Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
rapto, gran tribulacion y el milenio
#1
De estos tema la iglesia no esta muy segura que digamos pues hay cristianos que creen el arrebatamiento ocurrira antes de la gran tribulacion, otros a la mita de la gran tribulacion y otros despues de la gran tribulacion
yo soy de los que creen que la iglesia pasara por la gran tribulacion por que si los primeros cristianos fueron perseguidos por que nosotros no acaso somos mejores que aquellos primeros creyentes
Responder
#2
Hola Jorge:

Tu postura me sugiere una pregunta.

Si la iglesia va a pasar por la gran tribulación ¿A qué arrebatarla?

Sólo te pido que consideres lo que el Señor Jesucristo dice en este pasaje:

Mateo 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.
37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.
38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre
.
40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.
41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.
42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.


En la época de Noé, nunca había llovido, la escritura dice que salía un vapor que hidrataba la tierra y alimentaba los ríos. A Noé, Dios le avisó que iba a caer agua del cielo y muy seguramente, las gentes se burlaban de él, pues inclusive estaba construyendo el arca tan grande que parecía ridículo que lo hiciera a más de 200 Kms. de distancia a la orilla marítima más cercana.

Todos vivían desenfrenadamente, no temían ningún mal a tal grado que la escritura dice que se casaban sin ningún temor al futuro, lo creían seguro y de repente, vino sobre ellos el agua del cielo y la puerta del arca se cerró con Noé, su familia y las parejas de cada especie de animal tras de sí que Dios había mandado a Noé.

Es muy destacado que se mencione que en el arca estaban reguarnecidos de todo el juicio que caía al mundo, de toda la aniquilación de los que no subieron al arca. Así de repente, cuando el Señor venga en la nubes, dice el Señor en el verso 40 y 41, serán arrebatados algunos y otros dejados justo antes del juicio de la gran tribulación, como aconteció con Noé.

No es lo que piensen las corrientes doctrinales, es lo que dice la escritura y los arrebatados lo serán porque serán librados, como en los tiempos de Noé a Noé y su familia.

Si piensas que no hay arrebatamiento antes del juicio de la Gran Tribulación, omites esto que dijo el mismísimo Señor Jesucristo. He leído que hay quienes piensan que es una postura dogmática creer y enseñar esto, pero si lo dice la Biblia, es palabra de Dios.
Responder
#3
Estimado Jorge:

Hay inclusive creyentes que nisiquiera creen que el arrebatamiento ocurrirá. ¿Eres tu uno de ellos? Porque si dices que la iglesia pasara por la gran tribulación entonces no hay necesidad de rapto.

Dices: “La iglesia no esta muy segura que digamos…” claro que sí lo esta porque esta plasmada claramente en el NT.

Los que no están seguros son los que no entienden y no diferencian cuando las Escrituras se refieren a la Iglesia o a la nación judía o a los gentiles. Si entremezclas todo esto te haras una ensalada de “confusión”.

Todos tienen su propia versión de opiniones y tu también, pero lo que debemos hacer es ver la versión de Dios. ¿Qué dice El?

Gracias a Dios que no es como tu dices que la Iglesia pasara por la gran tribulación. El rapto será justo antes de la gran tribulación. No es que nos sintamos mejores que los primeros creyentes, simplemente la Biblia lo dice.

Saludos
Willy
Responder
#4
Caminito escribió:Hola Jorge:

Tu postura me sugiere una pregunta.

Si la iglesia va a pasar por la gran tribulación ¿A qué arrebatarla?

Sólo te pido que consideres lo que el Señor Jesucristo dice en este pasaje:

Mateo 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.
37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.
38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre
.
40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.
41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.
42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.


En la época de Noé, nunca había llovido, la escritura dice que salía un vapor que hidrataba la tierra y alimentaba los ríos. A Noé, Dios le avisó que iba a caer agua del cielo y muy seguramente, las gentes se burlaban de él, pues inclusive estaba construyendo el arca tan grande que parecía ridículo que lo hiciera a más de 200 Kms. de distancia a la orilla marítima más cercana.

Todos vivían desenfrenadamente, no temían ningún mal a tal grado que la escritura dice que se casaban sin ningún temor al futuro, lo creían seguro y de repente, vino sobre ellos el agua del cielo y la puerta del arca se cerró con Noé, su familia y las parejas de cada especie de animal tras de sí que Dios había mandado a Noé.

