Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
EL MISTERIO DE LA PIEDAD
#1
 1 Timoteo 3:16 E indiscutiblemente, grande es el MISTERIO DE LA PIEDAD
Dios fue manifestado en carne, 
Justificado en el Espíritu, 
Visto de los ángeles, 
Predicado a los gentiles, 
Creído en el mundo, 
Recibido arriba en gloria. 

Juan 1:14 Y aquel VERBO FUE HECHO CARNE, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. 

¿PARTICIPÓ MARÍA EN LA ENCARNACIÓN DE JESÚS?
Responder
#2
Hola Edison:
De María está escrito:
"Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre."  (Lc. 1:42)  
 A través de María fue concebido Jesús, en su naturaleza humana, por el Espíritu Santo.
Claro que eso no la hizo madre de Dios, como la considera Roma.  
No se si esto responde a tu pregunta, o si está orientada en otro sentido.

Un abrazo.
Heriberto
Responder
#3
Bueno, el punto aquí, entiendo yo, estando sujeto a corrección sin caer en Docetismo alguno, es esto:

Mateo 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, DEL ESPÍRITU SANTO ES.

De lo contrario, tendriamos que leer: « del Espíritu Santo y de María es».

Tal lectura es propia del Catolicismo romanista.
Responder
#4
Hola Edison:

Claro, pero entiendo que eso está referido al hecho de la concepción en sí, en virtud del Espíritu Santo, sin la intervención del hombre. No obstante, María fue el medio que intervino en la gestación de Jesús en su humanidad y, por lo tanto, en ese plano, y solo en ese plano, es su verdadera madre.  "Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? (Luc 1:41/43)   

Entonces María dijo:

Engrandece mi alma al Señor;
Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.
Porque ha mirado la bajeza de su sierva;
Pues he aquí,  desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.  (Luc 1:46/48)

Esto no implica adjudicarle ningún "ministerio" actual. No es co-redentora, ni mediadora, ni objeto de culto o adoración, ni muchísimo menos "la madre de Dios".  Estas son aberraciones romanas ajenas a María misma, pues ella dio testimonio de que se regocijaba en su Salvador, sin atribuirse otra cosa que la bajeza de cualquier pecador.

No obstante, por la Voluntad de Dios, fue elegida para cumplir Sus propósitos, y la consideramos bienaventurada, según lo que está escrito. 

Aclárame si no entendí tu postura. 

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#5
Pero la Escritura enseña un contraste:

1 Corintios 15:47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el SEGUNDO HOMBRE, que es el Señor, es del cielo.
Responder
#6
La frase "que es el Señor" no se registra en los manuscritos más antiguos, por lo que se leería: "El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, es del cielo."  haciendo referencia al orden verificado respecto de la regeneración del creyente.

Claro que esa realidad primero se refiere a nuestro legado natural  recibido del Adán terrenal, y luego a nuestra naturaleza celestial que nos fue dada en Cristo, el postrer Adán, que es del cielo. No obstante, para hacerlo posible, Él tuvo que irrumpir en la esfera del orden terrenal haciéndose perfecto hombre en el seno de la virgen María, sin por eso dejar de ser Dios.  

Otra vez. aclárame cuál es tu postura, que, sin ánimo de objetarla, no logro interpretar claramente.
Responder
#7
Smile 
Hermano Heriberto, no se trata de mi postura, recuerda que dije que estoy sujeto a corrección.

Lo que quiero señalar es la Obra del Espíritu Santo sin la participación de María en la construcción del Tabernáculo de Dios ocupado por su Hijo.

Lo digo porque María es descendiente de Adán...y con el mero hecho de dar a luz al Hijo de Dios cumple la profecía.

La Humanidad de Jesús es exclusiva del Espíritu Santo.

El linaje de David según la carne, pienso que es por la vía de ambos, tanto de José que es llamado Hijo de David, como también de María, aunque algunos disienten sobre ella.

De todas maneras estamos para investigar el asunto, pero Roma enseña la participación de María respecto al fruto de su vientre, sin considerar que estas palabras fueron inspiradas por el Espíritu Santo a su prima Elizabeth, para enfatizar su Obra en ella, leemos:

1:41 Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo,
1:42 y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre.

Estudiemos el asunto.  Wink
Responder
#8
Hola Edison:

Sin ánimo de altercar, pienso no se trata de la "participación" de María sino de que ella fue elegida como instrumento para gestar en su vientre a Jesús el Salvador en su humanidad.  María fue su madre y, no se si te entiendo, pero ¿lo que tú afirmas es que ella solo fue una madre virtual que no tuvo identificación humana alguna con su Hijo?  

¿Cómo deberíamos interpretar estos pasajes?:

"Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne" (Rom 8:3)  

"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, Él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo" (Heb 2:14)

En contraste, hay apóstatas que afirman que Jesús "tomó la  apariencia de un cuerpo humano y tomó el nombre de Cristo el Mesías, solo para acomodarse a si mismo al lenguaje de los judíos... El sufrió solo en apariencia..."  

Solo lo cito para marcar el contraste entre la real humanidad del Señor y esta locura de la "apariencia", una falsa doctrina en la que sé que tú, ni ninguno de nosotros,  jamás nos enrolaríamos.  

No obstante reitero que me gustaría entender tu posición respecto del rol de María como madre. (Lo que le atribuye la ICR es harina de otro costal, y me tiene sin cuidado)

Un abrazo!! 
Heriberto
Responder
#9
La Humanidad del primer Adán se inicia en el momento en que del polvo de la tierra Dios forma un muñeco de tierra y crea huesos, carne, sangre,cerebro, es decir, todo lo concerniente a un ser humano.

Y fue el hombre un ser viviente.

En el caso del Hijo de Dios, no es ningún misterio que María aporte la naturaleza del primer Adán, y cómo este aporte contamina la Santa Humanidad del Hijo de Dios, entonces Roma se inventa la idea de «María sin pecado concebida».

Misterio verdadero es la concepción del cuerpo del Hijo tal como enseña la Escritura, ése sí es el verdadero misterio.
Responder
#10
Estamos de acuerdo, Edison!!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)