Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Espíritu Santo versus diezmo cristiano
#1
Hechos 15:23-29
Los apóstoles, los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, Siria y Cilicia: Salud. Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la Ley, nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo, pues ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; si os guardáis de estas cosas, bien haréis. Pasadlo bien.

Esta carta “firmada” por el Espíritu Santo arroja luz sobre la controversia de si los cristianos deben guardar la Ley (de Moisés) y en qué grado. Esta situación la vemos desde que comienza el capítulo 15. Era a Antioquia adonde habían llegado personas queriendo imponerles a los cristianos de allí que se sujetasen a todas las Leyes de Moisés. La iglesia de Antioquia que era como un bastión; una iglesia tan firme y madura como para ser la primera a enviar misioneros (Pablo, Bernabé y Silas).

Allí, la posición de que los cristianos aún debían guardar la Ley de Moisés, encontró cierta acogida, pero también la correspondiente resistencia por parte, principalmente de Pablo. Y la discusión llegó a tal extremo que se apeló a la autoridad apostólica de Jerusalén.

El dictamen de los apóstoles y del mismo Espíritu Santo está en esta carta que transcribí arriba. Es un fuerte rechazo a cualquier intento de hacer volver a los cristianos (judíos y gentiles) para que se sometan nuevamente al yugo de la Ley. Y los motivos teológicos de este dictamen lo expondrá claramente Pablo en Romanos, y especialmente a los Gálatas.

Porque esta situación de querer imponer a los cristianos la obediencia y sujeción a la Ley, volvió a darse, de esta vez en la iglesia de Galacia. Entonces Pablo se ve en la necesidad de volver a atacar este desvío de la doctrina sana. Y les advierte a los gálatas que si se someten voluntariamente a la Ley, se desvinculan así de Cristo, haciendo nula su obra en la cruz (para ellos claro), caen de la gracia y se vuelven malditos.

Entonces debería estarnos claro este tema. No obstante hay muchos cristianos que aún quieren terminar por la carne lo que comenzaron por el espíritu. Hay cristianos, iglesias y denominaciones que insisten en que Jesús no vino a abolir la Ley; que la Ley continúa vigente, y debe ser guardada.

Esto es sorprendente ¿por qué hay hermanos que insisten en querer guardar la Ley de Moisés? Parecería que nunca han leído estos textos. Pero más allá de lo extraño de esta actitud, hay un punto que resulta de enorme dificultad para casi todas las denominaciones, pastores e iglesias:

La dificultad está en que el Espíritu Santo ha dictaminado que no se le imponga a los cristianos ninguna carga de la Ley de Moisés excepto unas pocas enumeradas (que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación). Por lo tanto, imponer a los cristianos cualquier carga de la Ley de Moisés que no fueren esas nombradas, es una rebeldía fragante contra el mismo Espíritu Santo.

Por eso, siendo el diezmo una carga de la Ley de Moisés, y no estando incluida en esa lista; el diezmo queda automáticamente fuera de toda la doctrina cristiana sana. Imponerle a los hermanos que diezmen como lo enseñó Moisés; aún recibir el diezmo; y hasta mismo diezmar; son prácticas que se levantan en rebeldía contra el Espíritu Santo.

Entonces ¿cómo es posible que el diezmo continúe siendo enseñado y practicado por todas las iglesias evangélicas? Ellos deberían ser capaces de explicar estos versículos; especialmente 15:28-29. De otra forma de hallan enseñando falsa doctrina, siendo falsos maestros.

¿Cómo se puede congeniar al diezmo cristiano con este pasaje en Hechos 15?
Responder
#2
Lo has expresado con mucha claridad, y estoy de acuerdo con tu postura, pese a las polémicas que suelen producirse cada vez que se trata este tema en los círculos cristianos.

Sólo quisiera aclarar que no en todas las iglesias se enseña el diezmo como práctica para los creyentes. Lo digo solamente por consideración hacia las numerosas congregaciones cristianas (incluyendo la asamblea donde me reúno) que se abstienen de promover el "recur$o" del diezmo, entendiendo que Dios jamás lo impuso para la Iglesia del Señor.

Me da tristeza comprobar que precisamente los que enseñan el diezmo (para exigirlo) en general ni siquiera conocen las connotaciones que tenía su uso en el contexto de Israel.
Responder
#3
¿En tu congrgación nadie diezma? ¿Cómo solventan los gastos?
Responder
#4
Las ofrendas son anónimas y voluntarias, y si acaso alguien diezmara por convicción propia, nadie se enteraría, pues cada hermano ofrenda según la gracia que Dios le ha dado para hacerlo.
(2ª Co. 8:1)
Responder
#5
Si, eso es lo que me temía. En tu congregación nadie practica 2a Corintios 8 y 9. Si lo hicieran, levantaráin de forma organizada y abierta una ofrenda especial para un fin muy específico y particular. Y cuando termaniran de recoger esa ofrenda - en pocas semanas o meses - la cerrarían y utilizarían ese dinero para esa causa con que lo recogieron. Porque eso es lo que se hizo en Corinto y no otra cosa.

