Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
LA VIDA FAMILIAR DE LOS CRISTIANOS
#1
LA VIDA FAMILIAR DE LOS CRISTIANOS (Efesios 5:21-6:4)
Por: Jorge L. Trujillo

El matrimonio cristiano un Gran Misterio--Su Diseño y su Significado

Introducción: En la época en que vivimos se ha perdido el respeto hacia la relación matrimonial. Las malas costumbres de la sociedad y el modernismo han llegado a afectar la conducta de los creyentes y su vida matrimonial. Es tanta la influencia que han ejercido los movimientos seculares como el materialismo, el feminismo y el machismo que se ha perdido el verdadero significado del matrimonio cristiano y su propósito ante Dios y los hombres.
El matrimonio es una idea divina, fue instituido por Dios desde el principio (Génesis 2:24), y es definido como la unión de por vida entre un hombre y una mujer. Hoy mas que nunca es necesario educar al pueblo cristiano (hombres y mujeres y jóvenes) en el significado bíblico del matrimonio.

La relación de Cristo con su Iglesia (Efesios 5:22-23) 22-Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23-porque el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su salvador. 24-Así que como la iglesia esta sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 

La posición de Cristo es la Cabeza de la Iglesia (LO QUE ÉL ES) La Biblia nos enseña que el matrimonio es en realidad un reflejo de la relación espiritual entre Cristo y su Iglesia; Cristo como cabeza de la Iglesia es la primera caracterisca mencionada y que debe ser simbolizada en la relación matrimonial; por lo cual es impresindible entender clara y profundamente cual es esta relación para entonces poder entender cuál es la relación que Dios requiere del hombre y la mujer cristiana en el matrimonio. (Ver Efesios 1:22-23)

Cristo como cabeza: Cristo es cabeza de la iglesia como su Creador y Origen Es la cabeza de la Iglesia porque Él la creó. La iglesia tiene su origen en Cristo. (Colosenses 1:16-18) Cristo es cabeza de la iglesia como su Sustentador La cabeza mantiene(sustenta) al cuerpo (Colosenses 1:17; 2:19; Efesios 4:15-16). Cristo sustenta y cuida la Iglesia (Efesios 5:29-30) Cristo es cabeza de la iglesia porque posee Autoridad sobre ella Efesios 1:22 dice que todas las cosas han sido sometidas bajo sus pies, y a sido puesto por cabeza por sobre todas las cosas a la iglesia. 

La cabeza es la máxima autoridad. (Ver Colosenses 1:16-18) Cristo es cabeza de la iglesia porque él tiene Prioridad sobre ella La iglesia es sierva de Cristo no Cristo siervo de la Iglesia. Somos sus servidores, y su gloria es el propósito de la iglesia. Cristo es cabeza de la iglesia porque él es Preeminente (domina, se distingue) sobre ella. Cristo debe ser el objeto de alabanza y adoración. (Colosenses 1:18), La gloria de la iglesia es para Dios en Cristo (Efesios 1:12; 3:21) Cristo es cabeza de la iglesia porque Él es el Pastor y Obispo (Guardián) de ella. Cristo es el que pastorea (dirige) y vela por su Iglesia. (I Pedro 2:25) Cristo es cabeza de la iglesia porque es su Sumo Sacerdote Jesucristo como nuestro Sumo Sacerdote se interesa por nuestra pureza y santificación. (Hebreos 5:10; Efesios 5:26,27) Cristo es cabeza de la iglesia porque Él es su Señor El apóstol Pablo utilizaba el nombre nuestro Señor a menudo en sus salutaciones y despedidas en sus cartas. (Efesios 6:24) Jesucristo es el Señor (Filipenses 2:11) Jesucristo es un Señor que lleva nuestro yugo y nuestra carga. (Mateo 11:29-30) La Sumisión de Cristo por su Iglesia (COMO EL REFLEJA LO QUE ES) Cristo es cabeza de la iglesia, pero el ser cabeza no le impidió que se sometiera por ella. Cristo se convirtió en un verdadero ejemplo de liderazgo no porque impuso su poder, sino porque se sometió por amor a su Iglesia.
Sumisión no significa falta de autoridad. Sumisión significa humildad y servicio, producto del AMOR.

