Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La psicologia ataca de nuevo
#31
Estimado Caminito: Usted pregunta por la chica que quería ser monja. No, no tenía un trauma de niña. TEnía una fobia. ¿Cómo se hizo evangélica? si, se. El psicólogo que le brindaba ayuda lo hacía a Biblia abierta y no sólo sanó que sino que se convirtió. Hoy es esposa de pastor y tiene tres hijos por la gracia de Dios
Responder
#32
Willy1 escribió:Ernesto.

La psicología es prácticamente la medula que reúne y ajusta los diferentes conceptos espirituales acorde a las diferentes culturas y religiones en el mundo para llevar a cabo la integración total de las iglesias. Este es un proceso que se lo hace por diferentes organizaciones medianamente grandes pero que tienen el mismo objetivo y llevan el mismo logo que ya se esta acostumbrando a las personas. Podriamos también llamarlas diferentes grandes células que todavía se separan entre unas mas conservadoras y otras mas liberales pero una vez que se logre esta meta el siguiente paso final es la integración total de todas estas celulas en una. Un solo lazo común en donde las diferencias que puedan haber serán solo insignificancias ni para mencionarlas.

La psicología es la actora principal de todo este escenario porque es la que busca los métodos en los que Dios se adapte para todos, acorde a sus maneras de pensar manteniendo sus costumbres culturales, sociales y religiosas; para esto también se trabaja ajustando la biblia con las nuevas versiones populares que se van dando a luz.

Ud Ernesto debe estar trabajando duro en todo esto pero no para Dios.

Willy

si yo trabajo para Dios o no, no debe juzgarlo Ud. y las conclusiones que saca aquí ¿son propias o se olvidó de citar fuentes? Creo que son propias porque no tienen basamento mas que en prejuicios inciertos
Responder
#33
Bueno, convengamos que sería mucha presunción pretender que la psicología sea considerada como una ciencia. En realidad se trata de una disciplina que intenta hurgar en la mente de un individuo o grupo para descubrir la causa de sus comportamientos, conflictos y dificultades, y abordar estos de manera de hallar las soluciones adecuadas. Claro que todo el proceso se inscribe en un campo puramente teórico, de factura humanista.

Pero, para lo que aquí nos interesa, debemos aclarar que la llamada "psicología cristiana" en realidad no existe como tal, porque estos dos términos se excluyen entre sí,

Dios declara: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. (Jer. 17:8/10) Esto no es obra de un mísero hijo de Adán ejerciendo la psicología, sino exclusivamente de Dios, que no delega en ningún mortal sus prerrogativas. Es peligroso avasallar una prerrogativa de Dios.

¿Y cómo ve Dios la mente del hombre? “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.” (Rom 1:28 /32)

La psicología complacientemente puede poner parches y disfrazar esa mente ya reprobada por Dios para que el pecador se sienta bien y trate de cambiar por la fuerza de su propio yo lo que jamás podrá cambiar. En cambio, los que hemos recibido a Cristo, con todo lo que implica, no tenemos un simple remiendo sino nada menos que la mente de Cristo (1ª Co 2:16) Nuestra guía es la Palabra de Dios, no las teorías de la psicología.
Con todo, conozco a buenos hermanos que sinceramente suponen que la psicología puede ayudar a los cristianos. Bueno, lo que creo, no menos sinceramente, es que están equivocados. Si emplean la Palabra de Dios, está bien, pero en ese caso la psicología queda excluida para dar lugar al poder de Dios. La Palabra de Dios no se debe inflar con levadura de ningún tipo. La psicología es levadura que corrompe, y debe estar fuera de la Iglesia del Señor.

Un abrazo,
Heriberto
Responder
#34
muchas teorias, pero cuando yo les muestro un caso real de una persona que se sanó, al único que le interesa saer mas es a Caminito, los demás juegan al caballo de ajedrez y se saltean el tema
Responder
#35
Veamos un escrito de Jorge Leon del cual el mismo describe en un resumen sus puntos principales que se llama “Culpa, conversion y psicología moderna” Lo escrito por Jorge Leon en negritas seguido de mis comentarios en letras normales, es como sigue:

Después de tres décadas, no se ha implementado ninguna de las recomendaciones del grupo que reflexionó sobre la ponencia que presenté en Lausana: “Culpa, conversión y psicología moderna”.11 Por el contrario, se produjo cierta oposición hacia la propuesta de establecer una imbricación entre la evangelización y la psicología pastoral. A continuación, algunos fragmentos de aquella ponencia:
La mayoría de los evangelistas tiende a intensificar el sentimiento de culpa como una manera de inducir al arrepentimiento. Sin embargo, ¿qué sucede con aquellos que sufren de sentimientos de culpa que no son la consecuencia del pecado? ¿No está uno en peligro de alcanzar el resultado opuesto a lo que espera? ¿Es posible que el pecado pueda convertirse en una forma de autocastigo solicitado desde el púlpito?

