Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Un Dios interesado en nosotros
#1
A pesar de estar en los inicios del siglo XXI, a pesar de los avances tecnológicos, de los avances en todas las áreas de la ciencia y el conocimiento, la violencia y la inmoralidad que actualmente nos rodean son impresionantes. Por supuesto que es algo que se debe esperar, ya que la Biblia lo menciona. Cuanto más nos acerquemos a los tiempos del fin las cosas empeorarán.
En estos tiempos en que el escepticismo domina sobre las mentes de las personas, en que la necesidad más profunda del hombre es ahogada por lujo, tecnología, diversión, drogas, alcohol o cualquier actividad que impida pensar, la Iglesia del Señor enfrenta uno de los desafíos más importantes de toda su historia : ser luz en medio de toda la oscuridad, ser luz en un mundo que quiere ser ciego, ser celosa de la verdad en un mundo que no quiere escucharla, ser ferviente en medio de una tibieza espiritual que provoca náuseas a Jesucristo, según el mensaje a Laodicea en el cap. 3 de Apocalipsis.

Algo clave para cumplir ese desafío es la fidelidad. A Dios y a su Palabra. Y entre los puntos fundamentales para desarrollar con fidelidad el ministerio que cada creyente ha recibido del Señor está el tener nuestra mente en sintonía con la mente de Dios, nuestro corazón en sintonía con el corazón de Dios y nuestra voluntad en armonía con la voluntad de Dios. El apóstol Juan quiere decir esto cuando dice que "nuestra comunión verdaderamente es con el Padre y con su Hijo Jesucristo" (1Jn.1:3).
Para lograr estar en comunión con alguien debo conocerlo, y conocerlo bien.
¿Porqué menciono esto?
Jay Kesler menciona en un libro suyo lo siguiente : Al salir de una iglesia a la cual había sido invitado a hablar, se me acerca un joven y me dice :
- Oí lo que habló allí adentro - señalando hacia la iglesia - y quería precisamente decirle que no puedo creer en Dios.
Me sentía cansado y falto de preparación para defender mi fe en un debate callejero con alguien que parecía tener ya decidido de antemano su pensamiento.
Para ganar tiempo mientras delineaba mis argumentos, le pregunté :
- ¿Por qué no me dices algo acerca de ese Dios en el que tú no crees?. Quizá yo tampoco crea en él.
Su respuesta fue que no podía creer en un Dios que bendice a los ricos de un país y no hace nunca nada por los pobres, que permite terribles enfermedades como el cáncer para castigar a personas inocentes: un Dios que tolera la discriminación de las personas desde el gobierno y que permanece insensible mientras pueblos se matan y destruyen unos a otros... Así continuó con sus argumentos por largo rato.
Cuando terminó su lista le dije que yo tampoco podía creer en un Dios como ese que él describía e invertí algún tiempo tratando de explicarle lo que era una imagen bíblica de Dios en la cual el pudiera creer.
El muchacho se retiró sin aceptar plenamente lo revelado por la biblia, pero al menos con otro punto de vista para considerar : el de Dios mismo.
Como resultado de ese encuentro y muchos otros, he llegado a la inquietante conclusión de que millones de personas van por esta vida creyendo o negándose a creer en un Dios del cual solo tienen una imagen muy borrosa y distorsionada.

Coincido plenamente con lo señalado por Jay Kesler. El termina el relato diciendo :
- Creo que todos necesitamos hacernos esta pregunta : ¿Que es lo que creo acerca de Dios?
Esta es una pregunta que debe ser contestada. Y contestada en la forma más sincera posible.

A continuación quiero compartir lo que yo creo que la Biblia describe acerca de Dios, según un relato del evangelio de Lucas. Es un pasaje muy conocido, pero muy especial. Porque es Jesús mismo hablando del Padre.

UN DIOS DE AMOR INTERESADO EN NOSOTROS
Facetas del amor de Dios
Lucas 15:1 - 32

1. Un Dios que busca a los perdidos.
a. ... para que no mueran - Lc. 15:3-7
El énfasis de esta parte de la parábola es : LA PREOCUPACION DEL PASTOR POR LA OVEJA PERDIDA.
Jn.3:16-17
Dios ha tomado la iniciativa no solo en la revelación de sí mismo, a través de la creación, de su Palabra y fundamentalmente de Su Hijo, sino también ha tomado la iniciativa en la redención :
-"... no queriendo que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento." 2P.3:9b
-"el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad." 1Tim.2:4
Luego de haber pecado, Adán y su esposa se escondieron y Dios fue quien los buscó y los llamó.
El pecado no es algo que haya tomado por sorpresa a Dios. De Cristo se dice que es el cordero inmolado desde antes de la creación del mundo.
A través de toda la Escritura Dios va revelando su voluntad de atraer al hombre hacia sí mismo, para salvarlo, motivado por su amor y misericordia.
Sería imposible para el hombre conocerlo de no ser así.
A través de la escritura vamos descubriendo la preocupación continua de Dios por su pueblo, en la antigüedad Israel, en la actualidad la Iglesia.
Una de las misiones de la iglesia es predicar el evangelio, anunciar las buenas nuevas de salvación, dar a conocer el mensaje de un Dios de amor.