Es muy destacado que se mencione que en el arca estaban reguarnecidos de todo el juicio que caía al mundo, de toda la aniquilación de los que no subieron al arca. Así de repente, cuando el Señor venga en la nubes, dice el Señor en el verso 40 y 41, serán arrebatados algunos y otros dejados justo antes del juicio de la gran tribulación, como aconteció con Noé.

No es lo que piensen las corrientes doctrinales, es lo que dice la escritura y los arrebatados lo serán porque serán librados, como en los tiempos de Noé a Noé y su familia.

Si piensas que no hay arrebatamiento antes del juicio de la Gran Tribulación, omites esto que dijo el mismísimo Señor Jesucristo. He leído que hay quienes piensan que es una postura dogmática creer y enseñar esto, pero si lo dice la Biblia, es palabra de Dios.


Dios lo bendiga hermano, quisiera entendre esto, lo he estudiado y no lo entiendo, como es que unos creyentes en cristo son arrebatados y otros se quedan para la gran tribulacion mi pregunta por que unos se quedan para la gran tribulacion y otros se van con cristo, ¿hace Dios acaso acepción de persona? ¿como es que Dios salvara unos primero y a otros despues? ¿a caso Dios no puede arrebatar a su iglesia al final de la gran tribulacion? que quiso decir Cristo cuando dijo en Juan 17: 15 "No ruego que lo quites del mundo, sino que lo guardes del mal." yo entiendo esto que cuando la iglesia se va con Crista es por que ya no habra mas vida en la tierra, todo sera destruido con fuego en la tierra, asi como el agua cuando Noe destruyo toda vida en la tierra y Dios guardo a Noe y a su familia, explicame que pasara con los que se van con Cristo y que pasara con los que se quedan en la tierra
Dios te bendiga.
Responder
#5
¡Qué interesantísima pregunta, Jorge!

Y para que quede más puntual, si es posible.

¿Quiénes se quedan y quienes se van?

Como muy bien te explicaba Willy, ante los ojos de Dios hay 3 grandes grupos de personas humanas:

1.- Los judíos o Israel.
2.- Los gentiles o cualquier otra nación que no sea judía como raza.
3.- La iglesia del Señor.

Los puntos 1 y 2, no habrá que explicarlos mucho, pues está bien claro, pero dentro de la iglesia de Cristo, hay quienes son auténticamente cristianos o hijos de Dios y los que nominalmente se dicen cristianos, pero no lo son.

Debo aclarar, que es muy posible que haya judíos de raza que hayan recibido el evangelio de salvación y ahora formen parte de los verdaderos cristianos y lo mismo sucede dentro del grupo de los gentiles, de los cuales, la inmensa mayoría de cristianos auténticos venimos de ahí. Los que son auténticamente cristianos, son los que se van y los que no son auténticamente, se quedarán, no serán arrebatados.

Durante el tiempo de la gran tribulación, Dios tratará con su pueblo y con las demás naciones de la tierra que no hayan recibido el testimonio o rechazado el evangelio de salvación en Cristo Jesús.

El Señor Jesucristo explicó mejor esto de cristianos nominativos y cristianos verdaderos por medio de una parábola, fíjate:

Mateo 13:24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; 25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero
.

El Señor, por medio de esta parábola, utiliza al trigo y a la cizaña que se parecen mucho de principio, pero poco a poco, cada una va a hacer ver su verdadera naturaleza. Son tan parecidas, que es imposible distinguirlas de inicio. Es por ello que el Señor las deja que crezcan juntas y a su tiempo, hará una separación. La cizaña irá al fuego eterno y el trigo a la gloria celestial.

En cualquier iglesia local, llámese como se llame, por muy buena doctrina que tenga, se compone de:

1.- Verdaderos cristianos.
2.- Personas que se creen cristianos.
3.- Incrédulos, que no son cristianos.

El punto 2, son personas que viven engañadas creyéndose que son cristianos, cuando en realidad no lo son. Piensan que lo son porque hicieron una oración mecánica de fe o porque pasaron al frente a la solicitud de un predicador que les dijo que así serían más felices o se sentiría "bonito".

