Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
discapacidad
#1
de un curso de discapacidad recibido en San Isidro:

A lo largo de la historia, las diferentes sociedades han dado distintas respuestas al tema de la discapacidad. Incluso aquellos hombres que son considerados referentes ideológicos aun hoy han dado respuestas que nos parecen aterradoras.
Platón por ejemplo apoyaba la idea que hoy llamamos masacrante la que propone asesinatos rituales de todos los que nacen con discapacidad.
En el libro VII de La Política, Aristóteles propone la prohibición de la cría de defectuosos o, al menos en algunos casos, su ocultamiento.
En el ámbito del cristianismo sabemos que san Agustín estaba seguro que los retrasados pagaban la culpa de sus padres y el mismo Lutero veía algo satánico en los deformes
Fue recién en la Revolución Francesa que el médico Philipe Pinel liberó de sus cadenas en el hospital de Bicetré (1793) a los enfermos mentales elevándolos de esta forma a la categoría de enfermos. Surge aquí una nueva época: la que llamamos de reparación, la que buscaba la inclusión de los discapacitados quitándole (curando) su discapacidad.
En nuestro país, para la època de la usurpación militar se profundiza la tendencia usada por muchos sobre todo desde los sectores del poder a acuñar la frase capacidades diferentes negando de esta forma la existencia de la discapacidad.
En el mundo evangélico actual, prepondera la tendencia a hacer del discapacitado un objeto teológico quitándole la posibilidad de ser sujeto. En otras palabras el discapacitado está para que le oren y que se sane pero jamás será sujeto constructor de una teología propia.
Teniendo en cuenta que toda definición está sujeta a los movimientos de la historia, creo que es hora de re definir la categoría discapacidad en el marco social actual. Para ello nos aferramos de la mano de Foucault cuando nos dice que no existe normalidad que no sea ideológica. De esta manera podemos decir que existe una ideología de lo normal y no lo normal en si, una hegemonía definitoria de lo normal. Por lo tanto, considerar a algo o alguien como a – normal no es mas que una categorización ideológica. En este sentido el colectivo de discapacidad no difiere del de raza, género, etc ya que la discapacidad no es otra cosa que una categoría dentro de un sistema de clasificación y producción de sujetos.
Por todo esto concluimos que no es la discapacidad la que genera exclusión sino a la inversa, la exclusión genera discapacidad, por lo tanto, querer incluir a los discapacitados en una sociedad excluyente es hacerlo participe de un sistema perverso.
En una sociedad construida por un sector se excluye, sin duda a todo lo que es diferente. Es en este marco que nos atrevemos a decir que la sociedad es discapacitante porque está construida desde la exclusión y la demonización de todas las minorías.
Por lo antedicho, concluimos que la lucha no debe ser por la inclusión a una sociedad que excluye sino por la construcción de una nueva sociedad desde las minorías.
Responder
#2
Bueno, antes que nada debemos consultar lo que Dios declara en las Escrituras:
"No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
(Rom. 3:11/12)

Esa es la primera discapacidad y, por sus alcances, la más grave de todas. Y cuando Dios declara que alguien es inútil, no importa las capacidades que ese alguien crea tener, todo lo que haga será inútil. "Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hijos de varón;
Pesándolos a todos igualmente en la balanza,
Serán menos que nada.
(Sal 62:9)

¿Te queda alguna duda de que es así, cuando hasta los líderes y gobernantes más encumbrados del mundo no sólo son los discapacitados más grandes sino que ni siquiera tienen sentido común?

