa que mentiras” Sorprendido, le contesté: --¿Cómo que mentitas? ¡Si todo lo estudié del libro! “Claro, por estudiar le puse un 10, pero eso no significa que lo que estudió haya sido cierto”

Ese día, los estudiantes aprendimos una valiosa lección: Quienes escriben la historia, no siempre son objetivos con la verdad, sino que pueden hacer relatos tendenciosos, según a qué intereses respondan. Hasta una “media verdad” .puede llegar a ser un fraude, y no desconocemos que es la estrategia preferida del diablo,

Es así que la “historia” puede convertir a los héroes en villanos, y a los villanos en héroes. .

Lo mismo vale para las afirmaciones que citas. Son tendenciosas de origen y, además, malintencionadas. El término “embestida” no es propio de ningún cristiano que se precie de tal. Peor aún cuando citas la filosofía del “positivismo” que es totalmente ajena al cristianismo, y en la que ningún hijo de Dios puede enrolarse. Los cristianos ignoramos de plano cualquier rótulo que nos quieran endosar, porque sabemos que “A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. “ (1Pe 4:4/5)

Y hago énfasis en el término “cristiano” porque no veo que hasta ahora hayas entendido la diferencia entre un verdadero cristiano y un simple mortal abrazado a una religión cualquiera, basada en simples filosofías humanas disfrazadas de “cristianas”

No te dejes engañar por la "causa revolucionaria" de los necios que procuran venderte espejitos de colores. ¿Acaso rojos?

Lo mejor que puedes hacer ahora es examinarte a la la luz de la Palabra de Dios, y ver si realmente estás en la Verdad. De otro modo pones tu vida en peligro, y terminarás malogrado como todos tu héroes con pies de barro, pretendidamente "revolucionarios", que, condenados por Dios, pasarán la eternidad en el fuego eterno,
"Porque: Toda carne es como hierba,
Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba.
La hierba se seca, y la flor se cae;
Mas la palabra del Señor permanece para siempre.
Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

(1ª P. 1:24/25)
Responder
#9
pues buena lección le dio el profesor (seguramente cristiano porque sino sería 100% malo) la lección es lo que yo vengo diciendo: la objetividad no existe.
Felicite a su profesor de mi parte
Responder
#10
Vamos de nuevo: ¿Cuál es el propósito de Dios al dejarnos la Biblia?
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)