De este mismo punto, hay congregaciones enteras que nunca fueron expuestos ante el verdadero evangelio de arrepentimiento, ni han confesado sus pecados, han hecho una oración en la que les han asegurado que solo pedir que venga Dios a su corazón, ya están salvados, pero no han sido redargüidos por el Espíritu Santo, sino por excitación emocional manipulada por medio de melodías y frases estudiadas, pero que no tiene respaldo bíblico.

Familias enteras que cuando les va mal, buscan a los hermanos de la congregación para que los ayuden, pero apenas se soluciona sus problemas, se alejan y regresan solo cuando necesitan. Miembros que dicen haber recibido al Señor, pero en su vida no se ven esos cambios que serían evidencias del trabajo del Espíritu Santo en sus vidas y llevan años y años, tropezando con las mismas piedras y no han ni siquiera convicción de pecado.

El punto 3 es más común de lo que se piensa. Hay quienes van tan solo por engancharse a la señorita bonita o al muchacho "guapo" que ahí se congrega o porque trabajan con un jefe cristiano que se congrega y para quedar bien, asisten al mismos templo, pero no creen nada de lo que escuchan y solo fingen. O asisten porque sus papas se los exigen, pero no creen en nada tampoco y llevan una doble vida.

En estos dos grupos, normalmente, en su mayoría, son los que ocasionan siempre los problemas en la iglesia o en el hogar, haciendo que los verdaderos cristianos sufran lágrimas por su comportamiento.

Estos son los que van a rechinar los dientes y llorar cuando vean el rapto de los verdaderos creyentes, pero lejos de arrepentirse, dice la escritura que serán endurecidos sus corazones por medio de un poder engañoso que Dios mismo les dará y no tendrán oportunidad de arrepentirse.

Tanto el 2 como el 3, no son cristianos y son los que se van a quedar.

Recuerda:

Mateo 7:15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.
18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
20 Así que, por sus frutos los conoceréis.
21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.
24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina
.

Por ello, debemos predicar el verdadero evangelio de salvación al mundo, esa ha sido nuestra encomienda mientras viene el Señor por segunda ocasión, pero esta vez para arrebatar a su iglesia y traer juicio sobre las demás habitantes del mundo.

Qué nos duelan esas almas engañadas y veamos que se exponga la palabra de Dios en las congregaciones sin dogmas, ni omisiones por miedo a que se ofendan y se vayan de la congregación, mostrando el verdadero amor al que Señor ha llenado nuestro corazones con su presencia, amando no de palabra sino de hecho y en verdad; para que lo mostremos a él y lo sigan a él en nosotros, los que decimos ser verdaderos cristianos y si no podemos, entonces confesarlo e ir a Cristo que siempre está con los brazos abiertos para los verdaderos arrepentidos.

Debes saber, que después de los 7 años de la gran tribulación, habrá un remanente de personas, los cuales serán gobernados por el mismo Señor Jesucristo por 1000 años y después de esto, viene el juicio del gran trono blanco, en donde todas las naciones de todos los pueblos, tiempos y naciones, recibirán su destino eterno. Pero es un dato que te falta y que es bíblico también.

En este momento, cuando una persona muere, si es verdadero cristiano, va al cielo con Dios y si no lo es, ira a un lugar de tormento para esperar el juicio final. Al final del milenio, Satanás, el Hades, la muerte y todo aquel que no esté su nombre inscrito en el libro de la vida, serán echados al lago de fuego y los muertos en Cristo Jesús, vivirán con el para siempre en la ciudad celestial, también descrita en la Biblia.

No hay aniquilación completa en la gran tribulación, la cual comenzará al rapto de la iglesia del Señor.


Te recomiendo el posteo donde el hermano Edison hace una muy solvente exposición del tema del milenio, búscalo aquí mismo, te lo recomiendo.

Un abrazo.
Responder
#6
rmep escribió:... es absolutamente irrelevante si será raptado, arrebatado, antes, durante o después de lo que sea.

Ahondar en este tema solo demuestra FALTA DE FE.

Roberto Espinoza

¿Por qué es falta de fe creer y entender lo que la palabra de Dios dice que sucederá en su secuencia cuando ésta está claramente descrita en su palabra?

