Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Buscando la verdad bíblica con buena actitud
#31
Hola Edison:
Estoy de acuerdo, y así lo escribí antes, en la conveniencia de celebrar la Cena del Señor cada primer día de la semana, tal como lo hizo la iglesia del Señor en sus comienzos. 
Pero sé de iglesias que reconocen como válido el modo judío de dividir el día, y consideran que el primer día de la semana comienza el sábado a las seis de la tarde (creo que tú también lo mencionaste) y, por lo tanto, celebran la Cena del Señor esa misma noche, (aún sábado para el común de los mortales). Francamente me parece un punto de vista curioso, pero, en realidad,  no tiene nada de cuestionable.

Ahora, poner el énfasis donde la Escritura no lo pone, nos coloca en riesgo de caer en peligrosos legalismos, pues cada iglesia local es responsable de guardar el orden establecido, como así también de actuar con libertad, en dependencia del Señor, en aquellas cosas que no están claramente establecidas.

Por ejemplo, según entendí, tú has considerado un lugar físico como un lugar santo en el que se debe adorar. Y me parece que se trata de la misma inquietud de la mujer samaritana: "Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. (Jua 4:20)
La respuesta del Señor fue muy clara: "Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.
Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.
Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. (Jua 4:21/24)

Esa es la clave, se trata del estado del corazón, y del templo del Espíritu Santo, no de un "templo" o lugar físico exclusivo.
La iglesia, de piedras vivas, no de ladrillos o del material que sea, puede reunirse como tal en cualquier lugar, invocando el Nombre del Señor Jesucristo, sea en el "templo" ( no hay hoy un edificio material que pueda llamarse así), sala, local,  o aún en las casas, según sea necesario. No me refiero a celebrar Cenas "exclusivas", sino a la iglesia en pleno, reunida dignamente como tal, para una actividad  espiritual fuera de su sede habitual. 

Mira, cada lugar tiene características particulares (clima, topografía y distancias), y evidentemente no se pueden fijar cláusulas que el Señor mismo no estableció, no porque se le haya olvidado, sino porque conocía todas las circunstancias particulares, que evidentemente desconocemos nosotros, incluyendo la seguridad de Sus hijos.

Sabes que no tengo la intención de contender, pero intento que tengamos una mirada más amplia y reconozcamos que en virtud de lo anterior, sólo cada iglesia local puede tomar las decisiones que le atañen, obviamente en dependencia de Su Cabeza. 

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#32
Para Heriberto:
Smile

Cita:Sabes que no tengo la intención de contender, pero intento que tengamos una mirada más amplia y reconozcamos que en virtud de lo anterior, sólo cada iglesia local puede tomar las decisiones que le atañen, obviamente en dependencia de Su Cabeza.  

El que se disponga a "contender" contigo...pierde...porque la mansedumbre que te caracteriza es demoledora.

Pero permiteme liarme a "espadazos" con nuestro querido Hermano "Caminito"....a ver que sale de este otro combate.

Porque parece que en el anterior no salí bien librado... Smile Smile
Responder
#33
Para Caminito:

La expresión usada fue la resaltada en color rojo:

1Co_11:18 Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.

No el contexto porque el tema que planteas de los hermanos enfermos en etapa terminal implica una reunión "como iglesia" para que la Cena del Señor adquiera validez y esto exige la asistencia de la "oficialidad" que a la hora de la verdad es una separación entre los laicos y el clero.

Jamas el Señor enseñó este tipo de perversión, leemos:

 Mateo 23:8 Pero VOSOTROS no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y TODOS VOSOTROS SOIS HERMANOS

Porque si ustedes se reúnen así de unidos delante del Señor como nuestro Maestro, entonces vuestras asambleas son más bíblicas que las nuestras!!

Ahora, respecto a lo que usted califica como "calumnia" de parte de este servidor cuando señala:

“¿Qué sucede con el hermano obrero que en razón de su jornada laboral y el turno que le toca, debe trabajar el domingo para poder sostener a su familia? Pero hay viernes de oración y a la hora que se hace puede hacerlo. ¿Está mal porque no es fin de semana? O de la hermana enferma que no puede asistir a la santa cena y es el deseo ferviente de su corazón participar y los ancianos, no pueden verla sino el lunes y con ella celebran la santa cena en su casa ¿Es pecado, siendo que no es domingo, ni está en pleno la congregación?

