Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Cambiar al mundo
#1
Hola hermanos:

Hay una tendencia en ciertos círculos cristianos en insistir, con mensajes de motivación, en el sentido de que los creyentes somos llamados a cambiar al mundo.

Algunos afirman que todas las situaciones negativas, la pobreza, el hambre,  los conflictos entre países, la guerra, la corrupción, la violenciia, los gobiernos ineptos e insensibles a sus propios pueblos, etc., son consecuencia de la falta de compromiso y oración de los creyentes, y suponen que la Iglesia no está cumpliendo su misión de lograr un mundo más justo, más feliz y con más bienestar.

Ahora bien, más allá del lógico anhelo humano de poder experimentar una realidad distinta que la del mundo actual, ¿es esa realmente la misión de la iglesia?  ¿es  correcto echar mano de las promesas terrenales hechas en las Escrituras al pueblo de Israel, y aplicarlas hoy a cualquier nación del mundo, como algunos pretenden hacerlo?

¿Orar por los que están en eminencia implica que ellos harán transitar al mundo hacia un futuro mejor? 

Sin duda entendemos lo que significa la declaración del Señor sobre ser luz y sal de la tierra, predicando el genuino Evangelio de Jesucristo para que las almas sean salvadas y transformadas para la Gloria de Dios. Pero ¿esto significaría cambiar al mundo?  En todo caso ¿hay algún modo de hacerlo?  

Gracias por vuestras opioniones!  

Un saludo fraternal,
Heriberto
Responder
#2
Estimado Heriberto:
A estas alturas del partido el mundo ya está más cerca del arpa que del piano...
Pero son mandamientos que el Eterno nos deja en su palabra para que se cumpla esta escritura:
16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mat 5:16).
Obediencia ante todo.
Saludos
Ing. Ramón Lozano Cervantes
Responder
#3
Hola Ramón:
¡Qué acertada definición!: "A estas alturas del partido el mundo ya está más cerca del arpa que del piano... " Rolleyes  
Y claro que lo entendemos. No se trata de que todo el mundo irá al cielo (por si alguien interpretara mal lo del arpa...) sino que el tiempo del actual estado de cosas en el mundo va llegando a su fin, según el orden de los tiempos que Dios ha prefijado en Su Palabra. No le toca a la Iglesia transformar al mundo, ni puede alterar su negro destino. El Evangelio es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree. "...para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida eterna"  Predicamos el Evangelio persiguiendo un objetivo mucho más alto que el de mejorar el mundo.
Gracias por tu reflexión! 
Un abrazo,
Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)