Si el Señor nos ha mostrado todo esto, necesariamente debe haber un propósito para ello. Yo no sé tu, pero a mi me dice que el Señor nos urge a predicar el evangelio para ser instrumentos de salvación a los que van a vivir el juicio de la Gran Tribulación y el juicio final del Gran Trono Blanco; buscar que la sana doctrina sea mostrada en nuestras vidas reflejando el amor de Dios, en tolerancia y consideración; pero firmes en su amor y su palabra.

El no comprender lo que sucederá, nos haría perder de vista las prioridades de nuestras acciones y cuando queramos reaccionar, podría ser demasiado tarde.

¿Por qué está mal si Dios nos los ha rebelado así, Roberto?
Responder
#7
No te salgas por la tangente.

La pregunta es muy sencilla y clara. ¿Por qué es falta de fe?
Responder
#8
Caminito escribió:¡Qué interesantísima pregunta, Jorge!

Y para que quede más puntual, si es posible.

¿Quiénes se quedan y quienes se van?

Como muy bien te explicaba Willy, ante los ojos de Dios hay 3 grandes grupos de personas humanas:

1.- Los judíos o Israel.
2.- Los gentiles o cualquier otra nación que no sea judía como raza.
3.- La iglesia del Señor.

Los puntos 1 y 2, no habrá que explicarlos mucho, pues está bien claro, pero dentro de la iglesia de Cristo, hay quienes son auténticamente cristianos o hijos de Dios y los que nominalmente se dicen cristianos, pero no lo son.

Debo aclarar, que es muy posible que haya judíos de raza que hayan recibido el evangelio de salvación y ahora formen parte de los verdaderos cristianos y lo mismo sucede dentro del grupo de los gentiles, de los cuales, la inmensa mayoría de cristianos auténticos venimos de ahí. Los que son auténticamente cristianos, son los que se van y los que no son auténticamente, se quedarán, no serán arrebatados.

Durante el tiempo de la gran tribulación, Dios tratará con su pueblo y con las demás naciones de la tierra que no hayan recibido el testimonio o rechazado el evangelio de salvación en Cristo Jesús.

El Señor Jesucristo explicó mejor esto de cristianos nominativos y cristianos verdaderos por medio de una parábola, fíjate:

Mateo 13:24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; 25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero
.

El Señor, por medio de esta parábola, utiliza al trigo y a la cizaña que se parecen mucho de principio, pero poco a poco, cada una va a hacer ver su verdadera naturaleza. Son tan parecidas, que es imposible distinguirlas de inicio. Es por ello que el Señor las deja que crezcan juntas y a su tiempo, hará una separación. La cizaña irá al fuego eterno y el trigo a la gloria celestial.

En cualquier iglesia local, llámese como se llame, por muy buena doctrina que tenga, se compone de:

1.- Verdaderos cristianos.
2.- Personas que se creen cristianos.
3.- Incrédulos, que no son cristianos.

El punto 2, son personas que viven engañadas creyéndose que son cristianos, cuando en realidad no lo son. Piensan que lo son porque hicieron una oración mecánica de fe o porque pasaron al frente a la solicitud de un predicador que les dijo que así serían más felices o se sentiría "bonito".

De este mismo punto, hay congregaciones enteras que nunca fueron expuestos ante el verdadero evangelio de arrepentimiento, ni han confesado sus pecados, han hecho una oración en la que les han asegurado que solo pedir que venga Dios a su corazón, ya están salvados, pero no han sido redargüidos por el Espíritu Santo, sino por excitación emocional manipulada por medio de melodías y frases estudiadas, pero que no tiene respaldo bíblico.

Familias enteras que cuando les va mal, buscan a los hermanos de la congregación para que los ayuden, pero apenas se soluciona sus problemas, se alejan y regresan solo cuando necesitan. Miembros que dicen haber recibido al Señor, pero en su vida no se ven esos cambios que serían evidencias del trabajo del Espíritu Santo en sus vidas y llevan años y años, tropezando con las mismas piedras y no han ni siquiera convicción de pecado.

El punto 3 es más común de lo que se piensa. Hay quienes van tan solo por engancharse a la señorita bonita o al muchacho "guapo" que ahí se congrega o porque trabajan con un jefe cristiano que se congrega y para quedar bien, asisten al mismos templo, pero no creen nada de lo que escuchan y solo fingen. O asisten porque sus papas se los exigen, pero no creen en nada tampoco y llevan una doble vida.

