Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Lección 69 EL CATOLICISMO ROMANO REFUTADO
#1
Lección 69

EL CATOLICISMO ROMANO

Autor: Danny Totocayo

ORIGEN

La Iglesia Católica Romana nace en el año 312 DC, cuando Constantino (emperador romano) quien se había “convertido” declaró que el Cristianismo sería la religión oficial del Estado (Roma). El catolicismo es una mezcla de religión pagana romana con cristiana.

La iglesia de Cristo nacio en Jerusalén (Hechos 1:12; 2:1), la iglesia católica en Roma. La iglesia de Cristo nacio con poder espiritual (Hechos 2:2-4), la iglesia católica sin poder de Dios. La iglesia tiene a Cristo por cabeza (Colosenses 1:18), la iglesia católica tiene por cabeza al papa.
Pablo dice que en sus días ya estaba en acción el misterio de la iniquidad (2 Tesalonicenses 2:7), por lo cual no debe de sorprendernos que el Cristianismo se haya ido corrompiendo.

James Buchanan en el siglo XVI, dijo: “Estos escritos [de la iglesia católica], sean antiguos o modernos, no poseen autoridad divina en asuntos de Fe, y su enseñanza en estos temas no deben afectar nuestras creencias, a menos que pueda probarse que están en conformidad con las normas infalibles de la palabra de Dios… La levadura anticristiana, que existía en la iglesia primitiva, gradualmente se expandió y fermentó en tiempos posteriores, y se ha vuelto casi universal, cuando el poder de Roma, que tenía obstruido su temprano desarrollo, tomó su camino, y la "Apostasía" predicha tuvo libre curso. No podemos esperar que durante el progreso de esta Apostasía predicha, la verdad del Evangelio continuara en su pureza original, ...al final del segundo siglo comenzó a corromperse con muchas doctrinas erróneas y prácticas supersticiosas, que crecieron bajo el fomento de los padres más eminentes, tanto de la Iglesia Oriental como de la Iglesia de Occidente”.
Una lectura de la biblia nos muestra que el catolicismo es diferente a la iglesia primitiva.

La iglesia de Cristo nace en Jerusalen, no en Roma.

DOCTRINAS CATÓLICA ROMANAS

En este estudio no vamos a analizar todas las doctrinas catolicas, solo quiero analizar algunas de las mas discutidas.

La Salvación Por Medio De La Iglesia

Estas son las declaraciones catolicas:

"La Iglesia santa universal…proclama que todos que están afuera jamás serán salvos" (Papa Gregorio el Grande. 540-604 d.C.).

"La Iglesia es como la arca de Noe, afuera de que nadie puede ser salvo" (San Tomás Aquinas. 1224-1274 d.C.).

"Solamente hay una Santa Iglesia Católica y apostólica y tenemos la obligación de creerlo y confesarlo,...Fuera de ella no hay salvación ni perdón de pecados…" (Papa Boniface VIII. 1235-1303 d.C., se hizo Papa en 1294).

Del Concilio de Florencia-Basel-Ferrara (1431-1445), nos viene el siguiente decreto: “Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse participe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles, a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica".

“Es un pecado creer que haya salvación fuera de la Iglesia Católica" (Papa Pío IX. 1792-1878 d.C).

"Creemos que la Iglesia es necesaria para la salvación porque Cristo, quien es el único mediador y camino exclusivo a la salvación, se coloca por nosotros en su cuerpo, que es la Iglesia. Siempre hay que recordar que la unidad del cuerpo místico, sin que no se puede obtener la salvación, no está disponsible a los que están fuera de la Iglesia Católica" (Papa Pablo VI. 1897-1978 d.C. se hizo Papa en 1963).
Como el lector puede ver, las declaraciones de los papas y doctores de la iglesia catolica dicen que nadie puede ser salvo, a menos que uno sea catolico. Sin embargo la iglesia catolica se contradice porque tambien dice: “El designio de salvación comprende también a los que reconocen al Creador. Entre ellos están, ante todo, los musulmanes, que profesan tener la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único y misericordioso que juzgará a los hombres al fin del mundo” (Concilio Vaticano II, Lumen gentium, 16; cf Id., Nostra aetate, 3).

Tambien leemos que la Iglesia catolica dice: “847 Esta afirmación no se refiere a los que, sin culpa suya, no conocen a Cristo y a su Iglesia: Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna” (LG 16; cf DS 3866-3872).

Obviamente la iglesia catolica se contradice.

La salvación la obtenemos por medio de fe en Cristo. La iglesia de Cristo enseña el evangelio para que los pecadores puedan ser salvos. Sin embargo nadie es salvo por ser católico o adventista o mormon o musulman. La salvación no implica pertenecer a una religión, sino pertenecer a Cristo. La biblia nos dice: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

Si quiere ser salvo debe salir lo mas pronto de la iglesia católica, arrepentirse de sus pecados y creer en Cristo como su Salvador y Señor.

La Iglesia Perdona Los Pecados

El catecismo católico dice que pueden perdonar pecados. "No hay ninguna falta por grave que sea que la Iglesia no pueda perdonar" (p. 285, #982). "Por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los pecados de los bautizados..." (p. 286, #986). "Por medio del obispo y de sus presbíteros, la Iglesia en nombre de Jesucristo concede el perdón de los pecados" (p. 414, #1448).

La biblia nos enseña que quien perdona nuestros pecados es Dios. David dijo: "Mi pecado te declaré... Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; y tú perdonaste la maldad de mi pecado” (Salmos 32:5).

Los católicos señalan a Juan 20:23 como evidencia de que los sacerdotes católicos pueden perdonar pecados que no se han cometido contra ellos. Veamos que dice: “A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos”.

Basándose en este verso, los católicos aseguran que Dios les dio a los apóstoles la autoridad de perdonar los pecados, y que esa autoridad fue legada a los sucesores de los apóstoles, entiéndase por ello, a los obispos y sacerdotes de la Iglesia Católica Romana.

Jason Hauser dice: “La correcta comprensión de Juan 20:23 sería reconocer que Jesús no se opone al tema en el resto de las Escrituras de que sólo Dios perdona los pecados, sino que con audacia pueden declarar que los que verdaderamente se arrepienten y creen el evangelio, sus pecados serán perdonados por Dios y los que rechazan a Cristo morirán en sus pecados (Jn 8:24; Heb 10:26-27)” (¿Puede un sacerdote perdonar pecados?)

Los escribas y fariseos pensaban en sus corazones "... ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?" (Lucas 5:21). El error de ellos era no reconocer que Jesus era Dios (Juan 1:1; Tito 2:13; Romanos 9:5); pero estaban en lo cierto cuando decían que solo Dios puede perdonar pecados.

La iglesia católica se contradice cuando reconoce que “...el pecado es siempre una ofensa hecha a Dios (cf. Sal 51, 6), sólo Él es quien puede absolverlo (cf. Sal 51, 12)...” (N° 431).

Si solo Dios puede absorlver los pecados, el sacerdote católico esta de sobra.

Cuando muchos creen que los sacerdotes católicos pueden perdonar pecados, Dios dice: "Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados" (Isaias 43:25).

Daniel había comprendido bien esto cuando dijo: “De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar...” (Daniel 9:9).

¿Qué pasaría si algún sacerdote católico le retuviere los pecados a un católico que se ha “arrepentido” de todo su corazón? ¿Sera condenado?

El Bautismo Salva

Eso enseña la iglesia católica, pero la biblia enseña otra cosa.
Generalmente los católicos citan textos como Hechos 2:38.
Hechos 2:38 dice: “Arrepentios y bauticese cada uno…para perdón de pecados”. La mayoría de traducciones de este texto asi la traducen: “Arrepentíos y (kai) sed bautizados…para (eis) perdón de vuestros pecados…”

Yo sugiero esta traducción: “Arrepentíos luego (kai) sed bautizados…debido al (eis) perdón de vuestros pecados…”

Si traducimos así, el bautismo seria a causa del perdón de pecados, mas no para perdón de pecados. Entonces el arrepentimiento y la fe en Cristo si serian necesarios para el perdón de pecados basados en este texto y otros.

Justificación de esta traducción.

“Kai” tiene varios significados, uno de ellos es “y”, otro es “pero”, también se traduce por “Y sin embargo”, otras veces significa “que” “para que” “y as픓o sea” “esto es” “es decir”, “incluso”, “hasta”, pero de todas estas traducciones bíblicas la que me interesa es “luego” que se traducen en varios lugares así. W. E. Vine señala dos textos: Lucas 7:12; Hechos 1:10. Solo en ingles se ha traducido de esta manera.
También se puede decir que Hechos 2: 38 es un modismo. Hechos 2:38 también se puede tomar como un modismo, el cual no se debe de tomar literalmente. Un ejemplo de un modismo es este: “Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amo mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama” (Lucas 7:47).

Como se puede ver este texto parece contradecirse, primero se dice: “sus muchos pecados le son perdonados, porque amo mucho” lo que da a entender que los pecados son perdonados a causa del amor que uno tiene a Jesús.

Pero la otra frase dice así: “mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama” lo que quiere decir que la razón del amor de una persona es por causa del perdón que ha recibido.

Creo que la ultima parte de Lucas 7:47 es una aclaración de Jesús el Señor, por lo que eso es lo correcto, y la primera parte del versículo simplemente es un modismo que no se debe de tomar literalmente, como no se debe de tomar literalmente la frase: “No tiene pelos en la lengua”.
Entonces también podemos ver sin problema alguno que Hechos 2:38 puede ser tomado como un modismo en el que no se toma literalmente el bautismo como necesario para el perdón de pecados.

La idea en Hechos 2:38 seria: “Arrepentíos para perdón de pecados y bautícese cada uno de vosotros”.

Si la primera parte de Lucas 7:47 no se toma literalmente, ¿Por qué tomar “literalmente” Hechos 2:38, si es un modismo, más aun cuando la biblia enseña que varias personas fueron salvas sin ser bautizadas?
Tambien se puede entender este texto como un paréntesis. La mención del bautismo no significa que sea necesario para el perdón de pecados. Yo puedo decir: “Toma las llaves y ponte el abrigo y enciende el automóvil, para salir de aqui”.

Eso no significa que sea necesario llevar el abrigo para encender el auto y salir de un lugar. Asi pasa con Hechos 2:38, no se necesita del bautismo para perdón de pecados.

Los catolicos también citan Marcos 16:16. El texto dice asi: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.

Este texto no ayuda a los ritualistas. La ultima parte del texto no dice: “Mas el que no creyere y no fuere bautizado será condenado” porque simplemente el bautismo no es necesario para la salvación.

Este texto se puede explicar con esta analogía: "estudia mucho, cómprate un escritorio y serás un buen profesional". El comprarse un escritorio no es condición para ser un buen profesional, tampoco lo es el bautismo para recibir perdón de pecados.

Tal vez la refutación más irrefutable de la creencia que el bautismo es necesario para la salvación, es de aquellos que fueron salvos sin bautizarse.

1. La mujer arrepentida (Lucas 7:37-50).

Fue perdonada de sus pecados, y su fe le había salvado, aunque no había sido bautizada, ni en el bautismo de Jesús ni el de Juan.
Si una persona no se bautizaba en el bautismo de Juan ni el de Jesús y se moría antes de que Cristo muriera, y estableciera el nuevo pacto ¿podría ser salva? ¿Era necesario el bautismo de Juan o de Jesús para salvación en el Antiguo Testamento? ¿Por qué Jesus le perdono sino fue bautizada ni en el bautismo de Juan ni en el de Jesus? ¿No dicen que el bautismo de Juan era para perdón de pecados?
¿Si no se bautizo esta mujer y Jesús la perdono, ¿era o no salva esa persona si moría antes de que Cristo muriera?
2. El paralítico (Mateo 9:2).
“Unos hombres le llevaron un paralítico, acostado en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: — ¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!”
Este paralitico fue perdonado sin que se haya bautizado. No fue bautizado en el bautismo de Juan ni en el de Jesus y fue perdonado.
3. El publicano en la parábola del fariseo y del recaudador de impuestos (Lucas 18:13-14).
“13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”.
Este publicano de esta parábola sin ser bautizado es justificado. Que buena ilustración la que nos da Jesús para hablarnos de cómo alguien sin ser bautizado puede ser justificado.
4. El ladrón en la cruz (Lucas 23:39-43).
“39 Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo: — ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió: — ¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo.42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús”.
Aun cuando este hombre que vivió bajo la ley, no fue bautizado con el bautismo de Juan que era “para perdón de pecados” y fue perdonado, por eso se le prometio el paraíso.
5. Cornelio y los que estaban con él (Hechos 10:44-48).
En Hechos 10:44-48, Cornelio y aquellos con él fueron convertidos por medio del mensaje de Pablo. Ellos fueron salvos antes del bautismo, y es evidente en su recepción del Espíritu Santo (v. 44) y los dones del Espíritu (v. 46) antes de su bautismo. Es más, habían recibido el Espíritu Santo (y por lo tanto eran salvos) lo que movió a Pedro a bautizarlos (cp. v. 47). “¿Puede acaso alguien negar el agua para que sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo…?” (Hechos 10:47).
6. Los discípulos de Efeso (Hechos 19: 1-7).
"Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo:¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres".
Estos ya eran discípulos, por lo tanto salvos; pero no se habían bautizado. Quizás la razón por la que se volvieron a bautizar sea porque el bautismo de la gran comisión sea el único válido en el nuevo pacto, pero antes de que muriera Cristo ya se bautizaban y en ese tiempo era valido el bautismo tanto de Jesús como el de Juan el bautista.
Al parecer después de la muerte de Cristo, los bautizados por Juan debían rebautizarse.
Pero el asunto es que aun si es necesario ese rebautismo, lo cierto es que estos creyentes de Efeso son llamados discípulos y se habían arrepentido y habían creído en Cristo. No existen discípulos que no sean salvos por lo tanto el rebautismo aunque necesario no era para salvación. Ellos ya eran salvos por ser discípulos y la evidencia de ello era que se arrepintieron y creyeron en Cristo.
La biblia nos dice: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" (Juan 13:35).
Pues a estos de Efeso se les llama discípulos lo que quiere decir que eran conocidos por su amor, sino no hubieron podido reconocerlos. Y los que aman han nacido de Dios, por lo tanto pueden entrar al reino de Dios y por lo tanto fueron salvos.
“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios” (1 Juan 4:7). Así vemos que estos eran discípulos porque amaban y amaban porque habían nacido de Dios, los que han nacido de Dios, de lo alto, entran al reino de Dios y los que entran al reino de Dios son salvos.
El Bautismo De Infantes
Los católicos citan varios textos en los que ellos suponen que apoyan el bautismo de infantes. Ellos dicen que varias familias fueron bautizadas, lo que debe incluir a infantes.La familia de Cornelio (Hechos 10:43-48), la familia de Lidia (Hechos 16:15), la familia del carcelero de Filipos (Hechos 16:33) y la familia de Estéfanas (1 Corintios 1:16).