El verdadero evangelista “no intensifica” ni trata de dar un “sentimiento de culpa” solo muestra la verdadera condición de pecado en el que se encuentra la persona sin Cristo y al estar en esta condición corrompida, es culpable. Tampoco el evangelista “induce” al arrepentimiento, el evangelista no forza al arrepentimiento esto es obra del Espiritu.
El señor Leon dice, -“¿Qué sucede con aquellos que sufren de sentimientos de culpa que no son la consecuencia del pecado”.
Respuesta.- No existe sentimiento de culpa sin pecado, aunque la psicología trata de falsamente atenuar esto en que se puede pretender de acusar sin pecar. Toda persona tiene sentimiento de culpa aun por pecados cometidos hace mucho tiempo en anterioridad y toda persona sabe que está en deuda y la justicia debe satisfacerse. Por lo tanto no existe un “autocastigo solicitado desde el pulpito”. La psicología no pretende mas que con sus ideologías “comprensivas” y con una ternura tergiversada hacer que la persona no se sienta tan culpable como en realidad se puede ser tratando de minimizar o por ultimo descalificar por completo el pecado saliendo de la iglesia y congregarse sin necesidad que el arrepentimiento sea lo prioritario en su vida haciéndolo sentir que goza de una vida espiritual sana.

Algunos están buscando, en forma enfermiza, a un pastor que cada domingo les dé “latigazos espirituales” desde el púlpito. El masoquismo de ciertos feligreses necesita del sadismo de ciertos predicadores. Así queda establecida una relación perversa entre el predicador y el feligrés, que asegura una fiel asistencia a los cultos de la iglesia.
El saber que se es pecador no es “masoquismo” y el predicar el pecado es la esencia misma y propósito de las enseñanzas bíblicas y referirse como “sadismo de ciertos predicadores” seria acusar de sadico a Dios mismo en persona.
Luego dice “asi queda establecida una relación perversa entre el predicador y el feligres” aquí existe una abierta insinuación de dar una mala imagen al verdadero evangelista.

El pastor debe considerar al pecado como un problema teológico que separa al ser humano de Dios y de la razón de ser de su existencia. No debemos tratar de aumentar el sentimiento de culpa como un problema psicológico, pero sí recordar siempre que la culpa existencial es la expresión de un quiebre emocional.
Otra vez se trata aquí de poner el pecado a la mas minima expresión que de como resultado un simple “quiebre emocional” tratando de ablandar el sentimiento de culpa. Algo parecido como anestesiar a la persona para que su conversión sea suave y placentera, que no exista algún tipo de “trauma posterior”.

No es mi intención disminuir la predicación en contra del pecado. Sólo deseo subrayar los peligros de in-crementar el sentimiento de culpa… La predicación debe ser positiva y liberadora. Deseo defender el tipo de predicación que contribuya a la salvación integral del creyente, incluyendo la salud mental.
Aqui subraya lo dicho anteriormente, como una especie de predisponer al “paciente” a punto de convertirse a Cristo a que sea una experiencia mágica. De esta forma se consigue una “salvación integral” o sea una conversion “mas completa” sin malos efectos “secundarios”. Estas serian las conversiones “modernas” que contribuye la psicología y con su ayuda implementado ya que posiblemente las conversiones de antaño eran algo rudas y dejaban “malas secuelas”.

