Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ABUSO EXTREMO
#11
Hola Edison:
Perdón, pero ¿Te refieres a este tema? (lo tengo como Nº 982...)   De lo contrario ¿cuál es el mensaje 981? 
Sólo para aclararlo, y no meterme en otra cosa...
Gracias! 

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#12
(04-11-2015, 12:50 PM)Heriberto escribió: Hola Edison:
Perdón, pero ¿Te refieres a este tema? (lo tengo como Nº 982...)   De lo contrario ¿cuál es el mensaje 981? 
Sólo para aclararlo, y no meterme en otra cosa...
Gracias! 

Un abrazo,
Heriberto

Hola Heriberto...me refiero a este mensaje:

Leemos:
Lev_19:32 Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová.

1 Timoteo 5:1: NO REPRENDAS AL ANCIANO, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos;

¿Está el anciano en edad sujeto a la subordinación de los hermanos de responsabilidad?

Lo digo por cuanto en la época de Jetro el suegro de Moisés su sistema de "ayuda" para aliviar la carga de trabajo de su yerno no dio ningún resultado, leemos:

Exo 18:21 Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.


Exo 18:22 Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.

Dios descendió y solucionó el problema de Moisés de la siguiente manera:

Num 11:16 Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.


Num 11:17 Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.

No eran cualquier clase de ancianos...eran hombres sabios...ancianos del pueblo....

Espero vuestros comentarios ...

Edison
Responder
#13
Hola Edison.
 
Estoy de acuerdo contigo.
 
Debido a que ocurren conversiones a diferentes edades, no es extraño que hay personas que se convierten en hijos de Dios a una edad relativamente avanzada. En estos casos existirán hermanos jóvenes bíblicamente mejor instruidos o pastores aun de mas temprana edad. Y por ello el siguiente versiculo:
 
1 Timoteo 5:1: NO REPRENDAS AL ANCIANO, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; 


Esto nos indica que al exortarlos en alguna falta debe ser hecha con el debido respeto por su edad y porque tiene mas experiencia que un joven.
 
En este caso creo que el anciano debe estar subordinado hasta que su crecimiento sobrepase a los de los demás. Con todo, si el no tiene el don de enseñanza, creo que deberá respetar la guia de algun pastor mas joven ya establecido y no tratar de usurparle el lugar si todo lo esta manejando como corresponde.
 
En el caso del suegro de Moises. El le dio un consejo para distribuir la responsabilidad y aliviarle la carga a Moises, la idea en teoria no estaba mal, pero en acción resulta diferente:
 
Exo 18:21 Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.
Exo 18:22 Ellos juzgarán al pueblo en todo tiempo; y todo asunto grave lo traerán a ti, y ellos juzgarán todo asunto pequeño. Así aliviarás la carga de sobre ti, y la llevarán ellos contigo.

La clave del error del suegro fue que escoja simplemente “varones” a simple vista que se vean piadosos (no ancianos), sin embargo los ancianos por lo general alcanzan mucha mayor sabiduría recogida del tiempo a lo largo de sus vidas a lo que les da mas sobriedad en su actuar, responder y consejo.
 
Dios en toda Su sabiduría le da la guia mas eficaz a lo que carecia el consejo de su suegro:
 
Num 11:16 Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.
Num 11:17 Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.


Dios recién en este caso toma acción para que Su sabiduría se imparta en ellos.
 
Creo que hay lideres y pastores jóvenes muy aptos, pero personalmente prefiero la enseñanza mas solida de un anciano con el don para ello:
 
Tit 2:2  Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia.

Tenemos bendición de un líder joven adecuado, pero recibimos doble bendición de un anciano lider debido a su largo trajinar sumado al conocimiento de Dios, como tenemos en el siguiente versiculo:
 
1Ti 5:17  Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Willy
Responder
#14
Bueno, gracias, Edison, por la aclaración.

Bien, a veces hay quienes no establecen las diferencias entre un anciano en edad y los ancianos puestos por el Espíritu Santo en la Asamblea, con fines espirituales, con todo lo que implica. 