Cómo se sometió Cristo por su Iglesia:
Cristo se sometio a la voluntad del Padre por amor a su Iglesia. Él fue obediente al Padre. (Juan 4:34; 5:30; 6:38; 8:28; Filipenses 2:8) Cristo se sometió a la voluntad de hombres pecadores por amor a su Iglesia. (Filipenses 2:3-8) Aunque los lideres judíos eran religiosos y practicantes de la ley judía, los que sentenciaron a Jesús a morir en la cruz y ser azotado fueron los romanos paganos. "Como cordero fue llevado al matadero y no abrió su boca" (Isaías 53). Según el apóstol Pedro, Cristo fue nuestro ejemplo tanto para las mujeres como para los maridos, para que sigamos sus pisadas. (I Pedro 2:13-3:7) Cristo dio ejemplos de humildad aun entre sus discípulos. Él lava los pies a sus discípulos. (Juan 13:5) La unidad de Cristo con su Iglesia-Representa la unidad del Matrimonio (PORQUE LA REFLEJA DE TAL MANERA) La unidad de Cristo y su Iglesia es un misterio (Efesios5:32). Es una unidad perfecta. La Biblia dice que cuando Jesús murió, el velo del templo que separaba el lugar santo del lugar santísimo se rompió. De esta manera nos dio acceso directamente al Padre a través de Cristo Jesús. La Iglesia tiene intimidad con Dios a través de Cristo La unidad de Cristo con su Iglesia esta simbolizada desde el principio- (Génesis 2:24; Efesios 5:30) La iglesia es uno con Cristo y se pertenecen mutuamente.  Esta casada con Cristo (Romanos 7:1-4) Es una unidad legitima y fiel. Cristo es Fiel. (I Tes. 5:24; II Tes. 3:3; II Timoteo 2:13) 

La sumisión de la mujer en el matrimonio:  "Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23-porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24- Así que, como la iglesia esta sujeta a Cristo, así también las casadas estén a sus propios maridos en todo. Cuando hablamos de sumisión quizás pensamos en abuso, en perdida de poder y de posición, de estima y hasta de valor. 
Ahora, la sumisión de la que habla la Biblia no es así. Esta sumisión es pura, y es la voluntad de Dios. Esta palabra 'sumisión' podría ser entendida como: rendirse, sacrificio, servicio, ponerse bajo autoridad, obediencia, prioridad.
Características de la sumisión: Es en obediencia a la Palabra de Dios (Efesios 5:22a). La misma palabra nos dice en (I Samuel 15:22) que obedecer es mejor que los sacrificios. Sujeta a su propio marido como al Señor. El foco de la sumisión de la mujer es 'Su propio marido'. La Mujer que dice estar sujeta al Señor lo debe estar en AMOR y debe, entonces, demostrar tal sujeción al estar sujeta a su marido (Efesios 5:22b) y hacerlo de igual manera en AMOR y por AMOR al Señor y a su marido. La Biblia no indica que la mujer debe estar sujeta a su marido solamente en el hogar o en algún otro lugar o tiempo especifico, por lo tanto entendemos que esta sujeción se debe en todo momento y en todo lugar. (Colosenses 3:18) dice: "casadas estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor". (Tito 2:5) nos dice que "la mujer debe estar sujeta a su marido para que la Palabra el Señor no sea blasfemada". Es un simbolismo de la imagen de la iglesia (Efesios 5:24)-En la relación matrimonial la mujer representa la iglesia, por lo cual debe de someterse a su marido de la misma forma en que la iglesia se somete a Cristo.

No cabe duda de que el sometimiento de la iglesia a Cristo es un sometimiento voluntario, y este sometimiento es para el beneficio de la iglesia y para su edificación como cuerpo de Cristo. La mujer debe estar sujeta a su marido en todo (Efesios 5:24b). Es quizás un poco difícil aceptar que la mujer tenga que someterse a su marido en todo. Quizás podríamos pensar que eso no es realmente lo que Dios quiere decir, pero si consideramos que la Biblia es la palabra de Dios entonces podremos entender que: Eso es verdaderamente lo que esta diciendo, y que la mujer debe ser obediente a la Palabra de Dios. Si la mujer se somete al Señor en todo y si la iglesia se somete al Señor en todo, entonces al ser imagen simbólica de la iglesia, la mujer esta llamada a sujetarse a su marido en todo. ¿Cuál seria una excepción? Que hará entonces una mujer cuyo marido le pide que haga algo que va en contra de su creencia cristiana. En un caso como este la desobediencia a su marido no significa que la mujer no se someta a él sino que ocurriría lo mismo que el apóstol Pedro y los apóstoles hicieron cuando se les ordeno que no hablasen mas de Jesús. Ellos le contestaron "Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres"(Hechos 4:29; 5:19) aunque fue el mismo apóstol Pedro quien escribió que el cristiano debía ser obediente a las autoridades terrenales.

Aquí seria bueno traer a relación el versículo de (Proverbios 31:10), donde dice que la mujer sabia edifica su casa. Un caso donde la mujer se vea obligada a desobedecer a su marido porque este le imponga comportamientos en contra de la Palabra de Dios seria un caso donde quizás el marido sea inconverso o desobediente (necio) a la Biblia, quizás un cristiano carnal. (Ver I Pedro 3:1) Para hacer una comparación en cuanto a la historia de Abigail la esposa de Nabal, quien fue una mujer de Dios pero tuvo que desobedecer a su marido necio (Ver I Samuel 25).
La mujer que tiene marido inconverso no debe separarse de él sino ser fiel y buen ejemplo pues puede ser ella el vaso por el cual Dios salve a su marido (I Corintios 7:13,16) La mujer debe estar sujeta a su marido incondicionalmente No se especifican calificativos, solo dice que se sujete a su marido. No importa que el marido sea menos educado que la esposa, o que este sea inconverso, o que sea menos espiritual o que tenga menos conocimiento bíblico. En el caso donde el esposo no sea espiritual o sea inconverso la mujer tendrá mas dificultad, pero si confía en el Señor verá que podrá obedecer a la palabra. "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13) La Biblia dice, además, que la mujer debe de estar sujeta en SILENCIO. (I Pedro 3:1) Y la mujer respete a su marido (Efesios 5:33) Es mandamiento para la mujer el respetar a su marido. La Biblia no especifica un tiempo preciso para esta practica, sino que indica que se respete, lo que nos lleva a entender que la mujer debe respetar a su marido en todo tiempo, aun cuando este en desacuerdo con el.