En estos dos grupos, normalmente, en su mayoría, son los que ocasionan siempre los problemas en la iglesia o en el hogar, haciendo que los verdaderos cristianos sufran lágrimas por su comportamiento.

Estos son los que van a rechinar los dientes y llorar cuando vean el rapto de los verdaderos creyentes, pero lejos de arrepentirse, dice la escritura que serán endurecidos sus corazones por medio de un poder engañoso que Dios mismo les dará y no tendrán oportunidad de arrepentirse.

Tanto el 2 como el 3, no son cristianos y son los que se van a quedar.

Recuerda:

Mateo 7:15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.
18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
20 Así que, por sus frutos los conoceréis.
21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.
24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina
.

Por ello, debemos predicar el verdadero evangelio de salvación al mundo, esa ha sido nuestra encomienda mientras viene el Señor por segunda ocasión, pero esta vez para arrebatar a su iglesia y traer juicio sobre las demás habitantes del mundo.

Qué nos duelan esas almas engañadas y veamos que se exponga la palabra de Dios en las congregaciones sin dogmas, ni omisiones por miedo a que se ofendan y se vayan de la congregación, mostrando el verdadero amor al que Señor ha llenado nuestro corazones con su presencia, amando no de palabra sino de hecho y en verdad; para que lo mostremos a él y lo sigan a él en nosotros, los que decimos ser verdaderos cristianos y si no podemos, entonces confesarlo e ir a Cristo que siempre está con los brazos abiertos para los verdaderos arrepentidos.

Debes saber, que después de los 7 años de la gran tribulación, habrá un remanente de personas, los cuales serán gobernados por el mismo Señor Jesucristo por 1000 años y después de esto, viene el juicio del gran trono blanco, en donde todas las naciones de todos los pueblos, tiempos y naciones, recibirán su destino eterno. Pero es un dato que te falta y que es bíblico también.

En este momento, cuando una persona muere, si es verdadero cristiano, va al cielo con Dios y si no lo es, ira a un lugar de tormento para esperar el juicio final. Al final del milenio, Satanás, el Hades, la muerte y todo aquel que no esté su nombre inscrito en el libro de la vida, serán echados al lago de fuego y los muertos en Cristo Jesús, vivirán con el para siempre en la ciudad celestial, también descrita en la Biblia.

No hay aniquilación completa en la gran tribulación, la cual comenzará al rapto de la iglesia del Señor.


Te recomiendo el posteo donde el hermano Edison hace una muy solvente exposición del tema del milenio, búscalo aquí mismo, te lo recomiendo.

Un abrazo.


Dios lo bendiga hermano, no entiendo todo esto ¿Cómo Cristo va a gobernar sobre unas personas pecadoras que no han sido limpiada con su sangre, ni sean arrepentidos de sus pecados, en apocalipsis 9: 20 dice “y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas , ni aun asi se arrepintieron de las obras de su manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra, y de madera, las cuales no pueden ver, ni oir, ni andar”, yo no he encontrado en el apocalipsis que estas personas se hallan arrepentidos y en Romanos 8: 7 dice “por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios, porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden.” Como podrán obedecer Dios estas personas que se quedaran, si la palabra de Dios dice que no pueden por que están en la carne no han sido transfomados a una nueva naturaleza, y cuando ocurrirá lo que dice 2 Pedro 3: 10, que dice “pero el dia del Señor vendrá como ladron en la noche, en el cual las cielos pasaran con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.” Quiero que me explique esto. Dios lo bendiga
Responder
#9
Con gusto te daré una respuesta que es muy interesante, no solo por su contenido, sino por el momento en que me llega para compartirlo. estaba meditando de como abordar el tema y escuche, como tengo por costumbre, un programa radial por internet llamado "La Biblia Dice" El autor es David Logacho y la escribo literalmente de su programa de radio y es la respuesta que le dio.

Interesante, no solo por su contenido, sino por en el momento en que llega para la gloria de Dios y la escribo tal como está escrita


La consulta de hoy es de un amigo oyente que desea una explicación de Apocalipsis capítulo 7 en lo que tiene que ver con los 144,000. Quiere saber si habrá personas que se salven durante el tiempo de la tribulación.

