Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Bosquejo El gobierno de la Iglesia
#11
En nuestras asambleas ocurrió un caso de un hermano que había comprado un billete de la lotería...y ganó.

Los Hermanos de responsablidad, conscientes de la gravedad del asunto, esperaron prudentemente hasta que cobró el premio. Una vez que lo hizo, fue puesto fuera de comunión por el pecado de avaricia.

Codiciar una gran suma de dinero, sin haberlo trabajado y obtenerlo por cualquier medio...es pecado.

La Iglesia de Cristo no negocia.

No hace rifas ni bingos ni colectas públicas.

La ofrenda es de los santos para los santos...

Pero en el mundo denominacional lo que hay es descrédito a la causa de Cristo por falta de doctrina y avaricia de muchos.

Un abrazo

Edison
Responder
#12
Heriberto escribió:Claro, querido hermano, aunque depende del desarrollo de cada iglesia en particular, pues no siempre hay posibilidades de lograr lo ideal.

Respecto del sostén de los obreros dedicados a la obra del Señor, debemos ajustarnos al marco bíblico, que no se refiere a compromisos contractuales ni a la exigencia de diezmos, sino más bien a la generosidad responsable de la iglesia para con quienes el Señor ha llamado a Su mies, y además para los santos (en el sentido bíblico) necesitados, un aspecto que hoy se tiende a descuidar bastante pese a los claros ejemplos de las Escrituras.
Heriberto

No es el caso de la congregación donde me reúno, pero sé de congregaciones en donde un grupo de hermanos está encargado de revisar que todas las familias aporten por lo menos el 10% del ingreso total y si alguno no lo hacen, lo visitan para cobrarle y si no quiere hacerlo, lo dan de baja como miembro de la iglesia y si se le ocurre ir, lo tratan como visita y la iglesia no está obligada a ministrarlo. Hay casos que no los dejan pasar ni al templo a ningún servicio y culto.

Bíblicamente hablando, no encuentro nada que vaya en contra de esta práctica, pero si alguien me ayuda a verlo, lo agradeceré mucho.
Responder
#13
Edison escribió:En nuestras asambleas ocurrió un caso de un hermano que había comprado un billete de la lotería...y ganó.

Los Hermanos de responsablidad, conscientes de la gravedad del asunto, esperaron prudentemente hasta que cobró el premio. Una vez que lo hizo, fue puesto fuera de comunión por el pecado de avaricia.

Codiciar una gran suma de dinero, sin haberlo trabajado y obtenerlo por cualquier medio...es pecado.

La Iglesia de Cristo no negocia.

No hace rifas ni bingos ni colectas públicas.

La ofrenda es de los santos para los santos...

Pero en el mundo denominacional lo que hay es descrédito a la causa de Cristo por falta de doctrina y avaricia de muchos.

Un abrazo

Edison

Hola Edison, muy interesante, como siempre tus aportes.

En este tema en particular que nos compartes, ¿Qué opinión te merece la medida?

Entiendo muy bien el contexto de la avaricia que mencionas, pero sin más explicaciones, parece extrema la medida, pues no mencionaste la madurez espiritual del miembro. Tal vez era nuevo en la congregación o algún otro miembro ya había hablado con el en cuanto a participar en rifas y sorteos o inclusive en apuestas, que veo muy común en miembros inmaduros de la congregación a los cuales se les debe exhortar o en verdad no hizo caso a las llamadas de atención, etc.

Lo pregunto por motivos de información para aquellos que visitan este "nuestro" foro de la Biblia y digo "nuestro" por cariño.
Responder
#14
Caminito escribió:
Edison escribió:En nuestras asambleas ocurrió un caso de un hermano que había comprado un billete de la lotería...y ganó.

Los Hermanos de responsablidad, conscientes de la gravedad del asunto, esperaron prudentemente hasta que cobró el premio. Una vez que lo hizo, fue puesto fuera de comunión por el pecado de avaricia.

Codiciar una gran suma de dinero, sin haberlo trabajado y obtenerlo por cualquier medio...es pecado.

La Iglesia de Cristo no negocia.

No hace rifas ni bingos ni colectas públicas.

La ofrenda es de los santos para los santos...