El que se mencione familia no implica que los infantes hayan sido bautizados, aunque sean parte de la familia, porque el bautismo es solo a los que creen (Hechos 8:36-37).

El hecho de que se mencione la palabra “familia” no implica siempre que haya niños. Por ejemplo en 2 Samuel 14: 7 se dice: “Pero ahora resulta que toda la familia se ha puesto en contra de esta servidora de Su Majestad. Me exigen que entregue al asesino para que lo maten, y así vengar la muerte de su hermano, aunque al hacerlo eliminen al heredero. La verdad es que de esa manera apagarían la última luz de esperanza que me queda, y dejarían a mi esposo sin nombre ni descendencia sobre la tierra” y aquí familia no puede implicar a infantes porque no pueden ponerse en contra de una mujer, exigir que entreguen al asesino, ni vengarse.
Otro pasaje que puede incluir infantes; pero no lo hace necesariamente es Malaquias 3:9. El pasaje dice: “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado”.
En una nacion hay infantes; pero eso no significa que ellos hayan robado a Dios al no dar diezmos y ofrendas.
Otro pasaje dice: “Después entraron Moisés y Aarón ante Faraón, y le dijeron: Jehová, el Dios de Israel, dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto” (Exodo 5:1).
En un pueblo hay infantes; pero eso no significa que ellos iban a celebrar fiesta a Dios en el desierto.
En las familias pueden haber infantes, no siempre, pero pueden haber; pero eso no significa que infantes hayan sido bautizados, porque para ello deben de creer en Cristo (Hechos 8:36-37).

La familia de Cornelio (Hechos 10:43-48) fue bautizada porque los que habían recibido el Espiritu Santo “oian el discurso” (vs. 44).
Leamos desde el verso 43 hasta el verso 47 y notaremos que esto es cierto: “43 De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. 44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? 48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”.
Como podemos notar estos que oian el discurso de Pedro debieron de haber entendido el mensaje para que hayan sido salvos y hayan recibido el Espiritu Santo. Fue por eso que fueron bautizados. Los bebes no pudieron haber entendido el mensaje si es que la familia de Cornelio tenia bebes.
La familia de Crispo y su familia (Hechos 18:8) fueron bautizados, porque su familia creyo, lo que quiere decir que no hubieron bebes bautizados.

La familia de Lidia (Hechos 16:14-15) fue bautizada, pero debemos notar que asi como las otras familia que fueron bautizadas por haber creido en Cristo al oir el mensaje de salvación, esta familia también fue bautizada por haber oído el mensaje de Salvacion.

La familia del carcelero de Filipos (Hechos 16:25-34) fue bautizada porque escucharon el mensaje del evangelio (Hechos 16:32). Los bebes no pudieron oir y entender el mensaje del evangelio, asi que no puede decirse que los bebes fueron bautizados.