Jesús sabía que hay una imago Dei aun en el peor de los seres humanos y que, por causa del pecado, la imagen de Dios está pidiendo completamiento. Cada ser humano necesita descubrirse a sí mismo como tal, como un ser perfectible a la luz de Jesucristo. Ningún ser humano es una bolsa vacía. El problema no es poner nuevos contenidos dentro de la bolsa sino ayudar a completar lo que ya hay en ella para ser capaz de recibir en forma armoniosa lo que estaba faltando. Es decir, mostrar la diferencia entre lo que uno es y lo que debería ser. Con una clara visión de su problema, el ser humano necesita desafiarse, por su vaciedad existencial, para buscar su vocación ontológica. Es cuestión de tratar de alcanzar la plenitud de la condición humana dada paradigmáticamente en Jesucristo.
Aquí típico de la la psicología, solo habla del hombre deidificandolo y su autoayuda para complementarse a si mismo. Nada de la renovación que es solo hecha por el Espiritu.

Lo que ocurrió en Listra, tal como está narrado en Hechos 14, fue un mecanismo inconsciente que el psico-análisis llama transferencia, el cual puede ser positivo o negativo. La transferencia positiva conduce al amor; la negativa, al odio. La tendencia a amar es una fuerza natural, producto de nuestra condición de criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios. Pero esa tendencia, por causa de la caída, debe ser controlada y orientada hacia el bien, hacia lo creativo, según la intención original de Dios. De no ser así, se dirigirá hacia la destrucción y la muerte. Esto se debe a que, además de la imagen de Dios, en cada ser humano se expresa también el pecado.
Se denomina transferencia al desplazamiento afectivo de un sujeto a otro. Dicho de otra manera, se trata del tipo especial de acercamiento a una persona con sentimientos de atracción o rechazo, como si fuera un ser amado u odiado, porque recuerda a alguien que en el pasado significó algo para la persona en cuestión. Es decir, un sujeto trata a alguien de su mundo externo como si fuera un personaje que pertenece a su mundo interno. Aquí volvemos sobre el tema tratado antes: si es posible alcanzar la sanidad “interior” sin la “exterior”. La armonía entre ambos “mundos” ayuda tanto a la salud mental como a la salud espiritual. Es decir, debemos lograr la armonía entre los deseos inconscientes y los conscientes. Pablo la encuentra en Jesucristo cuando clama: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? ¡Gracias doy a Dios, por Jesucristo, Señor nuestro! Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, pero con la carne a la ley del pecado” (Rm 7,24-25).
La transferencia es básicamente transferencia de amor o de odio, de aceptación o de rechazo, de deseos de vida o deseos de muerte. El odio es la otra cara del amor. Sólo se puede odiar a quien se ama. Lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia. Se denomina transferencia positiva a aquella donde prevalece el amor, y negativa, a aquella donde prevalece la agresividad o el odio.

Se explica sobre lo que la psicología llama “transferencia”, un desplazamiento afectivo de un sujeto a otro. Que demuestra con claridad sus definiciones misticas ocultas y que procura aplicarlo a un evento bíblico. Finalmente trata de explicar el conflicto de Pablo como el tratar de buscar la armonía de una sanidad interior con la exterior que es una fuente del ocultismo que se aplican en muchas iglesias carismáticas, la G12, Paul David Chonggi Cho y otros.

El escrito aun continua dando explicaciones del tipo de pastores que hay y todo esto aun dando muestras claras de que es explicado por una mente natural sin discernimiento bíblico. Hay mucha tela que cortar pero considere que solo hasta aquí se puede ver que la psicología ninguna relación tiene ni podría tener con el cristianismo, mucho menos nada para aportar porque todo lo que tiene son desviaciones de la verdad. Todo lo que tiene es en contra de la verdad de Dios.

Willy
Responder
#36
ernestodelaconcepcion escribió:Estimado Caminito: Usted pregunta por la chica que quería ser monja. No, no tenía un trauma de niña. TEnía una fobia. ¿Cómo se hizo evangélica? si, se. El psicólogo que le brindaba ayuda lo hacía a Biblia abierta y no sólo sanó que sino que se convirtió. Hoy es esposa de pastor y tiene tres hijos por la gracia de Dios

Don Ernesto, tampoco pregunté y fobia es miedo a... espiritualmente es una atadura y que la Biblia la haya tenido abierta para la solución de su problema, es de nuevo evidencia que señala claramente el origen del problema y esto no significa tampoco que no sea hermana en la fe ¿eh? Sólo que no está usted viendo la causa espiritual.