b. ... porque son valiosos - Lc. 15:8-10
El énfasis de esta parte de la parábola es : EL EMPEÑO PARA BUSCAR Y ENCONTRAR LA MONEDA PERDIDA
Hoy día el hombre se ha canibalizado en pos de posesiones materiales.
Por la violencia cotidiana que se observa vemos que la vida humana no tiene valor alguno para muchos.
Incluso muchos se miran a sí mismos y se menosprecian, se consideran menos por no tener bienes, o por no tener belleza.
Para Dios somos muy valiosos. Por eso nos busca. Y da vuelta los muebles de nuestra vida, y busca hasta encontrarnos. Quizá nos encuentre en medio de la basura, debajo de alguna alfombra que nosotros mismos hemos tendido para escondernos. Pero El nos encuentra porque somos valiosos.
¿En cuánto nos ha tasado? Lee Hch.20:28.
Uno de los sitios donde debemos encontrar valor es la Iglesia. Está en el mundo para dar compañerismo. No debe ser una vidriera de creyentes modelo, sino una clínica para enfermos. El mundo lastima, el diablo daña, las personas hieren. Nosotros debemos sanarlos. Emocionalmente. Debemos demostrar a quienes están lastimados y dañados que son valiosos para Dios.

2. Un Padre que espera a los alejados .
El énfasis de esta parte de la parábola es : AMOR, PERDON Y RESTAURACION
a. Para expresarles Su amor. Lc.15:20
Ansía el regreso, mira constantemente el horizonte.
No puede abrazar a su hijo mientras esté en la provincia apartada.
No puede echarse a su cuello y abrazarle cuando está con los cerdos.
Pero cuando vuelve está en total libertad para hacerlo. Y lo hace.
Todo el amor contenido mientras esperaba el regreso se expresa en ese abrazo y ese beso de bienvenida y de alegría.
Cuando el pastor encontró la oveja perdida, el Señor aplicó la parábola diciendo que "habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento".
Cuando la mujer encontró la dracma, explicó que "hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente".
En el primer caso hubo gozo en el cielo, en el segundo gozo delante de los ángeles, pero aquí se regocija el padre. El gozo es del padre. El gozo es de Dios mismo. Lc.15:23-24, 32.

b. Para restaurarles completamente. Lc.15:22
Todas las órdenes que el padre da a sus siervos indican que el hijo era puesto nuevamente en su condición anterior a la partida.
El vestido, reemplazando los harapos sucios y rotos que traía, significa limpieza a los ojos del padre.
El anillo, símbolo de que recibía nuevamente posesiones que había dejado y autoridad.
Las sandalias, símbolo de posición en la familia. Solo los miembros de la familia las usaban, los siervos andaban descalzos.
Limpieza, posesión y posición : como si nunca se hubiera marchado.
Esto es muy importante si se consideran los tres casos de está triple parábola y se comparan : la oveja se pierde por su propio descuido, por ignorancia del peligro; la moneda jamás se da cuenta que está perdida, es totalmente insensible a su estado de perdición; pero el hijo se aleja del padre por propia y deliberada voluntad. Sabe lo que está haciendo, los peligros que acarrea, quizás hasta la desobediencia en que incurre, pero igual se aleja, pensando que lejos del padre estaría mejor, con más "libertad".

Debido a la conducta, al comportamiento de este hijo que voluntaria y deliberadamente se aleja del padre es que alcanza un grado muy elevado la plena restauración de la que es objeto. Y es restaurado sin pérdida de tiempo. Es algo inmediato.

Aunque no es el tema de esta parábola, debemos mencionar que otros hijos se alejan por otros motivos. Algunos, por ejemplo, al no poder superar una prueba. Prefieren alejarse de Dios. Comenzamos a dudar que estamos en las manos de Dios para nuestro bien y terminamos creyendo que estamos en las manos de Dios para nuestro mal. Es lo que le sucedió a Israel en el desierto antes de entrar a la tierra prometida : "¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto?" Nm.14:2-3. Tremendo pecado de incredulidad, la cual no duda de la capacidad de Dios para hacer algo, sino duda de su voluntad para hacerlo.
Dios siempre va a examinar sobre que estamos apoyándonos en nuestra vida. Uno de los propósitos de las pruebas es precisamente evaluar el cimiento sobre el que hemos construído.
Puede suceder que el alejamiento sea muy prolongado. En ese caso el Padre va a utilizar aquello que sea más efectivo para hacernos volver. ¡Gracias a Dios por eso, significa que aún quiere utilizarnos!.
Aún así sigue en pié la enseñanza de esta porción de la Escritura : el Padre sigue esperando el regreso del hijo.