Razón para la sumisión de la mujer a su marido: Porque el marido es cabeza de la mujer (Efesios 5:23a) Dios ha puesto al hombre como cabeza sobre la mujer. La mujer no se puede gobernar a sí misma, pues Dios le ha impuesto un líder desde el principio.(Génesis 3:16d) dice que "el hombre se enseñoreará de la mujer" por orden divina. (I Corintios 11:3) dice que "Cristo es la cabeza del hombre, el hombre es la cabeza de la mujer y Dios la cabeza de Cristo." Ser la cabeza significa ser el control. El termino cabeza se utiliza como titulo para el esposo al igual que lo es Cristo para la iglesia. En simbolismo y reflejo de lo que Cristo es para su Iglesia, lo es el marido para su esposa. El mandamiento es que la mujer se someta a su esposo de la misma manera en que la iglesia se somete a Cristo. La mujer es simbolismo de la iglesia así como el esposo es simbolismo de Cristo. En términos más específicos, la mujer deberá ver a su marido tal y como la iglesia ve a Cristo, como su: Origen- Cristo es cabeza de la iglesia porque Él la creó. Adán es cabeza de Eva porque ella salió de él.
Sustentador: El marido es el que sustenta a la mujer tal y como Cristo sustenta a la iglesia
Autoridad (dominio): Al hombre le fue dado el lugar de autoridad en la relación conyugal y en la familia. El esposo esta llamado a mantener el orden en el matrimonio. Es un requisito para los que desean puestos ministeriales. (I Timoteo 4:5).
Prioridad: El hombre tiene prioridad sobre la mujer tal como Cristo la tiene sobre la iglesia. "La mujer es la gloriosa del marido como la iglesia es la gloria de Cristo. (I Corintios 11:7). El hombre es la gloria e imagen de Dios.
Pastor (Guía) y Obispo (Guardián): El esposo debe ser guía y guardián de su esposa y de su familia Sacerdote: El esposo será sacerdote de su esposa y de sus hijos. El sacerdote se interesa por la pureza y santificación de su casa.
Señor (Gobernador): Dios ha puesto al marido como Señor sobre la mujer. (Génesis 3:16). Parte del castigo de Eva fue que su marido se enseñorearía de ella. Dios le dio al hombre que se enseñoreara de todo en la tierra (Génesis 1:26) La mujer en su comportamiento debe reflejar la pureza y santidad de la iglesia. Cristo viene por una iglesia pura, sin manchas ni arrugas. Una iglesia que le ama y se somete a Él en amor. Una iglesia obediente que ha sido lavada con su sangre y sin pecados. En conclusión en cuanto a la sumisión de la mujer entendemos que quizás sea difícil para alguna mujer tener que someterse a su marido como lo enseña la escritura ya sea porque su marido no es de buen comportamiento o porque su orgullo personal (de la mujer) no se lo permita.
El mismo Señor Jesús dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mateo 16:24.) Muchas veces se nos hace difícil hasta agradar a Dios con nuestra vida como creyentes, el mismo apóstol Pablo nos habla de su propia experiencia en la lucha con su carne. (Romanos 7:15-25), y es el mismo quien nos exhorta a que "andemos en el espíritu y no satisfagamos los deseos de la carne".(Gálatas 5:16). La mujer debe aprovechar toda oportunidad para reflejar la buena conducta de una creyente ante su esposo y ante el mundo. Si andamos en el Espíritu Venceremos. Amen.

El esposo como cabeza de su mujer: Su significado El siguiente estudio esta basado en Efesios capitulo 5 versos25-33. Es de suma importancia para el desarrollo de la iglesia que ésta cuente con hombres que sean buenos maridos, ejemplares y capacitados para dirigir. Al parecer el desarrollo de los hombres era tan importante que el apóstol Pablo dedico 8 1/2 versículos a este tema, mientras que tan solo dedico 3 1/2 a la mujer. Me entristece en gran manera ver la indiferencia de los varones llamados cristianos con respecto a su rol como cabeza de familia y su mediocridad en cuanto a su vida espiritual y su relación intima con Dios. Hoy día contamos con hombres sin compromiso, que se conforman con ir a la iglesia cuando pueden, o mejor dicho, cuando les parece; hombres que no oran y que no buscan la dirección de Dios para su vida y la de su familia; hombres que se interesan mas por lo carnal que por lo espiritual, que andan tras el dinero, con su corazón puesto en las riquezas materiales, engañados por el diablo y preocupados por su vida sexual a tal grado que engañan a sus esposas y sus hijos para sentirse mas hombres, que adulteran y fornican, que mienten, y roban, y todo esto por deseo de ser exitosos en la vida. Que desgracia, de esta manera careciendo del poder espiritual para ser lo que Dios ha diseñado que ellos sean, lideres de su casa y de su iglesia. Es triste ver como hombres pretenden dirigir sus negocios, sus hazañas, sus vidas y las vidas de sus esposas y sus hijos sin contar con la dirección de Dios y una relación con él.
Jesucristo les hablo a los fariseos y los llamo ciegos guías de ciegos, sepulcros blanqueados.

