Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
EL MISTERIO DE LA PIEDAD
#11
Bueno y ya que andamos en éstas.

Si decimos que Jesús en su humanidad es hijo de María.
Si Jesús es Dios, quién se hizo hombre.
¿María no es madre de Dios?

Y esto no implica que ella sea corredentora, o tenga algunos atributos divinos como se los quieren imputar, tampoco se enojen, por favor, quiero razonarlo juntos.
Responder
#12
Hermano Willy, un misterio no es algo que no pueda saberse, sino algo que ha sido revelado en esta edad de la Iglesia

Nuestra palabra castellana «misterio» significa algo que es o bien incomprensible, o bien desconocido; pero este no es el significado de la palabra griega musterion.

En su primera acepción, es simplemente un secreto; y un secreto, cuando se revela, puede ser comprendido por cualquiera.
Los misterios del Nuevo Testamento son verdades divinas que hasta entonces habían sido «guardadas en silencio»; verdades que no se habían sido revelado en las Escrituras anteriores, y que no podían conocerse hasta que fuesen reveladas.

El "misterio de la Piedad" se haya revelado en el NT.

Pero como la mayoría de nosotros viene de un trasfondo católico romanista, entonces se nos hace fácil pensar que María aportó la parte humana del Señor.

Tal cosa no es ningún misterio en absoluto.

Más bien lo que arroja es descrédito a la labor del Espíritu Santo, por cuanto la sangre de María como descendiente de Adán caído, es igual a la sangre de cualquiera de nosotros.

En Hebreos se nos enseña que la sangre de los sacrificios de animales no pueden quitar los pecados, leemos:

Heb 10:4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

Mucho menos la sangre de un descendiente de Adán caído....

Por tal motivo uno encuentra enseguida este pasaje:

Heb 10:5 Por lo cual, entrando en el mundo dice:

Sacrificio y ofrenda no quisiste;
Mas me preparaste cuerpo.

El Espíritu Santo engendra carne, huesos, sangre, es decir, el tabernáculo de Dios hecho carne es algo absolutamente puro, tal como afirma la Escritura respecto a su Humanidad Santa:

Heb_7:26  Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

El Señor poseía un cuerpo semejante al nuestro, pero sin pecado...sin concupiscencia, tres veces santo.

Le daba hambre, sed, fatiga, pero jamás fue un hombre "pecable", de manera que cuando leemos que fue "tentado en todo, pero sin pecado" debemos entenderlo en el contexto de su Deidad, Dios no puede pecar.

Heb_2:14  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

Este fue uno de los propósitos de su encarnación...quitarle poder por medio de su Sacrificio Expiatorio no solamente al pecado, sino al Emperador de la Muerte.

Y hasta la misma Muerte, como afirma el profeta.

Un cuerpo contaminado con la descendencia de Adán caído hubiese fracasado estruendosamente, el primer acusador hubiese sido el mismo diablo.

Todos los santos del AT fueron confinados en el Hades hasta la llegada del Señor luego de su Resurrección...esa preciosa sangre sí los limpió de todo pecado y El trasladó al cielo cautiva la cautividad...y dio dones a los hombres.

Ahora el Paraíso se halla en la misma Presencia del Señor.

María cumple las profecías desde el momento mismo que el Señor abre matriz...leemos:

Sal_22:10  Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

 Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

El Señor no tuvo necesidad de partera, leemos:

Sal 22:9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

Sal_139:16  Mi embrión vieron tus ojos,
 Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
 Que fueron luego formadas,
 Sin faltar una de ellas.

Recordemos que el segundo Adán no es de la tierra, si fuera de aquí, la cédula celestial (Fil3:20) que nos ha dado no tendría ningún valor.

Edison.
Responder
#13
(03-01-2017, 08:36 PM)Edison escribió: Hermano Willy, un misterio no es algo que no pueda saberse, sino algo que ha sido revelado en esta edad de la Iglesia

Nuestra palabra castellana «misterio» significa algo que es o bien incomprensible, o bien desconocido; pero este no es el significado de la palabra griega musterion.

