¡Bienvenido!
Gracias por visitar http://www.forodelabiblia.net. Si aún no lo has hecho, te invitamos a registrarte. Si ya eres miembro de foro, puedes iniciar sesión. Recuerda leer los temas ubicados en el foro de Anuncios antes de participar.


Enviar Respuesta  Enviar Tema 


Testigos de Jehová
Autor Mensaje
Andres
Administrador
*******


Mensajes: 252
Grupo: Administradores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 2
Mensaje: #1
Testigos de Jehová

INTRODUCCION

Toda doctrina falsa comienza con sólo desviar un poquito de la verdad.

--Reinhold Niebuhr -. Filósofo del Siglo 19

El apóstol Pablo no demoró en revelar su asombro al descrubrir que ya existían los que habían cambiado su conocimiento de la verdad por una enseñanza falsa (Gálatas 1:6). Los que estaban dispuestos de cambiar la verdad y destruir a la simplicidad de las buenas nuevas los habían corruptado. Siempre ha existido ese tipo de persona . . . dispuesto de malusar y abusar de las escrituras para su propio bién o por ignorancia e influencia de otros. Una sola palabra cambiada, una definición extendida o sin autorización, un prejuicio personal, un errorcito, puede, con tiempo y transmisión, ser una piedra de tropiezo para muchos. Nada cementa más a una enseñanza falsa que su aceptación sin preguntas de los demás. La falta de deseo de buscar y encontrar a la verdad, junto con aceptar sin preguntar a lo que es enseñado, viene siendo la ruina de muchas vidas.

El propósito principal de este libro es de examinar cuidadosamente a las escrituras contrarias a las enseñanzas de los Testigos de Jehová. Es dedicada a la exaltación de la verdad, y no es desiñado a ser un instrumento de destrucción en las manos de una persona que no quiere a los demás.

La verdad puede pararse solo. También, la doctrina falsa puede caerse solo a causa de su propia debilidad al ser comparada con la verdad absoluta. El Sr. Caskey ha preparado una tesis excelente tratando con la verdad. Su aplicación sencilla, método lógico y cuidadoso examinación de las enseñanzas de los Testigos de Jehová provee una lectura excelente para los que tienen hambre por encontrar a la verdad.

Cualquiera doctrina falsa, al ser examinada cuidadosamente, posee una semejanza a la verdad. Es cierto que la mayoría de las enseñanzas falsas usan una mezcla de escritura y pensamiento bíblico para fortalecer a sus argumentos. Es esta mezcla de la verdad con la mentira que viene siendo la trampa para el estudiante descuidado.

Cualquier persona que ha sido entrenado y es experto en torcer y mal representar al significado de las escrituras puede manipular facilmente al no sospechoso. Frecuentemente una presentación torcida puede, en la superficie, parecer lógico y bíblico. Sólo una examinación completa puede revelar lo contrario. Una Respuesta al Testigo de Jehová ha podido exponer las mal representaciones del texto bíblico con examinar cuidadosamente al lenguaje original griego en conjunto con una discusión completa del contexto.

Este libro es escrito expertamente, con un tono erudito, pero que demuestra un amor profundo e íntimo por los perdidos, y especialmente por los que desean llegar a un conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. No debe ser usado como un sustituvo por las escrituras, pero sólo como un catalizador para encender el fuego de esperanza y luz en los corazones de los hombres justos y honestos.

Tengo confianza de que será muy bién recibida. Se lo recomiendo a usted, el lector. ¡Qué Dios le bendiga ricamente en su búsqueda!

Dr. M. Ralph Williams
Arlington, Texas
May, 1985

UNA RESPUESTA AL TESTIGO DE JEHOVA

Hace unos años cuando yo vivía en Africa del Sur y estaba trabajando para establecer a la iglesia del Señor entre los grupos etnicos de ese país, también trabajé como escritor en una revista cristiana. Una de las columnas que escribía regularmente era de contestar preguntas, y muchas de las cartas que venían a la oficina de la revista trataban con temas bíblicas controversiales. Muchas veces llegaban preguntas acerca de varias doctrinas de los Testigos de Jehová. Una pregunta vino de una mujer en Queenstown: “Un Señor Tal ha estado diciendo que no tenemos almas inmortales, que no hay un infierno, y que la doctrina de la Santa Trinidad causa confusión. El argumento principal del Señor Tal parece ser basada en la traducción de ciertas palabras griegas y hebreas. Estaremos agradecidos si Ud. nos puede dar su versión de estos temas.”

Desde ese tiempo en Africa del Sur, mucha gente interesada ha pedido, de diferentes partes del mundo, que yo escribiera Una Respuesta al Testigo de Jehová. Hemos tenido discusiones con esta gente en Africa del Sur y en las islas caribes donde vivimos y trabajamos por varios años.

Las enseñanzas de este grupo religioso son tan ilógicas, y por eso erróneas, que uno no entiende como pueden ser aceptadas por tanta gente. Después de estudiar sus enseñanzas, encontré que eran una mezcla del universalismo, adventismo, materialismo, premilenialismo,e infidelidad. Esto es lenguaje algo severa, y no muy placentera, pero al proseguir con esta discusión y examinación de su credo, seguramente ustedes tendrán la misma opinión.

Esta libreta no será un estudio completo de su religión, pero examinaremos con mucho cuidado sus creencias mayores. Inspeccionaremos y analizaremos sus dogmas, y demostraremos en la luz de las Escrituras, lo erróneo y autocontradictorio que es su doctrina. Es mi objetivo demostrar que esta doctrina es una illusión. Quiero decir que no es verdadera, sino que deceptiva, al mismo tiempo pretendiendo ser fiel a la palabra de Dios.

TESTIGO DE JEHOVA, UN NOMBRE EQUIVOCADO

El nombre escogido por este grupo religioso es una mala designación. No es solamente equivocado, sino que falso y deceptivo. Lo que estoy diciendo es: Ellos no son testigos de Jehová. La palabra testigo pertenece a una familia de palabras del Nuevo Testamento que se usan casi 200 veces. He estudiado a varios eruditos del lenguaje del Nuevo Testamento para entender el significado y uso de esta palabra (traducida “martureo”) y esto es lo que dicen: “Declarar que uno ha visto u oído o experimentado algo. De los apóstoles, los que habían sido testigos con sus ojos y oídos de los dichos, hazañas y sufrimiento extraordinario de Jesús, lo cual comprobó que era el mesías. Así también, Pablo, a quien el Señor resucitado apareció en persona.” (Thayer) Kittel, en su Diccionario Teológico del Nuevo Testamento define a la palabra en esta manera: “Establecimiento de eventos o relaciones actuales o datos de las experiencias basadas en conocimiento personal directo.” El dice que era un término legal: “Uno que puede y sí habla de experiencia personal acerca de las acciones en que tuvo parte y de lo que le había ocurrido a causa de ello. (Estaba definiendo el cognado martus-). Elabora más acerca de la palabra en su sentido original: “El hombre que puede hablar de su propio conocimiento directo.” Y repite: “Basado en conocimiento de primera mano.”

Thayer, al definir el término martus dice: “Un testigo, uno que declara, o puede declarar, lo que él mismo ha visto u oído o sabido por cualquiera otra manera. Uno que es espectador de algo.”

Por eso, yo niego que son Testigos de Jehová. En la luz de lo que dice la Biblia en el tema, debemos contradecir la afirmación que ellos hacen. Los pasajes que citan para justificar su profesión están fuera de contexto, y así pues, no aplican.

A los apóstoles Jesús dijo: “Ustedes serán mis testigos ...” (Hechos 1:8). Pedro estaba haciendo una referencia a los apóstoles cuando dijo: “Nosotros somos sus testigos...” (Hechos 5:32). Eran los apóstoles quienes fueron encarcelados en una prisión común (verso 25), y en el verso 29, Lucas relata: “Entonces Pedro y los otros apóstoles ...” No es posible que la gente de este grupo religiosa sean testigos. No fueron espectadores. No han visto ni oído lo que ocurrió originalmente y lo que enseñó Jesús. De hecho, si la gente que se dice testigos de Jehová nunca había vivido, la palabra de Dios seguiría siendo verdad. Era por los testigos originales que la palabra de Dios fue revelada (1 Coríntios 2:8-10; Hebreos 2:2-4), y era por estos mismos testigos inspirados que la palabra de Dios fue confirmada (Marcos 16:20). Ningún hombre de hoy puede revelar a la palabra de Dios. Ningún hombre de hoy la puede confirmar, establecer, o verificar. Así pues, ningún hombre de hoy puede ser testigo. Podemos relatar a otros la palabra de Dios; podemos contar el cuendo del amor de Dios y del sacrificio de Cristo; pero pueden estar seguros que el mensaje sería cierto e irrefutable si ninguno de nosotros hubieramos nacido.

Proseguimos con la examinación de las enseñanzas de este secto y analicémoslos en vista de lo que enseñan las Escrituras sobre estos temas.

¿TIENE EL ALMA DEL HOMBRE VIDA DESPUES DE LA MUERTE?

Para contestar a la doctrina de los Testigos de Jehová con respecto al alma, miré cuidadosamente y examiné punto por punto a estos pasajes en la palabra de Dios que demuestran todos los usos del término “alma”. Aquí están unas de las afirmaciones acerca del alma del hombre en las publicaciones oficiales de los Testigos de Jehová:

“No hay ningún texto en la Biblia que declara que el alma humana es inmortal.” Esta declaración viene de uno de sus libros, Permite que Dios Sea Verdadero, p. 60, el cual es publicado por su casa de publicación y lleva su imprimátur. Es decir que el libro tiene su licencia, su sanción, y su aprobación. Así pues, estos textos citados (y todos los demás que daré en esta libreta) no vienen de alguien que no es Testigo de Jehová. Representan la autoridad suprema de esta denominación. He aquí otro texto citado del mismo libro y página: “Por eso nosotros vemos que la afirmación de los religiosos que el hombre tiene un alma inmortal y es diferente de las bestias no es bíblico.”

Al discutir la naturaleza del hombre, los Testigos de Jehová afirman que el hombre es totalmente mortal. Escuche a estas citas: “¿Qué es el alma? Es una criatura viviente que respira. Cada hombre es un alma, pero ningún hombre posee un alma... ¿Por cuál autoridad viene la afirmación que la muerte es simplemente la separación del cuerpo con el alma y el alma sigue viviendo? Esta afirmación está basada enteramente en la mentira del diablo.” (J. F. Rutherford, Enemies, p. 174). Otra de sus declaraciones acerca de la mortalidad total del hombre: “Las Escrituras, sin contradicción, demuestran que los muertos son inconscientes, fuera de existencia.” (J. F. Rutherford, Religion, p. 100).

Los Testigos de Jehová han hecho un esfuerzo enérgico para apoyar a sus afirmaciones usando unos pocos pasajes de Escritura en el cual la palabra “alma” parece aplicar al hombre entero o a su vida carnal. Esto es una perversión de la palabra de Dios, y lo hemos comprobado conclusivamente en numerosas discusiones con los Testigos de Jehová (por cierto, han rehusado hablar con nosotros otra vez, y la razón es obvia). Sus afirmaciones son infundadas, totalmente sin el apoyo de la Bíblia, y el estudiante bíblico casual, que lee la palabra de Dios con una mente abierta, pronto descubre este hecho. El apóstol Juan destruye a esta falsa doctrina con un solo golpe: “Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que habían mantenido; (Apocalipsis 6:9). Juan vió a las almas de los que se habían hecho mártires por la causa de Cristo. No vió a sus cuerpos sino sus almas, y estaban vivas, porque “clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, oh Señor santo y verdadero, esperarás para juzgar y vengar nuestra sangre de los que moran en la tierra?” Estas eran almas que estaban vivas después de la muerte, después de pasar de esta tierra.

El Señor también destruye a esta teoría tan equivocada en el cuento que relata en Lucas capítulo 16:22, “Y sucedió que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico y fue sepultado.”

Pausamos lo suficiente para preguntar: “¿Llevaron los ángeles el cuerpo de Lázaro al seno de Abraham, o fue su alma?” El Sr. Thayer, un lexicógrafo griego eminente, dice con referencia al significado del griego en este pasaje: “Para obtener el asiento al lado de Abraham, o sea ser participante de las mismas bendiciones que recibía Abraham en el paraíso, para ser llevado al mismo lugar de gozo y felicidad que Abraham.” Esta misma autoridad dice además que los rabinos judíos entendían que el seno de Abraham era una frase usada para designar a la felicidad del paraíso. ¿Fue este gozo y felicidad compartido con Lázaro después de su muerte? Entonces esto es evidencia irrefutable que el alma vive después de que el cuerpo “vuelva al polvo de donde vino.” Pero continuamos estudiando la cita de Lucas 16:22, “y murió también el rico y fue sepultado. 23 En el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio* a Abraham a lo lejos, y a Lázaro en su seno. 24 Y gritando, dijo: "Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, pues estoy en agonía en esta llama." 25 Pero Abraham le dijo: "Hijo, recuerda ...” Ahora observe a algunas de las cosas que ocurrieron después de la muerte del rico: Alzó su ojos, desde el infierno, Estaba en tormentos Vió a Abraham desde lejos con Lázaro en su seno, Gritó a Abraham, Imploró a Abraham a mandar a Lázaro, y Recordó.

¿A caso una persona honesta que estaba buscando a la verdad, tendría la impresión después de leer estos pasajes de escritura que el hombre es completamente destruído al morirse y deja de existir?

Los Testigos de Jehová insisten que este cuento es una parábola, como si eso, en alguna manera afecta a la veracidad de lo que decía Jesús. Una parábola es una narrativa, breve o extendida, verdad o ficción, relatada por el propósito de enseñar una lección moral o espiritual. Tratar de diluir la fuerza y eficacia del cuento con el comentario, “Pero esto es sólo una parábola,” es usar la palabra de Dios en una manera engañadora.