Ojo a esto que escribió:

"O de la hermana enferma que no puede asistir a la santa cena y es el deseo ferviente de su corazón participar y los ancianos, no pueden verla sino el lunes y con ella celebran la santa cena en su casa ¿Es pecado, siendo que no es domingo, ni está en pleno la congregación?

¿Está o no está señalando una Cena del Señor en la casa de la enferma?

Si la respuesta es...sí...entonces porque me trata de calumniador cuando digo:

"A este respecto “Caminito” está indicando que al hermano o hermana que no pueda asistir por dichos motivos…hay que llevarle la Cena del Señor a su propia morada."


Ahora, respecto a los Candeleros...uno ve al Señor en medio de ellos impartiendo instrucciones, solucionando problemas y haciendo juicio...no se trata del Antiguo Testamento...se trata de una realidad actual...es una provisión de Dios...y los lugares a los que son enviadas estas cartas son los lugares donde inicialmente se plantó una asamblea....y en su condición de Candelero impartió luz a sus alrededores...y con el correr de los años hubo otras congregaciones alrededor...este es el orden que uno ve a través de las Escrituras....

Por eso dije que el oficio del Candelero es otro muy distinto al que encontramos en MATEO 18:20....donde dos o tres hermanos pueden reunirse con entera libertad en el nombre del Señor sin las implicaciones propias del establecimiento de un Candelero.

Y añadí:


"Las circunstancias individuales…no deben afectar el orden de Dios.
 
Dios ha escogido un lugar para establecer su Candelero en cada ciudad…tengamos un poco de respeto por esta habitación que sido establecida para llevar nuestros sacrificios espirituales y nuestras ofrendas voluntarias.
 
No comparte la práctica de llevarle la Cena del Señor al primero que se enferme o no pueda asistir por motivos de trabajo…
 
El traslado de la solemnidad de los memoriales del lugar acostumbrado de adoración y culto…me recuerda el traslado del Arca sin la aprobación divina.

Edison"

¿He pecado por exponer la necesidad de que la asamblea traslade a la hermana enferma a la asamblea para que participe de los símbolos?

Estamos en las mismas condiciones del cura que es llamado para que aplique los santos olios a un moribundo...a su casa.

O por el contrario...hay misericordia cuando la asamblea en pleno se reúne en casa de un hermano para cumplir su anhelo de participar de los símbolos por la imposibilidad de asistir al lugar de reunión formal.

¿Qué dice la Escritura?

¿O que dicen los hombres?
Responder
#34
La Mesa del Señor

“No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.
¿O provocaremos a celos al Señor?  ¿Somos más fuertes que Él?
Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.”
(1ª Corintios 10:21-24)

La Mesa del Señor, en contraste con la mesa de los demonios...establece nuestra responsabilidad diaria delante del Señor para colocar en ella lo que es de Dios entre tanto llega el momento de celebrar la Cena del Señor.

En la mesa de los demonios contemplamos:

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”. 1ª Juan 2:16:

 “¡Oh almas adúlteras!  ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios?” (Santiago 4:4) 

Si hacemos de la celebración de la Cena del Señor un "rito" que pueda celebrarse cada mes o cada seis meses o cada año...que porque la fuerza de "cada primer día de la semana" no está escrita sino:

Hch 20:7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, 

¿No es esto una excusa para mezclar en la mesa las cosas santas que por naturaleza pertenecen a  la mesa del Señor con las cosas impuras de la otra mesa?

¿O provocaremos a celos al Señor?  ¿Somos más fuertes que Él?

La Cena del Señor involucra el discernimiento del Cuerpo de Cristo...y es algo sumamente solemne...

¿Que hemos puesto durante la semana en la Mesa del Señor?

1Co 11:27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.
1Co_11:28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

Restarle importancia a la expresión "El primer día de la semana" como un lugar cercano entre la Mesa y la Cena...para espaciar esa cercanía y alargarla cada mes o cada seis meses o cada año...


¿No es acaso considerar con horrible liviandad la vida pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo?

¿O es que nos consideramos muy autosuficientes?

Recordemos el compromiso presuntuoso de Israel cuando reto al Señor diciendo:


Ex.19:9..."Todo lo que Jehová ha dicho, haremos"...

Y qué les tuvo que decir el Señor en su propia cara:

Jua_7:19 ¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la ley? ¿Por qué procuráis matarme?

