Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¿Es la gracia irresistible?
#1
Dios les bendiga compañeros foristas.

Les comparto una liga que habla de este tema tan viejo y tan actual a la vez y que ha ocasionado muchas de las diferencias más radicales entre calvinistas y arminianos.

Los calvinistas, dicen que la muerte del Señor Jesucristo, fue para redimir exclusivamente a los escogidos, los cuales fueron salvados por decisión de Dios, el cual ejecuta toda la obra salvadora por medio de Dios Padre quién la manda, el Hijo quién la ejecuta y el Espíritu Santo que la aplica a quién soberanamente ha escogido y su influencia es irresistible; Por el lado arminianos, dicen que el Señor murió por todos los hombres y que el hombre está en libertad de escoger soberanamente, si aceptar la salvación o rechazarla; en este corriente, hay quienes piensan que la salvación se pierde y otros que no.

¿Ustedes que piensan? "¡Corre Vídeo!"


https://www.youtube.com/watch?v=TYcqNcF-...FL4auKRSoh
Responder
#2
Caminito:
Interesante el tema, vi el primer video y dada que la controversia tiene más de 400 años y no se ha logrado una conciliación al caso, en 3 mensajes no lo vamos a aclarar, pero si me gustaría dejarte algunos highlights del famoso TULIP (Calvinismo).
1.- Se apela a la depravación total y se ejemplifica con unos videos convincentes, incluso la argumentación biblica es convincente, pero me viene a la mente este verso, leemos:
Jua 11:25 Dícele Jesús: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
Es decir, el mismo señor Jesús menciona que de alguna manera, dada la conjugación del verbo creer (presente continuo) el que esta muerto (en presente) creerá en él, pero el video lo muestra que no tiene opción de elegir lo bueno por que esta muerto. La traducción más lógica apara apoyar al Calvanismo sería El que cree en mí, aunque muera (fiscamente), vivirá (eternamente).
Pero como la escritura señala que no se tomen algo válido si no hay 2 testigos entonces aquí esta otro:
Deu 4:29 Mas si desde allí buscares á Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.
Deu 4:30 Cuando estuviereis en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres á Jehová tu Dios, y oyeres su voz;
Como veras dado que un muerto no tiene la capacidad de elegir, mucho menos de clamar en su grado de depravación total entonces pues esta promesa no aplicaría.
Por ende la gran comisión cf Mat 28 y la pregonación del evangelio de las buenas nuevas no sería lo más óptimo.
Uno más:
Jua 5:24 En verdad, en verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.
Jua 5:25 En verdad, en verdad os digo que viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que oigan vivirán.

¿No que los muertos no oyen nada por su grado de depravación?.
Por otro lado si el ser humano tuviera la capacidad de desechar ó elegir la gracia de Dios entonces se convierte en participe de su salvación ó perdición violando el principio fundamental de la escritura:
Jon 2:9 mas yo con voz de acción de gracias te ofreceré sacrificios. Lo que prometí, pagaré. La salvación es del SEÑOR.

Aquí ya no sería del Señor, si no también depende el hombre haciendo a un Dios limitado por su voluntad (hombre), ¿qué pasa si lo quiere salvar y el hombre no se deja?

Simplemente algunos aspectos que nos ayudarán a formarnos un criterio más amplio y aclaro no soy Arminiano, ni calvinista, simplemente un ignorante más.


Ing. Ramón Lozano Cervantes
Responder
#3
Clarísimo, Ramón. 
Me identifico con tu último párrafo y comparto este texto bíblico: 
"Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo" (1ª Co 8:2 )

Con todo, en este tema queda tela para cortar, y esperemos que los otros hermanos se animen a participar.

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#4
Amado Hno. Ramón:

Muy interesante tu postura, pero ellos se basan en este pasaje doctrinal de la escritura:

Romanos 3:9 ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado.