El error serio de los que aceptan esta doctrina es su falta de acceptar a lo que dice la Bíblia acerca del alma con todos sus usos y aplicaciones en las Escrituras. Quieren usar solamente un significado de la palabra alma, o sea la vida carnal del hombre, porque dicen que el hombre no es diferente de las bestias. VARIOS SIGNIFICADOS DE NEPHESH

En esta sección estudiaremos a la palabra hebrea nephesh y brevemente estudiaremos los diferentes usos de la palabra en el Viejo Testamento. Es usada 453 veces y es traducida alma, nunca espíritu.

1. Aliento de vida (Génesis 1:20) “...Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes,”

2. Alma por la cual vive el cuerpo – el principio vital. "Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas; (nephesh): porque es la sangre, por razón de la vida, la que hace expiación." (Levítico 17:11). Si el alma es lo que posee el animal (nos dicen que el hombre no es diferente del animal), o si el hombre no tiene alma pero es alma, ¿cómo podria la sangre hacer expiación por él, y de qué valor podría ser? Pero observe otro pasaje, Génesis 35:18: “Y aconteció que cuando su alma partía, pues murió, lo llamó Benoni;” ¿De dónde partió su alma? Partió de su cuerpo, claro, porque allí es donde estaba viviendo. Pero si un hombre no posee un alma, sería imposible que partiera de su cuerpo. En este pasaje, esto es precisamente lo que afirma la palabra inspirada de Dios con referencia al alma de Raquel. El escritor no dice que su alma se extinguió, o que fue destruída, sino que partió.

3. La mente es el asiento de los sentidos, las afecciones y varias emociones. “Alegra el alma (nephesh) de tu siervo, porque a ti, oh Señor, elevo mi alma.(Salmos 86:4). El alma de David hizo dos cosas, regocijó y fue elevada. Esto es más que la mera existencia carnal. Es una expresión de las emociones y facultades espirituales de la parte más profunda del hombre. David le dijo a Salomón: “sírvele (a Dios) de todo corazón y con ánimo dispuesto;” (nephesh – ánimo) (1Crónicas 28:9). Talvez su traducción de la Bíblia dice “ánimo”, pero es la misma palabra que generalmente se traduce “alma”. Había algún poder moral y espiritual y capacidad dentro de Salomón, más que la vida carnal y separado de ella, con el cual podía servir a Dios. Sería ridículo decir que el animal posee esa habilidad. (Isaías 15:4; 2 Kings 9:15).

4. El corazón – la facultad de entendimiento y pensamiento. “Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho; maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.” (Salmos 139:14) El escritor dijo que su alma sabía estas cosas. Su alma era la parte de él que podía pensar, entender, y razonar. Era abierta a la instrucción e influencia divina. “Jonatán dijo a David: --Haré por ti lo que desee tu alma (nephesh).” (1 Samuel 20:4). El alma puede desear, lo cual es una emoción del corazón. Es dificil creer en una doctrina, mucho menos en un argumento, que trata de hacer que la palabra “alma” en esta escritura tenga el significado de vida animal del hombre.

5. Un ser viviente. “ Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente (nephesh).” (Génesis 2:7)

6. Gente, personas. “Y todas las almas (nephesh) de los que salieron del muslo de Jacob, fueron setenta.” (Exodo 1:5). Aquí, “alma” se refiere al hombre entero, pero sería incorrecto, hasta absurdo, pensar que la palabra siempre tiene este significado y ninguna otra. (Génesis 48:18).

7. Vida animal, o animales. “Apartarás para Jehová el tributo de los hombres de guerra que salieron a la guerra; uno (nephesh) por cada quinientos, tanto de las personas como de los bueyes, de los asnos como de las ovejas.” (Números 31:28; Josué 10:30).

8. Mi mismo, o ti mismo, usado como pronombre. “...Su pan será, pues, para ellos mismos (nephesh): ese pan no entrará en la casa de Jehová. (Oseas 9:4; Job 9:21).

Para usar correctamente a la palabra de Dios y así llegar a la verdad acerca de este tema, debemos aceptar a todos los diferentes usos de la palabra (nephesh) en el Antiguo Testamento en sus contextos correctos. Es un mal uso deliberado de las Escrituras enfatizar a unos cuantos pasajes que demuestran a una aplicación de la palabra nephesh y no citar o ignorar, o hasta negar, todo lo demás que Dios ha dicho sobre el tema. Las doctrinas falsas son avanzadas y mucha gente es engañada cuando este método de interpretación es usado. Cualquiera creencia puede ser aducida y cualquier sistema religioso puede ser promulgado con mal usar la palabra de Dios en esta manera.

OTRAS PALABRAS HEBREAS CLARIFICAN EL SUJETO

Para disfrutar de un entendimiento mayor de este sujeto, vamos a dar más atención a otras palabras bíblicas relacionadas directamente con él.

1. “Nedibah” es usada sólo una vez en el Antiguo Testamento y es traducido “alma”. Claramente no se refiere a los animales, sino al hombre. “Hanse revuelto turbaciones sobre mí; Combatieron como viento mi alma, Y mi salud pasó como nube” (Job 30:15). La palabra “alma” aquí no puede ser interpretada como vida animal, porque los enemigos de Job no estaban tratando de matarlo; tampoco se refiere a Job como un alma. Los enemigos de Job no podían perseguirlo porque estaba enfermo y su cuerpo cubierto de lesiones. Sin embargo la escritura dice que los enemigos de Job estaban combatiendo su alma.

2. “Neshamah” es otra palabra hebrea que es traducida “alma” y nunca se refiere a los animales. “Porque no tengo de contender para siempre, ni para siempre me he de enojar: pues decaería ante mí el espíritu, y las almas que yo he criado. (Isaías 57:16). Es traducida “espíritu´en Job 26:4: “¿A quién has anunciado palabras, Y cuyo es el espíritu que de ti sale?” Aunque Job está usando el sarcasmo contra sus enemigos, esto claramente demuestra que el alma del hombre viene de Dios, y que es algo distinto del cuerpo. En otras palabras, Job está preguntando a estos hombres: “¿Son ustedes Dios para que los hombres reciban sus almas o espíritus de ustedes?” Candela de Jehová es el alma (neshamah) del hombre, Que escudriña lo secreto del vientre.” (Proverbios 20:27). Ninguna persona razonable puede concluir que esto tiene referencia a la vida animal del hombre, o al hombre como alma.

“Ruach” es traducida espíritu, nunca alma, y es usada 235 veces en el Antigo Testamento. Se refiere a Dios, a ángeles, a demonios, al hombre o a algo abstracto en todos los usos menos uno. ”¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres suba arriba, y que el espíritu del animal descienda debajo de la tierra?” (Eclesiastés 3:21). Salomón aquí está hablando de la sabiduría y experiencias del hombre. De un punto de vista humano, ¿Quién sabe que el espíritu del hombre sube arriba y el espíritu del animal desciende abajo? ¿Quién, de su experiencia y sabiduría actual, sabe que el animal no tiene el mismo espíritu que tiene el hombre? Salomón estaba haciendo una burla de la sabiduría del hombre, pero demuestra con su pregunta que el animal no posee ese principio divino que tiene el hombre cuyo espíritu sube arriba, vuelve a Dios (Génesis 6:3; Exodo 31:3; 1 Kings 10:5; Ezequiel 13:3; Joel 12:28). PALABRAS DEL NUEVO TESTAMENTO RELACIONADAS CON EL TEMA

1. “Psuche” es una palabra griega traducida “alma” 57 veces, y traducida “vida” 41 veces. Seis veces significa “persona” ...” en la cual pocas, es á saber, ocho personas (psuche) fueron salvas por agua.” (1 Pedro 3:20) Aquí la palabra psuche se refiere a las ocho personas, Noé y su familia, quienes se salvaron del diluvio. “Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil almas.” (Hechos 2:41) Aproximadamente tres mil personas, al oir el evangelio predicado por Pedro, y los otros apóstoles, creyeron y obedecieron al evangelio y fueron añadidos a la iglesia por el Señor.

La Biblia enseña que Dios tiene un alma. “MIRAD, MI SIERVO, A QUIEN HE ESCOGIDO; MI AMADO EN QUIEN SE AGRADA MI ALMA; SOBRE EL PONDRE MI ESPIRITU, Y A LAS NACIONES PROCLAMARA JUSTICIA.” (Mateo 12:18). En el mismo libro de los Testigos de Jehová ya mencionado (Permite que Dios Sea Verdadero, p. 61) hay una sección dedicada a la discusión del Alma Mortal. El autor dice: “El hecho que el alma humana es mortal puede ser claramente comprobada con un estudio cuidadoso de la Bíblia.” Y se supone que esta palabra, psuche, traducida alma, comprueba que el hombre es totalmente mortal, según su doctrina (ibid. page 62, párafo 12); pero esta misma palabra también se aplica a Dios en el pasaje que acabamos de leer. ¿Entonces, es mortal Dios? Y si esta palabra significa la vida animal del hombre, ¿significa también que Dios tiene vida animal, y solamente vida animal? El autor de esta obra dice que el hombre no es diferente a las bestias, y que el hombre no posee un alma pero que es un alma. Pero observemos la conclusión de tal razonamiento: El hombre es un alma (psuche) y no es diferente de las bestias. Dios también es un alma (psuche), y así pues, no es diferente de las bestias. Nada (menos una doctrina diabólica) podría causar que un hombre tuviera tal razonamiento, si lo podemos llamar razonamiento.

El alma (psuche) no puede ser destruída por medios físicos, y así pues, significa mucho más que sólo la vida animal o simple existencia. “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma (psuche) como el cuerpo en el infierno.” (Mateo 10:28)

Este pasaje enseña que el cuerpo y el alma son distintos, y que el hombre no puede matar al alma. Pero si el alma es mortal, sólo la vida animal, algo que deja de existir al morirse, entonces un hombre sí la podría matar. Pero mientras estamos considerando este pasaje, prestemos atención a la última parte. Los Testigos de Jehová afirman que la destrucción mencionada en el pasaje, la cual Dios puede traer sobre ambos el cuerpo y el alma, es destrucción total. “La destrucción en el infierno” de este pasaje significa una muerte de la cual no hay resurección a una vida futura del alma (ibid. p. 63). En otras palabras, Dios destruirá completamente, o borrará de existencia a los malos, y no serán resucitados sino que permanecerán eternamente muertos. Pero examinemos el significado de la palabra “destruir” y como es usada en este pasaje y en muchos otros pasajes del Nuevo Testamento. La palabra es “apollumi” y esto es su significado según los eruditos griegos: “perder o ser deprivado de” (Mateo 10:42); “ ser perdido, o extraviarse” (Mateo 10:6); (del Léxico Analítico Griego, Harper). Otra vez, “dedicar o entregar a la miseria eterna: (Mateo 10:28; Santiago 4:12) “destruir, o sea, perder. Usado para describir a ovejas extraviadas de la manada” (Thayer).

Observe como la palabra se usa en estos pasajes: “Sino id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (Mateo 10:6). Si la palabra significa destrucción eterna, entonces Jesús mandó a sus discípulos a gente que no existía. “Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10). ¿A caso Jesús vino a salvar a los que no existían, porque habían sido destruídos eternamente o extinguidos?

2. “Pneuma” es traducida “espíritu” 276 veces en el Nuevo Testamento y nunca se refiere a los animales. Según los proponentes de esta doctrina, el espíritu significa aliento o viento porque es traducida así en varios lugares, pero examinemos a unos cuantos pasajes donde se usa esta palabra y veamos si es cierto o no. “Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.” (Mateo 26:41). ¿Quería decir el Señor que el aliento de Pedro, Jacobo y Juan estaba dispuesto a velar con él en la hora de prueba? “Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5) ¿Significa esto que uno es nacido del aliento o viento de Dios para poder entrar al reino del cielo? “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.” (Juan 4:24) ¿Es esto el viento o aliento de Dios a lo cual se refiere Jesús? “Y se lo trajeron. Y cuando el espíritu vio a Jesús, al instante sacudió con violencia al muchacho, y éste, cayendo a tierra, se revolcaba echando espumarajos.” (Marcos 9:20). ¿Significa esto que un espíritu no es más que un viento o aliento? “ En aquella misma hora El se regocijó mucho en el Espíritu Santo” (Lucas 10:21). ¿Fué el aliento en que regocijó Jesús? Nadie que lee la Bíblia con el corazón abierto y honesto puede llegar a tal conclusión.

EL HOMBRE POSEE UN ESPIRITU

“Pero hay un espíritu en el hombre, y el soplo del Todopoderoso le da entendimiento.” (Job 32:8). Hay veces en la Bíblia cuando el espíritu es diferente del alma, aunque las palabras, espíritu y alma se usan intercambiablemente. “Hay un espíritu en el hombre” claramente dice que el espíritu y el cuerpo son entidades separadas. El hombre es un ser triuno – cuerpo, alma y espíritu. “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 5:23). El hombre tiene vida como la tiene un animal; tiene un cuerpo carnal y mortal, como lo tiene un animal; pero tiene un espíritu, hecho en la imagen de Dios, lo cual es capaz de pensar, razonar, entender, creer, obedecer, regocijar, etc. Esta parte del hombre es susceptible a las impresiones divinas e influencia de hacer bueno o malo, y es la parte del hombre que es el tabernáculo de Dios en un recipiente de barro y que vivirá eternamente o para disfrutar de las bendiciones de Dios o para sufrir de su venganza, según la manera que ha vivido y si ha servido a Dios fielmente guardando su palabra en esta vida.

LOS TESTIGOS DE JEHOVA ENSEÑAN QUE LA BIBLIA NO ES SUFICIENTE

Los Testigos de Jehová nos dicen que el hombre no puede tener la luz verdadera aparte de su publicación, Estudios en las Escrituras. Esta publicación no es solamente un comentario sobre las escrituras, sino que según ellos, sirve para ayudar al hombre a ver y entender lo que es la voluntad de Dios hacia los hombres.

Observe, de esta publicación, a unas de las afirmaciones presuntuosas que hacen: “Si alguien deja de leer a los Estudios de las Escrituras, aún después de familiarizarse con ellos, después de haberlos leído por diez años, y va a la Biblia solo, aunque ha entendido a su Biblia por diez años, nuestra experiencia demuestra que dentro de dos años, se pierde en la oscuridad.” (Watch-Tower, September 15, 1910, page 298).