La erradicación de las miserias, y miserables por igual, para la construcción de un mundo distinto sólo le corresponderá al Señor Jesucristo cuando regrese a establecer Su Reino. Previamente el mundo seguirá su curso, cumpliéndose todos acontecimientos según lo que está escrito
Mientras tanto, somos llamados a predicar el Evangelio para que los pecadores se vuelvan a Dios y sean salvos. Nada cambia sin que el hombre cambie y se reconcilie con su Dueño.
Todo lo demás, como decimos los argentinos, "es sólo guitarreo".
Un abrazo,
Heriberto
Responder
#3
en primer lugar: discapacidad, miseria e inutilidad no son sinónimos. En segundo lugar, Cristo se ocupó siempre de los que menos tiene y nos dio el ejemplo para seguir. ¿Como puede un cristiano ver una persona que sufre y decir "no lo ayudo porque no soy guitarrista?
¿Sabe cuantas iglesias no tienen ramps para discapacitados? ¿Sabia ud que la mayoría de las iglesias no tienen accesibilidad para personas con discapacidad?
Los lideres mas encumbrados del mundo podrán ser lo miserable que quiera, pero no lo compare con discapacidad porque ofende
Responder
#4
Querido Ernesto.

Tiene razon. Muchas iglesias puede que no tengan provisto una accesibilidad adecuada. Pero los verdaderos "ramps" llegan a ser los mismos hermanos que se prestan a ayudar que llega a ser una forma mas cordial y calurosa de recibir a un descapacitado.

Willy
Responder
#5
es cierto.los hermanos muchas veces suplen las deficiencias edilicias de los templos. sy si quieren ir al baño?
Responder
#6
Ernesto.
Las deficiencias que puedan existir no siempre se puede atribuir a una desconsideracion de parte de los encargados del templo. Hay casos que el edificio no es propiedad de la iglesia por ejemplo. Y los percances que puedan subsistir se buscara una solucion para subsanar el problema en cuestion, siempre se lo a hecho.
Lo mas importante de todo es la enseñanza de la Sana Doctrina para todos los que asisten. Conocemos que hay iglesias que sobresalen en dar todas las comodidades para el cuerpo pero carecen casi por completo de "rampas" espirituales que es lo que en realidad todos necesitamos, porque todos somos "descapacitados espirituales".

Willy
Responder
#7
si no hay sana practica no hay sana doctrina
Responder
#8
Además que lo mas importante de todo es la predicación del evangelio, sin el cual la sana doctrina es un compendio de moralidades vetustas.
También debería saber que la enseñanza de la sana doctrina no es una cuestión meramente intelectual. de serlo ¿cómo le predicaría el evangelio y la sana doctrina a una persona con discapacidad mental pronunciada?
Responder
#9
Mira, Ernesto: Te invito a que leas serenamente lo que dice Dios:

"Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos.
Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios.
Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;
en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.
Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo".

(2ª Co 4:1/6)

¿Tienes dudas que ese ciego espiritual es un discapacitado? Esa discapacidad va de la mano con la discapacidad moral, tal como le ocurrió al pobre de Freud, que no renunció a lo oculto, y en ese campo
inspiró sus estúpidas teorías que sus seguidores, no menos estúpidos, abrazaron como un gran descubrimiento. No te engañes, amigo, la psicología no nació en la mente de Dios. Dios no pone remiendos, Dios cambia a una persona haciéndola una nueva criatura por el Nuevo Nacimiento espiritual. "El Evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, no los argumentos de la falsamente llamada ciencia.
"y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,
para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios."
(1ª Co 2:4/5)

El Señor Jesucristo no enseñaba buenos modales a las prostitutas, como el "Pichón" de la escuela en la que estudiaste, sino que las hacía nuevas personas para que nunca más volvieran a degradarse. ¿Vas captando las diferencias?
Tú también necesitas esa vida de Dios porque temo que aún tu presunto cristianismo se basa en las teorías psicológicas de lobos rapaces disfrazados de pastores, porque ningún renacido en Cristo despreciaría la Sana Doctrina como tú lo haces.

Créeme que no intento ofenderte, pero, mientras tengas oportunidad, quiero llamarte a la realidad del poder del Evangelio sin contaminación de ningún tipo de levadura. Por favor, piénsalo!
Un abrazo,
Heriberto
Responder
#10
Heriberto escribió:Esa es la primera discapacidad y, por sus alcances, la más grave de todas.
Heriberto

la mas grande de todas es el no te metás
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)