No me mal interprete al pensar que lo ataco, no es esa mi intención, lo que quiero hacerle ver es que usted no ve algo que intentamos mostrarle, el problema y aquí quiero resaltar una oración en la aportación de nuestro amado hermano Heriberto porque lo dijo muy bien y claro:

Heriberto escribió:Bueno, convengamos que sería mucha presunción pretender que la psicología sea considerada como una ciencia. En realidad se trata de una disciplina que intenta hurgar en la mente de un individuo o grupo para descubrir la causa de sus comportamientos, conflictos y dificultades, y abordar estos de manera de hallar las soluciones adecuadas. Claro que todo el proceso se inscribe en un campo puramente teórico, de factura humanista.

Y repito la palabra clave "humanista".

Las solución de todo conflicto espiritual del hombre no puede provenir del hombre.

¿Por qué?

¿Podríamos encontrar algo seco en lo más profundo del mar?
¿Podría usted someterse a una operación de corazón con un médico que padece mal de Parkinson?

¿Se imagina el momento? Usted acostado sobre el quirófano y el doctor sosteniendo el bisturí con movimientos involuntarios, intempestivos y espasmódicos en todo su cuerpo, acercándose a su pecho descubierto para hacer la incisión. ¡Qué horror!

Así de peligroso es tocar cuestiones espirituales sin la guía del Espíritu Santo.

No es lo mismo la ciencia médica para el cuerpo, que la psicología y mucho menos la mal llamada psiquiatría que ha quedado evidenciada como una de las más grandes patrañas inventadas por el hombre y que se ha descubierto ser la empresa más redituable del comercio legalizado de drogas.

Amigo Ernesto, con todo respeto y con el deber de amor que le tengo como cristiano, le comparto lo que dice el Señor en su palabra.

Jeremías 17:5 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.


Y nunca es más claro como cuando se trata de cuestiones espirituales. No quiero adivinar en nada porque no conozco a la mujer en cuestión, pero es mi deseo que la solución de su problema espiritual haya sido solucionado por Dios usando a un hermano, su Espíritu Santo y su palabra y no sólo sea que perdió el miedo al sexo y su condición espiritual no haya sido solucionado.

Porque puede ser que su miedo haya desaparecido y eso haya sido la motivación de cambiar pero sólo de religión. No lo sabemos y usted, al no ver el punto medular o no ser tan claro en su explicación, no nos lo comparte.
Responder
#37
y el verbo se hizo humano
Responder
#38
Sin despojarse de Su Deidad...
Responder
#39
aunque muchos no lo crean caminito, Dios no vino a este mundo sólo por el alma. El es Dios y Señor de todo el ser. Por lo tanto es lógico suponer que el problema de esta monjita era espiritual. También lo es mi economía. Dios debe estar presente en mi alimentación, mi caminar, mi vestir. ¡Cuanto quisiera que el dentista antes de atenderme abriese su Biblia!.
Pero no por eso voy a abrir la boca ante cualquier improvisado, voy a ir al dentita, no al pastor. Cuando tuve que operarme d la vesícula fui al cirujano, no al pastor. Oré con el cirujano, porque el problema de mi salud es "espiritual", pero fui al cirujano. El problema de la fobia es espiritual como lo es todo, un hombre dejó su miedo a los ascensores después de muchos años de haberse convertido a Cristo. El Señor obró lentamente en él hasta que perdió su miedo. Todo es espiritual, no nos equivoquemos
Responder
#40
ernestodelaconcepcion escribió:aunque muchos no lo crean caminito, Dios no vino a este mundo sólo por el alma. El es Dios y Señor de todo el ser. Por lo tanto es lógico suponer que el problema de esta monjita era espiritual. También lo es mi economía. Dios debe estar presente en mi alimentación, mi caminar, mi vestir. ¡Cuanto quisiera que el dentista antes de atenderme abriese su Biblia!.
Pero no por eso voy a abrir la boca ante cualquier improvisado, voy a ir al dentita, no al pastor. Cuando tuve que operarme d la vesícula fui al cirujano, no al pastor. Oré con el cirujano, porque el problema de mi salud es "espiritual", pero fui al cirujano. El problema de la fobia es espiritual como lo es todo, un hombre dejó su miedo a los ascensores después de muchos años de haberse convertido a Cristo. El Señor obró lentamente en él hasta que perdió su miedo. Todo es espiritual, no nos equivoquemos

Don Ernesto, el problema de todo lo que vivimos es consecuencia de problemas espirituales y toda ciencia médica puede erradicarla, solo sanar algunas y que por cierto son muchas, aunque el costo sea el deterioro otras partes del cuerpo.