“Si los seis volúmenes de los Estudios de las Escrituras son practicamente la Bíblia ordenada en temas, con pruebas bíblicas dadas, no sería incorrecto llamarlos La Bíblia en Forma Ordenada. Es decir, no son solamente comentarios sobre la Bíblia, sino que son practicamente la Bíblia misma.” (ibid.).

Es dificil imaginar que gente que dice tener respeto para la Bíblia pudiera hacer tal declaración. En primer lugar, tales declaraciones infieren que el Pastor Russell y sus compañeros tenían la habilidad de escribir acerca de y explicar a los temas bíblicos más claramente que Dios mismo. Eso es una reflección sobre la sabiduría de Dios. En segundo lugar, afirma que los Estudios en las Escrituras son superiores a la Bíblia misma, y tal insolencia no puede ir sin reto. El Nuevo Testamento es la revelación final y completa de Dios mismo y su voluntad hacia los hombres. Es el libro más explicable y autodefinido que jamás se ha escrito sobre el tema de la religión. Si alguien mantiene que lo que ha escrito el hombre reemplace a la Bíblia, haciendo la Bíblia inferior a los Estudios de las Escrituras, esto es despreciativo. Pablo llama a la voluntad de Dios “lo que es bueno, aceptable y perfecto.” (Romanos 12:2).

Jesús prometió a sus apóstoles que les mandaría al Espíritu Santo, y que él les enseñaría “todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.” (Juan 14:26).

Poco después, Jesús les prometió además que el Espíritu “os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13). Un resumen de estos dos versos dice:

El les enseñará todas las cosas.
El les recordará todo lo que les he enseñado.
El los guiará a toda la verdad.

Sin embargo, el Russellismo dice que si usted sabe todas estas cosas que el Espíritu Santo le ha dado por medio de los apóstoles, y los ha sabido por diez años, que dentro de dos años se perderá en la oscuridad si sólo tiene la Bíblia sin los Estudios en las Escrituras. ¿Puede creer eso? Juan dice: “Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo.” (2 Juan 9). ¿Es esto la enseñanza de Cristo, que los Estudios en las Escrituras es mejor que la Bíblia para producir a cristianos bien informados y fieles?

Hay una fuerte advertencia hecha por el apóstol Pablo en contra de añadir, quitar o en cualquiera otra forma alterar al evangelio de Cristo. “Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.” (Gálatas 1:6-8).

El apóstol Pedro, inspirado por Dios, nos dió una regla por la que debemos ser gobernados en toda nuestra predicación y enseñanza: “El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios;” (1 Pedro 4:11). Aun con la enseñanza clara de la Bíblia, Russell y sus seguidores quieren que creamos que la mejor opción es aceptar a las palabras de los Estudios en las Escrituras. Ambos Pablo y Pedro afirman que la palabra de Dios provee todas nuestras necesidades y nos hace completos en Dios. “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16, 17). “Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,” (2 Pedro 1:3). Estos pasajes no necesitan nada de clarificación por el hombre. Sólo necesitamos examinar lo que dicen. Es evidente que las Escrituras nos proveen con todo lo que necesitamos en nuestras vidas espirituales y en nuestra caminada como cristianos, y nos aseguran el crecimiento hasta la madurez. No hay necesidad que tenga el hombre que no es totalmente proveído por Dios por medio de su palabra. “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:19).

De los pasajes que hemos leído sobre el tema de la revelación de Dios hacia nosotros, usted sin duda, ha observado al uso repetido de la palabra “toda”. Para resumir, esto es lo que Dios dijo: El los guiará (a los apóstoles) a toda la verdad; Los recordará a todo los que les he enseñado; Les enseñará todas las cosas. Las escrituras inspiradas los preparará para toda obra buena, por medio de su conocimiento de El, en esta revelación del Nuevo Testamento y les dará todas las cosas concernientes a la vida y justicia; y así Dios nos ha proveído todas las necesidades espirituales.

De lo que se ha dicho en estos pasajes, podemos estar seguros que Dios nos ha dado la revelación completo, total, final y perfecto de su voluntad hacia nosotros. No ha habido otra revelación de Dios desde la que dió a sus apóstoles y a los hombres inspirados en quienes los apótoles habían puesto sus manos. La afirmación que esta revelación sigue progresando es falsa. Revelaciones nuevas y añadidas son invenciones de la imaginación de los hombres. Hay muchas cosas erróneas con esta posición de una revelación adicional, pero principalmente es equivocada y engañadora. Si todavía hay más revelaciones provenientes de Dios, entonces su promesa que los apóstoles recibirían todo lo que Dios quiere darnos no es cierto. Que todos los hombres sean mentirosos, pero Dios es verdadero. Les reto a los Testigos de Jehová o a cualquier otro grupo que dicen tener otra revelación, a nombrar una sola verdad que tenemos hoy que no es revelada en la Bíblia. El anatema del cielo está sobre cualquiera que desea añadir a la revelación original de la voluntad de Dios hacia el hombre.

ENSEÑAN QUE NO HAY TRINIDAD

Una de las razones que dí al comenzar este libro de porque las enseñazas de los Testigos de Jehová tienen una mezcla de doctrinas falsas, es porque aceptan a esta dogma. “El estudiante cuidadoso de los capítulos anteriores ha encontrado testimonio abundante en las Escrituras que hay un solo Dios Todopoderoso (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 166). Otra declaración del mismo libro: “Verdaderamente, si no fuera por esta tontería de la Trinidad que nos han enseñado desde la infancia, y por el hecho de que es seriamente enseñado en los seminarios teológicos por profesores canosos, y en muchas otras maneras supuestamente sabias, nadie lo daría ni un momento de consideración.”

Usted puede ver de estos textos citados que los Testigos de Jehová niegan la doctrina de la Trinidad, la naturaleza de Dios en tres personas. Dicen en sus publicaciones: “Jamás ha existido una doctrina más engañadora que la de la Trinidad. Sólo hubiera podido originar en una menta, la mente del diablo.” (Reconciliación, J.F. Rutherford, página 101).

Han decidido lo que otros creen acerca de la Deidad, Dios en Tres Personas, la Trinidad, y han fabricado su propia definición. “La doctrina es, en breve, que hay tres dioses en uno; o sea, Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo, todos los tres iguales en poder, substancia, y eternidad” (ibid., página 100). En el primer lugar, es necesario entender que los cristianos no creen que hay tres dioses en uno, pero si creen que hay un sólo Dios en el cual hay tres Personas – Padre, Hijo, y Espíritu Santo. La Biblia enseña que todos los tres son de la misma substancia (-. literalmente, caracter, Hebreos 1:3). Los tres son infinitos en existencia, omnipotentes, omniscientes, y omnipresentes.

Es inconcebible que la persona que lee el Nuevo Testamento con cuidado llegue a las conclusiones expresadas en los textos citados arriba de los Testigos de Jehová. Para llegar a esta conclusión sería necesario tener la mente completamente cerrada o no tener nada de interés en las verdades inspiradas. La persona que honestamente busca a la verdad siempre quiere saber lo que dice la Bíblia sobre el tema. Y la Bíblia tiene mucho que decir sobre el tema. Examinaremos lo suficiente de lo que dice para convencer al dudador honesto, fortalecer al creyente, y refutar al maestro falso.

Primero debemos observar a las cosas que dice Jesus, “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.” (Juan 14:16). Tres personas son mencionados en este pasaje:

Yo (Jesús)
el Padre
el Consolador, quien es el Espíritu de la verdad

En el verso 26 del mismo capítulo, Jesús continua, “Mas el Consolador, El Espíritu Santo, el cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.” Este pasaje es positivamente claro sobre la naturaleza de Dios porque se refiere a Cristo, el Padre, y el Espíritu. Observe también una verdad anteriormente mencionada, ellos eran sus testigos porque habían estado con él desde el principio.

Los primeros versos del Antiguo Testamento necesariamente introducen a una pluralidad de personas que son la naturaleza de Dios. “En el principio, crió Dios (Elohim) los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1) La palabra hebrea Elohim es plural y eso no es sorprendente, porque ambos Dios y Cristo fueron involucrados en la creacíon. Pero también estaba involucrado el Espíritu Santo. El verso 2 del primer capítulo de Génesis dice, “Y el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas.” En el verso 26, Jehová habla con términos plurales otra vez: “Hagamos al hombre á nuestra imagen.” La Biblia habla positivamente de tres Personas que tienen la esencia de la Deidad, y también proclama positivamente que Dios es Uno.

A fines de su vida y ministerio, Jesús dió a sus apóstoles la comisión de ir a todo el mundo y hacer discípulos, “bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.” (Mateo 28:19) En este pasaje Jesús habla de esta relación. La gente quienes oyen y aceptan al evangelio, cambian su relación con el mundo, o sea, su afiliación y conección con el mundo, por una unión y asociación con Dios, Cristo y el Espíritu Santo.

Los Testigos de Jehová negarían todos estos pasajes, y otros que se refieren a Cristo y al Espíritu Santo como Deidad, porque alegan que Cristo fue un angel creado antes de venir a la tierra. “Como El (Cristo) es el más alto de la creación de Jehová, también fue el primero, una creación directa de Dios, el único engendrado” (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 84). Así pues, podemos observar de sus escrituras que la posición que toman es que Cristo es un ser creado, el primer ser creado por Dios, y él es, según ellos, un dios secundario e inferior. Les gusta usar Apocalipsis 3:14 como el texto que prueba su creencia. Juan le llamó a Cristo en ese verso, “el testigo verdadero y fiel, el principio de la creación de Dios.” Esta declaración, “el principio de la creación de Dios,” supuestamente fortalece su posición; pero examinemos el pasaje para ver si hay apoyo para su afirmación que Cristo es un ser creado. La palabra –principio (arche-) significa, “ser el jefe, el líder, el gobernador” (Marco 10:42; Romanos 15:12). Thayer aclara más la definición: “el origen de la creación, aquél por el cual todo es creado; la causa, el agente.” Esto es, sin duda, la verdad del asunto y corresponde a lo que los escritores inspirados del Nuevo Testamento dicen sobre el tema. “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.” (Colosenses 1:15). La palabra para primogénito es prototokos y es definado por Thayer como: “del rango supremo que excela a los otros hijos.” Kittel, el erudito eminente alemán que escribió diez volúmenes del Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, dice en su definición: “Primer rango.” También elabora: “Lo que significa es la supremacia única de Cristo sobre todas las criaturas como Mediador de su creación.” Amdt & Gingrich están de acuerdo con este comentario y definición del término: “de Cristo como el primogénito de la humanidad nueva . . .la nueva comunidad de los santos.”

Estos pasajes que acabamos de leer no indican que Cristo fue creado por Dios, porque el verso 16 en el capítulo 1 de Colosenses dice: “Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El. Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen.” Esto es una declaración positiva que

El existía antes de todas las cosas

El creó todas las cosas

En El todas las cosas permanecen

Si Cristo fuera un ser creado, como lo dicen los Testigos de Jehová, ¿cómo podría:

ser antes de todas las cosas

crear todas las cosas?

El lógico de esto sería que El crió a El mismo. Esta doctrina afirma que Cristo es inferior a Dios. Pero investiguemos un poco más. Pablo, al hablar de Cristo, menciona “su poder y deidad eterna” (Romanos 1:20). En Colosenses 1:19, el escritor dice, “Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud.” Más adelante en la misma carta Pablo afirma, “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El,” (Colosense 2:9). ¿Cómo puede uno tener más que la plenitud de la Deidad?

Pero inspeccionaremos más su negación blasfemoso en este texto citado: “El gran Jehová es El Dios. El Hijo, el Logos, es Un Dios. El nombre dios se aplica a los poderosos, hasta a los ángeles y magistrados. El nombre dios entonces se aplica correctamente al Hijo porque El es un poderoso . . . Los nombres Jehová, Dios Todopoderoso, y Más Alto nunca se aplican a Jesús en las Escrituras, el Hijo de Dios . . . En realidad, cuando Jesús estaba en la tierra, El era un hombre perfecto, nada más y nada menos . . . Jesús no era Dios el Hijo” (ibid. páginas 106, 111, 113).

Los Testigos de Jehová declaran que Jesús fue un dios creado. La Biblia dice que El siempre ha sido Dios porque se refiere a su “deidad eterna.” Los Testigos de Jehová afirman que las Escrituras nunca usan los nombres Dios Todopoderoso, o Dios Más Alto para referir a Jesús. Isaías dijo, “y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (9:6). Más temprano, Isaías dijo concerniente a Jesús, “. . . y le pondrá por nombre Emmanuel” (7:14). Mateo nos dice siglos después que esto significa “Dios con nosotros” (1:23).

Observemos otros pasajes que declaran que Jesús es Dios – que El es Deidad en el sentido más completo de la palabra. “a los que han recibido una fe como la nuestra, mediante la justicia de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo:” (2 Pedro 1:1). Este pasaje dice que Dios y nuestro Salvador Jesucristo son uno y la misma persona, o sea que Jesucristo es Dios. Leamos otro pasaje: “. . . aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,” (Tito 2:13). Pablo aquí afirma que Jesucristo es nuestro Salvador y gran Dios. Estos dos pasajes ilustran el uso de la regla griega de la gramática. En el libro “Manual Gramática del Nuevo Testamento Griego” por Dana y Mantey, tenemos esta regla bajo el título “Usos Especiales del Artículo con Sustantivos Conectados por la palabra Kai: “La siguiente regla explicada por Grandville Sharp del siglo pasado todavía sigue siendo cierta: Cuando el copulativo kai (y) conecta a dos sustantivos del mismo caso, el artículo (el o la) y cualquiera de sus casos precede el primero de dichos sustantivos o participios, y no es repetida ante el segundo sustantivo o participio, sino que siempre se refiere a la misma persona expresada o descrita por el primer sustantivo o participio; es decir, denota una descripción adicional del sustantivo nombrado primero.” Esta es la construcción de los pasajes que acabamos de leer, y significa que los sustantivos Dios y Salvador Jesucristo, y el Gran Dios y nuestro Salvador Jesucristo se refieren a la misma persona. Y según Dana y Mantey esto siempre es el caso.

