Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ESPERANDO AL MESÍAS
#1
ESPERANDO AL MESÍAS

En Lucas 2.25-39 se cuenta de la presentación de Jesús en el templo. Se vivía un tiempo en el que las profecías de los antiguos profetas se hacían realidad en el niño Jesús. En Jerusalén se encuentra Simeón hombre de Dios que había recibido por medio del Espíritu Santo la palabra de que no moriría sin ver en vida al Mesías. El niño es llevado al templo, y Simeón profetiza sobre él.

Aquí se habla de Ana, quien es una profetiza que queda viuda desde su juventud y que, en lugar de unirse nuevamente en matrimonio, decide permanecer y servir en el templo “Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones”.

Se cree que la edad promedio de una mujer para unirse en matrimonio, en ese tiempo, era de 17 años. Según se menciona, estuvo casada por 7 años, antes de enviudar, lo cual nos hace ver que, en el momento en que Jesús y su padres llegan al templo, ella llevaba aproximadamente 60 años sirviendo en el templo.


Ana es una mujer asombrosa, durante 60 años estuvo orando y ayunando con su corazón, siempre con el deseo y la expectativa de que sus ojos pudieran ver algún día al Mesías. Su corazón anhelaba la presencia de Dios, vivía día y noche con un mismo fuego en su corazón, estaba en la casa de Dios, había dispuesto su vida a ser un aroma fragante delante de Su presencia. La pasión que motivaba su corazón me impacta, te has puesto ha pensar ¿Quién mantiene un mismo deseo por tanto tiempo? ¿Qué dura tanto ahora en nuestros días? ¿Dónde quedó la música disco de los 70’s? ¿Dónde está la moda punk de los 80’s? ¿Dónde está el "peace and love" de los 60’s? ¿Dónde están las grandes ideas del socialismo de antes? piensa en algo que haya sido novedoso, y verás que fácilmente lo puedes agregar a la lista.

Ella, por lo contrario, mantiene un encuentro permanente con Dios, y no importando sus circunstancias ni la seguridad plena de que sus ojos verían al Mesías, mantuvo siempre su corazón en la promesa de las Escrituras. Su deseo de esperar al Mesías mantuvo su vida en una constante preparación para el día de su encuentro. Su motivación de esperar en Él provenía del mismo corazón de Dios, que anhela tener un encuentro con ella ...porque es Dios el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad filipenses 2.13.

Dios le ha dado eternidad a nuestros corazones, y mantiene el deseo ferviente de que tengamos un encuentro con Él. Debemos saber que nuestras circunstancias, y cualquier actividad en que nos desenvolvamos tanto en el presente como en el futuro, son solo la plataforma que Dios nos ha dado, a cada uno, para desarrollar un lugar de intimidad y preparación para tener un encuentro con Él.

Debemos humillarnos delante de Dios y pedirle que profundice nuestra fe, que sea Él quien provoque el deseo en nuestros corazones de amarle más. Mientras más busquemos y profundicemos en su Palabra, más conoceremos de Su corazón y más seguros estaremos en nuestros corazones, ya que estaremos poniendo nuestra confianza en un Dios eterno.

A Ana le funcionó, mantuvo su corazón durante mas de seis décadas con un mismo deseo, la esperanza por medio de la fe de que sus ojos algún día verían al Mesías.

¿Está tu corazón anhelando Su segunda venida? Él volverá, tenlo por seguro.
__._,_.___

Enviado por: Hermano Alvaro <hermanoalvaro@gmail.com>
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Puedes Entrar... Estaba Esperando Por Ti Heriberto 0 250 25-10-2016, 10:42 AM
Último mensaje: Heriberto

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)