Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¿Era Samuel quién subió?
#1
I Samuel 28:7-25 Narra que indebidamente, Saúl consulta con una adivina y hace subir un espíritu. ¿Era Samuel? ¿A qué se refiere con que después de morir Saúl, iba a estar con ese espíritu? ¿Cual es ese lugar de abajo? Espero los análisis y comentarios.

Qué Dios nos de sabiduría y dirección de su Espíritu Santo.
Responder
#2
Aunque muchas son las conjeturas que se han hecho sobre la extraña experiencia de Saúl, de una cosa podemos estar seguros: De ningún modo puede ser usada como argumento para justificar la idea de que los muertos pueden “aparecer” o manifestarse súbitamente en cualquier lugar, como se pretende en círculos ocultistas.
No obstante, creo que para entender este incidente, es necesario analizar la larga historia de transgresiones de Saúl, como ser:

1) Usurpó la función del sacerdote Samuel. (Cap.13:9)
2) Puso en problemas al pueblo, haciéndolo jurar que no comería pan hasta que tomara venganza de sus enemigos. Jonatán, su hijo, desconoce el juramento, come miel, se fortalece, y declara: Mi padre ha turbado al país. Saúl condena a muerte a Jonatán, pero el pueblo advierte: ¿Ha de morir Jonatán, el que ha hecho esta gran salvación...? No será así... pues que ha actuado hoy con Dios” (Cap.14:45)
3) Desechó la Palabra de Jehová perdonando la vida de Agag, rey de los amalecitas. (Cap.15:26)
4) El Espíritu de Jehová se aparta de él y es atormentado por un espíritu malo. (Cap.16:14)
5) Intentó reiteradamente matar a David (Cap.18:11; 19:1,10 y 15), a pesar de que gracias a David “tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.” Cap.16:23)
6) Hizo matar a 85 sacerdotes y a todos los que vivían en Nob, ciudad de los sacerdotes. (1º Samuel 22:18)
7) Al final, cuando había cerrado deliberadamente todos los canales de comunicación sin atender el mensaje de Dios, pretende consultar a Jehová, “pero Jehová no le respondió”. (Cap.28:6). Entonces, en su desvarío, decide preguntar a Samuel, ya muerto, sobre cómo enfrentar a sus enemigos que lo acorralaban.
Así que, aunque sabía que haría algo abominable, quebrantó el mandamiento expreso de Dios: "No sea hallado en tí quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti" (Deut. 18:10-12)
[i]"Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios. (Cap.18:14)
Saúl hizo buscar “una mujer que tenga espíritu de adivinación, para que yo vaya a ella y por medio de ella pregunte”

Ubicada la mujer en Endor, Saúl va a su casa y le pide que le “haga venir” a Samuel. Pero antes de que la adivina iniciara sus artes mágicas, aparece Samuel; y la mujer, sorprendida, clamó en alta voz. Enseguida se da cuenta de que quien había requerido sus servicios era el mismísimo rey Saúl, y luego le describe lo que supuestamente estaba viendo. “Saúl entonces entendió que era Samuel” Notemos que el texto no sugiere que Saúl vio a Samuel, sino que entendió que era él. Luego se inicia un diálogo entre los dos, que entre otros aspectos llamativos, termina cuando Samuel le hace una declaración sorprendente: “mañana estaréis conmigo, tú y tus hijos...” Aunque las palabras de Samuel son de condenación, también manifiestan la maravillosa gracia de Dios para con el “ungido de Jehová”, que no perdió su salvación eterna.

He citado todo el contexto para ubicarnos en la especial situacíon del rey Saúl, que por otra parte, después del pecado de perdonar al rey de Amalec, no pudo ver nunca más a Samuel: “nunca después vio Samuel a Saúl en toda su vida, y Samuel lloraba a Saúl. (1ª Samuel 15:34)
Todo el relato nos lleva a pensar que Dios en su soberanía, en vista de las serias circunstancias del momento, y dado que Saúl no tenía voluntad ni posibilidad de atenderlo de otro modo, en forma excepcional, permitió un último mensaje directamente a través de Samuel. En su desesperación, Saúl quiso consultar por medio de la adivina, pero la adivina no medió en la venida de Samuel, aunque, por el espíritu que la poseía, percibió su presencia.

De cualquier manera, lo que dijo que vió no se puede autenticar como real, pues el texto bíblico sólo deja constancia de lo que ella dijo, pero bien pudo haber sido inducida por el espíritu malo. Pero lo que sí sabemos es que Samuel habló con Saúl, aunque reprobó su proceder.