10 Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno;
11 No hay quien entienda,
No hay quien busque a Dios.
12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;
No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
13 Sepulcro abierto es su garganta;
Con su lengua engañan.
Veneno de áspides hay debajo de sus labios;
14 Su boca está llena de maldición y de amargura.
15 Sus pies se apresuran para derramar sangre;
16 Quebranto y desventura hay en sus caminos;
17 Y no conocieron camino de paz.
18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.

El pasaje que usas, ante este versículo, parece indicar que siendo que no hay hombre que busque a Dios; si el hombre lo busca, es que Dios lo buscó primero.

No puede haber sed y hambre sino hay vida; no puede haber hambre y sed de Dios, sin vida.

Ramón, debe haber otra explicación, porque si hablamos de fe, con la cual nadie puede agradar a Dios y en el caso de la salvación es fundamental, la Biblia también dice.
Juan 6:29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

¿Hasta que punto hay dependencia humana en la obra de la salvación? Hay fe carnal, que se basa en lo que empíricamente se ha vivido, como el amanecer de cada día, del cual no hay duda alguna, porque en nuestra experiencia, todos los días amanece; hay fe conceptual, que se fundamenta en ideas que nos han transmitido de generación en generación, como la cultura, la tradición y la educación y forma parte de nuestras ideas, como el de que es de mala educación soplar con un popote cuyo extremo opuesto está dentro de un vaso o taza con líquido haciendo burbujas; pero que no necesariamente es así en otros hogares o culturas.

Pero la fe salvífica, siendo que el hombre natural ni siquiera está consiente de su necesidad, pues no sabe que es enemigo natural de Dios por herencia. ¿Cómo puede saberlo? Porque entendamos que aunque yo predique con la palabra de Dios, la cual tiene poder, debe ser convencido de su realidad pecaminosa por la acción del Espíritu Santo, el cual es Dios eterno.

Todos sabemos que hay muchos que llegan a Cristo y en lugar de haber perseverancia, hay una retroceso después de una aparente "avivamiento" de su vida en la fe. ¿Esto explicaría el origen de su fe?

Tienes razón, pero me parece que el tema tiene más de 400 años de controversia y si embargo, la respuesta no está, como siempre, en lo que dicen los hombres, sino Dios.

¿Hasta donde depende del hombre su aceptación o rechazo a la salvación?
Responder
#5
Saludos Caminito:
De acuerdo a la pregunta que formulas ¿Hasta donde depende del hombre su aceptación o rechazo a la salvación?
la posición calvinista diría que no depende de él, dado que Dios eligiría conforme a su voluntad quién sería salvo.
Y la posición arminiana diría que tiene el poder para rechazar ese grande regalo.
Lamentablemente para nosotros las 2 posiciones son 100% bíblicas.
Ing. Ramón Lozano Cervantes
Responder
#6
Hola hermanos:

Dice la Escritura en 1ª Pedro1:2 "elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo"  

Se describe aquí la elección de Dios efectuada según su preciencia, es decir según su anticipado conocimiento. Sin duda que en esa elección hay un insondable misterio, pero nada de lo que Dios hace se puede calificar como injusto.  

"¿Qué,  pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.
Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia"  (Rom 9:14/16)

Será difícil llegar a una conclusión que conforme a todos, pero, como dijo el ciego sanado por el Señor, en respuesta a las discusiones suscitadas, tomamos como propias sus palabras: "una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo" (Juan 9:25) 

¡La gracia de Dios es maravillosa!  

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#7
Ramón, con tu conclusión ¿Podemos decir que Dios obra la redención en el hombre, pero no le quita responsabilidad si la rechaza?

Amados hermanos, ahora que leo sus eruditos aportes, encuentro tres puntos que debemos tomar en cuenta para el análisis del tema.

En cuanto a la justicia de Dios al elegir por presciencia y después, en apoyo, lo que dice Romanos en cuanto a la elección de brindar misericordia Dios a quien dará misericordia.