En su primera acepción, es simplemente un secreto; y un secreto, cuando se revela, puede ser comprendido por cualquiera.
Los misterios del Nuevo Testamento son verdades divinas que hasta entonces habían sido «guardadas en silencio»; verdades que no se habían sido revelado en las Escrituras anteriores, y que no podían conocerse hasta que fuesen reveladas.

El "misterio de la Piedad" se haya revelado en el NT.

Pero como la mayoría de nosotros viene de un trasfondo católico romanista, entonces se nos hace fácil pensar que María aportó la parte humana del Señor.

Tal cosa no es ningún misterio en absoluto.

Más bien lo que arroja es descrédito a la labor del Espíritu Santo, por cuanto la sangre de María como descendiente de Adán caído, es igual a la sangre de cualquiera de nosotros.

En Hebreos se nos enseña que la sangre de los sacrificios de animales no pueden quitar los pecados, leemos:

Heb 10:4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

Mucho menos la sangre de un descendiente de Adán caído....

Por tal motivo uno encuentra enseguida este pasaje:

Heb 10:5 Por lo cual, entrando en el mundo dice:

Sacrificio y ofrenda no quisiste;
Mas me preparaste cuerpo.

El Espíritu Santo engendra carne, huesos, sangre, es decir, el tabernáculo de Dios hecho carne es algo absolutamente puro, tal como afirma la Escritura respecto a su Humanidad Santa:

Heb_7:26  Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

El Señor poseía un cuerpo semejante al nuestro, pero sin pecado...sin concupiscencia, tres veces santo.

Le daba hambre, sed, fatiga, pero jamás fue un hombre "pecable", de manera que cuando leemos que fue "tentado en todo, pero sin pecado" debemos entenderlo en el contexto de su Deidad, Dios no puede pecar.

Heb_2:14  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

Este fue uno de los propósitos de su encarnación...quitarle poder por medio de su Sacrificio Expiatorio no solamente al pecado, sino al Emperador de la Muerte.

Y hasta la misma Muerte, como afirma el profeta.

Un cuerpo contaminado con la descendencia de Adán caído hubiese fracasado estruendosamente, el primer acusador hubiese sido el mismo diablo.

Todos los santos del AT fueron confinados en el Hades hasta la llegada del Señor luego de su Resurrección...esa preciosa sangre sí los limpió de todo pecado y El trasladó al cielo cautiva la cautividad...y dio dones a los hombres.

Ahora el Paraíso se halla en la misma Presencia del Señor.

María cumple las profecías desde el momento mismo que el Señor abre matriz...leemos:

Sal_22:10  Sobre ti fui echado desde antes de nacer;

 Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.

El Señor no tuvo necesidad de partera, leemos:

Sal 22:9 Pero tú eres el que me sacó del vientre;

El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.

Sal_139:16  Mi embrión vieron tus ojos,
 Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
 Que fueron luego formadas,
 Sin faltar una de ellas.

Recordemos que el segundo Adán no es de la tierra, si fuera de aquí, la cédula celestial (Fil3:20) que nos ha dado no tendría ningún valor.

Edison.

¡Excelente! explicacion Edison pero... ¿porque a mi?  Sorpresa (jajaja, si ya se) Es que Caminito siempre se las arregla para desviarme su culpa.
Responder
#14
Los años no pasan en vano, ya uno empieza a confundir hasta los foristas. Ya las muelas han disminuido y esto lo saben las encías.

Ruego que pases por alto está confusión.