Es mucho más seguro tener la Cena del Señor a la vista...siempre presente...a escasos días...que relegar su valor a un plano secundario...haciendo de ella un adorno cristiano que puede celebrarse cada mes, o cada seis meses, o cada año....y en última instancia no hacerlo...pues como no está escrita con precisión la fecha de su celebración...


Estamos como los contenciosos:

"Hagamos males para que vengan bienes"

Edison
Responder
#35
Hola Edison:

Otra vez, coincido contigo. Es una buena práctica celebrar semanalmente la Cena del Señor. Sin duda que es  la reunión "como iglesia" por excelencia, y disiento de los que suponen que hacerlo con esa frecuencia nos lleva a hacerlo por rutina.
No tiene caso discutirlo, pues es un asunto del corazón, y quien lo haga por rutina, qué más da que sea semanal mensual o como fuese. El tal ha perdido el sentido y el propósito de esa celebración,     

Sin embargo, vino a mi memoria este pasaje: "No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso..."  (Ecl 7:16)  Tomémoslo de modo ilustrativo. Cuando las Escrituras no son específicas o contundentes en ciertos aspectos, no podemos serlo nosotros. En una oportunidad recibimos la visita de un hermano de ascendencia judía, radicado en Europa. Era un cristiano comprometido con la evangelización en la vía pública. Tenía el deseo de participar en la Cena del Señor, pero, al momento de hacerlo, nos preguntó si el pan era sin levadura. Bueno, simplemente le respondí que era pan normal, por lo que decidió no participar.

Más tarde, pude conversar amigablemente con él, y, claro, su argumento era que la primera Cena, cuando el Señor la instituyó, fue celebrada con pan sin levadura. Este aspecto no está contemplado como requisito en ninguna enseñanza bíblica, por lo que no podemos ser dogmáticos al respecto. Si a él se lo habían enseñado así, estuvo bien. Nosotros no lo entendemos igual, y se lo expliqué a la luz de las Escrituras, pero no era motivo como para descalificarlo, (igual a la inversa)  y, de haberlo hecho, eso hubiera significado actuar "con exceso". 
Ser "demasiado" justos en asuntos discutibles no nos ayuda mucho, aunque estemos convencidos de que nuestras propias conclusiones son sabias y justas.  

Aclaro que no me refiero a asuntos doctrinales "no negociables", sino a nuestras prácticas o "costumbres" en las que puede haber variantes que no son sustanciales ni ponen en peligro nuestra unidad espiritual con todos los santos.

Un abrazo,

Heriberto
Responder
#36
Gracias Querido Hermano Heriberto por tus palabras, respecto a esta experiencia:


Cita:Sin embargo, vino a mi memoria este pasaje: "No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso..."  (Ecl 7:16)  Tomémoslo de modo ilustrativo. Cuando las Escrituras no son específicas o contundentes en ciertos aspectos, no podemos serlo nosotros. En una oportunidad recibimos la visita de un hermano de ascendencia judía, radicado en Europa. Era un cristiano comprometido con la evangelización en la vía pública. Tenía el deseo de participar en la Cena del Señor, pero, al momento de hacerlo, nos preguntó si el pan era sin levadura. Bueno, simplemente le respondí que era pan normal, por lo que decidió no participar.


A mí memoria llegó este pasaje:

Lev 23:15 Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán.
Lev 23:16 Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo* contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová.
Lev 23:17 De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová.

Si como habla el contexto se refiere a la segunda fiesta después de la Pascua (v.4-5), es decir, la fiesta de Pentecostés...entonces tenemos  el surgimiento de la Iglesia de Cristo con el descenso del Espíritu Santo a morar en nosotros...

Esto explica los panes con levadura.

No obstante haber sido perdonados por el Sacrificio del Señor y purificados con la sangre de Cristo representada en la Copa con su contenido de vino, la Obra del Espíritu Santo NO nos quita la naturaleza pecaminosa que en nosotros habita. 

De hay que  el pan en la Cena del Señor lleve levadura...dándonos a comprender que todos nuestros pecados fueron puestos en el Santo cuerpo del Señor...representado en el Pan que yace sobre la mesa. 

Ojalá que también estemos de acuerdo en estas Escrituras.

Un abrazo desde Venezuela.

Edison
Responder
#37
Gracias, Edison. Muy buen aporte.  Lo incorporo a mi bagaje bíblico...

