Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
EL MISTERIO DE LA PIEDAD
#21
Otra reflexión interesante, con una mirada diferente.

"El alma de María tuvo "pecado en la carne", de la misma manera que cualquiera otra. Ella tenía la vieja naturaleza en sí misma. Pero la vieja naturaleza, no está situada en la sangre.
 
El problema me parece que está cuando razonamos cómo Cristo pudo ser impecable si provino de una madre que tenía la vieja naturaleza. Yo creo que en estas cuestiones tan sagradas, como la naturaleza de la bendita Persona de nuestro Señor Jesucristo, debemos deponer el análisis lógico, pues nos supera ampliamente.
 
Lucas 1:35 muestra que este hecho de Jesús sin pecado pero proveniente de una madre en pecado, fue posible merced al poder del Espíritu Santo, y ésa es la explicación de cómo esto pudo ser posible.
Años atrás, un conocido maestro evangélico en Estados Unidos, de nombre DeHann, contrajo una falsa doctrina por razonar sobre este milagroso asunto y la sangre de María.
 
La sangre habla del sacrificio dado que satisface a Dios. No es porque el pecado esté en la sangre. La sangre derramada indica la vida dada en sacrificio. La vida de la carne (el cuerpo, en este caso) está en la sangre, y ha de ser puesta sobre el altar a fin de hacer expiación por el alma (la vida). Este texto no dice ni significa que el pecado esté en la sangre. Si el pecado estuviese en la sangre, entonces una transfusión de sangre sería eficaz para transferir pecado a otra persona. Pero no. Pues el "pecado en la carne" está en el alma, no en el cuerpo físico.
 
¿Proviene Cristo del primer Adán en inocencia?
 
Decir que el último Adán viene del primer Adán en inocencia, deja afuera la Encarnación y su significado. Cristo es
 
"El segundo hombre, que es del cielo" (1 Corintios 15:47).
 
Ahora bien, esto no significa que su Humanidad vino del cielo. Pues su Humanidad vino de María. Sino que lo que lo caracterizaba a Él sobre la tierra, era el cielo. Jesús era un hombre celestial en ese sentido, aun cuando caminaba aquí en la tierra.

El Hijo de Dios no asumió humanidad inocente (esto es, el estado de humanidad de Adán en el huerto de Edén antes de la caída).
 
El Señor Jesús asumió santa humanidad ("lo santo, que nacerá"). Porque inocencia es ignorancia del bien y del mal. Pero la condición de santidad tiene el conocimiento del bien y del mal, y siempre rechaza el mal, y por eso el Señor Jesucristo siempre rechazó el mal, pues era incapaz de pecar. ¿Cómo fue posible esto en el Señor?
Lo que hizo que la humanidad de Cristo tomada de María fuese en un estado santo —el único estado propio para la unión con lo divino en la Persona única e indivisible de Cristo— es el poder del Espíritu Santo que la cubrió con Su sombra. Así de simple.

¿Cómo lo ven?
Responder
#22
El misterio de la Piedad tiene que ver con esta declaración:

Dios fue MANIFESTADO en CARNE.

El cómo.
Responder
#23
Bien, respecto a esto:

"Ahora bien, esto no significa que su Humanidad vino del cielo. Pues su Humanidad vino de María. Sino que lo que lo caracterizaba a Él sobre la tierra, era el cielo. Jesús era un hombre celestial en ese sentido, aun cuando caminaba aquí en la tierra."

Esta declaración echa por tierra esta Escritura:

Mateo 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, PORQUE LO QUE EN ELLA ES ENGENDRADO, DEL ESPÍRITU SANTO ES.

Hebreos 1:5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: 
Mi Hijo eres tú, 
Yo te he ENGENDRADO hoy,
y otra vez: 
Yo seré a él Padre, 
Y él me será a mí hijo?


Hebreos 5:5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: 
Tú eres mi Hijo, 
Yo te he ENGENDRADO hoy.


1 Juan 5:1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido ENGENDRADO por él. 

Entonces el catolicismo romano tiene razón respecto a Hebreos 5:5, porque al aportar María su Humanidad, entonces no solo el Padre se glorificó sino también María, y por esta razón se halla entronizada en los altares.

Si tenemos un Dios impotente para crear la Humanidad de su Hijo en una descendiente de Adán caído, entonces la muerte tendría poder para retenerle y el mismo diablo confinarlo en el Hades por cuanto la Escritura encerró a todos bajo pecado.

Habría que interpretar el texto de Mateo 1:20 así:

"PORQUE LO QUE EN ELLA ES ENGENDRADO, DEL ESPÍRITU  SANTO Y DE MARÍA ES.

Está interesante el debate, amados hermanos....una cosa es Roma y otra muy distinta somos los redimidos por el Señor...

La Humanidad del Señor también la contemplamos a través de su sufrimiento camino al Calvario...

Sí María aportó su ADN mitocondrial, entonces no existe ningún Misterio de la Piedad.

Seguimos.
Responder
#24
Hola Edison:

¿Entonces reducimos a María a la condición de una especie de incubadora humana que nada tuvo que ver con Jesús?   