La familia de Estéfanas (1 Corintios 1:16) fue bautizada por Pablo. Pero debemos notar que ellos fueron convertidos. Pablo lo dice muy claramente: “Bien saben que los de la familia de Estéfanas fueron los primeros convertidos de Acaya, y que se han dedicado a servir a los creyentes. Les recomiendo, hermanos, que se pongan a disposición de aquéllos y de todo el que colabore en este arduo trabajo” (1 Corintios 16:15-16).
Pedro: La Roca Sobre La Cual Cristo Edificaria Su Iglesia
La iglesia católica cree que en Mateo 16: 13-18, se enseña que Pedro es la roca sobre la cual, Cristo edificaría su iglesia. El catecismo dice: " La iglesia católica además afirma: “Sobre la roca de esta fe, confesada por Pedro, Cristo ha construido su iglesia...En el colegio de los doce Simón Pedro ocupa el primer lugar (Cf. Mc 3,16; 9,2; Lc 24,34; 1Co 15,5). Jesús le confía una misión única. Gracias a una revelación del Padre, Pedro había confesado: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Entonces nuestro Señor declaró: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella" (Mt 16,18). Cristo, "Piedra viva" (1P 2,4), asegura a su Iglesia, edificada sobre Pedro, la victoria sobre los poderes de la muerte. Pedro, a causa de la fe confesada por él, será la roca inquebrantable de la Iglesia. Tendrá la misión de custodiar esta fe ante todo desfallecimiento y de confirmar en ella a sus hermanos (Cf. Lc 22,32)" (CIC N°552).
Aquí vemos una contradicción, primero se dice que la roca fue la confesión que hizo Pedro y después se dice que esa roca es Pedro. Eso es absurdo. Aquí le están dando dos significados distintos a la roca y eso no es creible solo porque ellos lo digan. Ademas ellos dicen que solo Pedro es la roca. Aquí una cita: “El Señor hizo a Pedro, y solamente a él, la piedra de su Iglesia" (Catecismo N° 881). Como podemos ver aquí hay una contradicción.
Aun si Pedro es la roca mencionada en Mateo 16: 18, no significaria que Pedro sea la Unica piedra de la iglesia, ya que el apostol Pablo llamo a Cristo la roca (1 Corintios 10:4; 1 Pedro 2:8).
"Nadie puede poner otro fundamento del que está puesto...el cuál es JESUCRISTO" (1 Corintios 3:11).
Bill Reeves dice: “El texto griego mismo dice que tú eres PETROS (palabra masculina) y que sobre esta PETRA (palabra femenina) edificaré mi iglesia. Jesús no dijo “sobre este mismo PETROS”, sino cambió de género, diciendo sobre esta PETRA, refiriéndose a la confesión que Pedro acabó de hacer con referencia a la Deidad de Jesús (ver. 16). La firmeza (piedra, roca) del fundamento de la iglesia de Cristo es la Deidad de él que Pedro acabó de confesar (ver. 16)”.
Este pasaje de Mateo 16:18 se puede traducir de dos maneras: “Tu eres Pedro, y sin embargo (kai) sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, o de esta manera: “Tu eres Pedro, pero (kai) sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”.
El termino griego “kai” significa "y", pero también significa “y sin embargo” (Mateo 3:14; 6:26), o "pero" como aparecen en Marcos 12:12; Lucas 20:19 y Romanos 1:13.
Estas dos traducciones incomodan a los católicos, pero tienen que aceptarla como una buena traducción.
Debemos notar tambien que cuando Jesús hablaba no siempre se refería a lo que la gente suponía. Por ejemplo en una ocasión cuando estaba en el templo echando a los que estaban allí comprando y vendiendo dijo: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Juan 2:19). Los que lo oian pensaron que Jesús estaba hablando del templo hecho de piedras, por lo cual respondieron: “En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?” (Juan 2:19); pero Jesús se refería a su cuerpo (Juan 2:21).
Los catolicos creen sin discernir la palabra de Dios que la roca es Pedro cuando en realidad la roca es la confesión que hizo Pedro, es decir Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios viviente”.
El Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado por Vila y Escuain nos dice sobre la diferencia entre “Petros”, es decir Pedro y “Petra”, Cristo: “Petrus, del griego Petros: un trozo de roca, un canto rodado, en contraste con petra, una masa rocosa, petra en Mt. 7:24, 25,27. Mr. 15:46, Lc. 6:48, donde se menciona como fundamento seguro".
Si Petros significara lo mismo que Petra a Cristo se le hubiera llamado alguna vez Petros, pero no hay evidencia alguna de ello porque en la escritura nunca se uso Petros en el mismo sentido que Petra. Lo que veo es que en la biblia a Jesus se le dice Petra y jamás Petros. Aquí algunos pasajes:
“Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca [πέτρα pétra] era Cristo” (1 Corintios 10:4).
“Y Piedra de tropiezo, y roca [πέτρα pétra] que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados” (1 Pedro 2:8).
El hecho de que a Simon se le llamase Cefas, no significa que sea una roca, sino más bien “petros” es decir Pedro como lo podemos leer en Juan 1:42. ¿Por qué Cefas no significa Petra? La respuesta es sencilla, porque si Cefas significa Petra, entonces alguna vez se debió decir a Pedro con el nombre de Petra.
En el Nuevo Testamento se llama a Cefas veinte veces por el compuesto "Simón Pedro", y ciento cincuenta y tres veces lo llama "Pedro" y nunca “Simon Petra”, ni “Petra” lo que resulta curioso, si el fuera la “petra” en Mateo 16:18.
Martin Lutero el gran reformador alemán escribió: “Porque es cierto que San Agustin ha dicho muchas veces que la piedra era Cristo, y apenas una sola vez que era el mismo Pedro.Mas aun cuando San Agustin y todos los padres dijeran que el apostol es la piedra de que habla Cristo yo me opondria a todos ellos, apoyado en la Autoridad de la Escritura Santa, pues esta escrito: “Nadie puede poner otro fundamento que el que ha sido puesto,que es Jesucristo (1 Cor.3:11)”. El mismo Pedro llama a Cristo: “La piedra angular y viva, sobre la cual estamos edificados para ser una casa espiritual” (Martin Lutero, Su Vida y su Obra por Federico Fliedner pag. 89. CLIE).
Norman Geisler y Ron Rhodes escribieron en su excelente libro "Respuestas a las Sectas" lo siguiente: "A Pedro se le habla en segunda persona ("tu") en este pasaje, mientras que "esta roca" es en tercera persona”.
Pedro podría ser una roca, pero no la roca sobre la cual la iglesia de Cristo se edificaría, porque Pedro era una persona imperfecta. Pedro censuro al Señor Jesus (Mateo 16:22), pero el Señor Jesus le reprendio y le dijo “¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mateo 16:23). Pedro negó a Cristo 3 veces, y hasta le maldijo (Mateo 6:68-75). Jesús reprendió a Pedro por incrédulo (Mateo 14:22-31). Pedro fue hipócrita (Galatas 2:11-14).
Pedro fue un hombre de Dios, pero tenia errores, el no podía ser la roca sobre la cual se edificaría la iglesia. Sin embargo la iglesia católica cree que Pedro es la roca sobre la cual Cristo edificaría su iglesia.
Lo que la iglesia católica también debe de saber es que Pedro era un hombre casado (Mateo 8:14; 1 Corintios 9:5) a diferencia de los papas, los cuales no se casan.
El Papa: Vicario De Cristo
El único “Vicario de Cristo” en la tierra es el Espíritu Santo. El es el substituo. La biblia nos dice: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, ÉL os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26).
Juan 14:16-18 dice: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”. El Espiritu Santo es el substituto de Cristo en la tierra. La biblia no dice por ningún lado que el Papa sea el vicario de Cristo.
El Papa: Infalible
La historia nos muestra que la infalibilidad papal es falsa.
Aun si el Papa Honorio I (625-638 d.C.) no es hereje para la Iglesia católica, si se lo considero como tal muchos años después de su muerte por favorecer la doctrina del monotelismo (doctrina que admitía dos naturalezas en Cristo, pero solo una voluntad divina).
El Tercer Concilio de Constantinopla le censuró en 680, el Segundo Concilio de Nicea (787) y el Cuarto Concilio de Constantinopla (869-870) también lo consideraron hereje.
El Papa León II (682-683), dice del papa Honorio I: “no santificó esta apostólica Iglesia con la enseñanza de la tradición apostólica sino que con profana traición trastornó su fe inmaculada”.
El Papa Clemente Romano enseño que la justificación es solo por la fe. El dijo: “Y así nosotros, habiendo sido llamados por su voluntad en Cristo Jesús, no nos justificamos a nosotros mismos, o por medio de nuestra propia sabiduría o entendimiento o piedad u obras que hayamos hecho en santidad de corazón, sino por medio de la fe, por la cual el Dios Todopoderoso justifica a todos los hombres que han sido desde el principio; al cual sea la gloria para siempre jamás. Amén" (Carta a los Corintios XXXII).
Cuando Clemente descarta la “propia sabiduría”, el “entendimiento”, “piedad u obras” para la justificación, está diciendo que la justificación es solo por la fe y asi contradice la doctrina católica de la justificación por la fe y las obras.
El Papa Virgilio dijo: "La Carne de Cristo cuando estaba en la tierra no estaba en el cielo, y ahora porque está en el cielo no está en la tierra" (Cont. Eutiques 1, II).
Este papa contradijo la enseñanza de la transubstanciación y por lo tanto la infalibilidad papal, ya que contradijo a otros papas y concilios.
Adriano VI (otro papa supuestamente infalible) llegó en el siglo XVI: “El papa puede errar incluso en lo tocante a la fe” (McClintock y Strong, 1867-1880, 1:83).
Daniel Sapia nos da mas ejemplos de falibilidad papal en lugar de infalibilidad papal:
El hecho es que ni en doctrina ni en práctica, han sido los Papas infalibles. Notemos unas cuantas de las cientos de contradicciones que desmienten esta doctrina:
Un ex oficial romano, Virgilio, como Papa (537-555) se volvió una figura trágica. Cambiaba su criterio sobre doctrina cada vez que el emperador se lo exigía. Finalmente Virgilio fue declarado hereje y fue excomulgado por el Quinto Concilio General (553), convocado en Constantinopla por el emperador Justiniano.
Después de su muerte, el Papa Honorio I (625-687) fue acusado como hereje por el Sexto Concilio Ecuménico (678-687), en el año 680. El Papa León confirmó su condenación. Si los Papas fueran infalibles, ¿cómo puede uno condenar a otro?
El Papa Formoso (891-896) llevado a juicio en el año 896 por el Papa Esteban VII (896-897), ocho meses luego de su muerte (como vimos en detalle anteriormente). Luego, el Papa Esteban VII declaró que todas las ordenaciones de Formoso quedaban sin validez. Formoso había ordenado a muchos sacerdotes y obispos quienes, a su vez, ordenaron a multitudes de otros, quienes también hicieron lo mismo. Por lo tanto, una cuestión insoluble continúa actualmente, respecto a cuáles sacerdotes, obispos, etc., hasta la fecha actual pueden estar en la línea de los que ordenó Formoso y por lo tanto, carecen de la genuina autoridad apostólica.
El duelo fue autorizado por el Papa Eugenio III (1145-1153). Pero más tarde el Papa Julio II (1509) y Pío IV (1506) lo prohibieron.
En el siglo XI, había tres Papas rivales al mismo tiempo. Todos estos fueron depuestos por el Concilio convocado por el emperador Enrique III. Más tarde, durante el mismo siglo, Clemente III se opuso a Víctor III e incluso a Urbano II ¿Cómo podían ser los Papas infalibles cuando se oponían el uno al otro?
Vino luego el gran caos, en 1378, que duró 50 años, cuando los italianos eligieron a Urbano VI y los cardenales franceses a Clemente VII. Estos Papas se maldijeron año tras año hasta que un concilio depuso a ambos y escogieron a otro.
El Papa Sixto V hizo preparar una versión de La Biblia, la cuál declaró como auténtica y muy fiel; pero dos años mas tarde, Clemente VIII declaró que estaba llena de errores y ordenó hacer otra.
Gregorio I rechazó el título de "Obispo Universal" por considerarlo pagano, profano, supersticioso, orgulloso e inventado por el primer apóstata (Epístola, 5:20-7:33). Aún así, a través de los siglos, otros Papas han reclamado este título. (F. Lacueva, Catolicismo Romano, pp. 36-40).
El Papa Adriano II (867-872) declaró el matrimonio civil como válido, pero el Papa Pío VII (1800-1823) lo condenó como no válido.
Nicolás V (1447-1455) anuló todos los "documentos, procesos, decretos y censuras" originados por Eugenio IV (1431-1447) contra el Concilio de Basilea, para que se considerara como si nunca hubiera existido.
La doctrina favorita de Juan XXII (1316-1334) era que "Cristo y sus apóstoles habían sido hombres de gran riqueza", y así lo declaró en una bula papal, Cum inter nonnulos (1323). El negar ese dogma era herejía. Juan XXII demandó a las autoridades que quemaran en la hoguera a los franciscanos (sus rivales) que habían hecho votos de pobreza. Los que rehusaron hacerlo fueron excomulgados. En total, 114 franciscanos fueron entregados a las hogueras de la inquisición. Este dogma, posteriormente, fue repudiado por otros papas.
Este Papa juró que la "Virgen María" se le apareció para presentarle la Gran Promesa: que ella entraría personalmente en el purgatorio el sábado después de sus muertes y llevaría al cielo a todos aquellos que, tras habiendo satisfecho ciertas condiciones, murieron llevando puesto su escapulario marrón. Confiados en este Privilegio Sabatino (sábado), que fue confirmado por otros Papas, incontables millones de católicos romanos desde entonces han usado (y usan) el escapulario marrón de "Nuestra Señora del Monte Carmelo" como su boleto de pasaje al cielo.
Juan XXII fue finalmente denunciado como hereje por el emperador Luis de Bavaria, quien lo depuso y designó a otro Papa en su lugar.
El Concilio de Constanza (1414-1418) depuso a tres papas, cada uno de los cuales reclamaba ser el único verdadero vicario de Cristo, y cada uno había "excomulgado" a los otros dos.
El Papa Eugenio IV (1412-1432) condenó a Juana de Arco a ser quemada por bruja y hereje. Mas tarde, en 1909, Pio X (1903-1914) la declaró santa. ¿Puede esto ser infalibilidad papal?
¿Cómo puede ser un Papa infalible, cuando un gran número de ellos ha negado tal doctrina?
Virgilio Inocencio III (537-555), Clemente IV (1265-1268), Gregorio XI (1370-1378), Adriano VI (1522-1523), Paulo IV (1555-1559) e Inocencio III (1198-1216), todos rechazaron la doctrina de Infalibilidad Papal. (S. Vila, A las fuentes del Cristianismo, pp. 173-180) ¿Podría ser un Papa infalible, y no saberlo? ¡Qué inconsistencia!
A ningun papa me postraria, ni le besaria los pies, ni las manos ni nada, por muy infalible que se diga. Solo al Dios creador del universo me postro y le adoro.
La Doctrina De La Transubstanciación
El Concilio de Trento afirma: "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su sangre; la Iglesia Católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación” (CIC, 1376).
El catecismo dice: “Sólo los presbíteros válidamente ordenados pueden presidir la Eucaristía y consagrar el pan y el vino para que se conviertan en el Cuerpo y la Sangre del Señor” (CIC N° 1411).
La iglesia católica basa la doctrina de la transubstanciación en Juan 6:53. El pasaje dice asi: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”.
Otro pasaje de la biblia que la iglesia católica usa para basar su doctrina es este: "Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí" (1 Corintios 11:23-25).
La iglesia católica cree que Jesus hablaba literalmente. Pero eso es absurdo. Si entendemos de manera literal que el pan y el vino es Jesus mismo literalmente en toda su humanidad y deidad, entonces Jesus enseño a blasfemar.
Si el pan y el vino es el Señor Jesus por la consagración, entonces:
1. Si Jesus es comido con cuerpo, alma y naturaleza Divina entonces el catolico es canibal.
Los únicos, en la biblia, que comieron un cuerpo humano con sangre, fueron los perros que comieron a Jezabel y personas que se apartaron de Dios.
Isaías 9:20 dice: "Cada uno hurtará a la mano derecha, y tendrá hambre, y comerá a la izquierda, y no se saciará; cada cual comerá la carne de su brazo".
Este pasaje habla de hurtar y de comer. Si hurtar es malo, comer la carne humana es pecado.
Levítico 26:29 dice: “Comeréis la carne de vuestros hijos, y la carne de vuestras hijas comeréis”.
Este pasaje habla de personas desobedientes que como consecuencia de su pecado y rebelión sufrirán las consecuencias y castigos de Dios. En el mismo capitulo se advierte que eso sucedera si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto” (Levitico 26:15).
Jeremias 19:9 dice: “Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas, y cada uno comerá la carne de su amigo durante el sitio y en la aflicción con que les afligirán sus enemigos y los que buscan su vida”.
Estos pasajes no aprueban el canibalismo, sino que son consecuencias y castigos por haber pecado.
Lamentaciones 4:10 dice: “Las manos de mujeres compasivas cocieron a sus propios hijos, que les sirvieron de comida a causa de la destrucción de la hija de mi pueblo”.
Estos pasajes hablan de como mujeres que eran compasivas llegaron en su desesperación a hacer algo tan abominable, como cocinar a sus propios hijos y comerlos.
Flavio Josefo, hablando sobre la destrucción de Jerusalén por los romanos al mando del general Tito dice: “Mientras tanto, incontables miles de judíos morían de hambre. En cada casa donde había el menor bocado de comida, los parientes luchaban por él. Transidos de hambre, los proscritos husmeaban como perros enloquecidos, royendolo lo que fuera: cinturones, zapatos e incluso el cuero de sus escudos. Otros devoraban manojos de paja, y luego sucedió el horroroso caso de María de Betezuba. Distinguida en familia y fortuna, María había huido a Perea a Jerusalén, pero sus propiedades habían sido saqueadas por los tiranos durante el asedio, y su comida por los registros diarios de sus seguidores. Enloquecida por el hambre, tomó a su bebé que tenía en su pecho, y dijo: “ìPobre bebé! ¿Por qué debería preservarte para la guerra, el hambre y la rebellion? Ven, sé mi alimento (…) con esto, mató a su pequeño, asó su cuerpo, y devoró la mitad del mismo, ocultando el resto. Los rebeldes llegaron al instante (…) amenazándola si no les entregaba lo que había preparado (…) destapando los restos del bebé. Ellos se quedaron paralizados de horror (…) y les dijo: Servíos porque yo ya he tenido mi parte (…) pero si sois melindrosos y no aprobáis mi sacrificio, dejadme el entonces el resto para mí. Ellos salieron temblando (…) mientras que los romanos quedaban horrorizados –por el – canibalismo infantil…” (Guerra de los judíos, libro VII, caps. VII-VIII, sec. 223-225, Adaptación de Paul L. Maier).
Josefo dice que los romanos se horrorizaron por el canibalismo.
2. Si el pan y el vino son el cuerpo y sangre de Cristo de manera literal, entonces cuando el cristiano lo come, lo que esta haciendo es asesinar a Cristo con los dientes. El apóstol Pedro condeno a lo judíos por haber matado a Cristo, asi que si un católico cree en la doctrina de la transubstanciación, lo que debe de creer es que matar a Jesus es algo moral y bueno, y asi contradecir al apostol Pedro.
3. Si Jesús esta en la boca y por alguna razon no intencionada se vomita ese pan y vino, entonces el catolico echa de su boca a Jesus en el suelo. Lo cual no puede ser posible. Jesus no puede estar en una situación asi.
4. Es absurda, si uno participa de la eucaristia y en ese momento alguien se come el pan y el vino, entonces los muchos otros que participan en ese mismo tiempo tienen tambien a Jesus en sus bocas y asi hay muchos Jesus. Jesus solo como Espiritu puede ser omnipresente, pero su cuerpo fisico no, eso no es posible, por lo tanto la doctrina catolica en realidad hace que haya mas de un Jesús físico. Asi que eso significaria que hay muchos Jesus. Si todas las galletas y jugos de uva son un solo Jesus, entonces toda esa comida junta hace del cuerpo de Cristo uno muy grande a diferencia del cuerpo de Cristo, lo que solo contradeciría la misma postura católica.
5. Cuando se participa de la eucaristia, al comer a Jesus, lo que se hace es mezclar la naturaleza carnal heredada de Adan con la naturaleza Santa e inmaculada de Jesus. Los católicos no aceptan que Maria haya tenido un cuerpo pecaminoso para engendrar a Jesús, pero si creen que Jesus se mezcla con una naturaleza pecaminosa, cuando Jesus es comido, supuestamente de manera literal. Lo que ellos hacen es solo contradecirse.
6. Se vuelve blasfema, porque Jesús estaria en medio de excremento y gusanos. Jesus en ese caso estaría en una situacion que solo un catolico puede concebir y aceptar con alegría.
7. Esta creencia hace que uno se convierta en un vampirista. Dios prohibe el comer sangre. La iglesia ordeno que los creyentes no coman sangre (Hechos 15:28-29).
Dios no prohibio comer sangre de animal solamente. La razón por la que una persona no puede comer sangre es que la vida de la carne esta en la sangre. Levítico 17:10-12 deja esto bien claro: "Si cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y la cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación por la persona. Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre".
La vida de la carne humana tambien esta en la sangre, asi pues la sangre humana tampoco se puede comer por la misma razón que no se puede comer la sangre de animales.
Otra razón por la que no se debe comer la sangre de Cristo de manera literal es porque su sangre era para hacer expiación, lo mismo que la sangre de los animales que eran para expiación.
8. Esta creencia catolica, supone que este pan y vino son literalmente Jesus en toda su deidad y humanidad; pero con sabores distintos, lo que solo resulta ser solo una contradiccion, pero al catolico le parece suficiente con decir que ese pan y ese vino es un Cristo literal en toda su deidad y humanidad, pero que el sabor no lo sea, eso es absurdo. Un Cristo que es literalmente Dios hombre, no puede tener accidentes.
9. Esta creencia supone que un catolico (al creerla y aceptarla) abandonó su derecho a pensar y espera que sus lideres principales piensen por ellos.
No pueden tomarse de manera literal las palabras de Jesus en Juan 6 cuando dice: "Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros" (Juan 6:53). El Señor acostumbraba hablar de manera figurada, por ejemplo decía “vosotros sois la sal” “Yo soy el pan de vida” (Juan 6:48); “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25); “Yo soy la vid verdadera” (Juan 15:1), "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo" (Juan 10:9), “Ustedes son la sal del mundo” (Mateo 5:13), etc.
Cuando Jesus hablo de comer su cuerpo y beber su sangre estaba hablando de creer en El. Jesús dijo: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás" (Juan 6:35).
En este pasaje podemos ver de manera muy clara que Jesus esta hablando de "el que a mi viene" y del "que en mi cree" no tendra hambre ni tendra sed jamas.
Siendo Jesus el pan y su sangre el vino (jugo de uva) tiene sentido de que al "ir a El" y "creer en El" se sacia nuestra hambre y sed. Por lo tanto el comer y el beber significan creer en Cristo. Creo que este pasaje aclara si este "comer" y "beber" es algo literal o tiene un significado figurado, a saber "ir a Cristo", "creer en Cristo" como lo dice el mismo pasaje.
Cuando el Señor Jesus dijo: "Mi comida es que haga la voluntad del que me envió" (Juan 4:34). "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia" (Mateo 5:6) no hablaba de comer literalmente. Tampoco debemos de entender de manera literal el que Jesus dijera que el pan era su cuerpo y el vino su sangre.
Un católico me dijo una vez que cada vez que la biblia usa los terminos comer y beber en sentido figurado siempre se hace en sentido negativo. Pero como podemos ver, Jesus en Juan 4:34, no usa la palabra comer en sentido negativo. En Isaias 55 tampoco se usa en sentido negativo.
El Señor Jesus, había hablado a sus discípulos en alegorías. "Estas cosas os he hablado en alegorias" (Juan 16:25). ¿Qué le hace pensar al católico que el Señor Jesus no pudo haber hablado en sentido figurado?
Cuando Jesus dijo: “Destruyan este templo y lo levantare de nuevo en tres dias" (Juan 2:19) los judios interpretaron esta declaración de Jesus de manera literal, el mismo error en el que los catolicos caen cuando interpretan Juan 6 sobre el pan y el vino como cuerpo y sangre de Cristo.
Los católicos citan Lucas 22:19 para demostrar que el pan era literalmente el cuerpo de Cristo. El pasaje dice: “Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí”.
Pero como dice Norman Geisler y Thomas Howe: “El contexto se opone a tomar esto literalmente. Todos concuerdan en que, cuando Jesús dijo esto, se refería al pan. Lucas dice: "Tomó el pan, dio gracias, lo partió... diciendo "este es mi cuerpo" (Luc. 22:19). Pero era obvio para todos que el cuerpo verdadero de Jesús estaba sosteniendo el pan con sus manos. Así, pues, ninguno de los discípulos presentes podría haber interpretado que Jesús quería decir que el pan era su cuerpo verdadero” (Cuando los críticos preguntan).
Ademas el mismo pasaje nos dice que se hacían en memoria de Cristo.
Ademas de lo dicho, Jesus, cada vez que se llamo a si mismo con un titulo comenzando con los términos “Yo soy” siempre fue en lenguaje figurado en el evangelio de Juan. Lo que demostraría que cuando El se llama a si mismo “El pan de Vida” El debe haber estado hablando en lenguaje figurado.
Veamos unos ejemplos:
1. Yo soy la Luz del mundo (Juan 8:12). Esto es lenguaje figurado.
2. Yo soy la Puerta (Juan 10:9). Esto es lenguaje figurado.
3. Yo soy el Buen Pastor (Juan 10:11). Esto es lenguaje figurado.
4. Yo soy la Resurrección y la Vida (Juan 11:25-26). Esto es lenguaje figurado.
5. Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida (Juan 14:6). Esto es lenguaje figurado.
6. Yo soy la Vid (Juan 15:5). Esto es lenguaje figurado.
Pese a la evidencia, la iglesia católica quiere que creamos que es literal la afirmación que Jesus hace de si, al llamarse “Yo soy el Pan de Vida” (Juan 6:35). No, no podemos creer lo que a todas luces se entiende de manera figurada.
El historiador y experto en Civilizaciones Will Durant escribio que la creencia en la transubstaciacion como se enseña en el catolicismo romano es "una de las ceremonias mas antiguas de las religiones primitivas" (Will Durant, Historia de la Civilizacion pag. 741).
En 1 Corintios 11:26 se refuta la falsa doctrina de la transubstanciación. "Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga". La frase, "hasta que venga," nos dice que Cristo no esta en la tierra físicamente. Eso quiere decir que Cristo no es literalmente ese pan ni ese vino.
En 1 Corintios 11:28 leemos: "Por tanto pruébese cada uno a si mismo, y coma así de aquel pan, y beba de aquella copa”. Si el pan fue convertido en el cuerpo de Cristo, y la copa en la sangre de él, ¿por qué no dijo Pablo: "coma así de aquel cuerpo, y beba de aquella sangre"?
El Papa Virgilio escribió unas palabras que perturban a los católicos, las que quiero citar. Estas son: "La Carne de Cristo cuando estaba en la tierra no estaba en el cielo, y ahora porque esta en el cielo no esta en la tierra" (Cont. Eutiques 1, II). Este papa contradijo la enseñanza de la transubstanciacion.
Una noticia que lei decía: "Buenos Aires, 11 de Febrero de 2002. En una nota titulada «Profanación», el arzobispo de Paraná, Estanislao Karlik, denunció que el viernes «una persona, que llevaba la hostia consagrada a un enfermo imposibilitado de salir de su hogar, fue asaltada por un delincuente que le arrebató la cartera con violencia y huyó con su compañero llevándose el Sacramento de la Eucaristía, que constituye el tesoro más grande de la Iglesia, porque contiene al mismo Jesucristo Nuestro Señor»..."
(http://www.zenit.org/spanish/visualizza.phtml?sid=16479).
¿Se robaron al Señor Jesucristo, el cual es Dios-hombre? Eso es absurdo, pero cabe en la mente católica.
Charles Chíniquy escribió esta anécdota: “¿Nos ha dado Dios oídos para oír, ojos para ver e inteligencia para entender? ¡El Papa dice que no! Pero el Hijo de Dios dice que sí: No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis?” (Mc. 8: 17 y 18). Esta apelación solemne de nuestro Salvador a nuestro sentido común derriba la estructura completa de Roma. El Papa lo sabe, por tanto, los Católico-romanos son advertidos a no confiar en el testimonio de sus oídos, ojos e inteligencia. En la JeuneLorette vivía un sacerdote jubilado que estaba ciego. Para ayudarle, los sacerdotes. Alrededor de Qüebec lo cuidaban por turnos en sus casas parroquiales. Los concilios de Roma han prohibido a los sacerdotes ciegos decir la misa, pero a causa de su elevada piedad, él obtuvo del Papa el privilegio de celebrar la misa corta de la Virgen que sabía perfectamente de memoria. Una mañana, el sacerdote anciano estaba en el altar diciendo su misa. Yo estaba en la sacristía escuchando confesiones, cuando el joven sirviente vino y me dijo: –Le llama el Padre Daule, por favor, venga pronto. Temiendo que algo hubiera sucedido a mi anciano amigo, corrí a él. Lo encontré palpando nerviosamente al altar con sus manos como en búsqueda de algo muy precioso. Llegando cerca de él, le pregunté: –¿Qué desea usted? El respondió con un grito de angustia: –¡El buen dios ha desaparecido del altar! ¡Está perdido! Con la esperanza de que estaba equivocado y que sólo había dejado caer al suelo, por algún accidente, al buen dios (Le Bon Dieu), hicimos la búsqueda más minuciosa, pero no encontramos al buen dios. Al principio, acordándome de los miles de milagros que había leído de desapariciones y maravillosos cambios de las formas del dios oblea, llegó a mi mente que habíamos presenciado un gran milagro. Pero pronto cambié de opinión. La iglesia de Beauport estaba habitada por las ratas más audaces einsolentes que jamás he visto. Muchas veces al decir la misa, yo había visto las trompas feas de variasde ellas. Fueron atraídas por el olor de la oblea recién hecha. Querían desayunar el cuerpo, sangre, alma y divinidad de mi Cristo. Pero como yo estaba constantemente moviéndome y rezando en voz alta, las ratas invariablemente se asustaban y huían a sus escondites secretos.El Padre Daule sinceramente creía lo que todo sacerdote de Roma está obligado a creer: que él tenía el poder para convertir la oblea en dios. Inclinando mi cabeza al angustiado sacerdote anciano, le pregunté: –¿No ha quedado, como suele, un largo tiempo sin moverse en la adoración del buen dios después de la consagración? Prontamente contestó: –Sí, pero, ¿Qué relación tiene eso con la pérdida del buen dios? Repliqué en una voz baja, pero con un acento honesto de angustia y asombro: –¡Algunas ratas arrastraron y comieron al buen dios! –¿Qué me dice? –replicó el Padre Daule, –¿El buen dios, arrastrado y comido por ratas? –Sí, –contesté, –no tengo la menor duda. –¡Dios mío, Dios mío! ¡Qué calamidad tan horrible me ha ocurrido! –exclamó el anciano, levantando sus manos y ojos al cielo, –¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué no me quitaste la vida antes que me ocurriera semejante desgracia? No pudo hablar más, su voz fue ahogado por sus sollozos. Al principio, yo no sabía qué decir. Mil pensamientos, algunos serios y otros sumamente absurdos, cruzaron mi mente. El sacerdote anciano lloraba como un niño. Me preguntó con una voz quebrantada por sollozos: – ¿Qué debo hacer? Le respondí: –La Iglesia ha previsto sucesos de esta índole y ha provisto para ellos. Lo único que tiene que hacer es conseguir una oblea nueva, consagrarla y continuar su misa como si nada extraño hubiera sucedido. Yo iré y le traeré una oblea nueva.Corrí a la sacristía y le llevé una oblea nueva, la cual consagró y convirtió en un nuevo dios y terminó su misa como le aconsejé. Después que terminó, llevé al desconsolado sacerdote anciano por la mano a mi casa parroquial. Intenté calmar sus sentimientos diciéndole que no era culpa suya; que este extraño y triste suceso no era el primero; que había sido previsto por la Iglesia, la cual nos dice qué hacer en estas circunstancias y que no había falta ni ofensa contra Dios ni los hombres de parte suya. Esperaba que el sentido común de mis palabras le ayudarían a vencer sus sentimientos, pero estaba equivocado. Sus lamentaciones eran tan amargas y largas como las de Jeremías. Por fin, perdí mi paciencia y dije: –Mi querido Padre Daule, a nuestro gran y justo Dios no le agradasemejante exceso de dolor y pesar por algo que estaba única y enteramente bajo el control de su poder y sabiduría eterna. –Señor Chíniquy, –contestó, –veo que faltas la atención y experiencia que tan frecuentemente falta entre los sacerdotes jóvenes. ¿No comprendes la terrible calamidad que acaba de ocurrir en tu iglesia? Si tuvieras más fe y piedad, llorarías conmigo. ¿Cómo puedes hablar tranquilamente de algo que hace llorar a los ángeles? ¡Nuestro Salvador arrastrado y comido por ratas! ¡Ay, gran Dios! ¿No sobrepasa esto la humillación y los horrores del Calvario? –Mi querido Padre Daule, –respondí, –permíteme decirle respetuosamente que sí entiendo, igual que usted, la naturaleza deplorable del evento de esta mañana y yo hubiera derramado mi sangre para impedirlo, pero hay que ver el hecho en su propia luz. No dependió de nuestra voluntad. Dios es el único que podría haberlo previsto o impedido. Le diré claramente mi propia opinión: si yo fuera Dios Todopoderoso y una miserable rata se acercara a mí para comerme, yo la mataría antes que pudiera tocarme” (Cincuenta años en la Iglesia de Roma).
La Misa
De acuerdo al Nuevo Catecismo de San José de Baltimore, Vol 2, Asunto 357, dice: “la misa es el sacrificio del nuevo pacto en el cual Cristo, a través del Ministerio del sacerdote, se ofrece a si mismo a Dios de manera incruenta bajo las apariencias del pan y el vino. La misa es el sacrificio de Cristo ofrecido de manera sacramental…la realidad es la misma pero la apariencia difiere”.
La Eucaristía es denominada de varias formas según el catolicismo. La Eucaristia es “el santo sacrificio de la eucaristía,” (CIC 1055) y “la Eucaristía es también un sacrificio,” (CIC 1365); “Por esto que en la liturgia, especialmente en el sacrificio divino de la Eucaristía, es que la obra de nuestra redención es realizada,” (CIC 1068); “La Eucaristía es de esta manera un sacrificio, porque re-presenta (hace presente) el sacrificio de la cruz,” (CIC 1366); “…este sacrificio es verdaderamente propiciatorio,” (CIC 1367); “Como sacrificio, la Eucaristía es también ofrecida en reparación por los pecados de los vivos y los muertos,” (CIC 1414); “La Iglesia tiene a la Misa para ser considerada como un “real y propio sacrificio”, (Enciclopedia Católica, tema: El sacrificio de la Misa).
Los Católicos Romanos dicen que “el sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son un solo sacrificio” (CIC 1367).
Pero eso es falso, porque lo hacen cada vez. Decir que es un solo sacrificio de manera literal, es absurdo.No necesitamos de la misa, porque ya Cristo hizo un sacrificio una vez para siempre. “Tal Sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y hecho mas sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a si mismo” (Hebreos 7:26-27).
El Señor Jesus "con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados" (Hebreos 10:14).
Parece que estos textos no están tan claros a los apologistas católicos que llegan a decir cuanto disparate pueden por todas partes.
Maria: Madre de Dios
En el articulo “María, Madre de Dios” publicado en la pagina Corazones.org se reconoce que: “María, obviamente, no fue madre del Hijo eternamente”. Pero afirma que Maria igualmente es madre de Dios. Pero tal conclusión es ridícula.

