Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Dilema de Heb. 11:13 y 11:39
#1

Hermanos, un gusto saludarles. Espero se encuentren bien.

He vuelto porque he estado estudiando estos textos que habia postergado desde hace un tiempo. Me he encontrado con al menos tres interpretaciones diferentes dentro del contexto evangelico pero ninguna me parece lo suficientemente convincente hasta ahora. ¿Cuál explicación darían ustedes acerca de qué es lo prometido y que no recibieron estos hombres de fe?


Heb.
11:13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. 


Heb.
11:39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 
11:40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros. 

Otra pregunta, ¿Alguien aqui ha salido de los adventistas del 7° día o conoce de cerca su doctrina ?

un abrazo!!
Responder
#2
Hola Francisco:

Encontré una definición breve, pero que lo explica todo: "Los santos del Antiguo Testamento vivieron al otro lado de la cruz, nosotros vivimos bajo la plena gloria de la cruz" Ellos murieron antes de ver cumplida la Promesa. No vivieron para ver la Venida del Mesías, el Salvador, Cristo el Señor, ni para gozar en esta vida de las bendiciones de Su Obra y Ministerio, con todo lo que implica.

Si no queda claro, ampliamos el concepto.

Respecto de tu última pregunta, no sé si alguien aquí ha "salido" de los Adventistas, pero sí sabemos de dónde salieron ellos y cuál es su doctrina, que va variando a través del tiempo en su "estética", para disfrazarla de cristiana , pero que consideramos viciada de falsedad a la luz de las Escrituras. 

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#3
(22-09-2016, 12:38 PM)Heriberto escribió: Hola Francisco:

Encontré una definición breve, pero que lo explica todo: "Los santos del Antiguo Testamento vivieron al otro lado de la cruz, nosotros vivimos bajo la plena gloria de la cruz" Ellos murieron antes de ver cumplida la Promesa. No vivieron para ver la Venida del Mesías, el Salvador, Cristo el Señor, ni para gozar en esta vida de las bendiciones de Su Obra y Ministerio, con todo lo que implica.

Si no queda claro, ampliamos el concepto.

Respecto de tu última pregunta, no sé si alguien aquí ha "salido" de los Adventistas, pero sí sabemos de dónde salieron ellos y cuál es su doctrina, que va variando a través del tiempo en su "estética", para disfrazarla de cristiana , pero que consideramos viciada de falsedad a la luz de las Escrituras. 

Un abrazo,
Heriberto

Heriberto,

Gracias por saludar, 
Comenté lo de la iglesia adventista porque estoy ayudando a alguien de ahí y han sido buenas conversaciones.

La explicación que presentas me gusta mucho y es muy similar a la que leí de William Macdonald :
Cita:11:13 Los patriarcas murieron todos en la fe. No vivieron para ver el cumplimiento de
las promesas divinas. Por ejemplo, Abraham nunca vio su numerosa descendencia. La
nación hebrea nunca ocupó toda la tierra que le había sido prometida. Los santos del AT
nunca vieron el cumplimiento de la promesa del Mesías. Pero su mirada telescópica
acercaba las promesas, tan de cerca que son presentadas como saludándolas con gozosa
anticipación.
Se dieron cuenta de que este mundo no era su hogar definitivo. Se sentían satisfechos
con ser extranjeros y peregrinos sobre la tierra, rehusando el apremio a asentarse y
acomodarse. Su deseo era pasar a través del mundo sin tomar sobre sí nada de su carácter.
Sus corazones estaban decididos en la peregrinación (Sal. 84:5, Knox).