Eclesiastés 12
1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento;
2 antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia;
3 cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas;
4 y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela; cuando se levantará a la voz del ave, y todas las hijas del canto serán abatidas;
5 cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino; y florecerá el almendro, y la langosta será una carga, y se perderá el apetito; porque el hombre va a su morada eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles;
6 antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo;
7 y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.
Responder
#15
(03-01-2017, 10:56 PM)Willy escribió: ¡Excelente! explicacion Edison pero... ¿porque a mi?  Sorpresa (jajaja, si ya se) Es que Caminito siempre se las arregla para desviarme su culpa.

Jajaja.

Me salió sin querer. Smile  

Un abrazo y gracias Edison por tu brillante explicación y recibe uno también.

Bendiciones.
Responder
#16
1 Timoteo 3:16 E indiscutiblemente, grande es el MISTERIO DE LA PIEDAD: 
Dios fue manifestado en carne, 
Justificado en el Espíritu
Visto de los ángeles, 
Predicado a los gentiles, 
Creído en el mundo, 
Recibido arriba en gloria. 

Ser justificado en el Espíritu dice tan claramente como es posible que Dios ha hecho lo correcto al haberse manifestado en carne, y así ha sido puesto el sello de la aprobación del Espíritu en esa vida de valor impecable.

Rom 1:4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de Santidad, por la resurrección de entre los muertos,

Según Romanos 1: 4, nuestro Señor vivió Su vida, en cada detalle de ella, "según el Espíritu de Santidad".

En su entrada al escenario terrenal fue concebido por el Espíritu Santo (Lucas 1:35).

Le contemplamos siendo ungido por el Espíritu Santo para su servicio público aquel día de su bautismo en las aguas del río Jordán.

Donde su propio Padre exclamó:

Mat_3:17  Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

A lo largo de su Ministerio siempre actuó por el poder del Espíritu Santo, a pesar de la calumnia de sus enemigos, el declaró en la sanación de un hombre poseído por un demonio, leemos:

Mat 12:28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

Es el Santo de Israel y Señor nuestro.

No tenía concupiscencia como la tenemos los descendientes de Adán caído.

Edison
Responder
#17
Hola hermanos:

Gracias, Edison, por tu aporte.

Encontré este comentario que me gustaría compartir para complementar este tema:  

Cristo nace sin pecado original

"Otro punto teológico importante a destacar es que la virginidad de María liberó a Jesús de haber nacido manchado por el pecado original. La maldición de Adán se transmite de generación en generación a través de la semilla del hombre, pero puesto que Cristo fue de origen divino, Él no quedó afectado por la caída. En este sentido, Jesús se convirtió en un segundo Adán, un nuevo comienzo. No obstante, algunos han preguntado: "Pero si Jesús participó de la naturaleza de María, ¿eso no le constituye pecador desde su nacimiento?" La respuesta es no. De alguna manera soberana y misteriosa, el Espíritu Santo protegió la naturaleza humana de Cristo para que no heredase la naturaleza pecaminosa de su madre según la carne. Martyn Lloyd-Jones lo explicó de la siguiente manera: "Todo lo que sabemos es que algo fue tomado, fue limpiado y quedó liberado de toda contaminación, de manera que su naturaleza humana era sin pecado y completamente libre de todos los efectos y resultados de la caída. Tal fue el efecto de la operación del Espíritu Santo sobre María". Jesús nació perfectamente sin pecado.

Cristo no era un fantasma gnóstico

El hecho de que la Palabra eterna de Dios también participara de la naturaleza humana de María es una afirmación vital para combatir herejías neo-gnósticas que niegan que Jesús fuese verdaderamente humano. El docetismo fue ferozmente condenado por el apóstol Juan como una obra del anticristo. "Todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios: y éste es el espíritu del anticristo" (1 Juan 4:2) y de nuevo: "Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Este es el engañador y el anticristo." (2 Juan 7). El nacimiento virginal es una salvaguardia doctrinal contra dichas teologías que buscan convertir a Jesús en un fantasma etéreo. Jesús asumió un cuerpo humano real y un alma racional para que los hombres y las mujeres pudiesen ser redimidos en su totalidad."