Es curiosa la reacción del hermano. Enojo por la bienvenida. Signo de celos y egoísmo. Parece que hubiera preferido que no volviera nunca su hermano. O que su padre lo hubiera azotado por lo que hizo. O que lo rechazara.
Esta conducta jamás va a transmitir amor por el caído, jamás va a dar valor a otras personas, está demasiado ocupado consigo mismo, no piensa ni quiere restaurar a su hermano. No piensa que las personas son débiles y pueden caer. No piensa que las personas son frágiles y necesitan perdón y amor.
Lamentablemente en las iglesias hay creyentes así. Son más estrictas que Dios. Son estas las personas que deforman en los demás la verdadera imagen del Padre


3. Un Padre que se goza en la comunión de los santos.
a. Mandó hacer fiesta por el retorno del hijo.
Además en cada uno de los casos de esta triple parábola se menciona un gozo compartido por encontrar lo perdido.

b. Se expresa especialmente en la Cena del Señor.
Lc.22:19-20 "...por vosotros es dado...por vosotros se derrama"
1Co.11:23-29
Con razón se ha dicho sobre la Cena del Señor que la gracia de Dios pone la mesa y nosotros participamos de su provisión.
La verdadera medida del amor no es lo que sentimos o decimos, sino lo que damos. "Más Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" Ro.5:8
La cena es un recordatorio de lo que el Padre dio : su propio Hijo.
Pero también es un recordatorio de lo que el Hijo dio : "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" Jn.15:13
Cristo se dio a sí mismo. En Jn.10 dice " Yo soy el buen pastor...el buen pastor su vida da por las ovejas...nadie me la quita sino que yo de mi mismo la pongo"
En la reunión de la cena Dios comparte con nosotros aquello que es objeto de su amor y gozo : la persona de Jesucristo que en obediencia perfecta al Padre se ofreció voluntariamente por nosotros.
Por eso la advertencia de 1Co.11:29 debe leerse teniendo en cuenta 1Co.10:16-17 : participamos en esa celebración como un cuerpo, que es el que debe discernirse en 11:29. No discernir que el pan es el cuerpo de Cristo y el vino la sangre. Eso es doctrina católica. Lo que se debe tener presente en la adoración es la comunión del cuerpo. Si participo de esos símbolos guardando enojo o despreciando a un hermano no estoy discerniendo el cuerpo, que es la Iglesia reunida en adoración.

Un Dios de amor que busca a los perdidos : para que no mueran
porque son valiosos
Un Padre que espera a los alejados : Para expresarles Su amor
Para restaurarles completamente
Un Padre que se goza en la comunión de los santos, especialmente en la Cena del Señor.
Un Dios de amor que salva, un Padre amoroso que ama, espera, restaura, y se goza en la comunión de sus hijos.

Hay una hermosa historia que sirve para ilustrar sobre el amor de Dios y nuestro deber como hijos :
Se trata de una pareja ya mayor que acompaña a un muchacho hasta la estación del tren. El muchacho se marchaba de la aldea a seguir sus estudios en una ciudad. Fue adoptado por esta pareja cuando David, ese es su nombre, tenía siete años. Esta pareja se negó a que el muchacho los llamara padres, porque no querían que olvidara a sus verdaderos padres, los llamaba tíos.
En el momento de la despedida, cuando las palabras se agolpan en la garganta y forman un nudo que no dejan hablar, David tomó las manos encallecidas de esa amorosa pareja que lo habían criado con amor y ternura y les dijo :
- ¿De qué manera podré pagar a Uds. dos por lo que han hecho por mí ?
El tío le respondió amablemente : - David, hay un dicho "El amor de los padres va a sus hijos, pero el amor de estos hijos va a sus hijos."
- ¡Eso no es cierto! - protestó David - yo siempre procuraré....
Entonces su tía lo interrumpió : - David, lo que tu tío quiere decir es que el amor de un padre no ha de ser repagado; tan solo puede ser traspasado a otros.

Cuando medites en el amor de Dios, y pienses que puedes hacer por tanto amor que el te ha dado, quizás escuches la voz de Dios que te dice : "Mi amor no necesita ser repagado; tan solo puede ser traspasado a otros."
Hay hermanos que necesitan ese amor. Hay un mundo que necesita ese amor.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)