Todos los problemas que afectan a la humanidad tiene como origen el deterioro espiritual de la humanidad y el Señor Jesucristo no sólo vino a sanar espiritualmente y en eso estamos de acuerdo, pero para ilustrarlo mejor, mire lo que dijo el Señor Jesucristo al referirse de la doctrina de los fariseos:

Mateo 15:14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.

Una persona que espiritualmente está ciega, no puede ver a bien el problema y es verdad lo que dice, hay personas que siguen teniendo fobia a los elevadores siendo que ya han venido a Cristo, pero todo esto tiene que ver también con el crecimiento espiritual, la madurez espiritual.

Es como el elefante de circo, que naciendo en él, fue educado a fracasar en su intento de liberarse de la estaca en la que tenía encadenada su pata, porque desde que fue bebé, a cada intento su mente quedó acostumbrada a fracasar porque no tenía la fuerza. Pero ahora que es adulto de 4 Tons. aunque puede hacerlo, no lo hace, porque su mente experimentó la frustración del fracaso. O el esclavo de color, que una vez declarada la abolición de la esclavitud en Norteamérica, no supo que hacer con ella y volvió a los campos algodoneros para seguir con la rutinaria faena de cuando era esclavo.

Aquí estamos hablando de cuestiones mucho más profundas y que de nada le sirve a nadie si pierde la fobia a algo por medio de lo que llaman psicología y su alma sigue de camino al infierno.

No es raro y debe estar de acuerdo conmigo, que tendemos a sublimizar, porque nuestra naturaleza caída es así, resultados parciales atribuyéndoles posturas en las que sólo Dios debe ocupar.

Muchos cristianos todavía no saben lo que es vivir en la libertad que el Señor nos da en la nueva vida y los resultados benéficos de alguna consulta con sicólogos pudiese causar peores daños espirituales de los que se pretende solucionar.

La Psicología, busca que las consecuencias del pecado no sean carga, sino que se aprenda a vivir con el problema aunque ello signifique racionalizar los preceptos que Dios a dejado claramente delimitados en su palabra y así tenemos homosexuales que no sienten ningún remordimiento por su conducta y todo el sistema moral del mundo, está ya en tiempos de Sodoma y Gomorra; la familia es un concepto que está entrando en desuso; la promiscuidad sexual es la común en las sociedades modernas y aunque las enfermedades venéreas son el azote más peligroso de la civilización y la industria farmacéutica la única beneficiaria de todas estas depravaciones, todavía debemos tener estos debates inclusive con quienes conocen la escritura y debían promover las sanas y santas enseñanzas de Dios.

El pecado es pecado y con ello trae la muerte física, espiritual y del alma.

Y si precisamente la cuestión es espiritual, ¿Por qué dejamos que conceptos humanistas, que es el legado de Satanás, nos de la solución cuando ha sido el problema mismo de lo espiritual de hoy?

La solución, nunca puede provenir del hombre, porque su corazón está corrompido por el pecado y la única solución posible debe de venir de Dios y su autoridad, la cual hemos desechado como humanidad y la hemos cambiado por analgésicos culturales que lo único que han logrado es degradarnos más de lo que Dios mismo debe soportar.

La consejería cristiana, debe ser dada por cristianos, nacidos de nuevo, conocedores de la palabra de Dios y que con humildad dependan de la santa dirección del Espíritu Santo que vive y reina en sus corazones y su vida refleje un testimonio de integridad espiritual.

1 Juan 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

1 Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Este mundo al que se refiere la escritura, estrechamente relacionado con su filosofía dio a la psicología humanista su cuna aquí mismo.

No puedo negar que haya habido "buenas" intenciones, pero el corazón del hombre está tan corrompido, que Dios llama "trapo de inmundicia" nuestras justicias, por lo que no son nada confiables en este terreno especialmente. ¿Por qué?

Porque...

Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras
.

Nadie conoce mejor nuestro corazón que Dios y el es el único en que podemos confiar para que sane nuestra alma.

Dios ya ha hablado y nos dice:

1 Tesalonicenses 5:19 No apaguéis al Espíritu.
20 No menospreciéis las profecías.
21 Examinadlo todo; retened lo bueno.
22 Absteneos de toda especie de mal.
23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará
.

La pregunta es. ¿Lo creemos?
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)