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#38
Sólo me remitiré a hacer dos preguntas, Edison.

1.- Porque para la iglesia del Señor del siglo primero, por su contexto histórico y cultural, tenían que celebrar la santa cena el día primero de la semana. ¿No debe ser más que ese día en que la iglesia del Señor actual y fuera de ese contexto, deba seguir haciéndolo?

2.- Un misionero va con su esposa e hijos a una población fuera del lugar de la congregación y se reúne con dos familias en casa de una hermana y juntos celebran la santa cena. Juan 4:23 dice que los adoradores que busca el Señor deben hacerlo en Espíritu y verdad y la santa cena es en memorial del Señor, para recordar su sacrificio completo en un acto de adoración. Obviamente no hay solemnidad, porque no está el órgano o las pistas con himnos relacionados al tema, en esa población en donde va, son campesinos y no acostumbran el traje porque no les alcanzan sus recursos y le es inpráctico, tal vez se cuenta con una guitarra que apuradamente el hermano toca con cantos cristo-céntricos que acogen el alma por la profundidad de su letra y con mucho entusiasmo y de todo corazón juntos le cantan al Señor y uno de los varones, toma su raída y gastada biblia, cuya pasta se ha perdido y las hojas se desprenden por el uso y lo vieja.

Y toma de un versículo la frase "Consumado es", en relación a las últimas palabras del Señor antes de morir y explica "que ya no hay nada más que agregar", ora, parte el bolillo (pan) semiduro de ayer que apartaron para la ocasión y después otro hermano se para habla de la sangre preciosa del Señor derramada en la cruz el Calvario y toma un vaso de plástico que tiene un jugo de uva artificial que se compra por 0.10 USD, envasado en un recipiente blanco opaco de plástico que le venden a los niños en la tienda del pueblo.

¿Éste culto, en éste lugar, apartado de la congregación, en donde no hay ancianos, pastores o diáconos, está indebidamente hecho?
Responder
#39
(24-11-2015, 01:40 PM)Caminito escribió: Sólo me remitiré a hacer dos preguntas, Edison.

1.- Porque para la iglesia del Señor del siglo primero, por su contexto histórico y cultural, tenían que celebrar la santa cena el día primero de la semana. ¿No debe ser más que ese día en que la iglesia del Señor actual y fuera de ese contexto, deba seguir haciéndolo?
Fíjate en lo que señalas:

Cita:"Porque para la iglesia del Señor del siglo primero, por su contexto histórico y cultural"

Este punto es sumamente importante para nosotros...por cuanto la transición del Judaísmo al Cristianismo no fue algo que sucedió de la noche a la mañana...pues 20 años después del Señor haber evangelizado a Saulo de Tarso, lo contemplamos descendiendo a Jerusalén en su último viaje misionero y mira lo que encontró allí:

Act_21:20 Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley.

¿Acaso la Iglesia de Cristo se rige por la ley?

Pero este es un ejemplo claro para que entendamos que la Doctrina de la Iglesia fue revelada por Cristo, estando ya glorificado en el cielo, a sus apóstoles y profetas del Nuevo Testamento como lo declara Efesios 2:20.

De igual manera, la Doctrina sobre la Cena del Señor la encontramos en el capítulo 11 de 1 de Corintios...leemos:

1Co 11:23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

¿Cuándo recibió esta revelación?

Evidentemente...No cuando era Saulo de Tarso.

Previamente el Señor le reveló la expresión:

1Co 11:17 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.

1Co 11:18 Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.

"CUANDO OS REUNÍS COMO IGLESIA"

Y dentro de este marco da las directrices para solucionar los problemas existentes en la Cena del Señor por falta de discernimiento espiritual.

Cita:2.- Un misionero va con su esposa e hijos a una población fuera del lugar de la congregación y se reúne con dos familias en casa de una hermana y juntos celebran la santa cena. Juan 4:23 dice que los adoradores que busca el Señor deben hacerlo en Espíritu y verdad y la santa cena es en memorial del Señor, para recordar su sacrificio completo en un acto de adoración. Obviamente no hay solemnidad, porque no está el órgano o las pistas con himnos relacionados al tema, en esa población en donde va, son campesinos y no acostumbran el traje porque no les alcanzan sus recursos y le es inpráctico, tal vez se cuenta con una guitarra que apuradamente el hermano toca con cantos cristo-céntricos que acogen el alma por la profundidad de su letra y con mucho entusiasmo y de todo corazón juntos le cantan al Señor y uno de los varones, toma su raída y gastada biblia, cuya pasta se ha perdido y las hojas se desprenden por el uso y lo vieja.