En la biblia se dice que Maria es madre de Jesús. Pero notese que cuando se dice en la biblia “Madre de mi Señor” (Lucas 1:39-45), se refiere por metonimia al cuerpo de Jesús. Jesús ya existía antes de encarnarse.

Si seguimos la misma manera de pensar de un católico diremos tambien que Jacobo es “hermano de Dios” ya que el apostol Pablo dijo: “Jacobo el hermano del Señor” (Gálatas 1:19).

María: Corredentora
Maria no nos salvo de nada, ella no murió en la cruz, ella fue instrumento para traer al Salvador, pero ella no es ni salvadora, nicorredentora, ni nada. Que haya habido instrumentos para que Cristo haya dado su vida en la cruz para salvación, no los hace corredentores. Si Maria fuera corredentora, tambien lo serian los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes, los escribas, los fariseos, Judas, Pilato y los soldados Romanos ya que, si no fuera por ellos, Jesús no hubiese muerto en la cruz.
Que Maria haya tenido el privilegio de ser la madre de Cristo no significa que sea corredentora. El redentor es Cristo. "Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21).
María: Fue Concebida Sin Pecado Y Nunca Peco
No hay evidencia biblica de que Maria no haya pecado nunca. Las biblia nos dice otra cosa: "Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador" (Lucas 1:31,46-47). Maria reconoce que Dios es su salvador, porque ella necesitaba salvación de sus pecados.
Un pasaje paralelo al de Lucas es Mateo 1:21, el cual nos dice que Jesús nos salvaría de los pecados. “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). Asi pues vemos que Maria se incluye entre los que necesitan salvación de los pecados.
Pablo nos dice: “Por cuanto TODOS pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).
El apóstol Juan quien vivio con Maria (Juan 19:26-27) dijo: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1 Juan 1:8-10).
Maria misma dijo: “...porque ha mirado la bajeza de su sierva..." (Lucas 1: 48).
Crisóstomo dice que María “fue movida por ambición y arrogancia excesiva cuando envió un mensaje a Cristo para demostrar la influencia que tenía sobre El” (Homilía en S. Mateo 12:48).
El papa León I, en el año 440, afirmaba: "Sólo el Señor Jesucristo entre los hijos de los hombres nació inmaculado, porque El solo ha sido concebido sin la suciedad y la concupiscencia de la carne" (Sermòn 24 de Nativ.Dom.).
El Papa Leon Magno confesaba: "Entre los hijos de los hombres, solo Jesucristo vino al mundo sin pecado, porque solo El ha sido concebido sin la contaminación de la conscupiscencia de la carne" (Leon Magno, Sermo 25,5 PL 54,211). Si solo Jesus vino al mundo sin pecado, Maria vino con el pecado de Adan y por lo tanto peco.
El Papa Gelasio, hablando de los hombres, dijo: “Solo pertenece al cordero inmaculado no tener pecado alguno” (Gelassi Papae Dicta, Vol. 4, col. 1241, Paris, 1671).
El Papa Inocencio III dijo: “Ella (Eva) fue producida sin pecado, pero dio a luz en pecado; ella (Maria) fue producida en pecado, pero dio a luz sin pecado” (De Festo Assump., sermón 2).
Agustín de Hipona en Psalm 34, sermón 3, dice: "María murió por causa del pecado original transmitido desde Adán a todos sus descendientes".
Anselmo (1033-1109 después de Cristo), arzobispo y doctor de la Iglesia, también escribió (Op., p. 92): "Si bien la concepción de Cristo ha sido inmaculada, no obstante, la misma Virgen de la cual Él nació ha sido concebida en la iniquidad y nació con el pecado original, porque ella pecó en Adán, así como por él todos pecaron".
Tomás de Aquino dijo: “La bienaventurada Virgen María, habiendo sido concebida por la unión de sus padres, ha contraído el pecado original” (Summa Teológica, part. 3, pág. 65).
Eusebio, dice: “Ninguno está exceptuado de la mancha del pecado original, ni aun la madre del Redentor del mundo; sólo Jesús quedó exento de la Ley del pecado, aun cuando haya nacido de una mujer sujeta al pecado” (Emiss. in Horat. 2 de Nativ.).
La iglesia católica dice que Maria fue concebida sin pecado, y se basa en un texto que no apoya por ningún lado la posición católica. Veamos que dice ese texto: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3:15).
En este pasaje como pueden notar no se dice ni explicita ni implícitamente que María nacería sin pecado.
Los católicos d
Responder
#2
(07-09-2014, 02:22 AM)oswaldtb7 escribió: Lección 69

EL CATOLICISMO ROMANO

Autor: Danny Totocayo

ORIGEN

La Iglesia Católica Romana nace en el año 312 DC, cuando Constantino (emperador romano) quien se había “convertido” declaró que el Cristianismo sería la religión oficial del Estado (Roma). El catolicismo es una mezcla de religión pagana romana con cristiana.

