Calificación:
  • 1 voto(s) - 4 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¿Se puede perder la salvación?
#1
PREGUNTA:
¿Cómo se explica lo que el Señor Jesús dice en S,Mateo 10:33 “Y a cualquiera que me niegue, delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”? ¿Se puede perder la salvación?

RESPUESTA:
Como principio general, consideremos que la “negación” no se refiere a una acción aislada, como fue el caso de Pedro, luego perdonado y restaurado, sino más bien a un estado de negación del Señor. Es decir, tiene que ver con alguien que vive negando permanentemente al Señor hasta el fin, y definitivamente rechaza Su gracia. Por lo tanto, podemos entender que alguien así nunca fue salvo.

Sin embargo, para interpretar debidamente un pasaje siempre debemos examinar el contexto, y no podemos dejar de hacerlo en el caso particular de esta expresión del Señor

En el capítulo 10 de Mateo encontramos las instrucciones del Señor a sus discípulos cuando los mandó a predicar a las ovejas perdidas de Israel: “Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel, y yendo, predicad diciendo: El Reino de los cielos se ha acercado...” Todo lo que viene a continuación en el pasaje tiene que ver con esas ovejas perdidas de la casa de Israel. Las señales para ellos, la actitud de ellos, y los resultados que los enviados podían esperar entre ellos.
Se trataba de predicarles básicamente que Cristo era el Rey de Israel, y que si la nación se arrepentía y le reconocía, Él reinaría sobre ellos.
Hasta ahí los discípulos desconocían el misterio de la iglesia, y nada en el pasaje se relaciona directamente con la iglesia, más allá de las analogías que solemos extrapolar.
Como los israelitas finalmente rechazaron al Rey, Dios les suspendió temporalmente ciertos privilegios, aunque no les quitó su identidad.
Recién entonces nace efectivamente la iglesia, bajo condiciones totalmente distintas. “Vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios, que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero que ahora habéis alcanzado misericordia” (1ª P.2:10)
La iglesia como tal permanecerá hasta que el Señor la levante de este mundo para llevarla a su presencia. ¿Y qué ocurrirá con Israel? Luego del paréntesis del tiempo de la Iglesia, se renovará la oportunidad para ellos, exactamente en el punto donde habían quedado antes. Su itinerario es el mismo, pero, por decirlo así, se quedaron dando vueltas como cuando estuvieron en el desierto, hasta que puedan retomar su rumbo al Reino, su tierra prometida.
No podemos ignorar esto al interpretar Mateo 10. Es verdad que hubo circunstancias respecto de los israelitas que se cumplieron efectivamente en el tiempo de los discípulos, pero otras sucederán en lo futuro, cuando el reloj de Dios vuelva a marcar el tiempo de la oportunidad para ellos.
Queda claro, entonces, que todo el contexto del pasaje en cuestión se refiere a las condiciones de Israel cuando el Señor les ofreció el reino, y cuando se les reiterará el ofrecimiento una vez que la iglesia ya no esté sobre la tierra. Evidentemente, quien allí niegue al Señor no sólo sufrirá la exclusión al reino, sino que será eternamente condenado.
Por lo tanto, no puede usarse el texto de Mateo 10:33 para sustentar la teoría de la “pérdida” de salvación de los creyentes de la iglesia, y quienes lo hacen tuercen las Escrituras, precisamente por ignorar el contexto.

Otro tanto ocurre con Mateo 24:13 “Mas el que persevere hasta el fin, será salvo”, cuyo contexto es el tiempo de la Tribulación, y de ningún modo puede aplicarse como condición a los creyentes de la Iglesia.

Pese a ello, debemos considerar que la seguridad de la salvación del creyente no es una licencia para pecar, como pudiera suponerse, pues la práctica del pecado es incompatible con la nueva naturaleza recibida de Dios.

"¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera." (Ro.6:15)

“Porque los que son de la carne, piensan en las cosas de la carne, pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.”, (Ro.8:8)

“Todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él, y no puede pecar porque es nacido de Dios” (1ª Jn.3:9)