Cita:11:39 Dios ha dado testimonio de la fe de estos héroes del Antiguo Testamento, pero
murieron antes de recibir el cumplimiento de lo prometido. No vivieron para ver la Venida
del Mesías tan largamente esperado ni para gozar de las bendiciones que iban a venir de Su
ministerio.
11:40 Dios había reservado para nosotros algo mejor. Había dispuesto que no fuesen
ellos perfeccionados aparte de nosotros. Ellos nunca gozaron de una perfecta conciencia
con respecto al pecado; y no gozarán de la plena perfección del cuerpo glorificado en el
cielo hasta que todos seamos arrebatados para encontrarnos con el Señor en el aire (1 Ts.
4:13–18). Los espíritus de los santos del AT son ya hechos perfectos en la presencia del
Señor (He. 12:23), pero sus cuerpos no se levantarán de entre los muertos hasta que el
Señor vuelva a por Su pueblo. Entonces gozarán de la perfección de la gloria de la
resurrección. Por decirlo de otra manera, los creyentes del AT no tuvieron tantos privilegios
como nosotros. ¡Pero pensemos en sus entusiasmantes triunfos y en sus tremendas pruebas!
¡Pensemos en sus hazañas y en su paciencia!
Ellos vivieron al otro lado de la cruz; nosotros vivimos bajo la plena gloria de la cruz.
Sin embargo, ¿cómo se comparan nuestras vidas con las de ellos? Éste es el contundente
reto de Hebreos 11.


Un solo detalle que podría discrepar con William Macdonald, y que es sobre la resurrección de los cuerpos de los santos del AT.
Note algo interesante:
En Mt.27 los santos del A.T. resucitaron, lo cual concordaría con el echo que en 1 Ts. 4:13–18 diga "los muertos en cristo resucitarán primero"
 Por tanto, en el arrebatamiento no serían los cuerpos de los santos del AT los que resucitan, sino los que quedam, los que han muerto despues de la resurrección de Cristo.

27:51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 
27:52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 
27:53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. 
27:54 El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios. 

Ahora, el Pr. Chuck Smith va un poco más allá. Les comparto su comentario:



Cita:Todos ellos murieron en fe, creyendo la promesa que Dios realmente, enviaría Su
salvación por medio de Su Hijo. Todos ellos creyeron que habría una provisión para sus
pecados de Dios. Dios ha prometido que esto sería así. “Todos nosotros nos descarriamos
como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de
todos nosotros.” (Isaías 53:6). Y ellos creyeron la promesa de Dios de que Él proveería
salvación, y ellos murieron creyendo la promesa de Dios. Pero aún así, en su muerte ellos
no entraron en el reino de Dios y en esa gloria eterna.

Los sacrificios que ellos hicieron
fueron todos hechos en fe mientras ellos esperaban con ansia el sacrificio que Dios un día
haría cuando enviara a Su Único Hijo. Pero los sacrificios que ellos hicieron no podían
quitar el pecado. Todo lo que ellos hicieron fue señalar al futuro cuando Dios proveería el
perfecto sacrificio por medio de Su Único Hijo. Así que, cuando ellos murieron ellos no
entraron en el reino celestial, sino que ellos tuvieron que esperar que la promesa de Dios
se cumpliera.

En el Evangelio de Lucas, el capítulo dieciséis, Jesús dice, “Había cierto hombre
rico que festejaba suntuosamente cada día, y había un hombre pobre que era llevado a
diario y puesto a su puerta, cubierto de yagas, y los peros iban y lamían sus yagas. Y él
comía las migajas que eran lanzadas desde la mesa del hombre. Y sucedió que el hombre
pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y también murió el
hombre rico. Y en el infierno él levantó sus ojos, estando en tormento. Viendo a Abraham
a lo lejos, y a Lázaro allí siendo consolado en el seno de Abraham, dijo, ‘Padre Abraham,
envía a Lázaro a mí, para que él pueda con su dedo mojado en agua y toque mi lengua;
porque estoy atormentado’. Pero Abraham dijo, ‘Hijo, ¿recuerdas que en tu tiempo de
vida tuviste cosas buenas, y Lázaro malas? Ahora él está siendo consolado mientras tú
atormentado. Y además, hay entre nosotros un abismo, así que es imposible para quienes
están aquí pasar allá, y para aquellos que están allá pasar aquí’. Él respondió, ‘Entonces,
si él no puede venir a mí, por favor envíalo de regreso para advertir a mis hermanos para
que no vengan a este horrible lugar’. Abraham dijo, ‘ellos tienen la ley y los profetas; si
no creen a la ley y los profetas, tampoco creerán si alguno regresa de la muerte’”.