Y toma de un versículo la frase "Consumado es", en relación a las últimas palabras del Señor antes de morir y explica "que ya no hay nada más que agregar", ora, parte el bolillo (pan) semiduro de ayer que apartaron para la ocasión y después otro hermano se para habla de la sangre preciosa del Señor derramada en la cruz el Calvario y toma un vaso de plástico que tiene un jugo de uva artificial que se compra por 0.10 USD, envasado en un recipiente blanco opaco de plástico que le venden a los niños en la tienda del pueblo.

¿Éste culto, en éste lugar, apartado de la congregación, en donde no hay ancianos, pastores o diáconos, está indebidamente hecho?

Un misionero de Cristo debe estar claro en la Doctrina de la Iglesia antes de salir a la Obra.

En el A.T. a Moisés se le advirtió claramente:


Exo_25:40 Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte.


Ni una sola estaca fue dejada a la imaginación del hombre.

Igualmente ocurre con el modelo de la Iglesia de Cristo...su el Modelo Doctrinal no se encuentra completo sin la intervención de la revelación dada desde el cielo a sus apóstoles y profetas del NT.

De lo contrario, terminaremos llevando la Cena del Señor a la casa de los hermanos...y haciéndola con galletitas y bebidas gaseosas.

Edison
Responder
#40
Está bien Edison:

Evadiste las preguntas y te fuiste por la tangente en las explicaciones de mi introducción a mis preguntas y tocas puntos que no están a discusión.

La celebración de la santa cena del Señor, en los términos y condiciones que están expresados en la santa palabra de Dios, no delimita el domingo como mandamiento en que se deba de hacer. La iglesia de Jerusalén en el contexto cultural de la zona y para quienes en su inicio debieron ser evangelizados, exigía fuese un día diferente del sabath, en el que la ley de Dios exigía se celebrase los sacrificios de animales que no podían quitar el pecado, sino por así decirlo, sólo lo cubrían; debido a que la conmemoración del sacrificio de la cruz, expresados en el pan y la copa, establecía el nuevo pacto con Israel y el sacrificio perfecto de remisión que sí quita el pecado implica una diferencia abismal entre un rito y otro; por éstos y otras necesidades incluso de seguridad, por las persecuciones, la iglesia del Señor ahí, tenía que hacerlo otro día, en otro horario, en otra forma y otro lugar. Hay iglesias que están ubicadas en casas o ahí comensaron

El principio de la ley es el de dedicar al menos un día de la semana a Dios para ofrendarle y darle culto en comunión con otros creyentes y no lo quebranta si el séptimo día laboral es el lunes o cualquier otro día de la semana. Por cuestiones de orden, debe acordarse un día en específico y en el que convenientemente, puedan asistir la mayoría de los miembros.

Cada asamblea, deberá revisar los días y horarios más convenientes.

La celebración de la santa cena, con un número reducido de hermanos, en un lugar lejos de la congregación de origen, guardando el orden establecido en la epístola a los corintios, no implica que acabe con galletitas y cosas similares; como el que lo hace con la "solemnidad" de parámetros humanos, implica que no haya mezquindades o divisiones o resentimientos en el corazón de los integrantes.

¿Te imaginas como comenzó una iglesia local? ¿Cuándo debe ser llamada iglesia la iglesia? ¿Cuántos hijos de Dios nacidos de nuevo son dignos de celebrar la santa cena?

A Dios le interesa los motivos y las formas en que desde el interior del corazón se hacen las cosas, lo que deriva en las formas externas, porque fue precisamente contra los religiosos de la ley que le dieron más forma externa que interna a los rituales que la ley mosaica les demandaba, pero en su interior estaban alejados de Dios, pues con sus labios lo honraban, pero su corazón estaba lejos de El.

¿Qué te garantiza que estando con toda la pompa y solemnidad externa se haga de corazón delante de Dios?

Tampoco el hacerlo sin las tradicionales formas, así lo garantiza.
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  ¿Es Bíblica la maldición generacional? pstrfelixmunoz 5 3,114 01-01-2014, 11:39 PM
Último mensaje: eduardo chang

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)