Gracias por su consulta. El capítulo 7 de Apocalipsis es una especie de paréntesis en el recuento cronológico de los eventos que acontecerán durante la tribulación.

Al final del capítulo 6 tenemos el juicio correspondiente al sexto sello. Al entrar al capítulo 7, uno esperaría leer el juicio correspondiente al séptimo sello. Pero no hay tal. El juicio correspondiente al séptimo sello se relata en la primera parte del capítulo 8. La conclusión lógica es por tanto, que el capítulo 7 es un paréntesis en el relato de los eventos futuros.

Además de eso, el capítulo 7 de Apocalipsis es la respuesta a la interrogante que aparece al final del último versículo del capítulo 6. Terminando el capítulo 6, los hombres que estaban padeciendo el juicio correspondiente al sexto sello, en su angustia y desesperación reconocieron que ha llegado el día de la ira del Cordero e hicieron la pregunta: ¿Y quién podrá sostenerse en pie? La respuesta a esta pregunta aparece en el capítulo 7 de Apocalipsis.

Una vez que nos hemos establecido el contexto de lo que vamos a estudiar, veamos qué es lo que tenemos.

Notamos la calma que precede a la tormenta. Apocalipsis 7:1 dice: “Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol” Se dice que toda tormenta viene precedida de una tensa calma. Pues algo así sucederá en la tribulación.

Lo que está por venir sobre la tierra y sus habitantes es algo trágico y terrible, pero antes que acontezca, el planeta estará en total calma. No habrá viento que levante el mínimo polvo sobre la faz de la tierra. No habrá viento que levante la mínima ola sobre el mar. No habrá viento que haga mover ni una sola hoja de los árboles. Todo será el resultado de cuatro ángeles poderosos que parados en los cuatro ángulos de la tierra detendrán el viento para que no sople.

Esto no significa que la tierra sea plana como creían algunos antepasados y que los ángeles están en cada uno de las cuatro esquinas. Lo que significa es que los ángeles están de pie en los cuatro puntos cardinales del globo terrestre. Al norte, al sur, al este y al oeste. Luego, notamos el clamor que precede a la tormenta. Apocalipsis 7:2-8 dice: “Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, 3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.5 De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados.6 De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados.7 De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados.8 De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados” El ángel que hace este clamor es diferente de los ángeles que de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra detenían al viento.