Consideremos particularmente que, excepto el caso de Moisés en el Monte de la transfiguración, en las Escrituras no se registran otras manifestaciones de personas que habían muerto, y nunca se dieron apariciones de muertos impíos

Desde la vigencia del Nuevo Pacto y la venida del Espíritu Santo para morar en cada creyente, no se registran manifestaciones del tipo mencionado, ni hay necesidad de ellas. “Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo... en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo. (Heb.1:1-2)

Las supuestas apariciones de muertos, en este tiempo, no son más que ardides satánicos para engañar a los incautos por medio de sus espíritus malignos.
Por lo tanto, hoy no aceptamos como reales las presuntas apariciones de muertos, y menos aún que se presenten para hablar con la gente. (En los mismos límites debemos incluir las supuestas resurrecciones de injustos, que vuelven del Hades para predicar, de acuerdo con las fantasías que algunos han hecho circular recientemente en ciertos círculos cristianos...)
Responder
#3
Amén, hermano.

Dios lo bendiga.
Responder
#4
DICE LA PALABRA DE DIOS QUE LOS MUERTOS UNA SOLA VEZ MUEREN Y DESPUES EL JUICIO.ELLOS NO TIENEN PERMITIDO REGRESAR AL MUNDO DE LOS VIVOS ,SON LOS espiritus inmundos los que se hacen pasar por las personas y un hijo de DIOS no pueden hablar con los muertos.
Responder
#5
Tienes razón, Petra, al citar que "...está establecido a los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio" (He.9:27) pero no pasemos por alto que es un principio general para los impíos, ni olvidemos que las Escrituras nos confirman que hubo muchos justos que resucitaron y por lo tanto, usando tu propia expresión, sí "volvieron al mundo de los vivos".
De cualquier modo, si lees detenidamente lo que escribí sobre la experiencia de Saul, comprenderás que se trata de un caso completamente puntual y excepcional, que de ningún modo avala las prácticas espiritistas.
Responder
#6
No era Samuel quien subio. En Hechos cap.1 dice que el Sr. Jesucristo ascendio, suben los que estan en el infierno,si hubiera sido Samuel hubiera bajado, no subido, es decir que era un espiritu maligno, ademàs el falso Samuel dice: mañana estaras conmigo y Saul se suicido, y sabemos que el suicida no està con el Señor.
Responder
#7
el lugar de abajo es el infierno, que esta en el centro de la tierra como lo declara la palabra de Dios, asi que ese no era Samuel era un espiritu maligno.
Responder
#8
lo engaño desde un principio porque le dijo he visto dioses que suben de la tierra y el le dijo cual es su forma y ella le contesto ,un hormbre anciano viene.los dioses no suben y el queria que fuera samuel .Cuando nosotros le pedimos algo a NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y queremos que nos confirme con alguien pero no especificamos nombres y ademas los ancianos en esa epoca siempre traen algun manto o frasada .
Responder
#9
perdon traian ,tambien dice que subian dioses lo cual no suben los unicos que bajan y suben son los angeles en una vision que tuvo jacob de hecho cuando le pedimos confirmacion de algo o de alguien no decimos cosas o nombres de personas ,porque satanas es el padre de la mentira y debemos tener cuidado con este tipo de cosas
Responder
#10
Hola a todos: Big Grin

Hay un texto bíblico que nos arroja bastante luz al tema y es explicado por el Señor Jesucristo y creo que con ello podremos ver porque sí es Samuel el que sube y fue una verdadera excepción que Dios pérmitió y que no pasará jamás otra vez.

Luk 16:19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
Luk 16:20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,
Luk 16:21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.
Luk 16:22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.
Luk 16:23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.
Luk 16:24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.
Luk 16:25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.
Luk 16:26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.
Luk 16:27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre,
Luk 16:28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.
Luk 16:29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.
Luk 16:30 El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.
Luk 16:31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.


Hay una separación entre el seno de Abraham y el lugar de tormento llamado "sima" y ambos están abajo. Este lugar de tormento no es el infierno, es un lugar previo a él. El lago de fuego descrito en Apocalipsis, ese es el lago de fuego que se sigue calentando para todos aquellos que no hayan creído en la palabra de Dios aceptando así a Cristo como su Salvador y Señor y por supuesto para Satanás y sus demonios.

Samuel subió antes que la mujer hiciera sus sortilegios e invocaciones diabólicas con lo cual se manifestaban demónios que normalmente toman formas de almas fallecidas para engañar a la gente y desviar así la atención de Cristo, único Camino, Verdad y Vida para llegar al Padre. La intención es hacer creer que estas almas poseen el atributo de la omnipresencia que solo Dios tiene e insentiban así que la gente busque la intercesión de ellos ante Dios, desvbiando del único intecesor ante Dios por los hombres, Jesucristo (1 Timoteo 2:5)

Recuerden que Satanás es el padre de la mentira y esto es un recurso muy socorrido por sus demonios asociados que a toda costa buscan contradecir la palabra de Dios.

"Con que Dios te ha dicho..."

Es por ello que debemos interpretar la escritura con la misma escritura.
Dios los bendiga
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)