El primer verso que consideraremos será el siguiente: Vs.25- Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entrego a sí mismo por ella..
Hasta ahora hemos estudiado que la mujer esta llamada a someterse a su marido en todo. Cualquiera llegaría a pensar que lo más correcto seria que el mandamiento para el marido fuera el que 'gobernara o dirigiera' su mujer, ya que ésta es su cuerpo y él es su cabeza; sin embargo, el mandamiento para el hombre es que AME a su mujer. Dios no le ordena al hombre que sea el jefe, sino que Ame. Esto es algo que merece ser analizado. Al Dios ordenar al esposo que ame a su mujer, se esta asegurando que la relación será exitosa.
Características del mandato: Es una orden, no una opción (v.25) - Al esposo cristiano se le ordena, no se le recomienda, amar. El foco del amor es su mujer (esposa) (v.25) ­
Es un amor selectivo y demostrado solo para con su mujer, como el de Cristo lo es con la iglesia. Si el marido se enfoca en amar a 'su mujer' renunciará a todas las demás mujeres.
Es a la semejanza de Cristo (v.26) -El marido esta llamado a amar de la misma forma que Cristo amó y ama a su iglesia. Como símbolo de lo que es Cristo para la iglesia, el hombre debe de llevar bien su rol como jefe o cabeza de su mujer, por lo tanto es necesario de que el hombre conozca a Cristo para entonces poder imitarlo.
Como a sus mismos cuerpos (v.28) - De la misma forma que la iglesia es cuerpo de Cristo y los creyentes son miembros de este cuerpo, el marido debe amar a su mujer como ama su propio cuerpo, es decir como se ama a sí mismo, sin hacer diferencia.
El amor debe ser incondicional- No se mencionan cualidades especificas que la mujer debe tener para entonces poder recibir el amor de su marido. La mujer puede ser como sea. El marido siempre deberá amarla fielmente.
Características del amor de Cristo, el verdadero amor (I Corintios 13:4-8): Es sufrido, Es benigno (benevolente, compasivo) No tiene envidia No es jactancioso No se envanece (enorgullece) No hace nada indebido (indecoroso, golpes, maltratos, gritos, etc.) No busca lo suyo (su bienestar) No se irrita No guarda rencor No se goza de la injusticia Se goza de la verdad Todo lo sufre Todo lo cree Todo lo espera Todo lo soporta Nunca deja de ser  Ejemplo de Cristo para el marido acerca del Amor de Cristo por su iglesia: Se entrego por ella (Amor sacrificial, II Corintios 8:9) Vs. 25b- …así como Cristo amo a la iglesia y se entrego a sí mismo por ella.
La entrega de Cristo por su iglesia reveló su capacidad para ser cabeza de ésta. El no impuso su autoridad, sino que demostró lo que él era al someterse y sufrir por la iglesia. ¡Interesante!
Propósito de la entrega de Cristo por su iglesia: Vs. 26-27- para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Para santificarla Por su sangre: Al momento de la salvación y después de ser salvo: "La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado" I Juan 1:7 Por su palabra: "habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra". En (Juan 17:17) Jesús dijo a sus discípulos que ellos eran "santificados en la verdad, tu palabra [de Dios] es verdad" Sacerdote: El esposo cristiano debe impartir palabra de Dios a su esposa para santificarla y ayudarla en su crecimiento espiritual. Para presentársela a sí mismo- El propósito principal de esta entrega y santificación es el de presentarse la iglesia a sí mismo. "Gloriosa, sin mancha, ni arruga”. Pastor: (Guía) De la misma manera que Cristo se entrega y santifica a la iglesia para sí mismo, el marido cristiano se debe preocupar y ayudar a su esposa que es el tipo de la iglesia de Cristo, para que esta sea santa y sin mancha.

El hombre debe amar a su mujer como su propio cuerpo Vs. 28- Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos, El que ama a su mujer a sí mismo se ama. Vs. 29-Porque nadie aborreció jamás su propio carne, sino que la cuida y la sustenta, como también Cristo a la iglesia. Vs.30- Porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Jesucristo dijo que el segundo mandamiento más importante era el de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Aquí el apóstol Pablo dice que el hombre debe amar a su mujer como a su propio cuerpo. No hay que explicar sobre la manera en que cada persona se ama a sí mismo. El verso 29, dice que: "nadie aborreció jamás su propio carne, sino que la cuida y la sustenta". Obispo: El esposo debe ser el que cuida a la esposa, como Cristo lo hace. Este cuidado puede referirse al cuidado físico tanto como el espiritual. El esposo cristiano estará al tanto de la necesidad espiritual y física de su esposa y cuidara de ella. Sustentador: El esposo debe ser el que sustenta a la esposa, como Cristo lo hace. Él es quien debe asumir el rol de sustentador en la casa. No hay problemas bíblicos con que la mujer ayude a su marido, ella es la ayuda idónea para él (Génesis 2:18.)