¿Cómo llega Jesús a ser heredero del trono de David si en su ascendencia humana no tiene conexión real alguna? 

No intento contender sino entender tu postura, frente a la constante apelación a María como la madre de Jesús en las Escrituras.  (Te aclaro que no provengo de un contexto católico ni me suscribo a las herejías asociadas al mismo) 

Un abrazo   
Heriberto
Responder
#25
(05-01-2017, 08:44 PM)Heriberto escribió:
Cita:Hola Edison:

¿Entonces reducimos a María a la condición de una especie de incubadora humana que nada tuvo que ver con Jesús?   

Jajaja...pues fíjate que había considerado ese estado, tal como los empresarios avícolas mediante máquinas incuban huevos.


Cita:¿Cómo llega Jesús a ser heredero del trono de David si en su ascendencia humana no tiene conexión real alguna? 

Por parte de José como padre putativo, la Escritura lo llama "hijo de David".


Cita:No intento contender sino entender tu postura, frente a la constante apelación a María como la madre de Jesús en las Escrituras.  (Te aclaro que no provengo de un contexto católico ni me suscribo a las herejías asociadas al mismo) 

Un abrazo   
Heriberto

Bueno, en la concordancia la expresión "madre de Jesús" aparece en tres ocasiones así:

Jua_2:1 
  Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Jua_2:3  Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Hch_1:14  Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.

Dos veces en un matrimonio y una sola vez en el aposento alto luego de la Ascensión del Señor al cielo.

No existe una "constante" apelación a María como la madre de Jesús, si tienes otras citas puedes presentarlas.

Creo que hay mayor acervo de citas respecto a la Obra del Espíritu sin ninguna intervención  humana.

Los cielos no pueden contener la gloria de Dios...para que la Plenitud de la Deidad habitase en un cuerpo Humano, se requiere que los materiales de este Tabernáculo sean de una naturaleza Divina, de lo contrario...es imposible.

La genealogía habla de Jesús como hijo de Adán, y en ese contexto encontramos el linaje de David para demostrar que Jesús era descendiente del Rey David según la carne:

Lucas 3:38 hijo de Enós, hijo de Set, HIJO DE ADÁN, hijo de Dios. 

Rom_1:3  acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne,

Pero en el terreno de la Salvación se nos invita a no considerar a Cristo según la carne, leemos:

2Co 5:14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;

2Co 5:15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
2Co 5:16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.
2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Los linajes se quedan aquí en la tierra para los moradores de la tierra, como lo son Israel y las naciones conforme a los propósitos de Dios.

Nosotros somos ciudadanos celestiales, nuevas criaturas, y a Cristo lo conocemos como Dios Todopoderoso co-igual con su Padre Dios.

¿Podrá de la descendencia del primer Adán surgir algún tipo de deidad?







Responder
#26
Bueno, Edison. Entonces, según tu postura, María y Jesús ni siquiera estuvieron unidos por un cordón umbilical.
Por consiguiente no consideras que María fuera su verdadera madre.

Pero, veamos las Escrituras:  
Luc 1:41  Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María,  la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo,
Luc 1:42  y exclamó a gran voz,  y dijo:  Bendita tú entre las mujeres,  y bendito el fruto de tu vientre.
Luc 1:43  ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?

He resaltado los párrafos que especialmente conciernen a nuestro  tema. Consideremos que esto lo dijo Elizabeth luego de ser llena del Espíritu Santo, y no por su propio entusiasmo.

Ahora vayamos a esta declaración profética pronunciada por Dios mismo:
Gén 3:15  Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza,  y tú le herirás en el calcañar. 
Todos sabemos que quien hiere a la serpiente en la cabeza es el Señor Jesús y no la mujer, pero aquí hay una mención expresa respecto de que es la simiente de la mujer.

Otro pasaje para considerar:
Mat 1:18  El nacimiento de Jesucristo fue así:  Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen,  se halló que había concebido del Espíritu Santo.
Mat 1:19  José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.
Mat 1:20  Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

Creo que no se trata simplemente de una incubadora para Jesús, ni de una madrastra, sino de su madre.

Pero a propósito de tu interpretación de este pasaje, ten en cuenta que José pensó que María le podía haber sido  infiel, lo que sería infame para la mujer que estaba comprometida con él. Pero oportunamente aparece un ángel del Señor y le aclara: lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.  Entiendo que la interpretación es: Ella concibió por obra del Espíritu Santo y no por haberte sido infiel con otro hombre. El Espíritu Santo es quien milagrosamente engendró a Jesús en el vientre de María, sin que ella tuviera relaciones maritales con nadie.   

Dejemos claro que estamos de acuerdo en que Jesús milagrosamente asumió una naturaleza humana no pecadora. Tampoco abandonó su deidad al hacerse hombre como algunos erróneamente enseñan, (Hace años tratamos el tema aquí). El Señor es completamente Dios y hombre perfecto. Una sola Persona sin desdoblamiento alguno.

¿Cómo lo ves?

Sigamos con el tema, y esperemos que los otros hermanos del foro también enriquezcan el tema participando en este  sano debate.  