La triste verdad es que todas, o al menos el 99% de las iglesias evangélicas recogen el diezmo, aunque lo disfracen de otra cosa.

En el caso de ustedes, parecen justificar al diezmo si se hace de forma voluntaria. Eso es terrible. Pablo en Gñalatas 5 advierte de aquellos que se someten de forma voluntaria a cumplir alguna Ley de Moisés. Pablo dice que quien así lo haga, cae de la gracia, se desvincula de Cristo, pasa a estar sujeto a toda la Ley, y se hace maldito. Someterse al diezmo de forma voluntaria es tremendamente serio y nocivo.

Por otro lado, cuando el Espíritu Santo prohibió el imponer cargas de la Ley - como el diezmo - está implicitamente prohibiendo que el pastor acepte el diezmo de quien lo quiera entegar. Hacerse el distraído y decir "yo no le obligué, él lo trae porque quiere", no se vale. Si diezmar es malo y conlleva gravísimas consecuencias para quien lo practica; el pastor no puede permitirlo.

Lo otro es el anonimato. Es cierte que tu mano derecha no sepa lo que hace la otra; que cuando ores, cierra la puerta y ventana; pero eso no elimina el hecho. Pecar anonimamente no es bueno. Fornicar a puertas cerradas nodeja de ser pecad. Robar sin que nadie se entere no deja de ser robo. Diezmar de forma anónima no deja de ser diezmo.
Responder
#6
Creo que no entendiste lo que quise explicar.

Estamos tratando sobre el diezmo, y no de consentir el pecado, cualquiera que fuere.

Pero, para que despejes tus dudas en cuanto a mi posición al respecto, te invito a que leas un breve comentario que escribí hace mucho sobre el tema de las ofrendas, en la página http://siguiendosuspisadas.com.ar/ que titulé "La gracia de ofrendar" (Mensaje 61 de la sección de estudios) Cuando lo leas creo que descubrirás que nuestras posiciones no son tan encontradas.

Donde me congrego no se enseña el diezmo, salvo para aprender cómo lo instituía la ley y para qué se empleaba. Y justamente consideramos que esa instrucción es necesaria para no confundir los tantos, trayendo a la iglesia lo que fue para Israel.

Por otro lado, como comentario al margen, nunca se recogen ofrendas apelando al bolsillo de los inconversos, pues las ofrendas deben proceder del pueblo de Dios.

En cuanto a lo que cada uno da, a nadie le consta que alguien diezme, aunque, en definitiva, la ofrenda es de responsabilidad personal, pero te aseguro que rechazamos, y de ningún modo promovemos, lo que jamás fue instituido para la iglesia.
Responder
#7
Más tarde voy a estudiar detalladamente tu aporte en ese link.

Al menos tenemos un punto en común: que quienes exigen, enseñan o simplemente aceptan el diezmo son falsos maestros que deliberadamente embaucan a los hermanos a los solos efectos de quedarse con su dinero.

Estos falsos maestros, lobos que comen a las ovejas, son personas estudiadas que saben que el diezmo no debe ni puede ser practicado, y de todos modos buscan cómo pervertir la Palabra de Dios para engañar y estafar a sus hermanos. (Si es que son verdaderos cristianos).

Estos quienes se valen de la Escritura para tentar a los hermanos - como lo hizo Satanás tentando a Jesús - son hijos de él, hijos de Satanas, disfrazados de siervos de Dios.

Creo que concordar en este punto ya es un buen comienzo.

Romanos 15:26
Jamás Pablo ha ordenado en hacer ofrendas para los pobres de entre los cristianos. Pablo narra que las iglesias de Macedonia y de Acaya tuvieron esa iniciativa ante la situación difícil que atravesaban los hermanos en Jerusalén. No obstante, no se establece que las iglesias mantengan esa práctica. No se establece que las iglesias recojan ofrendas con ese propósito.

Si en una iglesia jamás se levantan esas ofrendas, eso está perfectamente dentro de la sana doctrina y de las sanas enseñanzas de Pablo. Si en tu iglesia hacen como en todas las iglesias del NT (excepto Macedonia y Acaya en este caso en particular) que jamás recogieron ofrendas para los hermanos pobres, hacen bien.

La norma no es recoger ofrendas para los hermanos pobres, esa es la excepción a la regla. Y tanto a Acaya como a Macedonia le costó trabajo el convencer a Pablo que le permitieran hacer esa obra excepcional. Una excepción que a ellos se les permitió solo por esa ocasión; que no se les permitió continuar haciéndolo, y que de ninguna manera se le permite ni a los romanos ni a nosotros.

Filipenses 4:15-17
Aquí otra excepción a la regla. El que una iglesia recoja ofrendad o cualquier otro tipo de dinero, con el fin de dar apoyo financiero a la obra y a los obreros, es lago completamente excepcional. La norma, lo normal es que ninguna iglesia haga esto. No es algo que las iglesias hagan ni es algo que los obreros procuren.