La mujer no debe de tomar el lugar de sustentadora en la relación matrimonial a menos que sean casos especiales donde el hombre no pueda ejercer su labor. Aunque mayormente cuando se hablo de sustento se piensa en términos monetarios, seria bueno aclarar que no se trata solo de dinero. El sustento del hombre para su mujer debe ser monetario pero también físico (seguridad), moral, emocional y espiritual. El hombre debe estar capacitado para dar a su mujer esta clase de sustento.
Base para el matrimonio: Vs. 31- Por esto dejara el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. (Ver Génesis 2:24) Vs. 32- Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Aunque ya este misterio ha sido revelado, en el tiempo en que se dio el primer mandamiento al hombre de unirse a su mujer y ser una sola carne, este misterio era aun desconocido, y lo fue a través del AT hasta la venida del Mesías y hasta que la revelación sobre este fue dada a la iglesia.
El hombre esta llamado a dejar a su Padre y su Madre y unirse a su mujer y ser una carne con ella. Es bien conocido por todos el problema que trae el que un hijo decida unirse a una mujer sin dejar a sus Padres, ya sea física o emocionalmente. Esta falta de separación causa problemas en el matrimonio que lo pueden llevar a la ruina, al divorcio.
Los padres de igual manera deben dejar que sus hijos hagan sus vidas en su matrimonio sin la intervención de ellos. El hombre se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne.

En conclusión acerca del hombre como cabeza, contrario a muchas enseñanzas de hoy día, la Biblia da como mandato principal al hombre el que ame a su mujer. No se le ordena al hombre que demuestre e imponga su hombría o su lugar como cabeza o líder del hogar por medio de su autoridad y su dominio, aunque esto sea cierto. Tampoco se le indica al hombre que para que su matrimonio funcione este debe de ayudar a su mujer con los deberes de la casa, o traer flores y enviar tarjetas aunque esto no es malo, y es bueno que un hombre haga todas estas cosas. Lo más importante en la relación del matrimonio es que tanto el hombre como la mujer cumplan con lo establecido en la palabra de Dios. Que la mujer se someta a su marido y que el marido ame a su mujer. El apóstol Pedro dice: "Vosotros maridos, igualmente, vivid con ellas (las mujeres) sabiamente, dando honor a la mujer como vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo" I Pedro 3:7. El marido debe dar honor a su mujer en todo tiempo, dentro y fuera de la casa. I Tesalonicenses 4:4, dice "que cada uno tenga su propia esposa en santidad y honor." Igual que la mujer que tiene marido inconverso, el hombre con una esposa no creyente debe de amarla y no dejarla. (I Corintios 7:12). Si el marido ama a su mujer, éste Será un gran ejemplo para ella y no tendrá dificultad en lograr que su mujer se someta a él. Un esposo puede mandar flores a su mujer a diario, puede fregar los platos, lavar la ropa, planchar y cocinar y no amar a su mujer. En (Colosenses 3:19) nos dice: "Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas". El trato del hombre con su mujer debe ser solo como lo dice la escritura, lleno de amor, y amor como el de Cristo por la iglesia. 
El apóstol Pablo termina esta sección con el siguiente mensaje: "Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido". Efesios 5:33.

Mensaje a los jóvenes que planean casarse: La decisión de llegar al matrimonio es una decisión seria que debe ser tomada con la dirección de Dios. Las jóvenes deben entender que al hombre a quien decidan unirse por el resto de sus días será aquel a quien ellas deberán someterse en todo, como lo ordena la Palabra. La joven debe, sobre todas las cosas, orar al Señor para que sea Él quien escoge al joven con el cual se va a casar, y que éste tenga las cualidades de alguien que pueda simbolizar a Cristo fielmente en su unión matrimonial. Los jóvenes, de igual manera, deben dirigirse a Dios en oración para que sea Él quien le dé su mujer. Esta mujer deberá entender su papel como tipo simbólico de la iglesia, y será la mujer la cual él va amar y la cual se someterá a él como cabeza. No está demás decir que no se debe hacer yugo desigual con los inconversos, ya sea varón o mujer. El yugo desigual trae desbalance espiritual a la unión matrimonial y evita que el funcionamiento de este sea bíblico en todos sus aspectos. El hombre y la mujer inconversos no pueden comprender la magnitud de la palabra de Dios ya que están en tinieblas, "¿y que tienen en común las tinieblas con la luz?". 
El joven y la joven que se casan deben entender su compromiso con Dios y con su pareja. "…El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de como agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de como agradar a su mujer. …La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así e cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de como agradar a su marido." (I Corintios 7:32-33)