La iglesia de Cristo nacio en Jerusalén (Hechos 1:12; 2:1), la iglesia católica en Roma. La iglesia de Cristo nacio con poder espiritual (Hechos 2:2-4), la iglesia católica sin poder de Dios. La iglesia tiene a Cristo por cabeza (Colosenses 1:18), la iglesia católica tiene por cabeza al papa.
Pablo dice que en sus días ya estaba en acción el misterio de la iniquidad (2 Tesalonicenses 2:7), por lo cual no debe de sorprendernos que el Cristianismo se haya ido corrompiendo.

James Buchanan en el siglo XVI, dijo: “Estos escritos [de la iglesia católica], sean antiguos o modernos, no poseen autoridad divina en asuntos de Fe, y su enseñanza en estos temas no deben afectar nuestras creencias, a menos que pueda probarse que están en conformidad con las normas infalibles de la palabra de Dios… La levadura anticristiana, que existía en la iglesia primitiva, gradualmente se expandió y fermentó en tiempos posteriores, y se ha vuelto casi universal, cuando el poder de Roma, que tenía obstruido su temprano desarrollo, tomó su camino, y la "Apostasía" predicha tuvo libre curso. No podemos esperar que durante el progreso de esta Apostasía predicha, la verdad del Evangelio continuara en su pureza original, ...al final del segundo siglo comenzó a corromperse con muchas doctrinas erróneas y prácticas supersticiosas, que crecieron bajo el fomento de los padres más eminentes, tanto de la Iglesia Oriental como de la Iglesia de Occidente”.
Una lectura de la biblia nos muestra que el catolicismo es diferente a la iglesia primitiva.

La iglesia de Cristo nace en Jerusalen, no en Roma.

DOCTRINAS CATÓLICA ROMANAS

En este estudio no vamos a analizar todas las doctrinas catolicas, solo quiero analizar algunas de las mas discutidas.

La Salvación Por Medio De La Iglesia

Estas son las declaraciones catolicas:

"La Iglesia santa universal…proclama que todos que están afuera jamás serán salvos" (Papa Gregorio el Grande. 540-604 d.C.).

"La Iglesia es como la arca de Noe, afuera de que nadie puede ser salvo" (San Tomás Aquinas. 1224-1274 d.C.).

"Solamente hay una Santa Iglesia Católica y apostólica y tenemos la obligación de creerlo y confesarlo,...Fuera de ella no hay salvación ni perdón de pecados…" (Papa Boniface VIII. 1235-1303 d.C., se hizo Papa en 1294).

Del Concilio de Florencia-Basel-Ferrara (1431-1445), nos viene el siguiente decreto: “Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse participe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles, a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica".

“Es un pecado creer que haya salvación fuera de la Iglesia Católica" (Papa Pío IX. 1792-1878 d.C).

"Creemos que la Iglesia es necesaria para la salvación porque Cristo, quien es el único mediador y camino exclusivo a la salvación, se coloca por nosotros en su cuerpo, que es la Iglesia.  Siempre hay que recordar que la unidad del cuerpo místico, sin que no se puede obtener la salvación, no está disponsible a los que están fuera de la Iglesia Católica" (Papa Pablo VI. 1897-1978 d.C. se hizo Papa en 1963).
Como el lector puede ver, las declaraciones de los papas y doctores de la iglesia catolica dicen que nadie puede ser salvo, a menos que uno sea catolico. Sin embargo la iglesia catolica se contradice porque tambien dice: “El designio de salvación comprende también a los que reconocen al Creador. Entre ellos están, ante todo, los musulmanes, que profesan tener la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único y misericordioso que juzgará a los hombres al fin del mundo” (Concilio Vaticano II, Lumen gentium, 16; cf Id., Nostra aetate, 3).

Tambien leemos que la Iglesia catolica dice: “847 Esta afirmación no se refiere a los que, sin culpa suya, no conocen a Cristo y a su Iglesia: Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna” (LG 16; cf DS 3866-3872).

Obviamente la iglesia catolica se contradice.

La salvación la obtenemos por medio de fe en Cristo. La iglesia de Cristo enseña el evangelio para que los pecadores puedan ser salvos. Sin embargo nadie es salvo por ser católico o adventista o mormon o musulman. La salvación no implica pertenecer a una religión, sino pertenecer a Cristo. La biblia nos dice: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

Si quiere ser salvo debe salir lo mas pronto de la iglesia católica, arrepentirse de sus pecados y creer en Cristo como su Salvador y Señor.

La Iglesia Perdona Los Pecados

El catecismo católico dice que pueden perdonar pecados. "No hay ninguna falta por grave que sea que la Iglesia no pueda perdonar" (p. 285, #982). "Por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los pecados de los bautizados..." (p. 286, #986). "Por medio del obispo y de sus presbíteros, la Iglesia en nombre de Jesucristo concede el perdón de los pecados" (p. 414, #1448).

La biblia nos enseña que quien perdona nuestros pecados es Dios. David dijo: "Mi pecado te declaré... Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; y tú perdonaste la maldad de mi pecado” (Salmos 32:5).

Los católicos señalan a Juan 20:23 como evidencia de que los sacerdotes católicos pueden perdonar pecados que no se han cometido contra ellos. Veamos que dice: “A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos”.

Basándose en este verso, los católicos aseguran que Dios les dio a los apóstoles la autoridad de perdonar los pecados, y que esa autoridad fue legada a los sucesores de los apóstoles, entiéndase por ello, a los obispos y sacerdotes de la Iglesia Católica Romana.

Jason Hauser dice: “La correcta comprensión de Juan 20:23 sería reconocer que Jesús no se opone al tema en el resto de las Escrituras de que sólo Dios perdona los pecados, sino que con audacia pueden declarar que los que verdaderamente se arrepienten y creen el evangelio, sus pecados serán perdonados por Dios y los que rechazan a Cristo morirán en sus pecados (Jn 8:24; Heb 10:26-27)” (¿Puede un sacerdote perdonar pecados?)

Los escribas y fariseos pensaban en sus corazones "... ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?" (Lucas 5:21). El error de ellos era no reconocer que Jesus era Dios (Juan 1:1; Tito 2:13; Romanos 9:5); pero estaban en lo cierto cuando decían que solo Dios puede perdonar pecados.

La iglesia católica se contradice cuando reconoce que “...el pecado es siempre una ofensa hecha a Dios (cf. Sal 51, 6), sólo Él es quien puede absolverlo (cf. Sal 51, 12)...” (N° 431).

Si solo Dios puede absorlver los pecados, el  sacerdote católico esta de sobra.

Cuando muchos creen que los sacerdotes católicos pueden perdonar pecados, Dios dice: "Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados" (Isaias 43:25).

Daniel había comprendido bien esto cuando dijo: “De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar...” (Daniel 9:9).

¿Qué pasaría si algún sacerdote católico le retuviere los pecados a un católico que se ha “arrepentido” de todo su corazón? ¿Sera condenado?

El Bautismo Salva

Eso enseña la iglesia católica, pero la biblia enseña otra cosa.
Generalmente los católicos citan textos como Hechos 2:38.
Hechos 2:38 dice: “Arrepentios y bauticese cada uno…para perdón de pecados”. La mayoría de traducciones de este texto asi la traducen: “Arrepentíos y (kai) sed bautizados…para (eis) perdón de vuestros pecados…”

Yo sugiero esta traducción: “Arrepentíos luego (kai) sed bautizados…debido al (eis) perdón de vuestros pecados…”

Si traducimos así, el bautismo seria a causa del perdón de pecados, mas no para perdón de pecados. Entonces el arrepentimiento y la fe en Cristo si serian necesarios para el perdón de pecados basados en este texto y otros.

Justificación de esta traducción.

“Kai” tiene varios significados, uno de ellos es “y”, otro es “pero”, también se traduce por “Y sin embargo”, otras veces significa “que” “para que” “y as픓o sea”  “esto es” “es decir”, “incluso”, “hasta”, pero de todas estas traducciones bíblicas la que me interesa es “luego” que se traducen en varios lugares así. W. E. Vine señala dos textos: Lucas 7:12; Hechos 1:10. Solo en ingles se ha traducido de esta manera.
También se puede decir que Hechos 2: 38 es un modismo. Hechos 2:38 también se puede tomar como un modismo, el cual no se debe de tomar literalmente. Un ejemplo de un modismo es este: “Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amo mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama” (Lucas 7:47).

Como se puede ver este texto parece contradecirse, primero se dice: “sus muchos pecados le son perdonados, porque amo mucho” lo que da a entender que los pecados son perdonados a causa del amor que uno tiene a Jesús.

Pero la otra frase dice así: “mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama” lo que quiere decir que la razón del amor de una persona es por causa del perdón que ha recibido.

Creo que la ultima parte de Lucas 7:47 es una aclaración de Jesús el Señor, por lo que eso es lo correcto, y la primera parte del versículo simplemente es un modismo que no se debe de tomar literalmente, como no se debe de tomar literalmente la frase: “No tiene pelos en la lengua”.
Entonces también podemos ver sin problema alguno que Hechos 2:38 puede ser tomado como un modismo en el que no se toma literalmente el bautismo como necesario para el perdón de pecados.

La idea en Hechos 2:38 seria: “Arrepentíos para perdón de pecados y bautícese cada uno de vosotros”.

Si la primera parte de Lucas 7:47 no se toma literalmente, ¿Por qué tomar “literalmente”  Hechos 2:38, si es un modismo, más aun cuando la biblia enseña que varias personas fueron salvas sin ser bautizadas?
Tambien se puede entender este texto como un paréntesis. La mención del bautismo no significa que sea necesario para el perdón de pecados. Yo puedo decir: “Toma las llaves y ponte el abrigo y enciende el automóvil, para salir de aqui”.

Eso no significa que sea necesario llevar el abrigo para encender el auto y salir de un lugar. Asi pasa con Hechos 2:38, no se necesita del bautismo para perdón de pecados.

Los catolicos también citan Marcos 16:16. El texto dice asi: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.

Este texto no ayuda a los ritualistas. La ultima parte del texto no dice: “Mas el que no creyere y no fuere bautizado será condenado” porque simplemente el bautismo no es necesario para la salvación.

Este texto se puede explicar con esta analogía: "estudia mucho, cómprate un escritorio y serás un buen profesional". El comprarse un escritorio no es condición para ser un buen profesional, tampoco lo es el bautismo para recibir perdón de pecados.

Tal vez la refutación más irrefutable de la creencia que el bautismo es necesario para la salvación, es de aquellos que fueron salvos sin bautizarse.

1. La mujer arrepentida (Lucas 7:37-50).

Fue perdonada de sus pecados, y su fe le había salvado, aunque no había sido bautizada, ni en el bautismo de Jesús ni el de Juan.
Si una persona no se bautizaba en el bautismo de Juan ni el de Jesús y se moría antes de que Cristo muriera, y estableciera el nuevo pacto  ¿podría ser salva? ¿Era necesario el bautismo de Juan o de Jesús para salvación en el Antiguo Testamento? ¿Por qué Jesus le perdono sino fue bautizada ni en el bautismo de Juan ni en el de Jesus? ¿No dicen que el bautismo de Juan era para perdón de pecados?
¿Si no se bautizo esta mujer y Jesús la perdono, ¿era o no salva esa persona si moría antes de que Cristo muriera?
2. El paralítico (Mateo 9:2).
“Unos hombres le llevaron un paralítico, acostado en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: — ¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!”
Este paralitico fue perdonado sin que se haya bautizado. No fue bautizado en el bautismo de Juan ni en el de Jesus y fue perdonado.
3. El publicano en la parábola del fariseo y del recaudador de impuestos (Lucas 18:13-14).
“13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”.
Este publicano de esta parábola sin ser bautizado es justificado. Que buena ilustración  la que nos da Jesús para hablarnos de cómo alguien sin ser bautizado puede ser justificado.
4. El ladrón en la cruz (Lucas 23:39-43).
“39 Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo: — ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió: — ¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo.42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús”.
Aun cuando este hombre que vivió bajo la ley, no fue bautizado con el bautismo de Juan que era “para perdón de pecados” y fue perdonado, por eso se le prometio el paraíso.
5. Cornelio y los que estaban con él (Hechos 10:44-48).
En Hechos 10:44-48, Cornelio y aquellos con él fueron convertidos por medio del mensaje de Pablo. Ellos fueron salvos antes del bautismo, y es evidente en su recepción del Espíritu Santo (v. 44) y los dones del Espíritu (v. 46) antes de su bautismo. Es más, habían recibido el Espíritu Santo (y por lo tanto eran salvos) lo que movió a Pedro a bautizarlos (cp. v. 47). “¿Puede acaso alguien negar el agua para que sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo…?” (Hechos 10:47).
6. Los discípulos de Efeso (Hechos 19: 1-7).
"Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo:¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres".
Estos ya eran discípulos, por lo tanto salvos; pero no se habían bautizado. Quizás la razón por la que se volvieron a bautizar sea porque el bautismo de la gran comisión sea el único válido en el nuevo pacto, pero antes de que muriera Cristo ya se bautizaban y en ese tiempo era valido el bautismo tanto de Jesús como el de Juan el bautista.
Al parecer después de la muerte de Cristo, los bautizados por Juan debían rebautizarse.
Pero el asunto es que aun si es necesario ese rebautismo, lo cierto es que estos creyentes de Efeso son llamados discípulos y se habían arrepentido y habían creído en Cristo. No existen discípulos que no sean salvos por lo tanto el rebautismo aunque necesario no era para salvación. Ellos ya eran salvos por ser discípulos y la evidencia de ello era que se arrepintieron y creyeron en Cristo.
La biblia nos dice: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros" (Juan 13:35).
Pues a estos de Efeso se les llama discípulos lo que quiere decir que eran conocidos por su amor, sino no hubieron podido reconocerlos. Y los que aman han nacido de Dios, por lo tanto pueden entrar al reino de Dios y por lo tanto fueron salvos.
“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios” (1 Juan 4:7). Así vemos que estos eran discípulos porque amaban y amaban porque habían nacido de Dios, los que han nacido de Dios, de lo alto, entran al reino de Dios y los que entran al reino de Dios son salvos.
El Bautismo De Infantes
Los católicos citan varios textos en los que ellos suponen que apoyan el bautismo de infantes. Ellos dicen que varias familias fueron bautizadas, lo que debe incluir a infantes.La familia de Cornelio (Hechos 10:43-48), la familia de Lidia (Hechos 16:15), la familia del carcelero de Filipos (Hechos 16:33) y la familia de Estéfanas (1 Corintios 1:16).

