Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
como afrontar el diborcio?
#1
Sad 
SadSadSadSadSad
como dice el nombre del tema me encantaria saber como afrontar el diborcio, apenas soy un joven de 15 años casi 16 "31 de mayo" y mis padres se diborciaron hace tres años y desde entonces busco la manera de hacer que ese dolor desaparesca o se haga menos grande intente psicologos, terapia, busqueda por internet, en la iglesia pregunto y nadie me contesta nada "todos son adultos incluso mi madre" asi que recurro a consejos de ustedes

SadSadSadSadSad
Responder
#2
Hola Adrián-Antonio:
No sé si te habrás acercado directamente a Dios, más que dedicarte a buscar respuestas en otras fuentes. Sinceramente quisiera preguntarte: ¿Tienes una relación personal con Dios? ¿Tienes al Señor Jesucristo como tu Salvador y Señor? ¿Eres un hijo de Dios, con todo lo que implica?

Y hay algo importante a considerar cuando queremos recibir respuestas de Dios: Primero debemos contestar Sus preguntas. Pero si no estás dispuesto a contestarlas, tampoco Él contestará las tuyas,
La primera pregunta que Dios hizo en la Biblia fue: "¿Dónde estás tú?"(Gn. 3:9)
Y Adán, que había desobedecido a Dios, reconoció que tuvo miedo al oír Su voz, para luego esgrimir una excusa que salvara su responsabilidad echándole la culpa a Dios mismo: "La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí”

¿Dónde estás Adrián Antonio? ¿Acaso estás buscando culpables de tus desventuras? ¿Qué le contestarías a Dios? ¿Le dirías: “Las personas que me diste por padres tienen la culpa…? Sé que te sientes mal, pero ¿No tienes a Dios por Padre Todopoderoso? Si así fuera, podrías decir con el salmista: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.” (Sal 27:10) Mientras que Dios dice: ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. (Isa 49:15)

¿No sería hora de volverte a Dios y dejar de cuestionar las decisiones de tus padres? No es que quiera justificarlos, y puedo entender tus sentimientos, pero lo que quiero hacerte ver es que Dios puede cambiar la dura realidad que estás viviendo si tan sólo empiezas a confiar en Él.

“Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.
Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente,
Cuando la lluvia llena los estanques.”
Sal 84:5-6

¿Qué te parece? ¿Lo harás?

Un abrazo.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)