Cuando hablamos de misericordia, está implícito en el tema, que hay actos pecaminosos que son desfavorables al que la recibe, es decir, que la misericordia, no es dada en virtud del que lo necesita y que en realidad la necesitamos todos; sino que es prerrogativa de quien la confiere.

Dios tiene el derecho y es válido ejercerlo en su soberana decisión a quién se la otorga y a quién no. La pregunta que esto deriva es:

¿Es justo que Dios elija a unos y no a otros?

Si no eligiera a ninguno y no obrara la salvación, ésto sería justo, porque lo justo es que todos seamos condenados, pues todos en virtud de nuestra iniquidad e injusticia, es lo que nuestros actos merecen y sabemos que los estándares de justicia de Dios, no se comparen con los del hombre, por eso dice:

Isaías 64:6 Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Si nuestros parámetros de justicia están tan contaminados que hasta los actos "justos" ante nuestros ojos, en la realidad de la presencia tres veces santa de Dios, son inmundicia. ¿Tenemos la capacidad de juzgar injusto lo que Dios hace en la elección? ¿Dónde queda pues, la prerrogativa divina como soberano Rey de elección de salvación a quién el quiere? ¿Es injusto que se condene el injusto? ¿Cómo puede ser misericordia, sino se elije salvar al condenado qué el quiere salvar?

Otro punto que pido me ayuden a entender.

La palabra de Dios dice:

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

La gracia es que Dios da salvación y la salvación es dada por medio de la fe. Cuando dice "y esto no de vosotros" ¿A qué se refiere? ¿A la fe o a la gracia?

Si dijéramos que la gracia, la misma palabra implica que es Dios quien la aporta, sino no sería gracia. Yo entiendo que "esto no de nosotros", es la fe que Dios da como don. Así que la gracia y la fe, la dan Dios. Pues si la fe fuera de los hombres, entonces ésta fe, es obra humana y el verso 9 estaría invalidado, lo que implicaría que la Biblia está equivocada y como todos sabemos que no es así, la fe salvífica no es humana, es don de Dios para que diga entonces "no por obras, para que nadie se gloríe".

¿Qué opinan?
Responder
#8
Queridos hermanos:
 
Creo que para entenderlo mejor deberíamos verlo bajo la lupa de nuestras propias experiencias.
 
Varios de nosotros hemos vivido también un tiempo de soberbia y rechazo. Pero, ¿habia en nosotros el deseo de hacer el mal de continuo como otros lo hacen? ¿O una incredulidad obstinada sin esperanza? Nisiquiera es necesario de demostrarlo abiertamente. Bien reza el dicho popular, “caras vemos, corazones no sabemos”.
 
Creo que lo que mas nos confunde, y es el motivo de la controversia, es que tratamos de ver y analizar lo que nosotros no podemos ver pero solo Dios puede hacerlo.
 
Pienso que el Señor tiene un panorama grafico (por asi decirlo) de nuestros corazones, en todo momento, tanto del incrédulo como del converso. Nosotros mismos no llegamos a conocernos del todo. Por ello el Señor nos dice:
 
Mat 10:30  Pues aun vuestros cabellos están todos contados.
 
¡Ni nosotros mismos tenemos la remota idea de cuantos cabellos tenemos, aunque seamos medio calvos! y esto da cuenta de nuestro corazon. Claro, nuestro corazón no es bueno:
 
Job 4:17  ¿Será el hombre más justo que Dios?
 ¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?
Job 4:18  He aquí, en sus siervos no confía,
 Y notó necedad en sus ángeles;
 
El hombre aunque lo pretenda, Dios no hallara algo justificable en el, pero si sabemos que el ve claramente su sinceridad hacia la maldad o su obstinacion hacia la perdición de la cual no tiene remedio, algunos inclusive aunque pretendan y demuestren piedad en lo exterior ante nuestros ojos que son engañosos. O talvez ve un lugar de blandura y esperanza en la persona de que Dios existe y desea conocerlo aunque a nuestros ojos en lo externo sea una persona dura y déspota y sin remedio.
 