Jesús enseñó que antes de Su muerte el infierno estaba dividido en dos partes;
aquellos que estaban siendo consolados por Abraham, Lázaro siendo consolado en el
seno de Abraham, Abraham el padre de aquellos que creyeron. Y aquellos que siguieron
los fieles pasos de Abraham y murieran irían a esa parte del infierno, Abraham dirá, “No
se preocupen, Dios es fiel. Él lo prometió y Él enviará a Su Hijo. Él enviará al Salvador.
Nosotros saldremos de aquí”.

Isaías, en el capítulo 61, y la profecía de la venida de Jesucristo, “El Espíritu del
Señor está sobre mí; porque me ha ungido para predicar las buenas nuevas a los
humildes; a proclamar el año aceptable del Señor, el día de la venganza de nuestro Dios”.
Pero Él dice, “He venido a abrir las prisiones para aquellos que están atados, haciendo
libre a los cautivos”. Así, se nos dice que cuando Jesús murió por nuestros pecados Él
descendió al infierno y predicó, de acuerdo a Pedro, a aquellas almas que estaban en
prisión.

Ahora, Él vino a liberar a los presos y abrir las puertas a aquellos cautivos, así
que cuando Jesús se levantó, el Evangelio de Mateo nos dice en el capítulo 27, las tumbas
de muchos santos fueron abiertas y fueron vistos caminando por las calles de Jerusalén
después de Su resurrección.

Pablo nos dice que cuando Él ascendió Él liberó a los cautivos de su cautividad.
“Porque el que ascendió es el mismo que primero descendió a las partes más bajas de la
tierra y cuando Él ascendió Él liberó a los cautivos de su cautividad”. Él cumplió esa
porción de la promesa. Él vació esa parte del infierno. Ahora, todos ellos murieron en fe
no habiendo recibido la promesa.

Ellos no murieron y entraron en el reino de Dios, sino
que ellos murieron y fueron con Abraham, siendo consolados por el hombre de fe, que
Dios realmente cumpliría Su promesa y sería fiel a Su Palabra. Y cuando Jesús vino, Él
declaró libertad al cautivo. “¡Yo lo he hecho! El pecado es quitado; el sacrificio está
completo. Nosotros escaparemos de aquí”. Y Él liberó a los cautivos de su cautiverio,
abriendo las puertas de las prisiones para aquellos que estaban atados.

Y, es por medio de Jesucristo que la puerta ha sido abierta en el cielo. Así que,
como Jesús le dijo a Marta llorando por su hermano Lázaro, “Si tú vives y creen en Mí,
nunca morirás”. Oh, usted será cambiado, sí, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos.

La muerte es una metamorfosis. Mi espíritu se mueve de la vieja tienda hacia la casa
nueva, el edificio de Dios no hecho por manos que es eterno en los cielos. Mientras vivo
en esta tienda yo gimo constantemente deseando ser libre, no que vaya a ser un espíritu
desnudo o un espíritu sin cuerpo, sino que quiero ser revestido con un cuerpo que es del
cielo. Porque yo sé que mientras viva en este cuerpo, estoy ausente del Señor; pero yo
preferiría estar ausente de este cuerpo, y estar presente con el Señor.

Pablo dice, “Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de
partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más
necesario por causa de vosotros.” (Filipenses 1:23-24).