Copyright/Derechos ©1999 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna, Inc.
http://www.vidaeterna.org
-------------------------*---------------------------
Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al ariticulo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.
Responder
#2
Mensaje a los jóvenes que planean casarse: La decisión de llegar al matrimonio es una decisión seria que debe ser tomada con la dirección de Dios. Las jóvenes deben entender que al hombre a quien decidan unirse por el resto de sus días será aquel a quien ellas deberán someterse en todo, como lo ordena la Palabra. La joven debe, sobre todas las cosas, orar al Señor para que sea Él quien escoge al joven con el cual se va a casar, y que éste tenga las cualidades de alguien que pueda simbolizar a Cristo fielmente en su unión matrimonial. Los jóvenes, de igual manera, deben dirigirse a Dios en oración para que sea Él quien le dé su mujer. Esta mujer deberá entender su papel como tipo simbólico de la iglesia, y será la mujer la cual él va amar y la cual se someterá a él como cabeza. No está demás decir que no se debe hacer yugo desigual con los inconversos, ya sea varón o mujer. El yugo desigual trae desbalance espiritual a la unión matrimonial y evita que el funcionamiento sea bíblico en todos sus aspectos. El hombre y la mujer inconversos no pueden comprender la magnitud de la palabra de Dios ya que están en tinieblas, "¿y que tienen en común las tinieblas con la luz?".
Responder
#3
1 Tesalonicenses 4
1. Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.
2. Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús;
3. pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;
4. que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;
5. no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;
6. que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Algo que nosotros encontramos de gran importancia para Dios con respecto al trato entre los seres humanos, es la familia.

La importancia que Dios le da a la unidad de la familia.

Cuando uno lee en las Escrituras, uno se da cuenta que la revelación de Dios, todo lo que Dios va mostrando, siempre se desarrolla dentro de la esfera doméstica de una familia.

Aún desde el mismo momento de la Creación cuando Dios hizo aquel primer hombre Adán y trajo una compañera idónea para él instituyendo de este modo el matrimonio…los principios que vemos en el matrimonio tienen que ver con Adán y su familia, su esposa y sus hijos aplicables por todas las generaciones hasta el día de hoy, leemos:

Gén 2:18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Este es un principio muy importante, sobre todo cuando uno llega a la vejez y llega solo.

Esto es duro.

Llegar del trabajo a la casa y no encontrarla a ella, es algo sumamente triste…extrañamos su presencia, su voz, sus cuidados.

Pero cuando ambos envejecen existe ese equilibrio…ambos se ayudan en esta etapa de la vida cuando el barco toca puerto y queda anclado.

El otro principio lo encontramos aquí:

Gén 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

UNA SOLA CARNE

Posteriormente, cuando Dios decide traer juicio sobre este mundo pecador todo esto se desarrolla mediante Noé y su familia.
Después vemos el llamamiento de Abraham, el caso de Isaac, Jacob, así vemos que todo se va desarrollando siempre dentro de la esfera de la familia.

Y luego cuando vamos al NT vemos como hay una relación entre la familia de Juan el Bautista, el precursor del Señor Jesucristo, su padre Zacarías y María, prima de Elizabeth, es decir, Dios trajo a su Hijo dentro de la esfera de una familia.

Dentro de la esfera del matrimonio.

Y Dios quiere que esto sea así siempre, porque Dios instituyó el matrimonio, no solamente para la Iglesia sino para todos los seres humanos.

Lo que ocurre con el mundo, como en todas las cosas que tienen que ver con los propósitos de Dios, ellos han distorsionado todo lo que tiene que ver con el matrimonio. Hay mucha inmoralidad hermanos, existe mucha liviandad y estos principios de la ayuda mutua y ser una sola carne con la esposa, son echados a perder por la influencia del mundo.

Se casan, quizás no pensando estar toda una vida con aquella esposa, o quizás la esposa pensando en cambiar de esposo.

Se da el caso de una pareja que se juntó a vivir en el mundo, y vinieron los hijos y ocurre que el esposo cree al Señor, pero la esposa no quiere casarse ya con él para organizar su vida de acuerdo a los principios bíblicos…o viceversa, cree la mujer al Señor y cuando ella quiere casarse como Dios manda, entonces es él quien no quiere hacerlo.

¿Pero que es lo que pasa?

Si ya tienen un hogar formado, tienen hijos, y la parte creyente conoce por la palabra que están viviendo en fornicación…

¿Por qué no se casan entonces?

Porque tienen en la mente que, al no estar atados por un documento oficial del gobierno como esposa y esposo, pueden cambiar de pareja, si uno de los dos, falla.

Uno puede ver un elemento de desconfianza e injusticia allí.

No están pensando sino en sus propios intereses personales…y están injustamente ignorando la seguridad y bendición de sus hijos.

Qué hacer cuando un caso de estos llega a la asamblea.

Es mejor no presionar un matrimonio en estas condiciones.