El que se mencione familia no implica que los infantes hayan sido bautizados, aunque sean parte de la familia, porque el bautismo es solo a los que creen (Hechos 8:36-37).

El hecho de que se mencione la palabra “familia” no implica siempre que haya niños. Por ejemplo en 2 Samuel 14: 7 se dice: “Pero ahora resulta que toda la familia se ha puesto en contra de esta servidora de Su Majestad. Me exigen que entregue al asesino para que lo maten, y así vengar la muerte de su hermano, aunque al hacerlo eliminen al heredero. La verdad es que de esa manera apagarían la última luz de esperanza que me queda, y dejarían a mi esposo sin nombre ni descendencia sobre la tierra” y aquí familia no puede implicar a infantes porque no pueden ponerse en contra de una mujer, exigir que entreguen al asesino, ni vengarse.
Otro pasaje que puede incluir infantes; pero no lo hace necesariamente es Malaquias 3:9. El pasaje dice: “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado”.
En una nacion hay infantes; pero eso no significa que ellos hayan robado a Dios al no dar diezmos y ofrendas.
Otro pasaje dice: “Después entraron Moisés y Aarón ante Faraón, y le dijeron: Jehová, el Dios de Israel, dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto” (Exodo 5:1).
En un pueblo hay infantes; pero eso no significa que ellos iban a celebrar fiesta a Dios en el desierto.
En las familias pueden haber infantes, no siempre, pero pueden haber; pero eso no significa que infantes hayan sido bautizados, porque para ello deben de creer en Cristo (Hechos 8:36-37).

La familia de Cornelio (Hechos 10:43-48)  fue bautizada porque los que habían recibido el Espiritu Santo “oian el discurso” (vs. 44).
Leamos desde el verso 43 hasta el verso 47 y notaremos que esto es cierto: “43 De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. 44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. 46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. 47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? 48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días”.
Como podemos notar estos que oian el discurso de Pedro debieron de haber entendido el mensaje para que hayan sido salvos y hayan recibido el Espiritu Santo. Fue por eso que fueron bautizados. Los bebes no pudieron haber entendido el mensaje si es que la familia de Cornelio tenia bebes.
La familia de Crispo y su familia (Hechos 18:8) fueron bautizados,  porque su familia creyo, lo que quiere decir que no hubieron bebes bautizados.

La familia de Lidia (Hechos 16:14-15) fue bautizada, pero debemos notar que asi como las otras familia que fueron bautizadas por haber creido en Cristo al oir el mensaje de salvación, esta familia también fue bautizada por haber oído el mensaje de Salvacion.  

La familia del carcelero de Filipos (Hechos 16:25-34) fue bautizada porque escucharon el mensaje del evangelio (Hechos 16:32). Los bebes no pudieron oir y entender el mensaje del evangelio, asi que no puede decirse que los bebes fueron bautizados.