Pero en el mundo denominacional lo que hay es descrédito a la causa de Cristo por falta de doctrina y avaricia de muchos.

Un abrazo

Edison

Hola Edison, muy interesante, como siempre tus aportes.

En este tema en particular que nos compartes, ¿Qué opinión te merece la medida?

Entiendo muy bien el contexto de la avaricia que mencionas, pero sin más explicaciones, parece extrema la medida, pues no mencionaste la madurez espiritual del miembro. Tal vez era nuevo en la congregación o algún otro miembro ya había hablado con el en cuanto a participar en rifas y sorteos o inclusive en apuestas, que veo muy común en miembros inmaduros de la congregación a los cuales se les debe exhortar o en verdad no hizo caso a las llamadas de atención, etc.

Lo pregunto por motivos de información para aquellos que visitan este "nuestro" foro de la Biblia y digo "nuestro" por cariño.

Hermano querido, cuando menciono que los ancianos "esperaron prudentemente hasta que cobró el premio" implica una conversación previa con el hermano" pero no hizo caso y lo cobró. Pues la Escritura menciona a los que ponen mesa para la fortuna como algo desagradable a los ojos de Dios, leemos:

Isa 65:11 Pero vosotros los que dejáis a Jehová, que olvidáis mi santo monte, que ponéis mesa para la Fortuna, y suministráis libaciones para el Destino;


Pásala bien

Edison
Responder
#15
Gracias amado Hno. No me pareció claro en su momento y no vi en tu comentario la implicación, pero con esto. ¿Qué más se puede agregar? Me pareció prudente hicieras la aclaración para evitar suspicacias, tu sabes.

Con tu aclaración esclareces aun más el caso y se amplió aun más la explicación, dando en ello a una mejor comprensión y edificación a todos. Al menos para mí.

Un abrazo.
Responder
#16
Caminito escribió:Gracias amado Hno. No me pareció claro en su momento y no vi en tu comentario la implicación, pero con esto. ¿Qué más se puede agregar? Me pareció prudente hicieras la aclaración para evitar suspicacias, tu sabes.

Con tu aclaración esclareces aun más el caso y se amplió aun más la explicación, dando en ello a una mejor comprensión y edificación a todos. Al menos para mí.

Un abrazo.

Hermano Caminito, si ese caso ocurre en una asamblea sin Doctrina, el pastor asalariado, muy presuroso hubiese premiado con un "cargo" nuevo al que puso mesa para la fortuna. Y no solo eso, hubiese transformado ese pecado en bendición, cayendo el mismo en prevaricato.

Gracias al Señor por la Sana Enseñanza tan escasa hoy en día.

Edison
Responder
#17
Amén. Gracias.
Responder
#18
Francisc0 escribió:Segun el bosquejo de 1 Timoteo 3:1-7 (El gobierno de la iglesia http://www.siguiendosuspisadas.com.ar/)

Entre los requisitos de un anciano. Se menciona

3.11 No un neófito (v.6).

3.11.1 No un recién convertido (gr. "neophiton"), literalmente recién plantado.

3.11.2 La razón es el peligro de que por su inmadurez se le suba al cargo a la cabeza y se infatúe.

3.11.3 Puede caer sobre él la sentencia pronunciada sobre el diablo a causa de su orgullo, al querer hacerse semejante al Altísimo.

(1) el orgullo conduce siempre a la caída.


3.11.4 Por esta razón Pablo no estableció ancianos, en alguna iglesia, en la primera visita, sino que esperó a la segunda (Hch.14:23).



Pregunta:

¿Cuanto tiempo transcurrió entre la primera y segunda visita?


bendiciones!
Amados hermanos.. los comentarios que se dieron fueron muy buenos.. pero no se si me pueden ayudar con la pregunta que plantee al inicio.

Me interesa porque hoy en día se establecen ancianos en las iglesias a creyentes con 2 o 5 meses de convertidos. Algunos nombran pastores de personas que solo ven bien motivadas.

Si pudiesemos saber cuanto tiempo transcurrio hasta su segunda visita, entonces podriamos ver cuanto tiempo aproximado espero el apostol.

Saludos!
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)