Orar al Señor y esperar hasta que la parte inconversa llegue igualmente a los pies del Señor…

Lo digo porque la transformación que Cristo hace en el carácter de la parte creyente, el apóstol Pablo la señala así:

1 Pedro 3:1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra POR LA CONDUCTA de sus esposas,

Y si la mujer es la parte inconversa, ella al constatar, que su esposo ya creyente, no bebe, no fuma, no se queda por fuera de la casa, no la insulta ni la trata con desprecio…como acostumbraba antes…termina asistiendo a los cultos y aceptando a Cristo como su Señor y Salvador.

Porque cuando se presiona un matrimonio en estas condiciones…la parte inconversa queda con el problema de no volverse a casar en el Señor, a este respecto el apóstol Pablo dice:

15. Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.

Aquí no se está hablando de divorcio…sino de separación.

Pero el Señor no quiere que esto ocurra dentro de su pueblo, al contrario, el Señor quiere que haya estabilidad y que haya firmeza.

Ha habido casos dentro del pueblo del Señor cuando el noviazgo previo al matrimonio, no ha sido considerado con la debida seriedad y cuando un hermano se acerca para tratar en amistad y trato, no lo hace con fines matrimoniales.

No podemos hacer a un lado, con menosprecio, la estimación que Dios tiene de la familia.

¿Un siervo del Señor compartía la experiencia de un joven en comunión a quién se le preguntó…” escuché que tienes novia…y te casas?

La respuesta del joven dejó impactado al siervo…” tengo novia sí, pero no para casarme”.

¿Cómo es eso?

Si se ha orado al Señor y se da el noviazgo, el fruto de ese noviazgo debe ser el matrimonio…

Acaso no hemos leído:

6. que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano…sea hombre o sea mujer tienen que tratarse con toda pureza.

Hay situaciones donde en el tiempo del noviazgo es muy corto y se pueden generar situaciones después del matrimonio que pueden causar desánimo…y hasta frustración.

En cierta ocasión un hermano se apresuró a contraer matrimonio con la hija de un Anciano…al pasar el tiempo ya estaba desanimado, cuando los demás ancianos examinaron su caso…este hermano argumentaba que él no estaba acostumbrado al desorden…y la hermana era algo perezosa, y con un escaso conocimiento de sus deberes de esposa el hogar, y ya con 46 años.

Ella se regresó para la casa de su papá.

Y se esparció toda suerte de rumores, pero en contra de la hermana.

Ellos han sido reunidos por los siervos…y en alguna ocasión se prometieron una reconciliación…que jamás ocurrió, porque el argumento de ella es que “estaba muy afectada sicológicamente”.

El matrimonio es algo muy serio…no es para estar dando mal testimonio, primeramente, al Señor y en segundo lugar los comentarios destructivos de los vecinos…no se hacen esperar.

Dios ha hecho provisión para solucionar los problemas en el matrimonio cristianos, pero se requiere la colaboración de ambas para obedecer su palabra.

Leemos:
1. Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.

Aquí el énfasis es Cristo exhortando y está poniendo como ejemplo a sus siervos para que nosotros aprendamos como nos conviene andar… y dentro de esa conducta, agradar a Dios…más y más.
Todos los días.

Pero llama la atención la voluntad de Dios, del v.3… leemos:

2. pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

Esta santificación es un requisito que está unido a la paz no solamente entre hermanos, sino también dentro del hogar, leemos:

Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual NADIE VERÁ AL SEÑOR.

Esa es la voluntad de Dios entre las relaciones de hermanos…la paz y la santidad comenzando por la familia, por el matrimonio.

Es importante considerar el deber del esposo en el trato con su esposa, en santidad y en honor.

1 Pedro 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones NO TENGAN ESTORBO.

Porque no solamente es esposa, sino también nuestra hermana en Cristo.

El mundo impío ha cambiado la palabra esposa por pareja para designar macho y hembra… y de este modo, eliminar la estimación que Dios hace del matrimonio.

Esta palabreja tiene que ser erradicada del vocabulario del creyente…cuando buscamos en la biblia esta expresión, solo aparece para designar parejas de animales para introducirlos en el Arca que hizo Noé.

Los jóvenes sin Cristo la usan para designar su concubino o concubina. Como no lo pueden llamar mi esposo o mi esposa, entonces usan “mi pareja”.

Otro de los propósitos del mundo impío al usar la palabra “pareja” es la justificación de la unión de hombres con hombres y mujeres con mujeres…donde se usa la palabra “mi pareja”.

Hay países en cuyas legislaciones han dado licencia para “legitimar” estas uniones, pero tales abominaciones las condena el Señor.

4. que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;
5. no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;

Que significa en pasión de concupiscencia como los gentiles que no conocen a Dios…que no podemos tratar a nuestra esposa como si ella fuera un objeto sexual…sino con respeto.

Y aquí viene el caso de la hija del Anciano…

¿Por qué el esposo no volvió a la asamblea?

Cuando ella fue oída por los siervos de la localidad…ellos comprendieron por qué había quedado muy afectada psicológicamente.

Y esta fue la respuesta:

7. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. (Ro.1:24-27)

La Esposa no es un objeto sexual dado para la satisfacción de una mente reprobada.

La comunión y el buen trato con la esposa debe ser el resultado de las instrucciones dadas por el Señor a la Iglesia, utilizando a los apóstoles como los canales humanos.