La familia de Estéfanas (1 Corintios 1:16) fue bautizada por Pablo. Pero debemos notar que ellos fueron convertidos. Pablo lo dice muy claramente: “Bien saben que los de la familia de Estéfanas fueron los primeros convertidos de Acaya, y que se han dedicado a servir a los creyentes. Les recomiendo, hermanos, que se pongan a disposición de aquéllos y de todo el que colabore en este arduo trabajo” (1 Corintios 16:15-16).
Pedro: La Roca Sobre La Cual Cristo Edificaria Su Iglesia
La iglesia católica cree que en Mateo 16: 13-18, se enseña que Pedro es la roca sobre la cual, Cristo edificaría su iglesia. El catecismo dice: " La iglesia católica además afirma: “Sobre la roca de esta fe, confesada por Pedro, Cristo ha construido su iglesia...En el colegio de los doce Simón Pedro ocupa el primer lugar (Cf. Mc 3,16; 9,2; Lc 24,34; 1Co 15,5). Jesús le confía una misión única. Gracias a una revelación del Padre, Pedro había confesado: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Entonces nuestro Señor declaró: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella" (Mt 16,18). Cristo, "Piedra viva" (1P 2,4), asegura a su Iglesia, edificada sobre Pedro, la victoria sobre los poderes de la muerte. Pedro, a causa de la fe confesada por él, será la roca inquebrantable de la Iglesia. Tendrá la misión de custodiar esta fe ante todo desfallecimiento y de confirmar en ella a sus hermanos (Cf. Lc 22,32)" (CIC N°552).
Aquí vemos una contradicción, primero se dice que la roca fue la confesión que hizo Pedro y después se dice que esa roca es Pedro. Eso es absurdo. Aquí le están dando dos significados distintos a la roca y eso no es creible solo porque ellos lo digan. Ademas ellos dicen que solo Pedro es la roca. Aquí una cita: “El Señor hizo a Pedro, y solamente a él, la piedra de su Iglesia" (Catecismo N° 881). Como podemos ver aquí hay una contradicción.
Aun si Pedro es la roca mencionada en Mateo 16: 18, no significaria que Pedro sea la Unica piedra de la iglesia, ya que el apostol Pablo llamo a Cristo la roca (1 Corintios 10:4; 1 Pedro 2:8).
"Nadie puede poner otro fundamento del que está puesto...el cuál es JESUCRISTO" (1 Corintios 3:11).
Bill Reeves dice: “El texto griego mismo dice que tú eres PETROS (palabra masculina) y que sobre esta PETRA (palabra femenina) edificaré mi iglesia. Jesús no dijo “sobre este mismo PETROS”, sino cambió de género, diciendo sobre esta PETRA, refiriéndose a la confesión que Pedro acabó de hacer con referencia a la Deidad de Jesús (ver. 16). La firmeza (piedra, roca) del fundamento de la iglesia de Cristo es la Deidad de él que Pedro acabó de confesar (ver. 16)”.
Este pasaje de Mateo 16:18 se puede traducir de dos maneras: “Tu eres Pedro, y sin embargo (kai) sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”, o de esta manera: “Tu eres Pedro, pero (kai) sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”.
El termino griego “kai” significa "y", pero también significa “y sin embargo” (Mateo 3:14; 6:26), o "pero" como aparecen en Marcos 12:12; Lucas 20:19 y Romanos 1:13.
Estas dos traducciones incomodan a los católicos, pero tienen que aceptarla como una buena traducción.
Debemos notar tambien que cuando Jesús hablaba no siempre se refería a lo que la gente suponía. Por ejemplo en una ocasión cuando estaba en el templo echando a los que estaban allí comprando y vendiendo dijo: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Juan 2:19). Los que lo oian pensaron que Jesús estaba hablando del templo hecho de piedras, por lo cual respondieron: “En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?” (Juan 2:19); pero Jesús se refería a su cuerpo (Juan 2:21).
Los catolicos creen sin discernir la palabra de Dios que la roca es Pedro cuando en realidad la roca es la confesión que hizo Pedro, es decir Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios viviente”.
El Nuevo Diccionario Biblico Ilustrado por Vila y Escuain nos dice sobre la diferencia entre “Petros”, es decir Pedro y “Petra”, Cristo: “Petrus, del griego Petros: un trozo de roca, un canto rodado, en contraste con petra, una masa rocosa, petra en Mt. 7:24, 25,27. Mr. 15:46, Lc. 6:48, donde se menciona como fundamento seguro".
Si Petros significara lo mismo que Petra a Cristo se le hubiera llamado alguna vez Petros, pero no hay evidencia alguna de ello porque en la escritura nunca se uso Petros en el mismo sentido que Petra. Lo que veo es que en la biblia a Jesus se le dice Petra y jamás Petros. Aquí algunos pasajes:
“Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca [πέτρα pétra] era Cristo” (1 Corintios 10:4).
“Y Piedra de tropiezo, y roca [πέτρα pétra] que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados” (1 Pedro 2:8).
El hecho de que a Simon se le llamase Cefas, no significa que sea una roca, sino más bien “petros” es decir Pedro como lo podemos leer en Juan 1:42. ¿Por qué Cefas no significa Petra? La respuesta es sencilla, porque si Cefas significa Petra, entonces alguna vez se debió decir a Pedro con el nombre de Petra.
En el Nuevo Testamento se llama a Cefas veinte veces por el compuesto "Simón Pedro", y ciento cincuenta y tres veces lo llama "Pedro" y nunca “Simon Petra”, ni “Petra” lo que resulta curioso, si el fuera la “petra” en Mateo 16:18.
Martin Lutero el gran reformador alemán escribió: “Porque es cierto que San Agustin ha dicho muchas veces que la piedra era Cristo, y apenas una sola vez que era el mismo Pedro.Mas aun cuando San Agustin y todos los padres dijeran que el apostol es la piedra de que habla Cristo yo me opondria a todos ellos, apoyado en la Autoridad de la Escritura Santa, pues esta escrito: “Nadie puede poner otro fundamento que el que ha sido puesto,que es Jesucristo (1 Cor.3:11)”. El mismo Pedro llama a Cristo: “La piedra angular y viva, sobre la cual estamos edificados para ser una casa espiritual” (Martin Lutero, Su Vida y su Obra por Federico Fliedner pag. 89. CLIE).
Norman Geisler y Ron Rhodes escribieron en su excelente libro "Respuestas a las Sectas" lo siguiente: "A Pedro se le habla en segunda persona ("tu") en este pasaje, mientras que "esta roca" es en tercera persona”.
Pedro podría ser una roca, pero no la roca sobre la cual la iglesia de Cristo se edificaría, porque Pedro era una persona imperfecta. Pedro censuro al Señor Jesus (Mateo 16:22), pero el Señor Jesus le reprendio y le dijo “¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mateo 16:23). Pedro negó a Cristo 3 veces, y hasta le maldijo (Mateo 6:68-75). Jesús reprendió a Pedro por incrédulo (Mateo 14:22-31). Pedro fue hipócrita (Galatas 2:11-14).
Pedro fue un hombre de Dios, pero tenia errores, el no podía ser la roca sobre la cual se edificaría la iglesia. Sin embargo la iglesia católica cree que Pedro es la roca sobre la cual Cristo edificaría su iglesia.
Lo que la iglesia católica también debe de saber es que Pedro era un hombre casado (Mateo 8:14; 1 Corintios 9:5) a diferencia de los papas, los cuales no se casan.
El Papa: Vicario De Cristo
El único “Vicario de Cristo”  en la tierra es el Espíritu Santo. El es el substituo. La biblia nos dice: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, ÉL os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26).
Juan 14:16-18 dice: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”. El Espiritu Santo es el substituto de Cristo en la tierra. La biblia no dice por ningún lado que el Papa sea el vicario de Cristo.
El Papa: Infalible
La historia nos muestra que la infalibilidad papal es falsa.
Aun si el Papa Honorio I (625-638 d.C.) no es hereje para la Iglesia católica, si se lo considero como tal muchos años después de su muerte por favorecer la doctrina del monotelismo (doctrina que admitía dos naturalezas en Cristo, pero solo una voluntad divina).
El Tercer Concilio de Constantinopla le censuró en 680, el Segundo Concilio de Nicea (787) y el Cuarto Concilio de Constantinopla (869-870) también lo consideraron hereje.
El Papa León II (682-683), dice del papa Honorio I: “no santificó esta apostólica Iglesia con la enseñanza de la tradición apostólica sino que con profana traición trastornó su fe inmaculada”.
El Papa Clemente Romano enseño que la justificación es solo por la fe. El dijo: “Y así nosotros, habiendo sido llamados por su voluntad en Cristo Jesús, no nos justificamos a nosotros mismos, o por medio de nuestra propia sabiduría o entendimiento o piedad u obras que hayamos hecho en santidad de corazón, sino por medio de la fe, por la cual el Dios Todopoderoso justifica a todos los hombres que han sido desde el principio; al cual sea la gloria para siempre jamás. Amén" (Carta a los Corintios XXXII).
Cuando Clemente descarta la “propia sabiduría”, el “entendimiento”, “piedad u obras” para la justificación, está diciendo que la justificación es solo por la fe y asi contradice la doctrina católica de la justificación por la fe y las obras.
El Papa Virgilio dijo: "La Carne de Cristo cuando estaba en la tierra no estaba en el cielo, y ahora porque está en el cielo no está en la tierra" (Cont. Eutiques 1, II).
Este papa contradijo la enseñanza de la transubstanciación y por lo tanto la infalibilidad papal, ya que contradijo a otros papas y concilios.
Adriano VI (otro papa supuestamente infalible) llegó en el siglo XVI: “El papa puede errar incluso en lo tocante a la fe” (McClintock y Strong, 1867-1880, 1:83).
Daniel Sapia nos da mas ejemplos de falibilidad papal en lugar de infalibilidad papal:
El hecho es que ni en doctrina ni en práctica, han sido los Papas infalibles. Notemos unas cuantas de las cientos de contradicciones que desmienten esta doctrina:
Un ex oficial romano, Virgilio, como Papa (537-555) se volvió una figura trágica. Cambiaba su criterio sobre doctrina cada vez que el emperador se lo exigía. Finalmente Virgilio fue declarado hereje y fue excomulgado por el Quinto Concilio General (553), convocado en Constantinopla por el emperador Justiniano.
Después de su muerte, el Papa Honorio I (625-687) fue acusado como hereje por el Sexto Concilio Ecuménico (678-687), en el año 680. El Papa León confirmó su condenación. Si los Papas fueran infalibles, ¿cómo puede uno condenar a otro?
El Papa Formoso (891-896) llevado a juicio en el año 896 por el Papa Esteban VII (896-897), ocho meses luego de su muerte (como vimos en detalle anteriormente). Luego, el Papa Esteban VII declaró que todas las ordenaciones de Formoso quedaban sin validez. Formoso había ordenado a muchos sacerdotes y obispos quienes, a su vez, ordenaron a multitudes de otros, quienes también hicieron lo mismo. Por lo tanto, una cuestión insoluble continúa actualmente, respecto a cuáles sacerdotes, obispos, etc., hasta la fecha actual pueden estar en la línea de los que ordenó Formoso y por lo tanto, carecen de la genuina autoridad apostólica.
El duelo fue autorizado por el Papa Eugenio III (1145-1153). Pero más tarde el Papa Julio II (1509) y Pío IV (1506) lo prohibieron.
En el siglo XI, había tres Papas rivales al mismo tiempo. Todos estos fueron depuestos por el Concilio convocado por el emperador Enrique III. Más tarde, durante el mismo siglo, Clemente III se opuso a Víctor III e incluso a Urbano II ¿Cómo podían ser los Papas infalibles cuando se oponían el uno al otro?
Vino luego el gran caos, en 1378, que duró 50 años, cuando los italianos eligieron a Urbano VI y los cardenales franceses a Clemente VII. Estos Papas se maldijeron año tras año hasta que un concilio depuso a ambos y escogieron a otro.
El Papa Sixto V hizo preparar una versión de La Biblia, la cuál declaró como auténtica y muy fiel; pero dos años mas tarde, Clemente VIII declaró que estaba llena de errores y ordenó hacer otra.
Gregorio I rechazó el título de "Obispo Universal" por considerarlo pagano, profano, supersticioso, orgulloso e inventado por el primer apóstata (Epístola, 5:20-7:33). Aún así, a través de los siglos, otros Papas han reclamado este título. (F. Lacueva, Catolicismo Romano, pp. 36-40).
El Papa Adriano II (867-872) declaró el matrimonio civil como válido, pero el Papa Pío VII (1800-1823) lo condenó como no válido.
Nicolás V (1447-1455) anuló todos los "documentos, procesos, decretos y censuras" originados por Eugenio IV (1431-1447) contra el Concilio de Basilea, para que se considerara como si nunca hubiera existido.
La doctrina favorita de Juan XXII (1316-1334) era que "Cristo y sus apóstoles habían sido hombres de gran riqueza", y así lo declaró en una bula papal, Cum inter nonnulos (1323). El negar ese dogma era herejía. Juan XXII demandó a las autoridades que quemaran en la hoguera a los franciscanos (sus rivales) que habían hecho votos de pobreza. Los que rehusaron hacerlo fueron excomulgados. En total, 114 franciscanos fueron entregados a las hogueras de la inquisición. Este dogma, posteriormente, fue repudiado por otros papas.
Este Papa juró que la "Virgen María" se le apareció para presentarle la Gran Promesa: que ella entraría personalmente en el purgatorio el sábado después de sus muertes y llevaría al cielo a todos aquellos que, tras habiendo satisfecho ciertas condiciones, murieron llevando puesto su escapulario marrón. Confiados en este Privilegio Sabatino (sábado), que fue confirmado por otros Papas, incontables millones de católicos romanos desde entonces han usado (y usan) el escapulario marrón de "Nuestra Señora del Monte Carmelo" como su boleto de pasaje al cielo.
Juan XXII fue finalmente denunciado como hereje por el emperador Luis de Bavaria, quien lo depuso y designó a otro Papa en su lugar.
El Concilio de Constanza (1414-1418) depuso a tres papas, cada uno de los cuales reclamaba ser el único verdadero vicario de Cristo, y cada uno había "excomulgado" a los otros dos.
El Papa Eugenio IV (1412-1432) condenó a Juana de Arco a ser quemada por bruja y hereje. Mas tarde, en 1909, Pio X (1903-1914) la declaró santa. ¿Puede esto ser infalibilidad papal?
¿Cómo puede ser un Papa infalible, cuando un gran número de ellos ha negado tal doctrina?
Virgilio Inocencio III (537-555), Clemente IV (1265-1268), Gregorio XI (1370-1378), Adriano VI (1522-1523), Paulo IV (1555-1559) e Inocencio III (1198-1216), todos rechazaron la doctrina de Infalibilidad Papal. (S. Vila, A las fuentes del Cristianismo, pp. 173-180) ¿Podría ser un Papa infalible, y no saberlo? ¡Qué inconsistencia!
A ningun papa me postraria, ni le besaria los pies, ni las manos ni nada, por muy infalible que se diga. Solo al Dios creador del universo me postro y le adoro.
La Doctrina De La Transubstanciación
El Concilio de Trento afirma: "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su sangre; la Iglesia Católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación” (CIC, 1376).
El catecismo dice: “Sólo los presbíteros válidamente ordenados pueden presidir la Eucaristía y consagrar el pan y el vino para que se conviertan en el Cuerpo y la Sangre del Señor” (CIC N° 1411).
La iglesia católica basa la doctrina de la transubstanciación en Juan 6:53. El pasaje dice asi: “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros”.
Otro pasaje de la biblia que la iglesia católica usa para basar su doctrina es este: "Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí" (1 Corintios 11:23-25).
La iglesia católica cree que Jesus hablaba literalmente. Pero eso es absurdo. Si entendemos de manera literal que el pan y el vino es Jesus mismo literalmente en toda su humanidad y deidad, entonces Jesus enseño a blasfemar.
Si el pan y el vino es el Señor Jesus por la consagración, entonces:
1. Si Jesus es comido con cuerpo, alma y naturaleza Divina entonces el catolico es canibal.
Los únicos, en la biblia, que comieron un cuerpo humano con sangre, fueron los perros que comieron a Jezabel y personas que se apartaron de Dios.
Isaías 9:20 dice: "Cada uno hurtará a la mano derecha, y tendrá hambre, y comerá a la izquierda, y no se saciará; cada cual comerá la carne de su brazo".
Este pasaje habla de hurtar y de comer. Si hurtar es malo, comer la carne humana es pecado.
Levítico 26:29 dice: “Comeréis la carne de vuestros hijos, y la carne de vuestras hijas comeréis”.
Este pasaje habla de personas desobedientes que como consecuencia de su pecado y rebelión sufrirán las consecuencias y castigos de Dios. En el mismo capitulo se advierte que eso sucedera si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto” (Levitico 26:15).
Jeremias 19:9 dice: “Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas, y cada uno comerá la carne de su amigo durante el sitio y en la aflicción con que les afligirán sus enemigos y los que buscan su vida”.
Estos pasajes no aprueban el canibalismo, sino que son consecuencias y castigos por haber pecado.
Lamentaciones 4:10 dice: “Las manos de mujeres compasivas cocieron a sus propios hijos, que les sirvieron de comida a causa de la destrucción de la hija de mi pueblo”.
Estos pasajes hablan de como mujeres que eran compasivas llegaron en su desesperación a hacer algo tan abominable, como cocinar a sus propios hijos y comerlos.
Flavio Josefo, hablando sobre la destrucción de Jerusalén por los romanos al mando del general Tito dice: “Mientras tanto, incontables miles de judíos morían de hambre. En cada casa donde había el menor bocado de comida, los parientes luchaban por él. Transidos de hambre, los proscritos husmeaban como perros enloquecidos, royendolo lo que fuera: cinturones, zapatos e incluso el cuero de sus escudos. Otros devoraban manojos de paja, y luego sucedió el horroroso caso de María de Betezuba. Distinguida en familia y fortuna, María había huido a Perea a Jerusalén, pero sus propiedades habían sido saqueadas por los tiranos durante el asedio, y su comida por los registros diarios de sus seguidores. Enloquecida por el hambre, tomó a su bebé que tenía en su pecho, y dijo: “ìPobre bebé! ¿Por qué debería preservarte para la guerra, el hambre y la rebellion? Ven, sé mi alimento (…) con esto, mató a su pequeño, asó su cuerpo, y devoró la mitad del mismo, ocultando el resto. Los rebeldes llegaron al instante (…) amenazándola si no les entregaba lo que había preparado (…) destapando los restos del bebé. Ellos se quedaron paralizados de horror (…) y les dijo: Servíos porque yo ya he tenido mi parte (…) pero si sois melindrosos y no aprobáis mi sacrificio, dejadme el entonces el resto para mí. Ellos salieron temblando (…) mientras que los romanos quedaban horrorizados –por el – canibalismo infantil…” (Guerra de los judíos, libro VII, caps. VII-VIII, sec. 223-225, Adaptación de Paul L. Maier).
Josefo dice que los romanos  se horrorizaron por el canibalismo.
2. Si el pan y el vino son el cuerpo y sangre de Cristo de manera literal, entonces cuando el cristiano lo come, lo que esta haciendo es asesinar a Cristo con los dientes. El apóstol Pedro condeno a lo judíos por haber matado a Cristo, asi que si un católico cree en la doctrina de la transubstanciación, lo que debe de creer es que matar a Jesus es algo moral y bueno, y asi contradecir al apostol Pedro.
3. Si Jesús esta en la boca y por alguna razon no intencionada se vomita ese pan y vino, entonces el catolico echa de su boca a Jesus en el suelo. Lo cual no puede ser posible. Jesus no puede estar en una situación asi.
4. Es absurda, si uno participa de la eucaristia y en ese momento alguien se come el pan y el vino, entonces los muchos otros que participan en ese mismo tiempo tienen tambien a Jesus en sus bocas y asi hay muchos Jesus. Jesus solo como Espiritu puede ser omnipresente, pero su cuerpo fisico no, eso no es posible, por lo tanto la doctrina catolica en realidad hace que haya mas de un Jesús físico. Asi que eso significaria que hay muchos Jesus. Si todas las galletas y jugos de uva son un solo Jesus, entonces toda esa comida junta hace del cuerpo de Cristo uno muy grande a diferencia del cuerpo de Cristo, lo que solo contradeciría la misma postura católica.
5. Cuando se participa de la eucaristia, al comer a Jesus, lo que se hace es mezclar la naturaleza carnal heredada de Adan con la naturaleza Santa e inmaculada de Jesus. Los católicos no aceptan que Maria haya tenido un cuerpo pecaminoso para engendrar a Jesús, pero si creen que Jesus se mezcla con una naturaleza pecaminosa, cuando Jesus es comido, supuestamente de manera literal. Lo que ellos hacen es solo contradecirse.
6. Se vuelve blasfema, porque Jesús estaria en medio de excremento y gusanos. Jesus en ese caso estaría en una situacion que solo un catolico puede concebir y aceptar con alegría.
7. Esta creencia hace que uno se convierta en un vampirista. Dios prohibe el comer sangre. La iglesia ordeno que los creyentes no coman sangre (Hechos 15:28-29).
Dios no prohibio comer sangre de animal solamente. La razón por la que una persona no puede comer sangre es que la vida de la carne esta en la sangre. Levítico 17:10-12 deja esto bien claro: "Si cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y la cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación por la persona. Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre".
La vida de la carne humana tambien esta en la sangre, asi pues la sangre humana tampoco se puede comer por la misma razón que no se puede comer la sangre de animales.
Otra razón por la que no se debe comer la sangre de Cristo de manera literal es porque su sangre era para hacer expiación, lo mismo que la sangre de los animales que eran para expiación.
8. Esta creencia catolica, supone que este pan y vino son literalmente Jesus en toda su deidad y humanidad; pero con sabores distintos, lo que solo resulta ser solo una contradiccion, pero al catolico le parece suficiente con decir que ese pan y ese vino es un Cristo literal en toda su deidad y humanidad, pero que el sabor no lo sea, eso es absurdo. Un Cristo que es literalmente Dios hombre, no puede tener accidentes.
9. Esta creencia supone que un catolico (al creerla y aceptarla) abandonó su derecho a pensar y espera que sus lideres principales piensen por ellos.
No pueden tomarse de manera literal las palabras de Jesus en Juan 6 cuando dice: "Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros" (Juan 6:53). El Señor acostumbraba hablar de manera figurada, por ejemplo decía “vosotros sois la sal” “Yo soy el pan de vida” (Juan 6:48); “Yo soy la resurrección y la vida” (Juan 11:25); “Yo soy la vid verdadera” (Juan 15:1), "Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo" (Juan 10:9), “Ustedes son la sal del mundo” (Mateo  5:13), etc.
Cuando Jesus hablo de comer su cuerpo y beber su sangre estaba hablando de creer en El. Jesús dijo: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás" (Juan 6:35).
En este pasaje podemos ver de manera muy clara que Jesus esta hablando de "el que a mi viene" y del "que en mi cree" no tendra hambre ni tendra sed jamas.
Siendo Jesus el pan y su sangre el vino (jugo de uva) tiene sentido de que al "ir a El" y "creer en El" se sacia nuestra hambre y sed. Por lo tanto el comer y el beber significan creer en Cristo. Creo que este pasaje aclara si este "comer" y "beber" es algo literal o tiene un significado figurado, a saber "ir a Cristo", "creer en Cristo" como lo dice el mismo pasaje.
Cuando el Señor Jesus dijo: "Mi comida es que haga la voluntad del que me envió" (Juan 4:34). "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia" (Mateo 5:6) no hablaba de comer literalmente. Tampoco debemos de entender de manera literal el que Jesus dijera que el pan era su cuerpo y el vino su sangre.
Un católico me dijo una vez que cada vez que la biblia usa los terminos comer y beber en sentido figurado siempre se hace en sentido negativo. Pero como podemos ver, Jesus en Juan 4:34, no usa la palabra comer en sentido negativo. En Isaias 55 tampoco se usa en sentido negativo.
El Señor Jesus, había hablado a sus discípulos en alegorías. "Estas cosas os he hablado en alegorias" (Juan 16:25). ¿Qué le hace pensar al católico que el Señor Jesus no pudo haber hablado en sentido figurado?
Cuando Jesus dijo: “Destruyan este templo y lo levantare de nuevo en tres dias" (Juan 2:19) los judios interpretaron esta declaración de Jesus de manera literal, el mismo error en el que los catolicos caen cuando interpretan Juan 6 sobre el pan y el vino como cuerpo y sangre de Cristo.
Los católicos citan Lucas 22:19 para demostrar que el pan era literalmente el cuerpo de Cristo. El pasaje dice: “Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí”.
Pero como dice Norman Geisler y Thomas Howe: “El contexto se opone a tomar esto literalmente. Todos concuerdan en que, cuando Jesús dijo esto, se refería al pan. Lucas dice: "Tomó el pan, dio gracias, lo partió... diciendo "este es mi cuerpo" (Luc. 22:19). Pero era obvio para todos que el cuerpo verdadero de Jesús estaba sosteniendo el pan con sus manos. Así, pues, ninguno de los discípulos presentes podría haber interpretado que Jesús quería decir que el pan era su cuerpo verdadero” (Cuando los críticos preguntan).
Ademas el mismo pasaje nos dice que se hacían en memoria de Cristo.
Ademas de lo dicho, Jesus, cada vez que se llamo a si mismo con un titulo comenzando con los términos “Yo soy” siempre fue en lenguaje figurado en el evangelio de Juan. Lo que demostraría que cuando El se llama a si mismo “El pan de Vida” El debe haber estado hablando en lenguaje figurado.
Veamos unos ejemplos:
1. Yo soy la Luz del mundo  (Juan 8:12). Esto es lenguaje figurado.
2. Yo soy la Puerta (Juan 10:9). Esto es lenguaje figurado.
3. Yo soy el Buen Pastor  (Juan 10:11). Esto es lenguaje figurado.
4. Yo soy la Resurrección y la Vida (Juan 11:25-26). Esto es lenguaje figurado.
5. Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida (Juan 14:6). Esto es lenguaje figurado.
6. Yo soy la Vid (Juan 15:5). Esto es lenguaje figurado.
Pese a la evidencia, la iglesia católica quiere que creamos que es literal la afirmación que Jesus hace de si, al llamarse “Yo soy el Pan de Vida” (Juan 6:35). No, no podemos creer lo que a todas luces se entiende de manera figurada.
El historiador y experto en Civilizaciones Will Durant escribio que la creencia en la transubstaciacion como se enseña en el catolicismo romano es "una de las ceremonias mas antiguas de las religiones primitivas" (Will Durant, Historia de la Civilizacion pag. 741).
En 1 Corintios 11:26 se refuta la falsa doctrina de la transubstanciación. "Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga". La frase, "hasta que venga," nos dice que Cristo no esta en la tierra físicamente. Eso quiere decir que Cristo no es literalmente ese pan ni ese vino.
En 1 Corintios 11:28 leemos: "Por tanto pruébese cada uno a si mismo, y coma así de aquel pan, y beba de aquella copa”. Si el pan fue convertido en el cuerpo de Cristo, y la copa en la sangre de él, ¿por qué no dijo Pablo: "coma así de aquel cuerpo, y beba de aquella sangre"?
El Papa Virgilio escribió unas palabras que perturban a los católicos, las que quiero citar. Estas son: "La Carne de Cristo cuando estaba en la tierra no estaba en el cielo, y ahora porque esta en el cielo no esta en la tierra" (Cont. Eutiques 1, II). Este papa contradijo la enseñanza de la transubstanciacion.
Una noticia que lei decía: "Buenos Aires, 11 de Febrero de 2002. En una nota titulada «Profanación», el arzobispo de Paraná, Estanislao Karlik, denunció que el viernes «una persona, que llevaba la hostia consagrada a un enfermo imposibilitado de salir de su hogar, fue asaltada por un delincuente que le arrebató la cartera con violencia y huyó con su compañero llevándose el Sacramento de la Eucaristía, que constituye el tesoro más grande de la Iglesia, porque contiene al mismo Jesucristo Nuestro Señor»..."
(http://www.zenit.org/spanish/visualizza.phtml?sid=16479).
¿Se robaron al Señor Jesucristo, el cual es Dios-hombre? Eso es absurdo, pero cabe en la mente católica.
Charles Chíniquy escribió esta anécdota: “¿Nos ha dado Dios oídos para oír, ojos para ver e inteligencia para entender? ¡El Papa dice que no! Pero el Hijo de Dios dice que sí: No entendéis ni comprendéis? ¿Aún tenéis endurecido vuestro corazón? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿Y no recordáis?” (Mc. 8: 17 y 18). Esta apelación solemne de nuestro Salvador a nuestro sentido común derriba la estructura completa de Roma. El Papa lo sabe, por tanto, los Católico-romanos son advertidos a no confiar en el testimonio de sus oídos, ojos e inteligencia. En la JeuneLorette vivía un sacerdote jubilado que estaba ciego. Para ayudarle, los sacerdotes. Alrededor de Qüebec lo cuidaban por turnos en sus casas parroquiales. Los concilios de Roma han prohibido a los sacerdotes ciegos decir la misa, pero a causa de su elevada piedad, él obtuvo del Papa el privilegio de celebrar la misa corta de la Virgen que sabía perfectamente de memoria. Una mañana, el sacerdote anciano estaba en el altar diciendo su misa. Yo estaba en la sacristía escuchando confesiones, cuando el joven sirviente vino y me dijo: –Le llama el Padre Daule, por favor, venga pronto. Temiendo que algo hubiera sucedido a mi anciano amigo, corrí a él. Lo encontré palpando nerviosamente al altar con sus manos como en búsqueda de algo muy precioso. Llegando cerca de él, le pregunté: –¿Qué desea usted? El respondió con un grito de angustia: –¡El buen dios ha desaparecido del altar! ¡Está perdido! Con la esperanza de que estaba equivocado y que sólo había dejado caer al suelo, por algún accidente, al buen dios (Le Bon Dieu), hicimos la búsqueda más minuciosa, pero no encontramos al buen dios. Al principio, acordándome de los miles de milagros que había leído de desapariciones y maravillosos cambios de las formas del dios oblea, llegó a mi mente que habíamos presenciado un gran milagro. Pero pronto cambié de opinión. La iglesia de Beauport estaba habitada por las ratas más audaces einsolentes que jamás he visto. Muchas veces al decir la misa, yo había visto las trompas feas de variasde ellas. Fueron atraídas por el olor de la oblea recién hecha. Querían desayunar el cuerpo, sangre, alma y divinidad de mi Cristo. Pero como yo estaba constantemente moviéndome y rezando en voz alta, las ratas invariablemente se asustaban y huían a sus escondites secretos.El Padre Daule sinceramente creía lo que todo sacerdote de Roma está obligado a creer: que él tenía el poder para convertir la oblea en dios. Inclinando mi cabeza al angustiado sacerdote anciano, le pregunté: –¿No ha quedado, como suele, un largo tiempo sin moverse en la adoración del buen dios después de la consagración? Prontamente contestó: –Sí, pero, ¿Qué relación tiene eso con la pérdida del buen dios? Repliqué en una voz baja, pero con un acento honesto de angustia y asombro: –¡Algunas ratas arrastraron y comieron al buen dios! –¿Qué me dice? –replicó el Padre Daule, –¿El buen dios, arrastrado y comido por ratas? –Sí, –contesté, –no tengo la menor duda. –¡Dios mío, Dios mío! ¡Qué calamidad tan horrible me ha ocurrido! –exclamó el anciano, levantando sus manos y ojos al cielo, –¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué no me quitaste la vida antes que me ocurriera semejante desgracia? No pudo hablar más, su voz fue ahogado por sus sollozos. Al principio, yo no sabía qué decir. Mil pensamientos, algunos serios y otros sumamente absurdos, cruzaron mi mente. El sacerdote anciano lloraba como un niño. Me preguntó con una voz quebrantada por sollozos: – ¿Qué debo hacer? Le respondí: –La Iglesia ha previsto sucesos de esta índole y ha provisto para ellos. Lo único que tiene que hacer es conseguir una oblea nueva, consagrarla y continuar su misa como si nada extraño hubiera sucedido. Yo iré y le traeré una oblea nueva.Corrí a la sacristía y le llevé una oblea nueva, la cual consagró y convirtió en un nuevo dios y terminó su misa como le aconsejé. Después que terminó, llevé al desconsolado sacerdote anciano por la mano a mi casa parroquial. Intenté calmar sus sentimientos diciéndole que no era culpa suya; que este extraño y triste suceso no era el primero; que había sido previsto por la Iglesia, la cual nos dice qué hacer en estas circunstancias y que no había falta ni ofensa contra Dios ni los hombres de parte suya. Esperaba que el sentido común de mis palabras le ayudarían a vencer sus sentimientos, pero estaba equivocado. Sus lamentaciones eran tan amargas y largas como las de Jeremías. Por fin, perdí mi paciencia y dije: –Mi querido Padre Daule, a nuestro gran y justo Dios no le agradasemejante exceso de dolor y pesar por algo que estaba única y enteramente bajo el control de su poder y sabiduría eterna. –Señor Chíniquy, –contestó, –veo que faltas la atención y experiencia que tan frecuentemente falta entre los sacerdotes jóvenes. ¿No comprendes la terrible calamidad que acaba de ocurrir en tu iglesia? Si tuvieras más fe y piedad, llorarías conmigo. ¿Cómo puedes hablar tranquilamente de algo que hace llorar a los ángeles? ¡Nuestro Salvador arrastrado y comido por ratas! ¡Ay, gran Dios! ¿No sobrepasa esto la humillación y los horrores del Calvario? –Mi querido Padre Daule, –respondí, –permíteme decirle respetuosamente que sí entiendo, igual que usted, la naturaleza deplorable del evento de esta mañana y yo hubiera derramado mi sangre para impedirlo, pero hay que ver el hecho en su propia luz. No dependió de nuestra voluntad. Dios es el único que podría haberlo previsto o impedido. Le diré claramente mi propia opinión: si yo fuera Dios Todopoderoso y una miserable rata se acercara a mí para comerme, yo la mataría antes que pudiera tocarme” (Cincuenta años en la Iglesia de Roma).
La Misa
De acuerdo al Nuevo Catecismo de San José de Baltimore, Vol 2, Asunto 357, dice: “la misa es el sacrificio del nuevo pacto en el cual Cristo, a través del Ministerio del sacerdote, se ofrece a si mismo a Dios de manera incruenta bajo las apariencias del pan y el vino. La misa es el sacrificio de Cristo ofrecido de manera sacramental…la realidad es la misma pero la apariencia difiere”.
La Eucaristía es denominada de varias formas según el catolicismo. La Eucaristia es  “el santo sacrificio de la eucaristía,” (CIC 1055) y “la Eucaristía es también un sacrificio,” (CIC 1365); “Por esto que en la liturgia, especialmente en el sacrificio divino de la Eucaristía, es que la obra de nuestra redención es realizada,” (CIC 1068);  “La Eucaristía es de esta manera un sacrificio, porque re-presenta (hace presente) el sacrificio de la cruz,” (CIC 1366); “…este sacrificio es verdaderamente propiciatorio,” (CIC 1367); “Como sacrificio, la Eucaristía es también ofrecida en reparación por los pecados de los vivos y los muertos,” (CIC 1414); “La Iglesia tiene a la Misa para ser considerada como un “real y propio sacrificio”, (Enciclopedia  Católica, tema: El sacrificio de la Misa).
Los Católicos Romanos dicen que “el sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son un solo sacrificio” (CIC 1367).
Pero eso es falso, porque lo hacen cada vez. Decir que es un solo sacrificio de manera literal, es absurdo.No necesitamos de la misa, porque ya Cristo hizo un sacrificio una vez para siempre. “Tal Sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y hecho mas sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo, porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a si mismo” (Hebreos 7:26-27).
El Señor Jesus "con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados" (Hebreos 10:14).
Parece que estos textos no están tan claros a los apologistas católicos que llegan a decir cuanto disparate pueden por todas partes.
Maria: Madre de Dios
En el articulo “María, Madre de Dios” publicado en la pagina Corazones.org se reconoce que: “María, obviamente, no fue madre del Hijo eternamente”. Pero afirma que Maria igualmente es madre de Dios. Pero tal conclusión es ridícula.