Saludos
Heriberto
Responder
#27
Hermano Heriberto, esto que interpretas:

Cita:"Bueno, Edison. Entonces, según tu postura, María y Jesús ni siquiera estuvieron unidos por un cordón umbilical.
Por consiguiente no consideras que María fuera su verdadera madre."





Nunca ha venido a mi mente ni a mi corazón.

Sostengo que fue concebido por el Espíritu Santo sin la intervención de María.

Ella lo amamanta y lo cría como toda madre judía...pero respecto al sustento en el vientre leemos:

 Salmos 22:10 Sobre ti fui echado desde ANTES DE NACER;
Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.


Dios sustentaba a su Hijo como lo hizo en el desierto con su pueblo, leemos:

 Nehemías 9:21 Los SUSTENTASTE cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies.

Pensar como enseña Roma...que fue María quien contribuyó biológicamente en la formación del feto, no es ningún misterio en absoluto...todas las madres de todas las edades lo hacen.
Responder
#28
Hola Edison:

Considero que el milagro más grande es que María concibió por la acción del Espíritu Santo y, por lo mismo, Jesús tuvo una naturaleza humana sin contaminación del pecado. El es Dios y no podía pecar tan solo por asumir esa humanidad.

La grandeza de la gracia de Dios se manifestó en que Él, siendo verdadero Dios, llegara a ser verdadero hombre, sin resignar su Deidad. "Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad"  (Col 2:9) 

Y toda esta maravilla tuvo lugar para que Cristo el Señor, como lo anunciaron los ángeles a los pastores, fuera el Salvador mediante su sacrificio en la cruz, habiendo sido rescatados de nuestra vana manera de viivir no con cosas corruptibles, como oro o plata,sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. (1ª Pe 1:18/19)

Hay detalles que se prestan a la especulación humana, y ni siquiera los eruditos se ponen de acuerdo en ciertas cosas, pero lo importante es que sigamos "escudriñando las Escrituras para ver si estas cosas eran así " 

Mucho más peligrosa es la indiferencia hacia las cosas de Dios, tal como podemos observar en la actualidad. El exceso de ocupación, o simplemente la preferencia por cosas más "divertidas" hace que muchos creyentes no le presten atención al estudio de las Escrituras, tanto para su edificación personal como para la del pueblo de Dios.

La premisa parece ser: "decidnos cosas halagüeñas"  (Is.30:10)  y no se animan a comprometerse realmente con la Verdad.

Gracias, Edison y hermanos, porque ustedes están comprometidos con ella, y edifican al pueblo de Dios.

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#29
Heriberto, en el artículo que nos compartiste, existe esta declaración:


Cita:La sangre habla del sacrificio dado que satisface a Dios. No es porque el pecado esté en la sangre. La sangre derramada indica la vida dada en sacrificio. La vida de la carne (el cuerpo, en este caso) está en la sangre, y ha de ser puesta sobre el altar a fin de hacer expiación por el alma (la vida). Este texto no dice ni significa que el pecado esté en la sangre. Si el pecado estuviese en la sangre, entonces una transfusión de sangre sería eficaz para transferir pecado a otra persona. Pero no. Pues el "pecado en la carne" está en el alma, no en el cuerpo físico.

Y otro hermano me puso a meditar sobre la sangre del primer Adán..., de sus huesos, de su carne.
No existe otro Creador que el mismo Dios del cielo y de la tierra.

En el contexto del segundo Adán que es del cielo, la biblia transmite mucha solemnidad a la sangre de Jesucristo para que tengamos cuidado a la hora de compararla con la sangre de la descendencia del primer Adán, contaminada por el pecado.

 Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y TUVIERE POR INMUNDA la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? 

El autor del artículo que nos compartiste afirma que el pecado no está en la sangre y que si fuese así sería transmitido por medio de las transfusiones.

Pero el está hablando físicamente y no espiritualmente.

Porque Espiritualmente la sangre ha sido escogida por Dios con una virtud purificadora, leemos:

 Levítico 17:11 Porque la vida de la carne en la sangre está, Y YO OS LA HE DADO para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona. 

 1 Juan 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo NOS LIMPIA DE TODO PECADO

Que te parece.
Responder
#30
Claro, Edison, pero el hermano no escribe de la sangre de Cristo sino de la sangre humana de un pecador, y su argumento es que la sangre no trasmite el pecado.

Por lo tanto, si el Señor Jesús se nutrió naturalmente de María en el vientre de ella, María no podía contaminar la humanidad del Señor.

No necesariamente suscribo esa teoría, pero compartí lo que el autor escribió, a fin de considerar los diversos argumentos que se plantean en este asunto.

De cualquier modo, siendo Jesús Dios, por esa sola razón fue imposible que pudiera contaminarse con cosa alguna, ni siquiera por su cercanía a los pecadores con quienes después estuvo en estrecho contacto, pese a las duras críticas de los de su propio pueblo terrenal. "Este,  si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. (Lc. 7:39)  Jesús no podía tener una naturaleza pecadora sencillamente porque es Dios, y estando en la condición de hombre nunca se separó de su Deidad y, obviamente, de su Santidad.   

Fraternalmente,
Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)