Colosenses 3:18 Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor.
Colosenses 3:19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas.

1 Pedro 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones NO TENGAN ESTORBO.

¿Cómo puede participar en la Cena del Señor un hermano que no se haya reconciliado con su Esposa?

O viceversa.

Hermanos, el matrimonio cristiano es santo delante de los ojos de Dios.

Es figura de una unión indisoluble entre Cristo y la Iglesia de acuerdo a Efesios capítulo 5: 25-33

25. Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
26. para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,
27. a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.
28. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
29. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,
30. porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.
31. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
32. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
33. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

Edison.
Responder
#4
Tomando el mensaje de Heriberto:

Heriberto

Mensaje a los jóvenes que planean casarse
: La decisión de llegar al matrimonio es una decisión seria que debe ser tomada con la dirección de Dios. Las jóvenes deben entender que al hombre a quien decidan unirse por el resto de sus días será aquel a quien ellas deberán someterse en todo, como lo ordena la Palabra. La joven debe, sobre todas las cosas, orar al Señor para que sea Él quien escoge al joven con el cual se va a casar, y que éste tenga las cualidades de alguien que pueda simbolizar a Cristo fielmente en su unión matrimonial. Los jóvenes, de igual manera, deben dirigirse a Dios en oración para que sea Él quien le dé su mujer. Esta mujer deberá entender su papel como tipo simbólico de la iglesia, y será la mujer la cual él va amar y la cual se someterá a él como cabeza. No está demás decir que no se debe hacer yugo desigual con los inconversos, ya sea varón o mujer. El yugo desigual trae desbalance espiritual a la unión matrimonial y evita que el funcionamiento sea bíblico en todos sus aspectos. El hombre y la mujer inconversos no pueden comprender la magnitud de la palabra de Dios ya que están en tinieblas, "¿y que tienen en común las tinieblas con la luz?".


1 Samuel 16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Es un pasaje que nos enseña un gran principio y sobre al momento de escoger pareja. El buen parece, con el tiempo se acaba, pero un corazón entregado al Señor se va renovando de gloria en gloria.

Hoy como nunca se le ha dado un énfasis desmedido a la apariencia física y parece ese ser el más importante aspecto que se considera al momento de elegir pareja. Al final, como las flores, la belleza se marchita y todos los argumentos que se consideran tienen que ver con motivaciones y aspectos centrados en el "yo" que en la verdadera entrega del uno en el otro, como Cristo a su amada iglesia y la iglesia a su amado esposo así revelado en Su santa palabra.

Vamos, hasta se considera la imagen física que proyectan juntos, cuando lo importante y trascendente, lo eterno es echado de menos.

La familia, el vínculo más primeario de la sociedad, la célula desde donde se gesta el carácter y principios que rigen la sociedad humana, está siendo atacada sin ninguna o muy poca restistencia.

Los roles del varón han quedado tan dispersos que no hay manera de distinguir la verdadera hombría en la sociedad actual y ya ni en la vestimenta de las modas "modernas" hacen notoria alguna deiferencia entre géneros y el feminismo, tan aceptado y considerado ha sustituido la imagen del varón en los aspectos más importantes de la formación de los hijos, los cuales están quedando totalmente desconcertados y desubicados en el papel que juegan dentro de la familia y la homosexualidad y el lesbianismo, han arrebatado a muchas familias tal cual el Señor la diseñó y Sus propósitos han quedados desechados como en Sodoma y Gomorra.

Podriamos descansar pensando que eso sólo ocurre en el mundo, pero lamentablemente, en lugar de que la iglesia afecte al mundo como luz y sal que es, en muchas congregaciones ha permedado la cultura del mundo a ella.

Mujeres ejerciendo roles de hombre en el hogar. ¿Por qué nos extraña que haya más mujeres liderando congregaciones? La hitoria de la caída del hombre, el fruto prohibido del Edén, vúelve a repetirse en la desobediencia a la prohibisión a la mujer enseñar y ejercer dominio sobre el hombre, motivado en gran medida por su falta de liderzgo en amor que le fue encomendado, dando lugar a la apotasía, que siempre ha tenido su lugar dentro de la historia de la iglesia, pues comienza a tomar un lugar de mayor influencia en el mundo cuando el número valida el desempeño, en lugar de la obediencia al servicio del Señor en su palabra. Llenando locales de hombres y mujeres que se dicen cristianos, pero sus vidas no dan el buen fruto que se necesitan para validarse delante de Dios y de los hombres como aquellos que hacen la voluntad del Padre.

El matrimono cristiano, debe tener protagonismo en la integración de sus miembros a centralizar sus propósitos en Cristo, la cabeza de la iglesia, de la vida de cada discípulo, para alumbrar la verdadera luz y afectar como la verdadera sal del mundo, tal cual se nos ordenó.

Familias fuertes, hacen iglesias fuertes. Cristo es el Alfa y la Omega, el principio y el fin de cada vida, de cada familia y de cada iglesia que busca como El nos enseñó, hacer la voluntad del Aque que lo envió.

Caminito
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)