Agrego que el Islam enseña que Jesús no tuvo nada que ver con María, y que solo le fue entregado un niño ya formado traído desde el cielo para su cuidado, pero que ni siquiera necesitaba que María lo amamantara o lo alimentara.

Por su parte, la masonería sostiene que Jesucristo no debe ser visto como Dios encarnado, o como el Salvador de la humanidad, sino debe ser considerado como en nada diferente de cualquier otro gran líder espiritual o gurú. Siguiendo esta conclusión, no permite que el nombre de Jesús o Cristo sea usado en ninguna de sus oraciones o rituales.

Sin embargo, esas falsas enseñanzas del ocultismo se oponen a la verdad indiscutible de Dios, que nos declara en Su Palabra:

"Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de Él" (Col 1:21/22)

Solo para separar la paja del trigo, y evitar que la enseñanza cristiana sea confundida con la de cualquier secta.

Saludos.
Heriberto
Responder
#18
Bien, el punto es la Humanidad del Señor Jesucristo como la Obra del Espíritu Santo.-

Y es bajo esta verdad es que tenemos que observar esta declaración:

"El nacimiento virginal es una salvaguardia doctrinal contra dichas teologías que buscan convertir a Jesús en un fantasma etéreo."

Lo afirmo por cuanto Dios crea la Humanidad del primer Adán sin la intervención de la mujer.

Es imposible la resurrección del cuerpo de Jesús si María hubiese participado en su encarnación.

La mujer virgen cumple la profecía solo con dar a luz lo que fue Obra del Espíritu Santo, pero hasta ahí.

Ella lo amamanta y lo cría como toda madre judía...pero respecto al sustento en el vientre leemos:

 Salmos 22:10 Sobre ti fui echado desde ANTES DE NACER;
Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.


Dios sustentaba a su Hijo como lo hizo en el desierto con su pueblo, leemos:

 Nehemías 9:21 Los SUSTENTASTE cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies.

La naturaleza humana de Jesús tenía que ser producida semejante a la inocencia del primer Adán antes de su caída.

Una carne santa, sin contaminación, sin concupiscencia.


La unión con la naturaleza caída de María seria el justo reclamo complaciente del diablo cuando lo vio colgado en la cruz.

Pero la formación del cuerpo de su Hijo por el Espíritu Santo fue un secreto de Dios, leemos:

Ecc 11:5 Como no sabes cuál es el camino del viento, o cómo se forman los huesos en el vientre de la mujer encinta, tampoco conoces la obra de Dios que hace todas las cosas.



Psa 139:15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, 

Bien que en oculto fui formado

Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

Psa 139:16 Mi embrión vieron tus ojos,

Y en tu libro estaban escritas todas aquella cosas

Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.
 
Edison
Responder
#19
Agrego la conclusión del articulo anterior:

"En la encarnación, Dios está haciendo algo nuevo a partir de algo que ya existía. En este sentido, para ser más fiel a la Biblia –como ya destacamos antes- la encarnación es más bien análoga al nuevo nacimiento cuando Dios convierte almas depravadas en trofeos de su gracia y misericordia. Dios convierte lo viejo en nuevo. Él resucita lo que está muriendo y languideciendo. Transforma el desierto en un paraíso abundante. Las cadenas se convierten en libertad en la gloriosa economía de Dios.

Conclusión 


Yo no sé vosotros, pero yo estoy muy feliz por el nacimiento virginal. Me alegro de que Dios revele a Dios, que el Señor escoja lo vil e insignificante, que Jesús sea libre del pecado, que Jesús sea verdadero hombre y que Dios haga algo hermoso de las viejas vestiduras de Adán."

Bien, podemos estar de acuerdo o no con el autor, pero quisiera que analices su punto de vista.
Responder
#20
La encarnación del Señor era algo que se veía venir de acuerdo a la profecía.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)