Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
LOS CRISTIANOS Y LA CRITICA
#1
LOS CRISTIANOS Y LA CRITICA

¡Ay! Las palabras de críticas inesperadas pueden a menudo ser tan dolorosas para el espíritu como las ofensas físicas lo son para la carne. Una vez que han salido de los labios de un amigo, compañero de trabajo o familiar, su cuerpo no pierde tiempo en reaccionar. Sus músculos se ponen tensos, su garganta se torna seca y usted experimenta una agitación extraña en su corazón. Con las punzantes palabras que han quedado suspendidas delante de usted, ¿que puede hacer? La mayoría de nosotros nos encontramos inmóviles, sin poder pronunciar una palabra, mientras la persona que nos hirió se va.

Si este escenario le es penosamente familiar, entonces inclúyase entre los millones de receptores de palabras hirientes, cada dia. Aunque ninguno de nosotros busque la oportunidad para criticar o ser criticados, existen razones para sentirnos tensos, en conflicto y en oposición cuando el ser humano actúa recíprocamente. Sin embargo, hay una manera de salir victoriosamente de esto y se encuentra en la Palabra de Dios. A continuación encontrara seis guías a seguir para cuando se encuentre en una situación en la que reciba palabras hirientes.

PIDA AYUDA A DIOS
En los Salmos encontramos como David suplica a Dios para que lo libere de sus enemigos. El no pierde tiempo para llamar al Señor. “Jehová Dios mio, en ti he confiado; sálvame de todos los que me persiguen y líbrame” (Salmo 7:1). De este verso, podemos establecer que cuando enfrentamos la critica o palabras hirientes, nuestra primera acción debería ser buscar a Dios. Si la situación no le permite alejarse para tener un momento de oración, simplemente ore en silencio: “Señor, ayúdame a reaccionar de una manera en la que te complazca a ti”.

APRENDA A CONTROLAR SU BOCA
Después de orar, por lo general responderá verbalmente a aquella persona de quien recibió la critica. Esto deberá ser hecho cuidadosamente para anular la intervención de sus pensamientos carnales. La mayoría de las veces, palabras de nuestra propia justicia y condenatorias son las primeras que entran a nuestra mente. Sin embargo, nuestra responsabilidad es no pronunciarlas. El Salmo 34:13 nos advierte: “Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño”.

RESPONDA EN AMOR ... Y VERDAD
Si usted no puede decir lo que piensa, entonces ¿Que debería decir? La Biblia nos dice que debemos responder en amor. En uno de los mas polémicos y a la vez poderosos sermones de Jesús, se nos advierte, “Oisteis que fue dicho: Amaras a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por lo que os ultrajan y os persiguen” (Mateo 5:43-44). Usted debe rebuscar entre sus pensamientos hasta que pueda escuchar la suave voz de la guía de Dios.

Se menciona un punto interesante en el libro de William Backus, Telling Each Other the Truth. Backus cita Mateo 18:15, “Por tanto si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tu y el solos; si te oyere, has ganado a tu hermano”. Aquí denota nuestra responsabilidad de discutir la situación en privado con la persona que nos ha ofendido. Responder en amor no significa hablar a espaldas de dicha persona, o discutir la situación una y otra vez con los compañeros de trabajo y amigos o hacer interna nuestra pena como si el incidente nunca hubiera ocurrido. En lugar de lo anterior, deberíamos buscar una solución tan pronto como sea posible a la manera de Cristo.

NO BUSQUE VENGANZA
A pesar de que a menudo es tentador crear una estrategia para la venganza, o planear un discurso vengativo, usted debe resistir estos aguijones. Cuando su carga ha sido comunicada a Dios en oración, debe permanecer en Sus manos y bajo Su control. “Mía es la venganza y la retribución” y otra vez “El Señor juzgara a su pueblo” (Deuteronomio 32:35).

ESCOJA PERDONAR
Cuando las palabras de un amigo o de un extraño le causan dolor, es posible que no reciba una disculpa de ellos. Aun así, usted debe hacer una decisión consciente de perdonar su transgresión. ¿Por que es esto tan importante? Una vez mas, la Biblia contiene una respuesta clara: "soportándoos unos a otros,  y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros." (Col 3:13)


EXAMINE SU CORAZÓN
Ahora que usted ha trabajado efectivamente en su reacción y ha perdonado a la persona que le critico, hay un paso final importante. Usted debe detenerse y preguntarse a si mismo, ¿fue cierta alguna de las criticas o acusaciones?

¡Ay, ay, ay, otra vez! A pesar de que muchas veces las palabras de critica son simplemente el producto de la ira o de la frustración, debemos considerar que a veces podrá ser verdad. Dios podría estar usando a alguien para atraer su atención hacia un área problemática de su vida.

Por ejemplo si una mañana llega a su oficina y el saludo de su jefe es “¿Otra vez tarde?” Puede que sea tiempo de comprar un reloj de alarma nuevo, o de acostarse mas temprano.

A pesar de que estas palabras no suenan muy bonitas, no dejan de ser ciertas. Como creyentes, siempre debemos desear el aceptar sugerencias para mejorar, ya que buscamos el ofrecer nuestras vidas como testigos para el Señor Jesucristo.

Dios entiende el dolor que puede resultar de la critica. Ya que El está constantemente con usted, El es ademas testigo de cada emocion que usted siente durante el día. Permita que su presencia de amor le sirva como fortaleza cuando usted se ha convertido en recipiente de criticas. En lugar de hacer interno su dolor, deselo a Dios quien esta esperando convertir su lamento en gozo.

 Charles Stanley


Enviado por: Hermano Alvaro <hermanoalvaro@gmail.com>
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)