No está claro por qué se permitió esta excepción en el caso de la iglesia de los filipenses, pero está claro que no debería ser así. Entonces, si algún obrero te pide que ayudes financieramente a la obra, está actuando en contra de las enseñanzas de Pablo.

I Timoteo 5:17-18
He aquí una hermosa enseñanza. Se refiere a los ancianos de la iglesia. Claro que no a los entrados en años, sino a aquellos hermanos más veteranos en la fe que tenían la función de cuidar espiritualmente de los hermanos más nuevos. Y por supuesto que tampoco se refiere a los pastores asalariados de una determinada denominación.

Una iglesia – en el término moderno – es una institución administrativa creada por hombres y regida por todas las leyes administrativas y laborales del país donde funcionan. Así tienen presidente, secretario, tesorero y muchísimos otros cargos administrativos. Estas instituciones humanas son dueñas del edificio que hacen llamar iglesia y asignan a quién será responsable de esa “sucursal” suya. A este cargo llaman pastor es un empleado de ellos, a quien deben un salario y está sometido y protegido por todas las normativas laborales como cualquier empleado de cualquier empresa.

Este pastor será el responsable de implementar en su iglesia todas aquellas directivas que reciba de sus jerarquías. Él está obligado a enseñar la doctrina oficial de la denominación, priorizando esto sobre la verdad contenida en la Biblia. Este empleado estará encargado de en cualquier actividad que desde las altas jerarquías se haya decidido para llevar adelante.

A este pastor, empleado de una institución humana, quien debe proveer para su salario son sus patrones y señores; no los hermanos. ¿Por qué? Porque este texto en Timoteo hace referencia a los ancianos que gobiernen bien. No a todos los ancianos indiscriminadamente. Y esto deja completamente fuera a aquel anciano que está obligado a priorizar los intereses de la denominación antes que los de la congregación.

Un anciano que no escuche a su congregación sino que les dicte qué obra hacer; un anciano que no les enseñe la verdad sino la doctrina, ese anciano no merece doble honor ni comer mientras ara. Así lo enseñó Pablo.
Responder
#8
Bueno,..el problema aqui se complementa de dos cosas:
1) la economia
2) la fe.

La iglesia a tenido una metamorfosis radical, se podria decir se ha "industrializado" la religion so pretexto de la economia, donde se ha hecho un tremendo negocio,..y muy santo. En la mayoria de los pulpitos se ensenia, sugestiona y se intimida con la acusacion de la teologia del diezmo:
"-"Aquel que no diezma,..le roba a Dios...!"-.

Para esto, se utiliza habilmente textos arcaicos, modernizados y manipulados con toda sagazidad.
Existen ministros que exigen de los miembros y felicresia, la obligacion de dar el 10% de todo lo que se gana;..algunos miserables ganas tan poco, que ha veces hasta no comen para diezmar,..mientras sus lideres viven cont oda comodidad, y se dan el lujo de cambiar de carro cada anio.

El motivo;...existen seminarios y hasta anexos a universidades, donde se ensenia la teologia como forma de profesion,...donde ingresan personas que ni siquiera tienen el llamdo de Dios;..esos institutos seminaristas, son tan caros, que cualquier pobre no tiene ningun chance,...aun que tenga todas las ganas de servirle a Dios.

Es muy facil comprobarlo,..solo llamen a cualquier instituo teologico, y pregunten.
Hace tiempo, el pastor a la iglesia donde yo asisto, al ver en la "estadistica" de que yo no diezmaba,..se me acerco y busco la forma de como abordar el reclamo,..fui directo, y le dije que en ningun parte del cristianismo, Jesus y/o los apostoles predicaron que era una obligacion,..y hasta le rete a que me lo comprobara biblicamente.

Despues, en un culto, preparo un sermon exhortando a aquellos que son rebeldes a diezmar,..seguramente, hubo algun reclamo de parte del tesorero de mi falta.

Y, no es que estoy encontra de ayudar a la obra,..estoy en contra del sistema que sugestivamente se lo ha implantado como una regla divina, como parte de la salvacion,..como si que la sangre de CRisto tiene un precio.

De aqui, la parabola del pastor asalariado, que cuando ve al lobo o a la fiera,..se manda a correr dejando al rebanio al merced de la bestia;..mientras que el verdadero pastor, da su vida por sus ovejas.

Pepe.
Responder
#9
Dar diezmos data de antes de la Ley dada a Moisés, pues Abram y Jacob los dieron, Gén. 14:20; 28:22. Que conste.
Responder
#10
Biblista Libre escribió:Dar diezmos data de antes de la Ley dada a Moisés, pues Abram y Jacob los dieron, Gén. 14:20; 28:22. Que conste.
Heriberto ha olvidado borrar esto también.
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  DIEZMO margarita2010 82 33,585 27-03-2013, 11:12 PM
Último mensaje: Heriberto

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)