La Bíblia habla de Jesús en paridad con Dios. “El cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse,” (Filipenses 2:6). Jesús mismo lo expresó en estos términos, “Yo y el Padre somos uno.” Muchos años después, el escritor de la carta a los Hebreos testificó concerniente a Jesús: “ . . . El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza,” (Hebreos 1:3). Les llamó la atención a esta fraseología importante. El término “expresión exacta de su naturaleza” viene de la palabra griega “charakter” el cual significa “una grabación o impresa, una expresión exacta; la cualidad, naturaleza, o tipo esencial.” El es la misma esencia que Dios. Pero al vaciarse, y hacer el trabajo y el servicio que vino a cumplir, el Padre era mayor. “ . . . el Padre es mayor que yo.” (Juan 14:28). Así pues, se puede decir que oficialmente el Padre Dios es mayor. Eso es comprobado en otras declaraciones: “Nosotros debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día;” (Juan 9:4). “Jesús les dijo*: Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y llevar a cabo su obra.” (Juan 4:34). “pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.” (Mateo 26:39).

SU DEIDAD ESTABLECIDA

Al igual que los musulmanes y algunos otros, los Testigos de Jehová niegan la deidad de Jesús. Investiguemos el testimonio bíblico para poder evaluar y determinar la verdad de Dios en el tema.

1. Los profetas. Por inspiración, los profetas supieron que Jesucristo era Dios. Hemos leído pasajes de Isaías, los cuales nos dicen que Jesús es Emmanuel, o Dios con nosotros. Isaías también le llamó a Jesús, Maravilloso, Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Más adelante en el capítulo 54, verso 5, hace esta declaración: “Porque tu esposo es tu Hacedor, el SEÑOR de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra.”

2. Juan el Bautista. El anunciador de Cristo proclamó su deidad en muchas ocasiones. Observe esta declaración suya: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. . . . Y yo le he visto y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.” (Juan 1:29-34)

3. Jesús. El Señor Jesucristo proclamó su deidad en mucha ocasiones. “Si me hubierais conocido, también hubierais conocido a mi Padre; desde ahora le conocéis y le habéis visto.” (Juan 14:7). En el verso 30 del capítulo 10, declara: “Yo y el Padre somos uno.” Toma una posición muy firme cuando habla del tema de su deidad en este pasaje: “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados.” Hay varios implicaciones en esta declaración de Jesús: Nació de la virgen María Hizo milagros Vivió una vida sin pecado Enseñó y vivió en el nivel más alto y más noble que haya existido en el mundo Murió por los pecados del mundo entero Fue resucitado de la muerte Está sentado en la diestra de Dios como Rey de reyes y Señor de señores Tiene el poder para salvar a todos los que vienen a Dios por El. “A menos que crean en mí,” nos dice, “morirán en sus pecados , y donde estoy yo no podrán venir.” Otra declaracion de su deidad se encuentra en una declaración muy repetida que empleaba las primeras y últimas letras del alfabeto griego, “Yo soy el Alpha y Omega” (Apocalipsis 1:8). Esto se refiere a su infinidad. El es el primero y el último. Para ponerlo en nuestro lenguaje y para nuestro entendimiento, está diciendo que es interminable y sin límites; no tiene comienzo ni fin. No hay manera de medirlo, porque es Dios.

4. Los apóstoles. Los apóstoles, y muchos más escritores del Nuevo Testamento, afirman su deidad. Pablo declaró que Dios fue manifestado en la carne (1 Timoteo 3:16). Tomás le contestó, “Mi Señor y mi Dios” (Juan 20:28). En los primeros versículos de su versión del evangelio, Juan expresó la infinidad y deidad de Jesús con estas palabras: “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” (Juan 1:1). Los Testigos de Jehová dicen que este pasaje apoya su teoría que Jesús es un dios y no el Dios. Su prueba supuesta es la última clausula del verso 1, “ y el Verbo era Dios.” En el griego, Dios no es adelantado por un artículo (el), y por eso, dicen que debe ser traducido, “ . . . y el Verbo era un Dios (dios).” Dana y Mantey discutan la regla de la gramática griega bajo el título La Ausencia del Artículo. “ Esto (sustantivo sin el artículo) pone énfasis sobre el aspecto cualitativo del sustantivo en vez de ponerlo en su identitad. Un pensamiento puede ser concebido de dos puntos de vista: como identificar o como cualificar. Para comunicar el primer punto de vista, el griego usa el artículo; para el segundo punto de vista, usa el sustantivo sin el artículo.” Por toda su discusión de esta regla, Dana y Mantey continuan a enfatizar el hecho de que el artículo con el sustantivo se usa para identificación. El sustantivo sin el artículo se usa para cualificación, naturaleza, y esencia. A. T. Robertson en su Gramática del Nuevo Testamento también dice que la fuerza cualitativa “es mejor expresado en sustantivos sin los artículos.” Los eruditos griegos nos dicen que, el sustantivo sin el artículo está expresando el caracter o esencia, como en Hebreos 1:1-3. Juan afirma en Juan 1:1 que la esencia del Verbo es Deidad. El sustantivo con el artículo es usado para identificación. “En el principio existía el verbo.” Esto lo identifica, nos dice no solamente quien es, sino que también estaba ahí desde el principio.

En el verso 14, continua su afirmación, “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” En 1 Juan 1:2, el apóstol le llama, “la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó;” Era la divinidad de Jesús a que Pablo se refirió cuando le dijo a Tito, “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo por nosotros, para REDIMIRNOS DE TODA INIQUIDAD y PURIFICAR PARA SI UN PUEBLO PARA POSESION SUYA, celoso de buenas obras.” (Tito 2:13, 14). Lo llama el gran Dios y además lo identificó como: Salvador El que se dio a sí mismo por nosotros El que nos redimió y purificó El que es nuestra esperanza bienaventurada y el que se manifestará Talvez Ud. pregunta, ¿Quién es el Gran Dios? Las cuatro cosas dichas de El en estos versos nos dicen quién es sin equivoco. Pedro le dice “nuestro Dios y Salvador Jesucristo,” y luego al proceder, habla de su poder divino y su naturaleza divina (2 Pedro 1:2, 4). Dios mismo declara la deidad de Cristo. “Pero del Hijo dice: TU TRONO, OH DIOS, ES POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, Y CETRO DE EQUIDAD ES EL CETRO DE TU REINO.” (Hebreos 1:8). La oración en Juan 17:5 se refiere a la gloria que Cristo tuvo con su Padre antes del principio del mundo. Entre las cosas atribuidas a Jesús en Hebreos 1, hay estas cosas encontradas en los versos 10-12: “También dice: Tú, Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces. Todos ellos se envejecerán como una vestidura; como un vestido los envolverás,y serán mudados. Pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán.”

Esto es sólo una fracción de lo que afirma la Biblia acerca de la deidad de Cristo. Además de avanzar su deidad, lo comprueba. Ninguna enseñanza en la Bíblia es más fortificada y reenforzada como la divinidad de Jesús. Pedro dice al concilio del sanedrín, “ Nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que lo obedecen.” (Hechos 5:32). Lo que sostiene a su deidad es su resurrección de la muerte. “que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos.” (Romanos 1:4; 1 Pedro 1:3; 3:21) Pedro, verificando su deidad, les dijo a su audiencia en el día de Pentecostés: “Pero siendo profeta, (David) y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia en cuanto a la carne levantaría al Cristo para que se sentara en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades ni su carne vio corrupción.” (Hechos 2:30, 31). Hay tres verdades en este pasaje: El alma de Jesús estaba en el Hades por tres días, separado de su cuerpo. Hades es el estado de inconsciencia entre la muerte y la resurrección. Los Testigos de Jehová niegan que el hombre tiene un alma y afirman que cuando se muere deja de existir. Si esto es cierto, ¿Por qué no se quedó el alma de Jesús en Hades? Está sentado en su trono como Señor y Rey; Su carne no vio corrupción. ¿Qué prueba más fuerte hay por la deidad de Cristo?

NEGACION DE SU ASCENSION

La religión falsa niega su resurrección además de su deidad: “El cuerpo humano de nuestro Señor fue levantado supernaturalmente de la tumba; porque si se hubiera quedado allí, hubiera sido un obstáculo enorme para la fe de los apóstoles. No sabemos que se hizo el cuerpo, sólo sabemos que no vio corrupción. Si se disolvió en gases o si todavía está conservado en alguna parte como una gran conmemorativo del amor de Dios, o de la obediencia de Cristo, y de nuestra redención, nadie sabe; tampoco es necesario saber.” (Estudios en las Escrituras, Vol. 11, páginas 125-130).

Estas ideas no tienen fundación o apoyo bíblico. Escuchen a uno de los escritores inspirados del Nuevo Testamento: “ Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a los discípulos junto al mar de Tiberias” (Juan 21:1).

Temprano en su ministerio, Jesús les dijo a sus apóstoles: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Ellos no entendieron. El templo judío había durado cuarenta y seis años en construir, y los apóstoles se preguntaron como lo reconstruiría Jesús en tres días. “El hablaba del templo de su cuerpo. Por eso, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto; y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había hablado.” (Juan 2:19-22). El problema con los Testigos de Jehová es que ellos “no creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había hablado.” Aquí hay otra cosa que dicen sobre el tema: “Fue necesario, no solamente que se muriera el hombre Jesús, pero también necesario que el hombre Cristo Jesús nunca volviera a vivir, que se quedara muerto, nuestra redención por toda la eternidad.” (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 443). Sin la resurrección, no habría un evangelio (buenas nuevas). “sino también por nosotros, a quienes será contada: como los que creen en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado por causa de nuestra justificación.” (Romanos 4:24, 25).

Cuando Pablo escribió a la iglesia en Corinto, la muerte y resurrección era céntrico a todo lo que predicaba. “Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría, pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado.” (1 Coríntios 2:1,2). “Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes, por el cual también sois salvos, si retenéis la palabra que os prediqué, a no ser que hayáis creído en vano. Porque yo os entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; que se apareció a Cefas y después a los doce; luego se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales viven aún, pero algunos ya duermen; después se apareció a Jacobo, luego a todos los apóstoles, y al último de todos, como a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí.” (1 Coríntios 15:1-8).

Además de aparecerse a todos estos testigos, también hay los milagros hechos por los apóstoles por medio del Espíritu Santo que aun más apoyan y confirman lo que habían visto (Marco 16:20; Hebreos 2:24). En conjunto con los otros apóstoles, Tomás pudo documentar a la resurrección: “Luego dijo a Tomás: Acerca aquí tu dedo, y mira mis manos; extiende aquí tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” (Juan 20:27). Es sorprendente que gente que se dice cristiana pudiera negar esto y en vez de esto declarar que “no sabemos que se hizo el cuerpo, si se disolvió en gases o si está conservado en alguna parte.” ¿Cómo puede gente que dice que cree en la Bíblia decir que Jesús murió y que está muerto para siempre? Pedro dijo, “y disteis muerte al Autor de la vida, al que Dios resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.” (Hechos 3:15).

NEGACION DE LA NATURALEZA DUAL DE JESUS

En la misma publicación, que según los Testigos de Jehová es mejor que la Bíblia, niegan que Jesús era ambos humano y divino. “Tampoco era Jesús una combinación de dos naturalezas, humana y espiritual . . . Cuando Jesús estaba en la carne, era un ser humano perfecto y desde su resurrección es un ser perfecto espiritual de la orden más alta y divina” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, página 179).

Aunque ya he ofrecido pruebas bíblicas que refutan a esta posición, es bueno repasarlo de nuevo con otros pasajes adicionales que confirman la divinidad y humanidad de Cristo. Al leer el Nuevo Testamento, me quedo impresionado con las muchas veces que se usan las frases el Hijo de Hombre y el Hijo de Dios. El Hijo de Hombre expresa la naturaleza humana de Jesús, y el Hijo de Dios expresa su naturaleza divina. Nadie debe sorprenderse con esto, ni deben de encontrarlo dificil de aceptar. Jesús les dijo a sus discípulos repetidamente que vino de Dios y que volvería a Dios (Juan 8:14, 42 y 14:12). Juan declaró que Jesús era Dios, siempre ha sido Dios, y que vino en la carne y habitó entre nosotros (Juan 1:1-14). Pablo alega que Cristo Jesús tenía igualdad con Dios, pero que se vació y tomó la forma de un sirviente e imagen de un hombre (Filipenses 2:6-7). Pablo le dijo a Timoteo que Dios se había manifestado en la carne y que más tarde fue recibido en gloria (1 Timoteo 3:16). El escritor de la carta a los hebreos nos dice que Jesús fue tentado en la misma manera que nosotros pero sin pecar (Hebreos 4:15). Eso es algo muy humano. Cuando Jesús había ayunado por un largo periodo de tiempo, la escritura inspirada dice, “después sintió hambre.” ¿Verdad que eso indica que era humano? (Mateo 4:2). Después de viajar unos cuarenta y seis millas a pie, llegó al pueblo samaritano y se sentó en la posa. La Bíblia dice que se sintió cansado después de su jornada (Juan 4:4-6). La palabra que usa Juan para describir a Jesús significa exhausto o fatigado. Esto suena muy humano. Pero, por el otro lado, Cristo perdonó a los pecados (Mateo 9:2). “¿Quién puede perdonar a los pecados sino Dios solamente?” (Marco 2:7).