Es un ángel muy poderoso porque lo vemos dando órdenes a otros ángeles, a los ángeles que habían recibido el poder para hacer daño a la tierra y al mar. Su pedido es que detengan el daño que están por traer a la tierra, al mar y a los árboles, hasta cumplir con una obra en extremo importante. La obra es sellar en sus frentes a los siervos de Dios. El sello en las frentes de los siervos de Dios es el nombre del Cordero, Jesucristo, y el nombre del Padre celestial. Esto lo sabemos por la información que provee Apocalipsis 14:1 El sello, amable oyente denota al menos tres cosas. En primer lugar, autenticidad. Estos siervos de Dios son auténticos siervos de Dios, no falsificados. El sello en sus frentes lo certifica. En segundo lugar, propiedad. Estos siervos de Dios pertenecen a Dios. En tercer seguridad. Nadie que no sea Dios mismo puede hacer algo en contra de los siervos de Dios. Pero ahora preguntémonos ¿Cuántos son estos siervos de Dios que van a ser sellados durante la tribulación? El texto leído responde diciendo que son 144.000. ¿Quiénes son estos siervos de Dios que van a ser sellados durante la tribulación? El texto leído dice que todos ellos son judíos. Más aún son 12.000 de doce tribus de Israel. El pasaje leído nos provee información acerca de las tribus a las cuales pertenecen estos siervos de Dios. Permítame señalar varias cosas en cuanto a estos 144.000 sellados. En primer lugar, no son los miembros de una moderna secta falsa que según su errada doctrina afirma que los 144.000 son los miembros más ilustres de esa secta. La Biblia enseña que los 144.000 son judíos. En segundo lugar, es interesante que en la tribulación se volverán a agrupar los judíos por sus tribus. Hoy en día, lo más que pueden saber los judíos sobre sus ancestros es solamente eso, que son judíos. Ningún judío hoy en día puede identificar la tribu a la cual pertenece. Pero en la tribulación, eso será posible. En tercer lugar, los 144.000 no serán creyentes el momento que ocurra el arrebatamiento. Por eso es que no serán arrebatados con la iglesia y se quedarán en la tierra para la tribulación. Estos 144.000 recibirán a Cristo como Salvador al inicio de la tribulación, y luego, ya dentro de la tribulación, serán sellados como siervos de Dios. En cuarto lugar, habrá notado que al hacer la lista de las tribus de Israel, no aparecen los nombres de Efraín y Dan. Aparece el nombre de José, que bien podría corresponder a Efraín porque José fue padre de Efraín. ¿Pero por qué no aparece Dan en la lista? Mucho se ha especulado sobre esto. Es mejor dejarlo como está. Algún día sabremos la razón para ello. Hemos visto la calma que precede a la tormenta, y el clamor que precede a la tormenta. Ahora consideremos la cosecha después de la tormenta. Leamos Apocalipsis 7:9-17 “9 Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios,12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.” La misión de los 144.000 sellados es predicar el evangelio a los habitantes de la tierra durante la tribulación. Esto lo sabemos por lo que dice Apocalipsis 14:6. El resultado de esta predicación del evangelio por parte de los 144.000 será extraordinario. Habrá tantos salvados que Juan dice que no los podía contar. Provenían de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas. Vestidos de ropas blancas y con palmas en sus manos estaban en la presencia misma de Dios. La vestidura blanca significa su justicia ante Dios por haber recibido a Cristo como Salvador. Las palmas en sus manos significa que atravesaron victoriosos por la tribulación. Juan los ve elevando un cántico de gratitud a Dios. El cántico exalta a Dios y al Cordero, por medio de quien esta multitud logró la salvación de sus almas y la victoria en la tribulación. A este coro multitudinario se unen en adoración los ángeles, los veinticuatro ancianos, símbolo de la iglesia de Cristo, y los cuatro seres vivientes. Postrados con sus rostros contra el suelo pronuncian un sonoro Amén: Así sea, y bendicen a Dios por los siglos de los siglos. Juan debe haber estado absorto mirando ese espectáculo. De pronto fue interrumpido por uno de los ancianos quien le preguntaba: ¿Quiénes son y de dónde han venido estos que ves con vestiduras blancas y palmas en las manos? El pobre Juan no lo sabía. El anciano entonces los identifica como los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y la han emblanquecido en la sangre del Cordero. Es decir que son los creyentes que recibieron a Cristo durante la tribulación como resultado del ministerio evangelístico de los 144.000. Estas personas no eran creyentes cuando ocurrió el rapto de la iglesia, por eso se quedaron en la tierra para pasar por la tribulación, pero Dios en su gracia, les otorgó salvación ya dentro de la tribulación, cuando oyeron el mensaje del Evangelio predicado por los 144,000 y recibieron a Cristo como Salvador. En resumen amable oyente, habrá salvación para el pecador durante la tribulación.

Falta más detalles, pero es solo para comenzar.
Responder
#10
Sin interferir en el aporte de Caminito, permítanme sólo un comentario puntual: Cuando el Señor establezca su Reino MIlenial después de la gran tribulación, no admitirá ningún impío.
Pero hay que recordar que los justificados salidos de la tribulación, y que tendrán derecho de entrar en el Reino, no lo harán con cuerpos glorificados, sino con cuerpos comunes de naturaleza humana Esas personas se multiplicarán, y los hijos que nazcan no serán santos automáticamente. En mil años habrá muchas generaciones nuevas, Habrá santos, redimidos por la sangre del Señor, pero también habrá pecadores. Las acciones pecaminosas serán reprimidas inmediatamente "con vara de hierro", pero en el tiempo final cuando satanás sea suelto, saldrá a engañar a las naciones y los impíos le creerán, y finalmente recibirán su merecido castigo eterno.
Después se cumplirá lo que refiere 2ª Pedro Capítulo 3 con la destrucción total del cielo y la tierra, para establecer nuevos cielos y nueva tierra, es decir, el estado eterno, donde definitivamente no entrará el pecado.
Recién allí, todos los justos estarán transformados, con cuerpos glorificados como los que ya antes, (en ocasión del Rapto pretribulacional) habrán recibido todos los integrantes de la Iglesia.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)