Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El testimonio de Noé
#1
Génesis 7:1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.

Dios le había dicho a Noé que construyera el arca en donde su familia y las parejas de animales que le había mandado, podrían salvarse del terrible diluvio que caería sobre el planeta.

Es interesante que Noé tardo poco más de 100 años en construir tan colosal nave marítima y mucho más significativo que la hizo a 200 Kms de distancia a la playa más cercana. Debió ser imposible que los vecinos de Noé, no notaran tan disparatada empresa y máxime si por aquella época, la tierra no había conocido jamás lo que era llover.

La histórica bíblica menciona que la tierra era humedecida por vapor de agua, pero pensar que callera del cielo, era tan inimaginable como caminar en el aire. Me puedo imaginar las burlas que debió recibir este anciano hombre junto con su familia. Pero las acciones de Noé mostraban muy claramente lo que había en su corazón. Escuchó la orden de Dios y su obediencia mostró en quién depositó su confianza muy a pesar de lo que el sufrimiento por el rechazo y la burla implicaban.

Es muy destacado que Dios sólo a él, haya como hombre justo y no era justo porque era buen vecino, amante y fiel esposo, padre excepcional, sino porque le creyó a Dios mostrándolo en su obediencia a pesar de toda lógica humana; la construcción de esta embarcación no solo mostraba su fe, sino que era el anuncio de calamidad colosales que le venían al mundo.

La fe de Noé es un desafío a la fe en Dios para todo cristiano verdadero, porque exige levantar nuestra fe en plena confianza a Su palabra y aunque para el mundo sea un disparate descansar en la obra de aquel que murió en la cruz a más de 2,000 años de distancia y construir nuestra vida de acuerdo a los parámetros escriturales de la Biblia en la práctica, es la única realidad que tendrá verificativo en los tiempos programados del Señor, tal y como sucedió cuando el diluvio.

Pues, aunque parezca imposible para el mundo el Señor vendrá por su iglesia para arrebatarla y resguardarla del juicio del Cordero, quién destruirá todo por fuego; como en aquel entonces lo fue por agua.

Qué el Señor te halle justo por tu fe a su palabra.

Caminito.
Responder
#2
Muy cierto, Caminito.
Un abrazo,
Heriberto
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)