Los profetas del Antiguo Testamento predijeron que Jesús sería el tabernáculo en la carne (Isaías 7:14 y Mateo 1:23). Fue engendrado por el Espíritu Santo: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1:35). Mateo lo pone en estas palabras, “se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo.” (Mateo 1:18). En las cartas más cortas del apóstol Juan, hizo estas declaraciones muy claras sobre el tema: “y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; “ (1 Juan 4:3). Y otra vez, “Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo.” (2 Juan 1:7). El vivió como vivimos nosotros, con todos los sentimientos humanos, los deseos, y las tentaciones comunes a todos los hombres, pero sin pecar. Pero también era divino. El vino para que todos los hombres pudieran vivir y tener la vida más abundante (Juan 10:10). “Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre. . .” (Hebreos 7:25). Nadie sino Dios puede hacer esto.

Para ser consistente con sus problemas con la Bíblia y lo que dice acerca de la naturaleza dual de Jesús, los Testigos de Jehová deben contradecir su expiación por los pecados de la raza humana.

“Veremos más adelante cuando consideramos particularmente al aspecto de redención de Su trabajo, que era absolutamente necesario que fuera un hombre, nada más ni nada menos que un hombre perfecto” (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 95). Los Testigos de Jehová otra vez tienen dudas acerca de la deidad de Cristo. Es como si nunca habían leído el Nuevo Testamento. Pablo habla del poder y divinidad eterno de Jesús (Romanos 1:20): “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.”

La palabra divina de Dios atribuye la creación a Cristo, la Palabra (Colosenses 1:16-18). El pasaje en Romanos dice que estas cosas se pueden ver claramente por medio de lo creado. Juan declara, “Todas las cosas fueron hechas por medio de El, y sin El nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3). Les llamo la atención al hecho de que Pablo en Romanos 1 habla de la deidad eterno de Jesús. Esta religión falsa que estamos estudiando argumenta que Jesús fue un ser creado, un dios secundario, y que cuando vino a la tierra, no era nada más que un hombre. También insiste que después de su resurrección ya no era un hombre sino un ser divino. Así pues, abandona a su divinidad, y más tarde la vuelve a tomar. ¿Cómo puede ser eterna su divinidad entonces?

Continuando con este pensamiento, el apóstol insiste que Jesús es completamente Dios: “Porque agradó al Padre que en El habitara toda la plenitud,” (Colosenses 1:19). En su contradicción de lo que Pablo dice sin equivocación, los Testigos de Jehová dicen que era un hombre, nada más, nada menos. Pero examinemos más lo que dice Pablo: “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El,” (Colosenses 2:9). Hay dos palabras aquí que debemos examinar con cuidado. Una es plenitud, (pleroma) la cual significa “lleno de, abundante, totalmente ocupado, completo, perfecto” (Harper’s Analytical Greek Lexicon). Pablo está diciendo que Jesús es perfectamente, completamente y totalmente Dios. Los Testigos de Jehová dicen que es un hombre, nada más. La otra palabra es deidad (theotetos) la cual significa “el verdadero Dios, divinidad, deidad, majestad divina” (ibid.). Hay tantos eventos en la vida de Jesús que iluminan su majestad divina. Uno, al final de su vida terrestre, fue cuando vino el multitud de soldados y oficiales al jardín para arrestarlo, y él les preguntó: “¿O piensas que no puedo rogar a mi Padre, y El pondría a mi disposición ahora mismo más de doce legiones de ángeles?” (Mateo 26:53).


Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”

Este mensaje fue modificado por última vez en: 08-06-2008 06:51 PM por Andres.

08-06-2008 06:50 PM
Visita el website del usuario Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Andres
Administrador
*******


Mensajes: 252
Grupo: Administradores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 2
Mensaje: #2
Testigos de Jehová (2º Parte)

Durante los tres y medio años de su ministerio, hizo muchos milagros: abrió los ojos de los ciegos, sanó los oídos de los sordos, las lenguas de los mudos, la piel de los leprosos, calmó a las tormentas, y resucitó a los muertos. Y aún así, la religión falsa dice: “era absolutamente necesario que El fuera un hombre, nada más y nada menos que un hombre perfecto.”

A pesar de sus esfuerzos de menospreciar a la expiación hecha por Jesús, si abrimos a nuestros Nuevos Testamentos encontramos estos pasajes: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29). “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida.” (Romanos 5:6-10). “Por esta voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre.” (Hebreos 10:10). “El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.” (1Juan 2:2).

JESUS NO ERA DIVINO HASTA DESPUES DE SU RESURRECCION

He aquí lo que dicen los Testigos de Jehová con respecto a este tema: “La naturaleza humana tuvo que ser consagrada a muerte antes de que Jesús pudiera recibir la promesa de la naturaleza divina. Y no hasta después que la consagración fue llevada a cabo y Jesús había sacrificado su naturaleza humana, aún hasta la muerte, pudo nuestro Señor ser participante en la naturaleza divina” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, página 179). Estas contradicciones no pueden ser entendidas. No tienen explicación, ni son justificadas. Por un lado niegan la resurrección de Cristo; por el otro lado declaran que no fue haste este evento, el cual llaman el sacrificio de su naturaleza humana por muerte, que él se hizo divino. Si no fue resucitado, ¿cómo explican que existió después de tal evento?

“ Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Y si no hay resurrección de muertos, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también vuestra fe.” (1 Coríntios 15:12-14). Parece que los Testigos de Jehová están de acuerdo con la misma gente a quienes Pablo dirige estas palabras. Algunas personas en Corinto no aceptaban el hecho de la resurrección de Cristo. Los Testigos de Jehová se han contradicho cuando dicen que Jesús era un hombre nada más cuando estaba en la tierra, que no fue resucitado, pero luego afirman que ahora él es un ser espiritual. No hay manera de desenredar esta doctrina. El Nuevo Testamento está lleno de pruebas de la divinidad de Jesús mientras estaba en la carne. Su resurrección de la muerte es el corazón y alma del mensaje evangélico, y su ascención a Dios para tomar su trono y reinar hasta el día final es indiscutible. Daremos más atención a esto más tarde.

Esta doctrina, falsa en todas sus detalles, avanza la teoría que Cristo ya no es la misma persona después de su resurrección. Escucha a esta declaración de los Testigos de Jehová: “Si nuestro Señor es todavía el hombre Jesucristo. . . entonces en vez de ser exaltado más alto que los ángeles y más alto que todos los nombres nombrados en el cielo y en la tierra, es todavía sólo un hombre.” Pero, ¿qué dice la Bíblia acerca de esto? “Y estando mirando fijamente al cielo mientras El ascendía, aconteció que se presentaron junto a ellos dos varones en vestiduras blancas, que les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1:10-11).

Esto es el mismo Jesús que habían conocido antes de su muerte y después de su resurrección. Es cierto que después de su ascensión, no lo miraban desde el punto de vista de la carne (2 Coríntios 5:16). Ya no lo consideraban como judío, pero eso no significa que no creían que era la misma persona. Seguramente fue dificil, aún para los apóstoles, no pensar en Jesús como judío. De hecho, les tomó bastante tiempo para aprender esta lección. El prejuicio racial es un obstáculo poderoso para la predicación y aceptación del evangelio. Pero judío o gentil, en la carne o no, el mismo Jesús que vieron ascender al cielo volverá en la misma manera. Años después, Pablo escribió a los cristianos efesios y proclamó, “El que descendió es también el mismo que ascendió mucho más arriba de todos los cielos, para poder llenarlo todo” (Efesios 4:10). El escritor de la carta a los hebreos presenta y comprueba la misma posición acerca de quien es Jesús: “pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, SE SENTO A LA DIESTRA DE DIOS . . .” (Hebreos 10:12). ¿Quién se sentó en la diestra de Dios? Respuesta: El mismo Jesús que se ofreció como sacrificio por los pecados de todos los hombres para siempre.

NEGACION DE SU PAPEL DE MEDIADOR

“En nuestra edición de 1906, página 26, dijimos, ‘Nuestro señor Jesús, en Su propia persona, ha sido el Mediador, entre el Padre y la familia de la fe, durante la edad evangélica.’ Esta declaración es incorrecta. Ninguna escritura lo dice. Es una parte del humo de la edad oscura que ahora nos alegra limpiar de los ojos.” (Watch Tower, Septiembre 15, 1909, página 283). Esta declaración es lejos de la verdad. Es contraria a lo que dice la Bíblia y no es posible justificar esta mentira porque el lenguaje de la Bíblia sobre este tema es inconfundible.

“Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre,” (1 Timoteo 2:5). “Y por eso El es el mediador de un nuevo pacto, a fin de que habiendo tenido lugar una muerte para la redención de las transgresiones que se cometieron bajo el primer pacto, los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna” (Hebreos 9:15). “Hijitos míos, os escribo estas cosas para que no pequéis. Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.” (1 Juan 2:1,2). La palabra abogado en este pasaje es “parakletos” y significa “uno que se para al lado de otro para suplicar su causa, un mediador.” Este verso dice que él es un mediador porque la palabra mediador (mesites) significa “uno que actua entre dos personas; uno que se interpone a reconciliar a dos personas opuestas.” Jesús es llamado repetidamente Sumo Sacerdote. En el Antiguo Testamento, el Sumo Sacerdote paraba entre el hombre y Dios para poner a las necesidades del hombre en frente de Dios (Hebreos 2:17; 3:1; 4:14; 5:10; 7:26; 9:11). EL ESPIRITU SANTO ES SOLAMENTE UNA FUERZA ACTIVA

En esta manera los Testigos de Jehová presentan a su doctrina: “Tal lenguaje de Jesús (Lucas 24:49; Hechos 1:4,5) nos da a entender que el espíritu es un poder, y no una persona. Es la fuerza santa de Dios de la cual El es la fuente inagotable” (Esto Significa Vida Eterna, página 165). “Con respecto al Espíritu Santo, la supuesta tercera persona de la trinidad, ya hemos visto que no es una persona, sino la fuerza activa de Dios . . .El agua no es una persona y tampoco es el espíritu santo” (La Verdad Que Lleva a la Vida Eterna, página 24). “Jesús, mandando al espíritu santo y bautizando a los discípulos en él o derramándolo sobre ellos comprueba que es una fuerza activa pero no personal que es sujeto a Jesús. No es una persona de la trinidad iqual a Dios y Jesús” (Esto Significa Vida Eterna, página 166).

Otra escritura de los Testigos de Jehová: “E igualmente consistente es la enseñanza de las Escrituras con respecto al ‘Espíritu Santo’ – que no es otro Dios, pero el espíritu, influencia, o poder ejercitado por un sólo Dios, nuestro Padre” (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 165).

Examinemos cuidadosamente lo que la Bíblia dice sobre este tema: La Bíblia enseña que el Espíritu Santo es una persona. Como persona, posee consciencia de si mismo. “Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales.” (1 Coríntios 2:12,13). El pasaje dice:

1) Hemos recibido el Espíritu de Dios
2) El Espíritu enseñó las palabras que nosotros hablamos
3) El Espíritu interpreta a las verdades espirituales

Si alguien respeta a la palabra de Dios, nunca podría concluir de este pasaje que el Espíritu es “una fuerza activa, no personal”.

El Espíritu subsiste en individualidad e identidad. “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16). El Espíritu Santo nos dice por medio de las palabras de Dios lo que debemos hacer para hacernos cristianos. Cuando obedecemos con todo el corazón, el testimonio del Espíritu es que somos hijos de Dios. Si el Espíritu puede dar testimonio, entonces ¿es una fuerza activa pero no personal en vez de una persona?

El Espíritu tiene el don de razonamiento intuitivo. “Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1 Coríntios 2:11). Esto no necesita explicación. De hecho, ningún pasaje de escritura sobre este tema lo necesita. Sólo hay que leerlo con el corazón abierto y sincero y analizar lo que nos está diciendo. Necesitamos escuchar a lo que ha dicho Dios en su Libro. Claramente, positivamente, e inteligentemente, Pablo nos está diciendo que el Espíritu entiende a los pensamientos de Dios. Los Testigos de Jehová repetidamente han afirmado que el Espíritu no es una persona sino la fuerza activa de Dios. Pero la Bíblia enseña que el Espíritu conoce a los pensamientos de Dios y eso significa que es una personalidad.

El Espíritu posee una naturaleza racional. “Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que ciertamente habría una gran hambre en toda la tierra. Y esto ocurrió durante el reinado de Claudio.” (Hechos 11:28). Este pasaje dice que el Espíritu permitió que Agabo hiciera su predicción.

El Espíritu posee una voluntad libre. “Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre” (Hechos 20:29).

El Espíritu Santo tiene una personalidad, todas las cualidades que hacen que una persona sea una persona. No es una “cosa” glorificada, no sólo una “influencia”, ni una fuerza impersonal e indefinido. El Espíritu Santo no es un líquido que puede ser derramado como agua. Claro, hay metáforas en la Bíblia que se refieren al Espíritu Santo en la misma manera que hay metáforas que se refieren a Dios y Cristo. Jesús dijo, “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos;” (Juan 15:5). Esto es un tropo. “Porque el Señor mira con buenos ojos a los justos y sus oídos están atentos a sus oraciones, pero mira con indignación a los que hacen el mal." (1 Pedro 3:12). Esto es un tropo, porque Dios es un Espíritu y no tiene ojos y oídos como los de nosotros. “. . . derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano.” (Hechos 2:17). Eso también es un tropo. Los Testigos de Jehová usan algunos de los tropos (dibujos en palabras) de la Bíblia que describen al Espíritu Santo para formar sus argumentos, pero si tomamos a estos tropos literalmente, no tienen sentido. Usando las escrituras incorrectamente, es posible inventar cualquier teoría que deseamos. Jesús dijo, "Ciertamente les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.” (Juan 10:7). Hasta sería posible inventar una doctrina extraña usando esa escritura que es obviamente un tropo. Jesús es llamado “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). No sería sorprendente si los maestros falsos inventaran una doctrina que dice que el cuerpo de Jesús estaba cubierto de lana. Los Testigos de Jehová han concluído que el Espíritu Santo debe ser un líquido, o alguna influencia espiritual y no puede ser una persona por que han leído las palabras del profeta Joel, “Derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano,” literalmente.

Estos pasajes que hemos leído enseñan que el Espíritu Santo posee todos los atributos de un individuo: vida, pensamiento, voluntad, acción, caracter, e influencia.