El Señor escogió a sus apostoles viendo que en sus corazones había esperanzas de conocerlo y estaban prestos a escuchar, excepto Judas que vio en él una perdición sin remedio, que podría hasta vender a su propia madre por algún favor barato sin arrepentirse de ello, pero lo escogió para Sus propósitos.
 
O el caso de Zaqueo en quien todos despreciaban y veian talvez en el un caso perdido, porque era inclusive rico y sin necesidades. El texto nos dice que “el procuraba conocer a Jesus” tanto que inclusive se subió a un árbol para verlo pasar. Y el Señor ya súpo de antemano las intenciones de su corazón:
 
Luc 19:2  Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,
Luc 19:3  procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.
Luc 19:4  Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.
Luc 19:5  Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.
Luc 19:6  Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.
Luc 19:7  Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.
Luc 19:8  Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
Luc 19:9  Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.
Luc 19:10  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.
 
¡Una persona que no tenia necesidades materiales! (por lo general los que gozan de muchos bienes no sienten falta por Dios). Encima muestra un verdadero arrepentimiento de lo que había “saqueado” a las personas y procura reivindicarse. ¿Qué bello, no? Hasta da ganas de llorar.
 
A veces juzgamos bajo la óptica que solo podemos percibir y nos preguntamos si el Señor podría haberse equivocado con Judas (y asi mismo con otros). “Talvez no tuvo el suficiente tiempo”, o “el escenario no fue adecuado…”, etc. Pero la justicia de Dios es perfecta porque ve lo que nosotros no y bajo la pureza que nosotros no tenemos. ¡Que grande nuestro Dios!
 
¡Abba, Padre!
 
Willy
Responder
#9
Saludos Caminito:
En relación a esta tu pregunta ,¿Podemos decir que Dios obra la redención en el hombre, pero no le quita responsabilidad si la rechaza?
Respuesta:
Eso ni siquiera lo sugerí, ¿el capciosa la pregunta ?, simplemente el calvinismo y el arminianismo te hacen llegar a ese tipo de conclusiones, ciertamente las 2 posiciones son, el hombre tratando de explicar una obra que solo el Eterno sabe bien como la hizo, me uno a lo que dice Willy acerca de las maravillas del Señor.
La pregunta deberá de ser no dirigida a mí, si no a los calvistas y arminianos para que volvamos a tener otros 400 años sin acuerdos.
Ing. Ramón Lozano Cervantes
Responder
#10
(17-07-2015, 07:56 PM)Ing. Ramón Lozano Cervantes escribió: Saludos Caminito:
En relación a esta tu pregunta ,¿Podemos decir que Dios obra la redención en el hombre, pero no le quita responsabilidad si la rechaza?
Respuesta:
Eso ni siquiera lo sugerí, ¿el capciosa la pregunta ?, simplemente el calvinismo y el arminianismo te hacen llegar a ese tipo de conclusiones, ciertamente las 2 posiciones son, el hombre tratando de explicar una obra que solo el Eterno sabe bien como la hizo, me uno a lo que dice Willy acerca de las maravillas del Señor.
La pregunta deberá de ser no dirigida a mí, si no a los calvistas y arminianos para que volvamos a tener otros 400 años sin acuerdos.
Ing. Ramón Lozano Cervantes

Amado Ramón: Se que no puedes ver mis intenciones, pero te aseguro que no fue una pregunta inquisitiva o capciosa. De hecho es una postura que albergo tambaleante en mi corazón.

Tampoco la verdad es verdad por mayoría de votos, así que si estás de acuerdo con Willy, no significa que los dos tengan la verdad, si es que esta fue tu postura y si no, lo digo para los que así piensen, sin motivaciones de conflicto.

No me interesa arreglar la disputa entre arminianos y calvinistas; me interesa saber ¿qué dice la palabra de Dios en relación al tema? Y es que debe haber una sola verdad y sola interpretación.