Por lo tanto, tenemos razones para dudar de la fe de aquel que se basa en la seguridad de la salvación para justificar la práctica del pecado en su vida, pero no es menos cierto que la "amenaza de la pérdida de salvación" no puede ser usada para mantener la fidelidad de un creyente.
Responder
#2
Question 

desde mi humilde punto de vista creo que el tema es muy complejo y podriamos hacer 100 pag. debatiendo sobre la salvacion.
yo creo que si puede perderse la salvacion. !!! Creo que estar dentro de la iglesia "no asegura la salvacion". Lograr nuestra salvacion depende de otros elementos mucho mas importantes q2ue pertenecer a tal o cual iglesia.
concretamente en el cap 14 de juan, el señor nos dice claramente " yo soy el camino, la verdad y la vida " y tambien nos dice "si alguien me ama, guardara mis palabras, y mi padre lo amara".
En el cap 15 nos dice: "que se amen los unos a los otros como yo los he amado".
Entonces para terminar, con estos 2 simples ejemplos, si no seguimos el camino que que [font=Arial]El nos marco, podemos estar completamente seguros de que habremos perdido nuestra salvacion.
[size=medium][color=#0000FF]
Responder
#3
Hola Mariano: Bueno, el caso es que cuando nos referimos a "perder la salvación" podemos hacerlo desde distintos puntos de vista. Uno es el caso de alguien que habiendo recibido el conocimiento del Evangelio, aunque sea simpatizante y frecuente las reuniones de la iglesia no lo cree de corazón y muere en sus pecados. Ahí podríamos afirmar que "perdió la salvación" porque no creyó en el Señor Jesucristo, aunque tuvo oportunidad de ser salvo.
Ahora bien, otra cosa distinta es que un creyente, es decir, alguien que creyó verdaderamente en el Señor Jesucristo para salvación, y fue regenerado por la acción del Espíritu Santo, pueda perder la salvación.
El creyente genuino no pierde la salvación sencillamente porque la salvación le pertenece a Dios y Él se encarga de cuidar a sus hijos. ¡Qué Dios chiquitito tendríamos si fueramos capaces de soltarnos de Su mano! ¿No te parece?
Resumiendo, el que se pierde, se pierde porque nunca fue salvo, el que se salva, se salva porque nació de nuevo y es un hijo de Dios, que por lo tanto jamás perderá la salvación.
Responder
#4
Tongue Aunque tarde, pero me gustaría, si es posible, respaldar lo expuesto por Heriberto.

Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.
29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.
30 Yo y el Padre uno somos.
Habló el Señor Jesucristo.

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.
10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.


Las buenas obras es el fruto del buen árbol regenerado por el Espíritu Santo en el hombre que a creído en Jesucristo como su Señor (De ahí que pude obedecerlo) y Salvador no ya para salvación, sino porque es salvo.

Salu2.
Responder
#5
mariano22 escribió:[font=Arial][size=medium][color=#0000FF]
desde mi humilde punto de vista creo que el tema es muy complejo y podriamos hacer 100 pag. debatiendo sobre la salvacion.

Como se notará ya se han superado las mil visitas, lo que da una pauta del interes de este tema. Y eso no puede sorprendernos ¿qué otra cosa nos puede interesar más?

Por otro lado hasta el momento las participaciones con aportes ha sido extremadamente pobre. Es que a mi entender esta discución no lleva a nada, la experiencia dice que no se va a llegar a una resolución del tema.

¿Será que la Palabra de Dios en la cual hallamos respuesta a todas nuestras inquietudes no tiene respuesta a nuestra salvación? Yo prefiero pensar que quienes fallan son los hombres que se rehusan a recibir la respuesta que necesariamente debe estar clara en la Biblia.

Por eso insisto una vez más en que se jerarquice este tema, que se lo eleve de categoría de tema a foro. Mi propuesta está en el tema sugerencias. Los exhorto a los administradores a volver a evaluar esa propuesta.
Responder
#6
Don Oscar:

Buenas noches en México.

En su último aporte no menciona su postura. ¿Usted que cree? ¿Se pierde o no se pierde la salvación?

Salu2.
Responder
#7
Estoy de acuerdo con Heriberto,si una persona se arrepiente de sus pecado y cree que Jesucristo es Él Señor y luego se aparta dejando atras esa verdad y vuelve a su vida pecaminosa que llevaba y muere sin arrepentirse, si pierde su salvación.Si pecamos,debemos recordar que tenemos un abogado que luchará por nosotros ante Él Juèz sièmpre y cuando vengamos humillados y arrepentidos.
Responder
#8
¿Cómo se puede perder algo que nunca se tuvo?

1Jn 2:18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.
1Jn 2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.
1Jn 2:20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.


Como bien decían, la iglesia no salva. El permanacer en el Señor es la garantía que tenemos y gracias a Dios que es así, porque si fuese por nosotros, qué pobre resistencia habría.

Nadie puede perder lo que no tiene y la muestra es la pemanancia en la doctrina y en la vida de santidad de acuerdo a los parámetros de Dios (Mateo 5 al 7).

Dios les bendiga.
Responder
#9
David, el Rey tras haber cometido adulterio y planear el homicidio de Urías es presa de la culpa por su horrendo pecado y en el Salmo 51 afirma:


12 "Devuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente."

¿No es acaso prueba que no perdió la salvación, sino tan sólo el gozo de ella?

Roberto Espinoza
Responder
#10
Amén.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)