Aquí hay una lista de las cosas que hace el Espíritu Santo que prueban sin duda que él es una persona. Estos pasajes establecen la verdad:
1. Da vida (Juan 6:63; Romanos 8:11; 2 Coríntios 3:6; 1 Pedro 3:18)
2. Dió a los apóstoles la habilidad de hablar (Hechos 2:4)
3. Da significado, demuestra (Hechos 11:28; Hebreos 9:8)
4. Rehusa, prohibe (Hechos 16:7)
5. Ayuda (Romanos 8:26)
6. Intercede (Romanos 8:26)
7. Revela (Efesios 3:5; 1 Coríntios 2:10)
8. Busca (ibid.)
9. Cambia a los hombres (2 Coríntios 3:18)
10. Promete (Gálatas 3:14-18; Génesis 12:1-3; Gálatas 3:8,29)
11. Fortalece (Efesios 3:16)
12. Santifica (2 Tesalonicenses 2:13; Romanos 15:16)
13. Invita (Apocalipsis 22:17)
14. Sella (Efesios 1:13, 4:30)
15. Escribe (2 Coríntios 3:3)
16. Asigna obispos o ancianos (Hechos 20:28)
17. Mueve a los hombres (2 Pedro 1:21)
18. Habita en los cuerpos de los cristianos (1 Coríntios 6:19)
19. Habita en el templo de Dios, la iglesia (1 Coríntios 3:16)

El Espíritu Santo no es simplemente una fuerza activa o influencia como dicen los Testigos de Jehová porque:

1. Tiene af ecto (Romanos 15:30)
2. Tiene voluntad (1 Coríntios 12:11)
3. Puede ser afligido (Efesios 4:30; Isaías 63:10)
4. Puede ser resistido (Hechos 7:51)
5. Le pueden mentir (Hechos 5:3)
6. Puede ser blasfemado (Mateo 12:32)

El trabajo del Espíritu Santo establece la verdad que él es una persona:

1. La palabra de Dios es llamada el evangelio del Espíritu (1Tesalonicenses 1:5,6)
2. El Espíritu salva (Tito 3:5)
3. El Espíritu santifica (2 Tesalonicenses 2:13; Romanos 15:16)
4. El Espíritu Santo tuvo una parte en la construcción de la iglesia (Efesios 2:22)
5. El Espíritu reveló al Hijo de Dios (Lucas 2:26; Romanos 1:4)
6. Habita en los cristianos (Romanos 8:9,10; Juan 14:17)
7. Nacemos del Espíritu (Juan 3:5,8)
8. El Espíritu es amor y manifiesta el amor (Romanos 15:30; Filipenses 2:1)
9. El Espíritu es luz porque revela la luz del amor de Dios (Efesios 5:13)

ATRIBUTOS Y CARACTERISTICAS PERSONALES

Veamos con cuidado a algunos de los atributos del Espíritu Santo: El Espíritu Santo tiene una mente. “y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios” (Romanos 8:27). El Espíritu Santo habla. “Pero el Espíritu dice claramente . . .” (1 Timoteo 4;1). “Y el Espíritu dijo a Felipe: Ve y júntate a ese carruaje.” (Hechos 8:29). “Y mientras Pedro meditaba sobre la visión, el Espíritu le dijo: Mira, tres hombres te buscan.” (Hechos 10:19). El Espíritu en esta ocación no solamente habló, sino que llamó a Pedro por su nombre. Esto no es algo que hace una fuerza impersonal. “Bien habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio de Isaías el profeta, diciendo:” (Hechos 28:25-28). El Espíritu enseña. “ . . . de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu Santo” (1 Coríntios 2:13). “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho.” (Juan 14:26). El Espíritu no solamente enseñó a los apóstoles todo lo que necesitaban para llevar el evangelio al mundo, sino que les ayudó a recordar todo lo que Jesús les había enseñado mientras vivía con ellos.

El Espíritu es un testigo. “Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí,” (Juan 15:26). “Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a los que le obedecen.” (Hechos 5:32). El Espíritu santo guía y conduce. “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.” El Espíritu impidió que Pablo y sus compañeros predicaran en Asia (Hechos 16:6-10). El Espíritu Santo da conocimiento y sabiduría. “Pero a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común. Pues a uno le es dada palabra de sabiduría por el Espíritu; a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;” (1 Coríntios 12:7-8). Les he dado una lista larga de los trabajos del Espíritu, o sea, quién es él y qué es lo que hace. No hay manera de refutar lo que está en la lista, pues viene directamente de la Bíblia. Es dificil entender porque los Testigos de Jehová niegan lo que es tan claramente escrita. Dios nos ha explicado exactamente lo que quiere que sepamos y creamos.

Pero la Sociedad de la Torre de Vigilancia (Watch Tower) se burla de la idea de que el Espíritu Santo vive en los cristianos como una persona. Escuche a lo que dicen: “Todos se llenaron del espíritu santo (rehusan usar letra mayúscula al nombrarlo, otra forma de negar que él es una persona, G. V. C.) . . .¿Acaso se llenaron de una persona? No, sino que se llenaron con la fuerza activa de Dios” (La Verdad que Conduce a la Vida Eterna, página 24). Los Testigos de Jehová no enseñan ni aceptan lo que hace y logra el Espíritu Santo en nuestras vidas y en la iglesia. Esto me da dudas acerca de la honestidad de este grupo religioso cuando no se fijan en la lista larga de lo que ha hecho el Espíritu Santo y lo que continua haciendo en las vidas de los cristianos. La evidencia que hemos visto en la palabra de Dios es poderoso. No hay manera de negarla o refutarla.

EL ESPÍRITU SANTO ES DEIDAD

1) El Espíritu Santo es eterno. “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?” (Hebreos 9:14)

2) El Espíritu Santo es omnisciente, es decir, todo sabio y todo consciente. “Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. . . Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios. (1 Coríntios 2:10,11).

3) El Espíritu Santo es omnipotente, es decir, todopoderoso. El profeta dijo: “Yo, en cambio, estoy lleno de poder, del Espíritu del SEÑOR (Miqueas 3:8). “Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.” (Salmos 139:7-9).

Al examinar más a las escrituras del Nuevo Testamento encontramos que el Espíritu Santo es llamado “Dios.” “Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios.” (Hechos 5:3-4) Entonces, al mentir al Espíritu Santo, Ananias y Safira mentieron a Dios.

El Espíritu Santo engendró a Jesús y este es llamado Hijo de Dios. “. . . se halló que ella había concebido por obra del Espíritu . . . porque lo que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo.” (Mateo 1:18-19). “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1:35).

El Espíritu Santo es visto como parte de Dios. Jesús instruyó a los apóstoles que mientras iban a todas las naciones, debían hacer discípulos, “bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Y Pablo habló de la unidad de los tres: Un Dios, un Señor, y un Espíritu (Efesios 4:4-6). Para más afirmar a su deidad, Pablo dice del Espíritu, “Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad.” (2 Coríntios 3:17).

Observe la cooperación entre el Espíritu Santo y el Padre y el Hijo: “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho” (Juan 14:26). Para poder revelar correctamente y permanentemente a la voluntad de Dios hacia los hombres, Jesús prometió mandar al Espíritu Santo, (el paracleto, uno llamado al lado de otro; uno que defiende la causa de otro ante el juez; un abogado; un consejero; un ayudante). Los tres son nombrados en este verso, como muchas veces los son en el Nuevo Testamento (Juan 16:13-15; 14:16-18). Jesús llama al Espíritu “paracleto”. El es el que se para al lado de uno y defiende su causa. ¿Esto suena como una fuerza activa o algun tipo de influencia? Una persona honesta llegaría a otra conclusión, que el Espíritu Santo es Dios.

Hay promesas maravillosas reveladas en el Nuevo Testamento que todos los tres, Padre, Hijo y Espíritu Santo dan a los cristianos: “porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El” (Romanos 8:13-17).

Pablo invoca a las bendiciones de los tres: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros” (2 Coríntios 13:14).

Pedro clarifica que todos los tres proveen la salvación del hombre: “según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas” (1 Pedro 1:2).

Todas estas escrituras son poderosas y efectivas para explicar quién es el Espíritu Santo y qué es lo que hace. Aún cuando se les presenta estas escrituras a los Testigos de Jehová, todavía insisten que el Espíritu Santo es nada más que “la fuerza activa de Dios”y siguen escribiendo su nombre con letra minúscula (Nuevos Cielos y Una Nueva Tierra, página 165). En el mismo párafo el autor escribe incorrectamente de las obras del Espíritu Santo. Está escribiendo acerca de entrar al reino de Dios y dice: “ser nacido de nuevo, nacido del cielo, nacido del agua (simbólico por la verdad bíblica) y espíritu” (ibid.) ¿De dónde habrá el autor tomado la idea que Jesús quizo decir verdad cuando dijo agua? Es una interpretación sin fundación de la palabra de Dios y una falsa construcción que lleva a una mutilación del lenguaje de Jesús.

NEGACION DE LA EXISTENCIA DEL REINO

Tengo delante de mi una copia del Volumen 1, Estudios en las Escrituras, Plan Divino de las Edades, escrito por Charles Taze Russell, derechos de propiedad literaria 1886, en el cual el autor dice en la página 249; “El reino de Dios no fue establecido con la primera venida de Cristo (Lucas 19:12). Entonces y desde entonces Dios ha estado escogiendo del mundo a los que se considerán dignos de reinar con Cristo como co-herederos del trono. No hasta su segunda venida tomará Cristo a su reino, el poder y la gloria, y reinará como Señor de todos.” En esta misma publicación, Estudios en las Escrituras, veamos a dos más textos citados: “A quienes es el placer de Dios dar el reino en la edad que sigue a esta” (edad evangélica) (Vol. 1, página 72.) Ese reino, nos dicen, no se establecerá hasta el Milenio: “Al final de esta edad presente, y al amanecer de su sucesor, la edad milenia, Satanás será atado y su poder derrotado, en preparación para el establecimiento del reino de Cristo” (Vol. 1, página 73).

Russell produjo varios dibujos para ilustrar el mundo de antes, el mundo presente lleno de maldad, y el mundo venidero, el cual él describe como el periodo milénio y el establecimiento del reino de Cristo. El maluso de la palabra de Dios es inexcusable. Esta doctrina, en conjunto con otras parecidas, dice conseguir su prueba del milénio del libro de Apocalipsis, capítulo 20:4. Observemos las diferencias importantes entre este pasaje y lo que dice la doctrina de los Testigos de Jehová:

Apocalipsis 20:4 “También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años.”

1. Los tiempos de los verbos: “y se les concedió autoridad.” Esto es tiempo pasado. Así también son estos eventos: “habían sido decapitados;” “no habían adorado a la bestia;” “volvieron a la vida y reinaron.” La teoría, que no tiene relación a este pasaje dice, “se les concedará autoridad;” “y ellos reinarán;” “y se sentarán sobre ellos.” Hay una gran diferencia entre reinarán y reinaron.

2. Fueron “almas” que vió Juan, no cuerpos. Según su lógico, la doctrina de los Testigos de Jehová debería refutar este verso enteramente porque la doctrina niega la existencia del alma aparte del cuerpo. La doctrina alega, sin pruebas, que el hombre es un alma y no posee un alma. Al morir, según la doctrina, el hombre se extingue, es decir, deja de existir. Los malos son muertos para siempre, sin entidad. Los buenos pasan por una recreación, en vez de una resurrección. Pero el punto de este pasaje es que Juan vió almas; sin embargo, la teoría de los Testigos de Jehová afirma positivamente que en el gran periodo milénio, serán cuerpos los que participan en el reino de Dios en la tierra.

3. La doctrina de los Testigos de Jehová tiene reinando a la gente equivocada. Los pronombres “esos” y “ellos” son usados por todo el verso. Pero los Testigos de Jehová usan el pronombre “nosotros.” Hay una gran diferencia entre “ellos” y “nosotros.” A veces, por ejemplo, yo hablo de la gente muy rica en mi pais, pero siempre uso el pronombre “ellos”. No puedo decir “nosotros” porque yo no soy rico.

4. No hay ni una palabra en este verso que habla de “reinar en la tierra.” Y sin embargo, los Testigos de Jehová dicen positivamente y con gran confianza que todo esto va a tomar lugar en una tierra recreada y renovada.

5. Los Testigos de Jehová no tienen el punto de vista de los cristianos en general. Los que vivieron y reinaron con Cristo en el verso de Apocalipsis eran los que habían sido “decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios.” Eran mártires, gente que había sido torturada y matada a causa de sus creencias. Aunque las denominaciones cristianas varían mucho en sus creencias, niguna concuerda con la ilustración en Apocalipsis 20:4 hecha por el apóstol Juan.

6. Este lenguaje está lleno de simbolismo. Juan comienza su carta con las palabras: “y la dio a conocer, enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,” (Apocalipsis 1:1). La palabra que usa el apóstol aquí es “semaino” cuyo significado es “indicar por señas”. No hay base en este simbolismo por un reino de mil años por los santos (otras ovejas, como los llaman, GVC) en la tierra, ni antes ni después de la segunda venida de Cristo. Es pura fantasía poner una interpretación literal en este lenguaje apocalíptico. Si eso es el caso, ¿por qué no toman literalmente a las ranas que salen de la boca del dragón, o por qué no toman literalmente a la bestia de los diez cuernos y al abismo sin fondo? (Apocalipsis 20:3;17:16; 20:2) Pero los mil años mencionados en el mismo verso tienen que ser un tiempo literal alrededor del cual los Testigos de Jehová han inventado una doctrina muy compleja de un futuro reino imaginado de Cristo en la tierra. No hay nada enseñada en el texto puro de Apocalipsis 20:4 que concuerda con esta doctrina. Sino que esta doctrina es inventada por la imaginación humana.

¿EXISTE AHORA EL REINO DE CRISTO?