Nuevamente, al escribir a los Corintios, él dice, “Conozco a un hombre en Cristo,
que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo
sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o
fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó
palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.” (2 Corintios 12:2-4). Tan
gloriosas eran las cosas que ellos no pueden describirlas.

“Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal
se vista de inmortalidad.” (1 Corintios 15:53). Esto es la muerte para el hijo de Dios. El
aguijón se ha ido. “¿Dónde está muerte tu aguijón? ¿Dónde sepulcro tu victoria?” (1
Corintios 15:55). Jesús ha removido el aguijón de la muerte quitando nuestro pecado. Y
de esa manera, para los hijos de Dios, está el glorioso día de coronación. Esta vestimenta
de carne la dejaré y me levantaré para recibir el premio eterno. Oh, qué gloriosa
esperanza tenemos en Cristo.

Ahora, aquellos del Antiguo Testamento, el suyo era un caso diferente. Todos
ellos murieron en fe no habiendo recibido la promesa, porque vea usted, Dios proveyó
algo mejor para nosotros. Ellos, sin nosotros no podrían llegar a ese estado completo.

Realmente, ellos sin la obra terminada de Cristo, no podrían entrar en el reino de Dios. Es
solo por medio de la obra terminada de Cristo donde la puerta fue abierta cuando Él
predicó a las almas en prisión y los liberó de su cautiverio. Pero ahora, la victoria es
nuestra. Nosotros entramos en la gloriosa promesa de Dios. Y estar ausentes de este
cuerpo es estar presentes con el Señor.

Lo que el pr. Chuck plantea, requiere analizarse, por ejemplo, los espíritus encarcelados eran sobre el tiempo de Noe especificamente, aunque habria que estudiar un poco a que se apunta allí y sobre si el seno de abraham realmente es un compartimiento del infierno.
Tambien sabemos de al menos dos personajes del antiguo tetamento que fueron arrebatados, habria que ver si se especifica a donde.

Un abrazo
Responder
#4
Hola Francisco:
 
Con más tiempo me gustaría analizar tu postura respecto de que los santos del A.T. ya resucitaron, a menos que supongas que la gran tribulación ya ocurrió, pues ellos resucitan después de la tribulación y al comenzar el Milenio. De paso, los adventistas enseñan que el Milenio no se desarrollará en la tierra sino en el cielo... Bueno, como dije, vamos a analizar estos temas y, además, creo que será de interés para que nuestros hermanos del foro también participen.

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#5
(23-09-2016, 06:20 PM)Heriberto escribió: Hola Francisco:
 
Con más tiempo me gustaría analizar tu postura respecto de que los santos del A.T. ya resucitaron, a menos que supongas que la gran tribulación ya ocurrió, pues ellos resucitan después de la tribulación y al comenzar el Milenio. De paso, los adventistas enseñan que el Milenio no se desarrollará en la tierra sino en el cielo... Bueno, como dije, vamos a analizar estos temas y, además, creo que será de interés para que nuestros hermanos del foro también participen.

Un abrazo,
Heriberto

No supongo que la gran tribulación ya ocurrió pues comparto la escatología pre trib.- pre mil.. Y tampoco leo una resurrección de santos de A.T. en el juicio a las naciones o en paralelo a ello, (y no veo problema con que ellos ya tengan sus cuerpos glorificados para entonces), por otro lado sí es clara la resurrección de los santos del A.T. cuando Cristo resucitó.

Mt
27:51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 
27:52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 
27:53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. 
27:54 El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios. 

Sobre la escatología adventista, he encontrado varias falencias notables, por ejemplo eso que mencionas del milenio.
Efectivamente para ellos el milenio ocurre en la tierra pero los santos se van al cielo, y la tierra queda como prisión de satanas.

Sin embargo la escritura dice:
Que un angel desciende del cielo a la tierra para atar a satanás y enviarlo de la tierra al abismo por mil años.

20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. 
20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 
20:3 y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.

Me recuerda mucho a los demonios diciendo:

Mat 8:29 Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?