En la biblia se dice que Maria es madre de Jesús. Pero notese que cuando se dice en la biblia “Madre de mi Señor” (Lucas 1:39-45), se refiere por metonimia al cuerpo de Jesús. Jesús ya existía antes de encarnarse.

Si seguimos la misma manera de pensar de un católico diremos tambien que Jacobo es “hermano de Dios” ya que el apostol Pablo dijo: “Jacobo el hermano del Señor” (Gálatas 1:19).

María: Corredentora
Maria no nos salvo de nada, ella no murió en la cruz, ella fue instrumento para traer al Salvador, pero ella no es ni salvadora, nicorredentora, ni nada. Que haya habido instrumentos para que Cristo haya dado su vida en la cruz para salvación, no los hace corredentores. Si Maria fuera corredentora, tambien lo serian los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes, los escribas, los fariseos, Judas, Pilato y los soldados Romanos ya que, si no fuera por ellos, Jesús no hubiese muerto en la cruz.
Que Maria haya tenido el privilegio de ser la madre de Cristo no significa que sea corredentora. El redentor es Cristo. "Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21).
María: Fue Concebida Sin Pecado Y Nunca Peco
No hay evidencia biblica de que Maria no haya pecado nunca. Las biblia nos dice otra cosa: "Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador" (Lucas 1:31,46-47). Maria reconoce que Dios es su salvador, porque ella necesitaba salvación de sus pecados.
Un pasaje paralelo al de Lucas es Mateo 1:21, el cual nos dice que Jesús nos salvaría de los pecados. “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). Asi pues vemos que Maria se incluye entre los que necesitan salvación de los pecados.
Pablo nos dice: “Por cuanto TODOS pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23).
El apóstol Juan quien vivio con Maria (Juan 19:26-27) dijo: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1 Juan 1:8-10).
Maria misma dijo: “...porque ha mirado la bajeza de su sierva..." (Lucas 1: 48).
Crisóstomo dice que María “fue movida por ambición y arrogancia excesiva cuando envió un mensaje a Cristo para demostrar la influencia que tenía sobre El” (Homilía en S. Mateo 12:48).
El papa León I, en el año 440, afirmaba: "Sólo el Señor Jesucristo entre los hijos de los hombres nació inmaculado, porque El solo ha sido concebido sin la suciedad y la concupiscencia de la carne" (Sermòn 24 de Nativ.Dom.).
El Papa Leon Magno confesaba: "Entre los hijos de los hombres, solo Jesucristo vino al mundo sin pecado, porque solo El ha sido concebido sin la contaminación de la conscupiscencia de la carne" (Leon Magno, Sermo 25,5 PL 54,211). Si solo Jesus vino al mundo sin pecado, Maria vino con el pecado de Adan y por lo tanto peco.
El Papa Gelasio, hablando de los hombres, dijo: “Solo pertenece al cordero inmaculado no tener pecado alguno” (Gelassi Papae Dicta, Vol. 4, col. 1241, Paris, 1671).
El Papa Inocencio III dijo: “Ella (Eva) fue producida sin pecado, pero dio a luz en pecado; ella (Maria) fue producida en pecado, pero dio a luz sin pecado” (De Festo Assump., sermón 2).
Agustín de Hipona en Psalm 34, sermón 3, dice: "María murió por causa del pecado original transmitido desde Adán a todos sus descendientes".
Anselmo (1033-1109 después de Cristo), arzobispo y doctor de la Iglesia, también escribió (Op., p. 92): "Si bien la concepción de Cristo ha sido inmaculada, no obstante, la misma Virgen de la cual Él nació ha sido concebida en la iniquidad y nació con el pecado original, porque ella pecó en Adán, así como por él todos pecaron".
Tomás de Aquino dijo: “La bienaventurada Virgen María, habiendo sido concebida por la unión de sus padres, ha contraído el pecado original” (Summa Teológica, part. 3, pág. 65).
Eusebio, dice: “Ninguno está exceptuado de la mancha del pecado original, ni aun la madre del Redentor del mundo; sólo Jesús quedó exento de la Ley del pecado, aun cuando haya nacido de una mujer sujeta al pecado” (Emiss. in Horat. 2 de Nativ.).
La iglesia católica dice que Maria fue concebida sin pecado, y se basa en un texto que no apoya por ningún lado la posición católica. Veamos que dice ese texto: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3:15).


...............................uhm?
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)