La palabra reino, como relacionada con el reino de Cristo en el Nuevo Testamento, se refiere al tipo de gobierno instalado y mantenido por el Señor sobre su gente, la iglesia. En este contexto, la definición de la palabra es, “poder real, señoría, dominio, gobierno; el reino del Mesías” (Thayer). El Sr. Thayer también dice: “Jesús usó la frase reino de Dios para indicar la orden perfecta de las cosas que iba a establecer, en las cuales todos los creyentes de todas las naciones iban a ser reunidos en una sociedad dedicada intimamente a Dios, y hechos participantes de la eterna salvación. Hay cuatro características esenciales de un reino. Deben ser: un rey un territorio gobernado ciudadanos y leyes para gobernar a los ciudadanos.

Todas estas características se encuentran en el Nuevo Testamento y aplican, es decir, pertenencen a esta edad cristiana en que vivimos y son pertinentes para nosotros. Tiene que haber un rey.

Cristo es ese Rey, y ahora está reinando. Jesús confirmó su Señoría a Pilato en Juan 18:37 con estas palabras, “Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.” De Su reino, observe a este verso de 1 Pedro 3:22, hablando de Jesús, “quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.” Su reino no es algo del futuro, un reino indefinido por el cual reinará por mil años sobre la tierra. El hecho es que está reinando ahora, en contraste con todos tipos de teorías que dicen que Cristo volverá a la tierra, reunirá a todos los judíos a Palestina, los convertirá para si mismo, establecerá al reino anciano de David y Salomón, derroterá a sus enemigos, destruirá a los gobiernos mundiales, y luego reinará por un periodo de mil años.

El Nuevo Testmento enseña que Cristo es el Rey ahora y que ya tiene toda autoridad. Lea cuidadosamente a estos pasajes que demuestran la Señoría de Jesús en esta edad presente. “Y Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Mateo 19:28) Examinemos en las escrituras del Nuevo Testamento el término regeneración, o nacido de nuevo. Viene de la palabra griega palingenesia, y simplemente significa nacimiento nuevo o regeneración. Jesús le dijo a Nicodemo, “En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). Muchos años después, Pedro hace esta declaración acerca de la regeneración: “Puesto que en obediencia a la verdad habéis purificado vuestras almas para un amor sincero de hermanos, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro. Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece” (1 Pedro 1:22-23).

Observe a estas verdades bíblicas:

Ahora es la edad de la regeneración. La edad cristiana, en la cual vivimos, y hemos vivido desde Pentecostés, es la edad de la regeneración de los hombres, es decir, el tiempo cuando los hombres nacen de nuevo.

Durante este tiempo cuando los hombres nacen de nuevo, Jesús está sentado en el trono de su gloria.

Los doce apóstoles están sentados en doce tronos reinando sobre Israel. Nosotros sabemos que no hay doce tribus físicas de Israel. El término se aplica a la gente de Dios, a los cristianos en esta dispensación.

Ahora, volvamos al pasaje de Mateo 19:28. Jesús dice claramente que durante el tiempo, periodo, edad, en la cual nacen de nuevo los hombres, el Hijo del Hombre estará sentado en el trono de su gloria. Hay dos cosas que son muy decisivas en esta delaración:

1) Si Jesús no está reinando ahora como Rey, no ha sido glorificado.

2) Si Jesús no está reinando como Rey, los hombres no son nacidos de nuevo. Eso es como decir, “Si Jesucristo no está reinando ahora, los hombres no pueden hacerse cristianos.”

Examinemos otros pasajes que afirman que Jesús es Rey ahora y que lo ha sido desde que ascendió al cielo para tomar su trono:

“Pero siendo profeta, y sabiendo que DIOS LE HABIA JURADO SENTAR a uno DE SUS DESCENDIENTES EN SU TRONO, miró hacia el futuro y habló de la resurrección de Cristo, que NI FUE ABANDONADO EN EL HADES, NI su carne SUFRIO CORRUPCION. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado a la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hechos 2:30-33). Este pasaje claramente demuestra tres verdades:

Dios prometió a David que levantaría a uno de sus descendientes a sentarse en su trono Estaba refiriendo a la resurrección de Cristo

3) Cumplió su promesa, levantó a Cristo, lo sentó a su diestra, y ahora es Señor y Cristo (Hechos 2:36). “la cual manifestará a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores;” (1 Timoteo 6:15). El premilenialismo ignora o niega estas escrituras pero nosotros podemos ver que aquí Pablo está declarando que Jesús es Rey de reyes ahora. Cuando Pablo escribió a los Coríntios acerca de la resurrección, les dijo: “Pues El debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será abolido es la muerte.” (1 Coríntios 15:25,26). Más adelante en el mismo capítulo, Pablo demuestra que la muerte será destruída por la resurrección. De hecho, Pablo está diciendo Cristo está reinando ahora y

Continuará a reinar hasta que venga de nuevo y los muertos sean resucitados. El lenguaje original que usa Pablo hace más clara esta verdad: “Le es necesario ser el Rey hasta que ha puesto sus enemigos debajo de sus pies.” La palabra que debe ser traducida Rey o reinar como Rey es basileuein. Como Rey sobre su reino, la iglesia, él tiene toda la autoridad. “Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18) “Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,” (Efesios 1:22). Hay tres ramas de gobierno:

1) Legislativo. Eso significa el poder y el derecho de aprobar y sancionar leyes. Sólo Cristo tiene esa autoridad. Ningun hombre o grupo de hombres tiene el derecho de legislar lo que la gente debe creer o practicar en la religión.

2) Ejecutivo. Esto es la autoridad, el poder, de poner en práctica a las leyes establecidas. Sólo Jesús tiene ese poder. Hay aquellos en el mundo cristiano que presumen tener el derecho de imponer a las leyes de Cristo pero es sólo presumido.

3) Judicial. Esto es el poder o derecho de juzgar o interpretar a las leyes establecidas. Otra vez, hay hombres en varias denominaciones cristianas que dicen tener el derecho de interpretación. Hay aquellos que dicen que la persona ordinaria no puede entender a la Bíblia, sino que debe ser interpretada por la iglesia o por algun grupo de hombres sabios. Los Testigos de Jehová dicen tener el derecho exclusivo de interpretar a la Bíblia. Al decirlo, niegan la autoridad absoluta de nuestro Señor Jesucristo como Rey sobre su reino. Los hombres deben aprender que el gobierno de la iglesia es un reino, no una democracia. No es una forma de gobierno representativa. Los hombres no pueden reunirse en concilios para decidir lo que deben creer y practicar los seguidores de Cristo.

Podemos ver de sus escrituras en sus publicaciones oficiales las contradicciones que existen entre la doctrina de los Testigos de Jehová y la palabra de Dios. Antes su doctrina enseñaba, “Ten cuidado con la organización. Es totalmente innecesaria” (The Watchtower, 15 de septiembre, 1895, página 216). “Es claro que la formación de una organización visible de los escogidos sería fuera de harmonía con el espíritu del plan divino” (The Watchtower, 1 de diciembre, 1894). La verdad que estoy señalando aquí es más que las contradicciones de su doctrina con la Bíblia; es el hecho de que la doctrina de los Testigos de Jehová enseña que ellos no creen que Jesucristo es el Rey con autoridad absoluta, legislativa, ejecutiva y judicial. Es además una negación de la suficiencia de la palabra de Dios. La organización que al principio desaprobaron, ahora pretende hablar por Dios por medio de nuevas revelaciones. El segundo elemento necesario para formar un reino es territorio.

Si alguien va a ser rey, tiene que tener un dominio o tierras en donde reinar. Como el reino de Dios no es un reino terrenal o físico, sería mejor decir que su dominio es poder, influencia y servicio. Este pasaje habla de la geografía de aquel territorio: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14). Las órdenes que Jesús dio a los apóstoles eran: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Maroc 16:15). Los primeros cristianos entendieron muy bien a la naturaleza expansiva del mensaje y reino del Señor: “Así que los que habían sido esparcidos iban predicando la palabra” (Hechos 8:4). Cuando el Señor mandó a Pablo a predicar le dijo: “Te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra” (Hechos 13:47). Estos pasajes nos dicen cuan grande es su territorio. Debe haber ciudadanos para poder tener un reino.

Los cristianos son los ciudadanos de ese reino. Mantienen una relación espiritual con Cristo como sus súbditos. Cristo reina como Rey en sus corazones y vidas. “Ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,” (Efesios 2:19). Los cristianos son los que nacieron en su reino y son ciudadanos por medio de un nacimiento espiritual (Juan 3:5). Su ciudadanía última está, por supuesto, en el cielo en donde buscan su Salvador (Filipenses 3:20). Cuando nos sometamos a la autoridad del Rey, nos hacemos sus súbditos. Antes éramos extranjeros, viviendo en un pais ajeno, pero ahora hemos sido hechos cercanos por la sangre de Cristo (Efesios 2:13). Por eso, somos asegurados de los derechos, privilegios y bendiciones que pertenecen a los ciudadanos en el reino de Cristo. Hay también obligaciones y nunca debemos olvidarnos de ellos. Debe haber leyes para gobernar al reino.

Si no hubieran leyes para gobernar a los ciudadanos, habría una condición de anarquía. La gente que no tiene leyes para gobernalos o rehusan respetar y someterse a las leyes de un pais tendrán el destino de destrucción. El caos y la violencia resultan de una falta de leyes. Pero el reino de Cristo tiene reglas por las cuales sus ciudadanos son gobernados y guiados en todos los aspectos de sus vidas. Ese sistema se llama la ley perfecta de la libertad (Santiago 1:25). Juan llama a estas reglas “doctrina de Cristo” (2 Juan 9). “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios;” Temprano en su ministerio, Jesús enseñó este principio: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace . . .” (Mateo 7:24). “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios” (1 Pedro 4:11). De estos pasajes, hemos establecido que:

Cristo ahora es Rey y lo ha sido desde que se sentó en la diestra de Dios La iglesia es su territorio y se extiende por todo el mundo Los cristianos son los ciudadanos de ese reino La ley que gobierna estos ciudadanos es el Nuevo Testamento. Además, las escrituras indican que el gobierno de la iglesia es un reino y no una democracia. La doctrina premilenial de los Testigos de Jehová ha sido completamente refutada.

REGLAS HECHAS POR LOS HOMBRES

En la misma edición del Watchtower de septiembre 15, 1922, página 279, se encuentra esta declaración: “Dios dio el Hermano Russell a la iglesia para ser su profeta; y los que dicen haber aprendido la verdad aparte del Hermano Russell y sus escrituras han sido nombrados engañadores por Dios, listos para llevar el rebaño de Dios con ellos.”

En la edición de abril del Watchtower, 1904, página 126, Russell dice que Dios “usaría un miembro de su iglesia como el vía.” Cualquiera persona que conoce bien a la historia de este movimiento religioso sabe que Russell tuvo el control completo de ello él solo. Se hizo presidente de la corperación nueva yorkana por vida. Los otros oficiales fueron elegidos cada año para sus posiciones. Parece increible, pero ahora la organización niega que Russell jamás era ese sirviente fiel y sabio. Hasta dicen que él nunca dijo que lo era. No podemos aceptar estas contradicciones tan obvias.

Los cristianos honestos que leen la Bíblia quieren saber si no es posible aprender la verdad aparte del Sr. Russell y sus escrituras, ¿cómo pudo la gente de los primeros siglos de la edad cristiana hacerse cristianos? No tiene sentido que por casi dos mil años, nadie pudo ser hijo de Dios porque “los que dicen haber aprendido la verdad aparte del Hermano Russell y sus escrituras han sido nombrados engañadores por Dios.”

El cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová ahora afirma que el profeta de Dios, por el cual Dios habla a su gente, es un pequeño grupo de personas. Esto es lo que dicen: “Así pues, ¿tiene Jehová un profeta para ayudarles, advertirles de peligro y declararles las cosas que han de venir? La respuesta es afirmativa” (The Watchtower, abril, 1972, página 197). En esa misma publicación, esta es la respuesta a la pregunta alzada: “El era un profeta que les advertía. El profeta no era un solo hombre, pero un cuerpo de hombres y mujeres. Era un pequeño grupo de los seguidores de los pasos de Cristo, conocidos en esos tiempos como Estudiantes Bíblicos Internacionales. Hoy día se conocen como Testigos Cristianos de Jehová.” Ellos dicen que este grupo habla como un profeta en Su nombre, “igual que lo hizo el profeta Ezequiel en 613 B.C.E.

¿Y QUE DE SUS PROFECIAS?

En unos cuantos párafos, les daré una muestra de sus profecías:

“No se deben de sorprender entonces, cuando en los capítulos que siguen, les presentaremos las pruebas que el establecimiento del Reino de Dios ya ha comenzado, como ha sido profetizado que debe de comenzar su ejercicio de poder en A.D. 1878, y que la batalla del gran día de Dios Todopoderoso (Apocalipsis 16:14) que terminará en 1914 con la derrota completa del presente gobernación terrenal ya ha comenzado. La reunión de los ejércitos es plenamente visible desde el punto de vista de la palabra de Dios” (El Tiempo Está a Mano, edición 1888-1911, página 101).

Una predicción como esta no tiene que ser refutada. El pasaje de tiempo la ha mostrado falsa. Para el año 1914, la batalla de Dios contra los gobiernos terrenales iba a terminar con la “derrota completa de la gobernación presente de la tierra.” ¿Cómo pueden explicar los Testigos de Jehová los gobiernos comunistas de la Unión Soviética y todos sus satélites y naciones subordinados? Al ver estas contradicciones obvias, es sorprendente que alguien se convirtiría a este sistema con sus líderes falsos. Pero observe más de sus predicciones que resultaron falsas: “Nuestro Señor, el Rey determinado, ahora está presente, desde octubre de 1874, A.D. según el testimonio de los profetas a todos los que tienen oídos para oírlo: y la inauguracíon formal de su reino empezó desde abril 1878, A.D. y el primer trabajo de su Reino, como demostrado por nuestro Señor, en sus parábolas y profecía (la reunión de sus elegidos) ahora está en progreso. ‘Los muertos en el Señor recusitarán primeros,’ explicó el Señor por el Apóstol; y la resurrección de la Iglesia ocurrirá en un momento” (La Batalla de Armagedón, Estudios en las Escrituras Serie lV, 1897, página 621).