En cierta oportunidad un anciano en edad provocó un escándalo en una iglesia, pues consideraba que, como anciano, tenía autoridad para entender en los asuntos sensibles de la iglesia. Lo cierto es que era un niño en las cosas de Dios (recién nacido en la fe)  y, espiritualmente hablando, no tenía ni la menor experiencia.  Cuando se le hizo conocer aquellas diferencias, se retiró enojado de la congregación, y nunca volvió.  Claro que aquel fue un caso extremo, pero igualmente ilustra lo que puede suceder por la confusión de roles.

Igualmente, el hecho de que alguien sea anciano de edad, aún con muchos años de creyente, de ningún modo garantiza que sea maduro en la fe, por más que, en el mejor de los casos, profese una fe sana.  

Por otro lado, Dios pone los ancianos o pastores en la congregación para cumplir su oficio entre todos. Muchas iglesias han desvirtuado el concepto porque dividen las ovejas en niños, jóvenes, adultos, en compartimientos estancos, No hablo de clases bíblicas, sino del orden congregacional, pues se promueven "pastores de niños", "pastores de jóvenes", etc., y cuanta clase de líderes se les ocurra.  

Pero los pastores, puestos, no por los hombres sino por el Espíritu Santo, son ancianos que están entre la grey cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente y con ánimo pronto, incluyendo a las personas de más edad.

Claro que estoy pensando en el ideal bíblico, pero no ignoro que muchos lo han dejado de lado, por lo que, según la realidad de cada lugar, las cosas se complican al punto de dar lugar a prácticas ajenas al orden que Dios estableció. 

Espero otros aportes al tema.. 

Heriberto
Responder
#15
Hermanos.

¿Qué opinión les merece este caso?

Una congregación cuyo tiempo de adoración, no sigue una liturgia, sino que según el Espíritu vaya poniendo en el corazón, cada hermano o hermana solicita un canto o himno.

¿Está mal que la hermana pida alguno, sin enseñar ni ejercer dominio?
Responder
#16
Hola Caminito.

No lo se, pero a mi parecer no le veo algo de malo porque no lo hace en un momento de doctrina sino de alabanza y adoracion. Creo que aqui no viene el caso.

Willy
Responder
#17
(04-11-2015, 06:41 PM)Heriberto escribió: Bueno, gracias, Edison, por la aclaración.

Bien, a veces hay quienes no establecen las diferencias entre un anciano en edad y los ancianos puestos por el Espíritu Santo en la Asamblea, con fines espirituales, con todo lo que implica. 

En cierta oportunidad un anciano en edad provocó un escándalo en una iglesia, pues consideraba que, como anciano, tenía autoridad para entender en los asuntos sensibles de la iglesia. Lo cierto es que era un niño en las cosas de Dios (recién nacido en la fe)  y, espiritualmente hablando, no tenía ni la menor experiencia.  Cuando se le hizo conocer aquellas diferencias, se retiró enojado de la congregación, y nunca volvió.  Claro que aquel fue un caso extremo, pero igualmente ilustra lo que puede suceder por la confusión de roles.

Igualmente, el hecho de que alguien sea anciano de edad, aún con muchos años de creyente, de ningún modo garantiza que sea maduro en la fe, por más que, en el mejor de los casos, profese una fe sana.  

Por otro lado, Dios pone los ancianos o pastores en la congregación para cumplir su oficio entre todos. Muchas iglesias han desvirtuado el concepto porque dividen las ovejas en niños, jóvenes, adultos, en compartimientos estancos, No hablo de clases bíblicas, sino del orden congregacional, pues se promueven "pastores de niños", "pastores de jóvenes", etc., y cuanta clase de líderes se les ocurra.  

Pero los pastores, puestos, no por los hombres sino por el Espíritu Santo, son ancianos que están entre la grey cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente y con ánimo pronto, incluyendo a las personas de más edad.

Claro que estoy pensando en el ideal bíblico, pero no ignoro que muchos lo han dejado de lado, por lo que, según la realidad de cada lugar, las cosas se complican al punto de dar lugar a prácticas ajenas al orden que Dios estableció. 

Espero otros aportes al tema.. 

Heriberto

Muy de acuerdo con lo que expones Heriberto...

Num 11:16 Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo.

Num 11:17 Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo.