Mat 8:31 Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos.
Responder
#6
Tímidamente y con pasos cautelosos de gato sobre el tejado...aparte de la esperanza del Mesías con todas sus bendiciones que conlleva...les recuerdo que a Abraham le fue mostrada la ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios...

Ellos ya están allá antes que nosotros.

De alguna manera ellos esperaban la inmortalidad que da Dios a través del evangelio de la Gracia de Dios...escrito está:

1Pe 1:10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,
1Pe 1:11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.
1Pe 1:12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

Edison
Responder
#7
Hola Francisco: 

Escribiste: " por otro lado sí es clara la resurrección de los santos del A.T. cuando Cristo resucitó." 

¿Entiendes que todos los santos del Antiguo Testamento ya resucitaron?  Te lo pregunto sin ningún énfasis contencioso, porque todos estamos para aprender, pero simplemente no puedo estar de acuerdo y me gustaría que nos expliques cómo llegas a esa conclusión.
La promesa dada a Daniel, según entiendo, es que resucitaría al final de la tribulación para recién recibir su heredad. ¿Cómo lo ves? 

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#8
Cita:Francisco:
"por otro lado sí es clara la resurrección de los santos del A.T. cuando Cristo resucitó."


Hermano Heriberto.

Quizás se esté refiriendo a las "primicias" de la resurrección que probablemente esté confundiendo con una resurrección general (Mt.27:50-53).
Responder
#9
Hola Edison:
Sí, por eso se lo pregunto. Y, además, ¿De qué época serían esos santos resucitados?  Difícil ¿No?

Un abrazo!
Heriberto
Responder
#10
(26-09-2016, 01:02 PM)Heriberto escribió: Hola Edison:
Sí, por eso se lo pregunto. Y, además, ¿De qué época serían esos santos resucitados?  Difícil ¿No?

Un abrazo!
Heriberto

Gracias Edison 1 Ped. muy oportuno.

Hno Heriberto no tengo una posicion clara al respecto de esos santos, pero quiero trabajar en ello.
 
Entonces tenemos:

Cita:1 Tes.
4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 
4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

En el arrebatamiento, los muertos en Cristo resucitarán y los que estén vivos también. Entiendo que estos "muertos en Cristo" se refiere a quienes murieron pero siendo ya parte de la Iglesia fundada por Cristo y a través del fundamento de los apostoles

Cita:Mat 16:18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella


Por otro lado:


Cita:Mt
27:51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 
27:52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 
27:53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. 
27:54 El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios.
 
En contexto de que aún no existían los "muertos en Cristo", estos santos los cuales eran muchos, resucitaron.
La única alternativa es que estos correspondan a santos del A.T. ¿todos o algunos? no lo se, pero no encuentro motivo para que no sean todos los santos del A.T. como tampoco encuentro motivo para que los que aparecieron a muchos sean todos los que resucitaron. 


Luego volviendo a Dn.12


Cita:Dn.
12:1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. 
12:2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.




Evidentemente notamos una resurrección de juicio al final de la Tribulación. Sin prejuicios y hasta aquí puedo pensar que se refiere a muertos salvos de la G.T. y muertos no salvos en general (A.T., N.T., y durante la G.T.) 

Entre paréntesis, me surge la duda y quisiera sus comentarios ¿por qué se le llamara resurrección de muertos pues no se habla de que ellos adquieran cuerpos glorificados?

Finalmente 


Cita:1Cor.
15:22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 
15:23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 
15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

Se nos menciona un orden y asi lo interpreto:


1) Cristo resucita
2) Las primicias resucitan (Las primicias quiere decir los primeros en resucitar, refriéndose a los santos del A.T. en Mt.27)
3) Los que son de Cristo (Engloba a los muertos en cristo que resucitan en 1 Tes. 4. y los salvos de la G.T.)

Luego el fin.

Atento a comentarios!



Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)