Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Dios aprueba el casamiento homosexual
#91
Hola Guevara: Me gustaría que fueras más preciso en esto que escribes, porque se presta a malas interpretaciones, que sinceramente sería bueno evitar.

Créeme que no tengo interés en contender contigo por mala disposición, pero pienso que es necesario clarificar un poco las ideas;

Escribes :1) “La pena de muerte quedó abolida en la cruz”

Pero... ¿La penas de muerte de quién?
¿Crees que la salvación es “automática” y universal?
¿Nadie se pierde, sea quien sea, crea lo que crea y haga lo que haga?

Por favor, considera que son interrogantes, y no acusaciones.


2) “la iglesia es una comunidad terapéutica. A veces pienso que si algunos cristianos fueran directores de hospitales no dejarían entrar enfermos....”

Pongamos una pobre ilustración:

Un alcoholista o borracho (sin intención despectiva y sólo para que se entienda) llega maltrecho al hospital.

Un médico lo atiende y le diagnostica una avanzada cirrosis de hígado. El pobre enfermo es internado para recibir los cuidados que exige el caso y la medicación necesaria para su dolencia.

Cuando el paciente es dado de alta, el médico le advierte seriamente que tiene terminantemente prohibido seguir tomando bebidas alcohólicas.
¿Cuál es la responsabilidad del paciente? Seguir tomando el alcohol que lo estaba matando u obedecer y terminar con su vicio?

¿Aplicarías aquí, por ejemplo, el “principio” de no ser fundamentalista y permitir que el paciente siga haciendo lo que quiera porque le gusta?

Pero, te repito, es una pobre figura, porque Cristo no pone parches sino que cambia la vida para que todo sea hecho nuevo, y las cosas viejas queden en el pasado. .

Lo que no podemos olvidar es que la vieja naturaleza también está presente en el creyente, y debemos considerarla muerta, Es decir, no alimentarla de modo que domine nuestra vida y nos lleve otra vez al pecado.

3) "No hay pecados que Dios mire con mas agrado que a otros. Mi pecado es tan abominable como el de mi prójimo.
La iglesia debe ser el lugar de encuentro de nosotros, los pecadores"

Es una verdad a medias. Dios aborrece el pecado, y el ámbito de la iglesia es un lugar de encuentro para que los pecadores puedan ser transformados en santos. La Iglesia del Señor es una “casa espiritual” y sólo se compone de santos, limpiados, justificados y santificados en Cristo. Somos aceptos en el Amado, por posición, en Cristo y no por obras.
Claro que el lugar físico o lugar de reuniones de la iglesia local debe ser "un lugar de encuentro de los pecadores" pero con el Señor Jesucristo. Nunca dijimos que no se debe dejar entrar a los pecadores. Todo lo contrario. Pero un pecador (espiritualmente enfermo) debe ser sanado y no continuar pecando adoptando una careta de “cristiano”. Nadie es cristiano por ir a la iglesia sino por aceptar al Señor como Salvador, y la evidencia de su salvación (no el “requisito”) es que ya no está sujeto al poder del pecado.

Y aquí aparece otra pregunta: ¿Puede pecar un creyente? Sí, como posibilidad, pero sin permiso de hacerlo. Si eso ocurre será tratado como lo que es, no como un pecador por naturaleza, sino como hijo de Dios, y será disciplinado como tal. No será condenado como el resto del mundo, pero tendrá consecuencias según el grado de su desobediencia.

Bueno, todo esto sería para considerar más ampliamente, ya que estoy resumiendo y quedan muchos detalles pendientes.

Con la mejor intención,
Heriberto
.
Responder
#92
Heriberto escribió:Hola Guevara: Me gustaría que fueras más preciso en esto que escribes, porque se presta a malas interpretaciones, que sinceramente sería bueno evitar.

Créeme que no tengo interés en contender contigo por mala disposición, pero pienso que es necesario clarificar un poco las ideas;

Escribes :1) “La pena de muerte quedó abolida en la cruz”

Pero... ¿La penas de muerte de quién?
¿Crees que la salvación es “automática” y universal?
¿Nadie se pierde, sea quien sea, crea lo que crea y haga lo que haga?

El castigo no está en manos nuestras. Se citó mas de una vez el AT "hay que apedrear", eso no es cierto, el castigar con la muerte no es tarea del cristiano.
Desde que Jesús dijo: el que esté libre de culpas, la pena de muerte por mano del pueblo de Dios quedó abolida.
Responder
#93
Heriberto escribió:2) “la iglesia es una comunidad terapéutica. A veces pienso que si algunos cristianos fueran directores de hospitales no dejarían entrar enfermos....”

