Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
José: su testimonio ante los egipcios
#1
Notemos una cosa importante que nos hará ver la vida de José en Egipto como un ejemplo digno de imitar: José estaba solo en Egipto. No tenía familia, ni había quien conociese o sirviese a su Dios. Y aquellos que pensaba que serían sus amigos, lo olvidaban.

Entonces podemos considerar acerca de José:

Dio testimonio de su Dios en todo momento: al estar en casa de Potifar, al estar en la cárcel, y aún ante el rey.
En este último caso podemos observar que las primeras palabras de José a Faraón fueron para decir que no era él quien interpretaba, sino Dios. Dios era lo principal en su vida, por lo que también estaría primero en sus palabras. Y no solo ante Faraón, sino ante sus magos y sabios, completamente ajenos al conocimiento del único Dios


José fue bendecido por Dios al interpretar el sueño de Faraón, y fue puesto sobre todo en Egipto. Pasó de lo más bajo a lo más alto en un día, pero "no se le subieron los humos". Dios había sido lo primero hasta ese momento, y seguiría siéndolo. Pablo tuvo una experiencia semejante, confirmada por el texto de Fil. 4:12: "Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"

Luego de interpretar el sueño de Faraón, José sugiere una solución. Al reunirse Faraón y sus consejeros, les dijo: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como este, en quien esté el espíritu de Dios?. Se notaba que Dios estaba en José, a través de sus palabras, sus hechos, su sabiduría. Faraón mismo reconoce que es Dios quien obra en José de esta manera.

En el ambiente donde trabajamos, estudiamos, etc. ¿se nota que tenemos el Espíritu de Dios? Nuestros hechos y palabras ¿Pueden ser considerados como obra de Dios? Lucas 6:45: "El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca." ¿Cuál es el tesoro de nuestro corazón?
 

Dios dio a José la sabiduría para proponer la solución a los siete años de hambre que vendrían, pero la diligencia y el empeño fueron propios de José. Se encargó de hacer bien su trabajo. Esto trajo bendición no sólo a José, sino que también a todo Egipto. Un creyente que hace bien su trabajo y actúa como un digno hijo de Dios, trae bendición a los que lo rodean.

La confiabilidad de José era tal que Faraón mismo dice al pueblo: Id a José, y haced lo que él os dijere. Un creyente debe, en cuanto de él dependa, hacer diligentemente su trabajo, y ser confiable.

José tuvo el encargo de administrar la economía egipcia, y lo hizo bien. Nosotros no tenemos que administrar los bienes de un país, pero sí los nuestros. También Dios nos concede la administración de nuestro tiempo, nuestras capacidades, nuestros dones, etc. 1 Corintios 4:2: "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel."

Tomado de: http://siguiendosuspisadas.com.ar/
Responder
#2
¿Cuál es el tesoro de nuestro corazón?
 
Responder
#3
Hola hermanos:

En estos tiempos de presunción humana, cuando la motivación de muchos es lograr rápidamente fama y vanagloria, aún en los círculos religiosos, la vida de José sigue siendo un testimonio de cómo actúa un genuino hijo de Dios.

Su preparación duró 30 años en la escuela de Dios, sufriendo las peores pruebas y tentaciones. Pero resultó ser un vencedor, no atribuyéndose méritos propios.

El testimonio reiterado de las Escrituras no da la clave de su triunfo: "Pero Jehova estaba con José"

Saludos fraternales,

Heriberto
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  TV el tirano victorioso-Jose Holowaty cristhian aguilar 0 2,650 12-03-2009, 09:38 PM
Último mensaje: cristhian aguilar

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)