Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La inmoralidad y los demonios
#1
LA INMORALIDAD Y LOS DEMONIOS
DECLARACIONES

1. La moralidad es un concepto filosófico de la degradación del
hombre y abarca su vida pecaminosa.
2. Los demonios son espíritus sometidos al señorío de Satanás.
3. Ambas cosas, la inmoralidad y los demonios son lo que hace a
la humanidad ciada subyugada a la vida pecaminosa.
4. El pecado es exclusiva responsabilidad del hombre, pero las
circunstancias y la influencia satánica crea condiciones para el
pecado.

PANORAMA GENERAL DEL A.T

1. Génesis 3:1.
Serpiente ----- Apoc 12:9

2. 1 Crónicas 21:1, vs 8
- Se levanto.
- Incito. INFLUENCIA

3. Job Cap 1
- Acusador
- Castigador
- Toca la familia.
- Toca el cuerpo.

4. Isaías, Ezequiel y Zacarías

- Satanás y su pecado.
- Satanás y su origen.
- Satanás y su carácter.

CONCIDERACIONES GENERAL

a. La realidad de Satanás.
- Por omisión
- Por intervención.

b. Satanás rey de dos reinos Mateo 12:26.

- De los demonios.
- Del cosmos.

CONCIDERACIONES ESPECÍFICAS

1. Ellos son espíritus.
2. Ellos buscan posesión.
3. Son malignos y depravados.

MANIFESTACIONES DEL A.T SOBRE LOS DEMONIOS

1. Genesis 6:5.
- Posesión
- Influencia

2. Levítico 18:20,24, 28-30.

La influencia demoniaca
- Pecado.
- Insensibilidad.
- Distorsión.

3. Dt. 32:17
La idolatría produce inmoralidad.

4. Salmos 106:36-39.
- Sacrificaron.
- Ofrecieron.
- Contaminaron
- Prostituyeron.

5. Levítico 17:7

- Sacrificios.

Conclusión 1:

A. Distorsión de los valores espirituales.
B. Distorsión de la funcionalidad de los géneros.
C. Practicas inmorales producidas por influencias demoniacas y hábitos condicionantes.

MANIFESTACIONES DEL N.T SOBRE LOS DEMONIOS

1. Mateo 10:1
2. Lucas 4:33, 7:21.
3. Efesios 2:2------ opera vs 3
4. Efesios 4:22 ----- deseos engañosos
5. 1 Corintios 7:5.

1. Un extremo cuidado de la conducta moral.
2. Cultivar el sexo sano y santo dentro del vinculo matrimonial.
3. Practicar hábitos de santidad en cualquier contexto social.
Responder
#2
Respecto del tema de que se trata, pero en relación con la situación de los creyentes, en contraste con la de los incrédulos, transcribimos el comentario que nos hizo llegar un estimado hermano, que nos posibilita comparar ambos contextos.

La verdad acerca de la tentación

¿Sabes qué hay entre tú y tu próximo pecado? Algo llamado una "tentación". Tienes que encararte en serio a los "momentos de tentación". Es tiempo de que comiences a conocer el tema de las tentaciones; qué son y cómo funcionan.

Aunque puede que no las reconozcas fuiste tentado antes de pecar.

¿Qué está tras esas tentaciones? ¿Por qué algunas cosas tienen tanto poder sobre ti y otras, ni el más mínimo?

¿Sabes lo que revelan tus tentaciones? Santiago 1:14 dice claramente: "Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión".

No es nada que esté por fuera, si no que todo está adentro. ¡La fuente de la tentación está dentro de ti! Una tentación puede ser una verdadera "tentación" solo si te " tienta" a ti.

El término deseos es el que traducimos "concupiscencia" o "lujuria" o "codicia" y aparece en los siguientes versículos:

"Antes bien, vestíos del SEÑOR JESUCRISTO y no penséis en proveer para las lujurias de la carne" (Romanos 13:14)

"Que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos" (Efesios 4:22)

"Amados, os ruego como extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma" (1 Pedro 2:11)

Puesto que las tentaciones lo son solo por lo que está dentro de nosotros, ninguno de nosotros puede culpar a "él" o "ella" o "eso" nunca más.

Echarle la culpa a otro fuera de nosotros ha sido siempre un modo de zafarle el cuerpo a la responsabilidad que nos toca.

¿Has escuchado esas famosas palabras: "la mujer me hizo comerlo" o "la mujer que tú me diste … " o "la serpiente me engañó y comí" o "el fruto lucía tan apetecible que no pude dejar de comerlo"?

Puedes incluso haber dicho algo como "DIOS me hizo hacerlo" o "la tentación fue demasiado grande; no pude evitarlo" o "no es culpa mía; es una debilidad de familia" o aún la vieja excusa: "el diablo me hizo hacerlo".

Son las mentiras normales que nos decimos a nosotros mismos cuando queremos darnos permiso para pecar. Hacemos que las "mentiras" parezcan tan lógicas en nuestra mente que no tenemos más remedio que ceder a la tentación.

El apóstol Pablo en vez de creerse las mentiras, él sabía que:

"No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es DIOS, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, si no que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla" (1 Corintios 10:13)

¡Qué maravilla! DIOS nunca permitirá que tú seas "tentado más allá de lo que podéis soportar". Aún más, ÉL mismo proporciona la vía de escape a esa tentación.

DIOS siempre está a tu disposición cuando eres tentado. No observando pasivo, si no interviniendo activamente. No solo DIOS limita la fuerza de la tentación si no que también proporciona la vía de escape fuera del alcance de esa tentación.

El SEÑOR revela que ÉL hace "la" vía de escape para ti en cada ocasión, en esa misma situación, solo para ti. Es "la" vía de escape para "ti", durante tu hora de tentación. No se a ti, pero esto me estremece hasta lo más hondo. Pensar que DIOS, el DIOS del universo, también creó para mí la vía de escape.

Así que la próxima vez que te sientas atrapado, solo mira hacia arriba para encontrar la vía de escape.

BRUCE H. WILKINSON

Que DIOS les bendiga, JORGE.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)