He visto curas milagrosas, eso sin duda, pero convengamos que normalmente la salud es un proceso.
También la salud espiritual lo es.
Fíjese cuando Pablo dijo: "sigo pecando" (rom 7) no se vio expulsado de la iglesia. El estaba en un proceso de sanidad que dura toda la vida.
Si el alcohólico de su ejemplo sufre una recaída ¿lo dejará de atender el médico?, seguro que no.
Todos tendremos recaídas y nadie será perfecto hasta que Cristo regrese, mientras tanto necesita el hospital que es la iglesia y la medicación que es la sangre del calvario
Responder
#94
Heriberto escribió:3) "No hay pecados que Dios mire con mas agrado que a otros. Mi pecado es tan abominable como el de mi prójimo.
La iglesia debe ser el lugar de encuentro de nosotros, los pecadores"

Es una verdad a medias. Dios aborrece el pecado, y el ámbito de la iglesia es un lugar de encuentro para que los pecadores puedan ser transformados en santos. .

la santificación es un proceso de toda la vida. Es una verdad absoluta. La transformación de la que habla es un proceso que va desde el nuevo nacimiento hasta la muerte o retorno del Señor.

pero veamos lo que decía Lutero. La vida Cristiana es un camino que debemos caminar. Pero en nosotros mismos siempre estamos al principio del camino y en el Señor Jesús siempre estamos en el fin del camino.
Eso quiere decir que aquel que recayó en el pecado mas abominable que yo ya superé (ejemplo) humanamente está al principio del camino, pero si ambos estamos arrepentidos estamos escondidos con Cristo al final.
No puedo mirar para atrás y ver todos los cristianos que no alcanzan mi santidad. yo pude mejorar mucho, otros menos, pero todos estamos en Cristo.
Responder
#95
guevara escribió:
Heriberto escribió:Hola Guevara: Me gustaría que fueras más preciso en esto que escribes, porque se presta a malas interpretaciones, que sinceramente sería bueno evitar.

Créeme que no tengo interés en contender contigo por mala disposición, pero pienso que es necesario clarificar un poco las ideas;

Escribes :1) “La pena de muerte quedó abolida en la cruz”

Pero... ¿La penas de muerte de quién?
¿Crees que la salvación es “automática” y universal?
¿Nadie se pierde, sea quien sea, crea lo que crea y haga lo que haga?

El castigo no está en manos nuestras. Se citó mas de una vez el AT "hay que apedrear", eso no es cierto, el castigar con la muerte no es tarea del cristiano.
Desde que Jesús dijo: el que esté libre de culpas, la pena de muerte por mano del pueblo de Dios quedó abolida.

Guevara:
Por supuesto que eso está fuera de discusión. Creo que como cristianos no podemos estar a favor de la pena de muerte, y si mal no recuerdo ese tema ya se trató en este foro.

A lo que yo me refería es a la muerte en cuanto a la condenación y eterna pena, en el lago de fuego, de los pecadores que desprecian la Gracia de Dios. La muerte, en ese sentido, no significa aniquilación sino "separación" del pecador de la vida de Dios con todo lo que implica.

No obstante, el foco aquí es que Dios no justifica que un cristiano se permita vivir en la inmoralidad, y tenemos precisas instrucciones bíblicas de cómo tratar el asunto, obviamente sin apedrear a nadie...

Según lo que escribí antes, no tenemos "permiso" de pecar, ya que para evitar hacerlo también tenemos los medios necesarios.

Un cristiano que "justifica" su inmoralidad invocando la causa que fuere, lo más probable es que nunca haya conocido a Dios, porque un creyente genuino difícilmente seguirá "la corriente del mundo"
Responder
#96
guevara escribió:
Heriberto escribió:2) “la iglesia es una comunidad terapéutica. A veces pienso que si algunos cristianos fueran directores de hospitales no dejarían entrar enfermos....”

He visto curas milagrosas, eso sin duda, pero convengamos que normalmente la salud es un proceso.
También la salud espiritual lo es.
Fíjese cuando Pablo dijo: "sigo pecando" (rom 7) no se vio expulsado de la iglesia. El estaba en un proceso de sanidad que dura toda la vida.
Si el alcohólico de su ejemplo sufre una recaída ¿lo dejará de atender el médico?, seguro que no.
Todos tendremos recaídas y nadie será perfecto hasta que Cristo regrese, mientras tanto necesita el hospital que es la iglesia y la medicación que es la sangre del calvario

Mira, el nacimiento espiritual es instantáneo, y sucede cuando el pecador es transformado en un hijo de Dios. Si hubo un proceso hasta conocer la Verdad es otro asunto. En algunos sucede después de años de escuchar el Evangelio, como pasó conmigo, pero otros, apenas lo escucharon, aceptaron a Cristo y fueron cambiados.

Claro que un niño recién nacido, normalmente tiene un discernimiento limitado y se equivoca muchas veces. Pero al menos sabe pedir leche: "Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación" (1Pe 2:1/2)

Luego sigue el proceso de crecimiento, y con el tiempo aprenderá a caminar, a tropezones al principio, pero irá alcanzando la madurez alimentándose del alimento sólido de la Palabra.

"Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal". (Heb 5:13/14)

¿Para qué?
"para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.
Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.
A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos".
1ª Pe 4:2/5)

Así y todo, si el creyente experimentara una caída: Dios "No dejará para siempre caído al justo" pero no es lo mismo un justo, que alguien que se llama "cristiano" y se permite practicar el pecado continua y voluntariamente. Aquél se enfermó, pero éste está muerto.

Que el Señor te dé entendimiento en todo.
Heriberto
Responder
#97
pero eso no lo podemos juzgar nosotros
Responder
#98
Es cierto que no lo podemos juzgar, pero "por sus frutos los conoceréis"
Si no se ve el fruto del Espíritu Santo en alguien que se dice creyente, no podemos pensar que lo sea de verdad. Recuerda que un árbol produce frutos según su especie...
No conozco mucho de árboles frutales, pero cuando veo que alguno produce manzanas, sé que es un manzano.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)