1. ANCIANOS DEL PUEBLO....

Considero que esta expresión posee la idea de reconocimiento por parte del pueblo del Señor como hombres de experiencia y colaboradores de Moisés con mayor efectividad luego que el Espíritu que había en Moisés fue puesto por el mismo Dios del cielo en ellos.
Responder
#18
(05-11-2015, 12:23 PM)Caminito escribió: Hermanos.

¿Qué opinión les merece este caso?

Una congregación cuyo tiempo de adoración, no sigue una liturgia, sino que según el Espíritu vaya poniendo en el corazón, cada hermano o hermana solicita un canto o himno.

¿Está mal que la hermana pida alguno, sin enseñar ni ejercer dominio?

El asunto no es sí está bien o está mal...sino con la Doctrina bíblica...respecto al orden en la asamblea.

Leemos:

1Co 11:7 Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.

1. EL HOMBRES ES IMAGEN Y GLORIA DE DIOS

Considero que el trasfondo de esta imagen y gloria de Dios está relacionada con Cristo, leemos:

Colosenses 1:15: El es la IMAGEN DEL DIOS INVISIBLE, el primogénito de toda creación. 

Lo digo porque nosotros hemos sido una cadena de fracasos desde que Dios nos puso en Edén para que vigilaremos el Huerto y lo guardáramos de las acechanzas del enemigo que finalmente se salió con la suya.

2. PERO LA MUJER ES GLORIA DEL VARÓN

Esto sí que es importante reconocerlo en el orden de la asamblea...

¿Por qué es importante?

Porque cuando una mujer ministra dentro de la asamblea es la gloria del hombre la que se está manifestando y no la gloria de Dios.

¿Pero qué tiene que ver que pida un simple himno?

Bueno...un poco de levadura....leuda toda la masa.

No creo que Priscila, Febe, María, Trifena, Trifosa, Pérsida,  la hermana de Nereo,  ninguna de ellas, se atreviera a pedir un himno y eso que en la casa de Priscila funcionaba una asamblea.

Lo digo por cuanto ellas aparecen como compañeras de milicia del apóstol Pablo...y no dudo que no eran mudas...ellas predicaban a Cristo en las calles, en las plazas en las casas persona a persona...pero una vez reunidos como Iglesia...sabían ocupar su lugar y en su corazón gobernado por Cristo no existía la idea de reemplazar la gloria de Dios por la gloria del hombre así fuera solicitando un himno.

Edison.
Responder
#19
Está claro, Edison.

Lo que hay que considerar es la diferencia entre una reunión "como iglesia" (1ª Cp,11:18) y un encuentro particular de hermanos. Por ejemplo, podemos reunirnos con motivo de un cumpleaños, lo que no es una reunión como iglesia. No obstante, allí quizás podemos tener un tiempo de canto y reflexión, y  en ese caso  no hay limitaciones para nadie.
El pueblo de Dios suele expresar su alegría en el canto, no sólo cuando se reúne formalmente como iglesia.  

En ocasiones he visto hasta alguna persona inconversa pidiendo si podría cantarse cierto coro o himno que en algún momento "le llegó" y quiere volver a escucharlo.  Repito, no hablamos de una reunión como iglesia sino de un encuentro o celebración familiar, obviamente con una orientación cristiana, muy diferente del espíritu que el mundo impone a sus fiestas, con el consiguiente desenfreno.

Y ya que estamos, otro aspecto a considerar es la presencia de niños en las reuniones, por ejemplo, en una de evangelización. Aquí las aguas están divididas. He visto que para algunos "ministros" los niños son "una molestia" porque no guardan la debida "solemnidad" de una reunión, que, en general, se refiere más bien a la perturbación de la concentración del propio predicador. 

No consideraré las "soluciones" que se suelen aplicar en estos casos, pero particularmente recuerdo a un estimado siervo de Dios que le otorgaba a los niños un lugar preponderante en estas reuniones, dejando de lado los "celos sin ciencia" que tantas veces manifiestan algunos. Por aquel entonces, allá lejos y hace tiempo, yo también era un niño entre los otros, y podíamos elegir uno de los himnos que se cantaban,  lógicamente de nuestros himnarios y de la sección de canciones para niños.
Con qué entusiasmo cantábamos, por ejemplo:

Gozo la santa Palabra leer,
Cosas preciosas allí puedo ver;
Y sobre todo que el gran Redentor
Es de los niños el tierno Pastor.  