Una manera en que me lo he explicado se parece mucho al tema de la crucifixión de nuestro Señor, mira. ¿Quién crucificó al Señor Jesucristo? Si me dicen que fueron los judíos, estoy de acuerdo; si me dicen que fueron los romanos, estoy de acuerdo; si me dicen que fuimos nosotros en virtud de nuestro pecado y por tanto, condenados a la muerte eterna y en consecuencia de ello, Cristo tuvo que morir. Sí, estoy de acuerdo, somos responsables; fue Dios Padre porque le dijo que lo hiciera, si, también es responsable y de hecho es el punto medular, porque en Cristo toda la ira justa de Dios Padre se descarga en contra de su Hijo por amor de los salvos, para que pagados los pecados, ya no hubiese delito que perseguir; fue responsabilidad del mismo Jesús, también estoy de acuerdo, él entregó voluntariamente su vida y la volvió a tomar.

Ahora, bajo este modo de análisis, ¿podemos pensarlo igual en cuanto a la salvación? Dios por su gracia nos salva y da la fe a quien quiere; pero el que no cree es responsable, no de creer en el evangelio de la gracia, sino de su propio pecado. O ¿Es responsable de no creer, cuando no puede? Esto si sería injusto.

Willy dijo algo que también debemos tomar en cuenta y que pasé por alto; se trata del tipo de corazones que hay. 

De acuerdo a la parábola del sembrador (Mateo 13: 1-9), hay 4 tipos de tierra, refiriéndose al corazón del hombre.

Uno:, es el endurecido y que lo compara con un camino en donde el paso de carretas y animales y personas, lo ha endurecido tanto, ahí cayeron algunas semillas del sembrador, pero nunca penetraron en su corazón y vinieron lo pájaros y se la llevaron.

Dos: Otra cayó entre pedregales y derivado de ello, no echa raíz y con las persecuciones y problemas por la fe, simplemente se aleja.

Tres:  El que fue sembrado entre espinos, recibe la palabra con gozo, pero lo afanes de las riquezas y el afán de este siglo ahogaron la palabra y se hizo infructuosa, como el caso que menciona Willy, el de Judas. Aunque oyó, vió y palpó; no hecho raíz en su corazón, por amar tanto el dinero.

Cuatro:  Mas el que fue sembrado en "buena tierra", dice la escritura y aquí me surge una pregunta. 

En la parábola, para interpretación. ¿Qué es la tierra? Porque todos estamos de acuerdo que el Señor claramente explicó que la semilla, significa la palabra de Dios. ¿Qué es la tierra?

La tierra es el corazón y hay endurecidos, en pedregales, entre espinos, pero ¿Hay buenos corazones en el evangelio?

Sólo si han sido preparados. ¿Por qué lo digo? Porque la palabra de Dios dice en cuanto al corazón del hombre:

Jeremías 17:9  Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 

¿Puede haber buen corazón en el hombre? De acuerdo a los parámetros de Dios, no los hay. Por lo que no puede haber buena tierra sin no fue preparada para recibir la semilla y si vamos a experiencias, ninguno a recibido verdaderamente el evangelio de salvación sin que haya sido preparado para ello. Los sufrimientos, pérdidas y situaciones por los que muchos pasan, preparan el corazón del hombre para recibir el evangelio, cuando ésto es obrado por Dios para este propósito y así tenemos que aún en medio de opulencias mal obtenidas y vanagloriosas posturas; tenemos un corazón como el de Zaqueo, que fue preparado por Dios para recibir su palabra.

Nosotros mismos, dice la palabra de Dios:

Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

El 5 dice.

Efesios 2:5  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

Muertos, es sin la posibilidad de entender el verdadero bien de Dios; muertos, en conformación con los pensamientos de este mundo y de nuestra carne, esclavos de Satanás y por tanto, de mal corazón.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)