Coro:
Con alegría yo cantaré
Al Redentor tierno Pastor
Que en el Calvario por mí murió
Sí, sí, por mí murió"  

Así, los niños de entonces no éramos invitados de piedra en la reunión, ni tampoco "sacados" aparte para evitar molestias. 

Los discípulos que querían sacar a los niños escucharon estas palabras del Señor: "Mas Jesús, llamándolos, dijo:  Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios." (Luc 18:16)  

Tuvieron que entender que "guardar el orden" no incluía poner impedimentos a que los niños pudieran ser acercados al Señor, ¡y es improbable que fueran mudos!. 

Con esto quiero decir que hay que tener el debido equilibrio, sin exagerar las imposiciones que pueden provenir solo de "mandamientos de hombres"     

Las cuestiones de doctrina deben ser respetadas rigurosamente en cada contexto, tal como lo explica Edison, pero diferenciemos las ocasiones y lo que realmente significa reunirse "como iglesia". 

Heriberto
Responder
#20
(07-11-2015, 03:07 PM)Heriberto escribió: Está claro, Edison.

Lo que hay que considerar es la diferencia entre una reunión "como iglesia" (1ª Cp,11:18) y un encuentro particular de hermanos. Por ejemplo, podemos reunirnos con motivo de un cumpleaños, lo que no es una reunión como iglesia. No obstante, allí quizás podemos tener un tiempo de canto y reflexión, y  en ese caso  no hay limitaciones para nadie.
El pueblo de Dios suele expresar su alegría en el canto, no sólo cuando se reúne formalmente como iglesia.  

En ocasiones he visto hasta alguna persona inconversa pidiendo si podría cantarse cierto coro o himno que en algún momento "le llegó" y quiere volver a escucharlo.  Repito, no hablamos de una reunión como iglesia sino de un encuentro o celebración familiar, obviamente con una orientación cristiana, muy diferente del espíritu que el mundo impone a sus fiestas, con el consiguiente desenfreno.

Y ya que estamos, otro aspecto a considerar es la presencia de niños en las reuniones, por ejemplo, en una de evangelización. Aquí las aguas están divididas. He visto que para algunos "ministros" los niños son "una molestia" porque no guardan la debida "solemnidad" de una reunión, que, en general, se refiere más bien a la perturbación de la concentración del propio predicador. 

No consideraré las "soluciones" que se suelen aplicar en estos casos, pero particularmente recuerdo a un estimado siervo de Dios que le otorgaba a los niños un lugar preponderante en estas reuniones, dejando de lado los "celos sin ciencia" que tantas veces manifiestan algunos. Por aquel entonces, allá lejos y hace tiempo, yo también era un niño entre los otros, y podíamos elegir uno de los himnos que se cantaban,  lógicamente de nuestros himnarios y de la sección de canciones para niños.
Con qué entusiasmo cantábamos, por ejemplo:

Gozo la santa Palabra leer,
Cosas preciosas allí puedo ver;
Y sobre todo que el gran Redentor
Es de los niños el tierno Pastor.  

Coro:
Con alegría yo cantaré
Al Redentor tierno Pastor
Que en el Calvario por mí murió
Sí, sí, por mí murió"  

Así, los niños de entonces no éramos invitados de piedra en la reunión, ni tampoco "sacados" aparte para evitar molestias. 

Los discípulos que querían sacar a los niños escucharon estas palabras del Señor: "Mas Jesús, llamándolos, dijo:  Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios." (Luc 18:16)  

Tuvieron que entender que "guardar el orden" no incluía poner impedimentos a que los niños pudieran ser acercados al Señor, ¡y es improbable que fueran mudos!. 

Con esto quiero decir que hay que tener el debido equilibrio, sin exagerar las imposiciones que pueden provenir solo de "mandamientos de hombres"     

Las cuestiones de doctrina deben ser respetadas rigurosamente en cada contexto, tal como lo explica Edison, pero diferenciemos las ocasiones y lo que realmente significa reunirse "como iglesia". 

Heriberto

Estamos de acuerdo!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)