“Seguramente no hay duda en la mente de un verdadero hijo de Dios que el Señor Jesucristo está presente y lo ha estado desde 1874 . . .” (Watchtower, 1 de enero de 1924, página 5). “La fecha del final de la batalla está definitivamente marcada en la Escritura como octubre, 1914. Ya está en progreso, su comienzo fue en octubre, 1874” (Watchtower, 15 de enero de 1892, página 22). “Pero mantengan en mente que el final del año 1914 no es la fecha del principio, sino del fin del tiempo de tribulación” (Watchtower, 15 de julio de 1894, página 226).

“La presente gran guerra en Europa (con referencia a la Primera Guerra Mundial) es el comienzo del Armagedón de las Escrituras (Sermones del Pastor Russel, 1917). “Así pues, podemos esperar con confianza que el año 1925 marcará el retorno de Abraham, Isaac, Jacob y los profetas fieles ancianos, particularmente los que fueron nombrados por el Apóstol en Hebreos, capítulo 11, a la condición de la perfección humana” (Millones Que Ahora Viven Nunca Morirán, 1920, página 90).

Voy a interrumpir las profecías para hacer unas preguntas y hacer unos comentarios. Los Testigos de Jehová que son supuestamente inspirados como Ezequiel, nos dicen que todas estas predicciones y fechas se encuentran en las Escrituras. ¿Pero dónde en las Escrituras podemos encontrarlas? Los Testigos de Jehová hablan positivamente y ciertamente porque según ellos, la Bíblia las revela. ¿Pero dónde? En la última profecía que cité de sus supuestamente escrituras inspiradas, nos dicen que Abraham, Isaac, Jacob y los otros patriarcas del día volverían en 1925 “a la condición de perfección humana.” Favor de notar, que no dijeron que serían seres espirituales, invisibles a los ojos humanos, sino hombres de perfección humana.

Pero leamos más de sus profecías de su arreglo teocrático en las cuales Dios supuestamente habla directamente por ellos: “El año 1925 está aquí. Con grandes expectativas, los cristianos han anticipado este año. Muchos han esperado con confianza que todos los miembros del cuerpo de Cristo serán cambiados a gloria celestial durante el año. Esto puede ser logrado, o tal vez no” (Watchtower, 1 de enero de 1925, página 3). Sus predicciones de eventos venideros habían fallado tantas veces, que aquí tuvieron más cuidado.

Aunque ni una de sus predicciones resultó correcta, esto no los para de hacerlas. “Así que el final para siempre del jerarquía nazi-facista vendrá, y eso marcará el final para siempre del reino de los demonios” (Watchtower, 15 de diciembre de 1941, página 377). Si el diablo ya no reina en los corazones de los hombres ni en las naciones del mundo, como lo predijeron los Testigos de Jehová en 1941, ¿cómo podemos explicar los millones que han sido asesinados por los comunistas rusos y los diez millones que han aceptado a la filosofía comunista en Cuba, América Central, muchos paises del Africa como Zambia, Zimbabwe, Mozambique, Angola, Tanzanía, Zanzibar, Etiopía, Sudan, Libia, etc.? ¿Qué de Afganistan, Polandia, China, Uganda? Y la lista continua.

Sin embargo, los interpretes supuestamente inspirados de la Palabra de Dios nos dijeron que todo eso pararía con la derrota de los nazis. De hecho, nos dijeron mucho más antes en 1914 que los gobiernos de la tierra terminarían y ya no habrían gobiernos malos para controlar a la tierra. Tomen cuenta de lo que dijo el Juez Rutherford en 1940:

“Yo dije que los nazis y facistas estaban determinados a destruir al Imperio Británico, y que eso se lograría” (Juez Rutherford Descubre la Quinta Columna, 1940, página 15). Nadie es tan mal informado para creer que Hitler aniquiló al Imperio Británico y sus comunidades de naciones. En su previsión, los Testigos de Jehová vieron a tales hombres como Abraham volviendo a la tierra y reinando como príncipes de este mundo.

“Estos hombres serán los representantes visibles del La Teocracia, que es el gobierno creado y construído por Dios Todopoderoso como su organización capital que gobernará al mundo. Más pruebas de que estos príncipes pronto tomarán sus puestos sobre la tierra como hombres perfectos se encuentran en la profecía de Daniel . . . ahora estamos viviendo en el final de días, y podemos esperar que veremos a Daniel y a los otros príncipes mencionados en cualquier momento!” (Consolación, 27 de mayo de 1942, página 13). EL AÑO 1975

El año 1975 fue otro año señalado por los Testigos de Jehová como el final del mundo. “En vista del corto tiempo que queda, una decisión de seguir una carrera en estos tiempos es necia y peligrosa” (Ministerio del Reino, junio, 1969, página 3).

“Muchos hermanos y hermanas jóvenes fueron ofrecidos becas o empleo que prometía un buen sueldo. Sin embargo, no los aceptaron y pusieron sus intereses espirituales primero” (ibid.).

“Hemos tenido reportes de hermanos que vendieron sus casas y propiedades y estaban planeando pasar el resto de sus días en este mundo en el servicio pionero. Seguramente esto es una manera excelente de pasar el tiempo corto que nos queda antes del final de este mundo de mal. (1 Juan 2:17) (Ministerio del Reino, 1974, página 3). Sería interesante saber que les pasó a los jóvenes que no tomaron sus oportunidades hace tantos años. Además, ¿cómo explicaron estos falsos profetas a sus seguidores sus profecías no cumplidas?

Seguramente no han terminado de hacer predicciones. Las contradicciones y profecías que resultaron falsas no les han desalentado. Una cosa admirable de los Testigos de Jehová es su determinación. En los días tempranos de este secto, Russell fue elegido pastor del movimiento por un grupo pequeño. Eso fue en 1876. En 1879, Russell fundó lo que ahora es conocido como La Torre de Vigilancia (Watchtower) que Anuncia el Reino de Jehová. La Socieda Torre de Vigilancia de Foyetos Bíblicos fue fundada en 1896. Esto se ha hecho la voz supuestamente inspirada de este movimiento. Sin embargo, este nombre no fue adoptado hasta 1939. El nombre Testigos de Jehová no fue usado hasta 1931. Esto es casi 1,900 años retrasado como para ser la iglesia del Señor. La Revista Torre de Vigilancia enseñó claramente y repetidamente que en los primeros días de la denominación, Dios Jehová fue representado a su gente por un solo individuo, a quien llamaron el sirviente sabio y fiel, el profeta, el conducto o instrumento, boquilla, etc.

Esto fue su enseñanza, y no hubo duda de quién era el individuo, Charles Taze Russell. Escuchen a unas de sus declaraciones tempranas en su revista supuestamente inspirada, Watchtower: “No hay nadie en verdad presente hoy que puede decir honestamente que ha recibido un conocimiento del plan divino de cualquiera otra fuente sino del ministerio del Hermano Russell, ni directamente, ni indirectamente” (The Watchtower, 1 de mayo de 1992, página 132). “La evidencia es poderosa concerniente a la segunda presencia del Señor, el tiempo de la cosecha, y el oficio del sirviente que se ha llenado por el Hermano Russell. Esto no es adoración de un hombre en ninguna forma” (ibid.).

Otra cita: “Miles de lectores de las escrituras del Hermano Russell creen que él cumplió el oficio del sirviente sabio y fiel, y que su gran trabajo era dar a la Familia de Fe su carne en su tiempo. Su modestia y humildad no le permitieron reclamar abiertamente el título, pero sí lo admitió en muchas conversaciones privadas” (The Watchtower, 1 de diciembre de 1916, página 357).

“El Hermano Russell era el sirviente del Señor. Rechazarlo a él o a su trabajo es rechazar al Señor, según el principio anunciado” (The Watchtower, 1 de mayo de 1922, página 132).

Hay poca duda que el Pastor Russell creyó que él era el sirviente sabio y fiel. En el Watchtower, 15 de abril de 1903, Russell dijo: “No habría violación del principio, sin embargo, en suponer que el Señor en el tiempo indicado usaría especialmente a un miembro de su iglesia como conducto o instrumento por el cual él mandaría mensajes apropiadas, nutrición espiritual apropiada en su tiempo.” Fue dicho en el Watchtower, 15 de septiembre de 1922, que “Satanás ha tratado por medio de muchos ataques sobre esta declaración, destruirla; causar que la gente de Dios no creyera que el Hermano Russel era el conducto por el cual el Señor guiaría a su gente . . .” Después de la muerte de Russell, el profeta, el sirviente sabio y fiel, estuvo el Juez Rutherford. En un caso de la corte de 1943, Fred Eranz, presidente de la sociedad, explicó que el comité editorial de cinco miembros fue deshecho en 1931. Cuando le preguntaron en la corte (donde había jurado decir la verdad), el Juez Rutherford replicó, “¿Quién sobre la tierra, tenía cargo de lo que se publicara o no se publicara en la revista.”

LO QUE ENSEÑAN ACERCA DEL PECADO

Aquí están sus enseñanzas acerca del pecado: “Cada uno no muere por su propio pecado . . . El día en que cada hombre (que muere) morirá por su propio pecado es solamente en el Milenio o día de Restitución” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, página 109). Esta es la vieja y falsa enseñanza de pecado heredado. Esto se llama depravación hereditaria total. Adán pecó, nos dicen, y cada bebé nacido en este mundo lo entra contaminado por su pecado. Esto no es solamente una doctrina errónea, pero es también repulsiva y detestable. Una denominacíon enseña que hay “bebés en el infierno ni un pie de largo.” Los Testigos de Jehová no dirían esto porque no creen en el infierno. Pero el pecado no puede ser heredado de Adán ni de ninguna otra persona.

El pecado es un acto, o de la mente o del cuerpo, o de ambos; y no hay ni la menuda posibilidad de heredar un acto. Mi padre carnal era un granjero. Eso fue lo que él hacía para ganarse la vida. Yo no heredé esa vocación. El apóstol Juan nos dice que el “pecado es la transgresión de la ley” (1 Juan 3:4). El término transgresión, (anomian) significa falta de leyes. “Vivir sin respetar la ley, rehusar obedecerla, no poner atención a la regla.” Esta es la definición del término que usa Juan. Su declaración necesariamente infiere:

1) Responsabilidad individual. Dios no le va a cargar con algo por el cual usted no es responsable. Además, una persona que no ha llegado a la edad de responsabilidad, no será responsable por sus actos. Dios no hace responsable a un bebé por el pecado que hizo Adán.

2) Es la infracción de la ley. Una persona que es culpable de pecado traspasa la ley de Dios. Un infante no puede hacer eso. Ni yo soy culpable si usted comite pecado, ni porque Adán lo hizo. Yo puedo sufrir las consecuencias de su pecado. Usted puede enojarse conmigo y maliciosamente quemar mi casa. En esa manera yo sufro las consecuencias de su maldad; yo tengo que cosechar el fruto de su acto criminal, pero eso no me hace culpable de quemar la casa. Jesús habló del tema en Mateo 18: “Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. (verso 3). Si es cierto que los niños heredan el pecado de Adán, entonces son pecadores. Si, entonces, debemos hacernos “como los niños para entrar al reino de los cielos,” entonces debemos ser pecadores para entrar al reino de los cielos. Es argumentado que Salmo 51:5 enseña depravación congenital, es decir, que el pecado existe desde el nacimiento, o resulta del ambiente hereditario. “He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre.” Los eruditos hebreos del Antiguo Testamente, Keil y Delitsch, dicen lo siguiente acerca del lenguaje de este pasaje: “Su significado es sencillamente que sus padres eran seres pecadores y que esta condición existió al nacer él y hasta en su concepción.” Debemos ser conscientes de que la Bíblia enseña responsabilidad personal por nuestros pensamientos, palabras, y actos. Esto se ve claramente en el contexto de este pasaje: “Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos,” (Salmo 51:3-4). Podemos observar que esto es un reconocimiento de pecados. El autor dijo que su pecado estaba siempre delante de él. También dijo que contra Dios había pecado.

Pablo declara que el pecado entró al mundo por medio de un hombre (Adán), “y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron;” (Romanos 5:12). En el tercer capítulo de este libro dijo, “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,” (Romanos 3:23). Jeremías dijo en el contexto del Antiguo Testamento, “sino que cada cual por su propia iniquidad morirá;” (Jeremías 31:30).

LO QUE ENSEÑAN ACERCA DE LA CONVERSION

Hay muchas diferencias entre lo que dicen las publicaciones de los Testigos de Jehová y lo que dice la Bíblia. Estas diferencias son obvias para los que han tomado el tiempo de examinar a su literatura y a la palabra de Dios. Algunas de sus doctrinas son tan absurdas que hasta sería un desperdicio de tiempo darles la atención. Pero es necesario recordar que mucha gente nunca ha estudiado a la Bíblia seriamente, y lo que parece necedad para alguien que conoce bien a la Bíblia puede tener sentido para alguien que no ha estudiado. Puede ser que las diferencias no les serían tan obvias porque no conocen bien lo que han escrito los hombres inspirados de la Bíblia.

Los Testigos de Jehová dicen en sus escrituras que Dios no hace ningún esfuerzo para convertir a los pecadores en esta edad cristiana, pero que la conversión comenzará en la edad del Milenio. Esta es la razón porque dicen eso en sus Estudios en las Escrituras: “ . . .que la conversión del mundo en la edad presente no fue esperada de la Iglesia, pero su misión ha sido predicar el evangelio por todo el mundo como un testigo, y para prepararse bajo la dirección divina para su gran trabajo futuro . . . él (Dios) no ha tratado todavía de convertir al mundo” (Vol. 1, página 95). Otra declaración más: “Cuando los elegidos (llamados para ser hijos de Dios, herederos de Dios, y co-herederos con Cristo Jesús nuestro Señor – quienes han hecho su elección seguro) han reunido completamente, entonces el plan de Dios para la salvación del mundo estará apenas comenzando” (Vol. 1, página 98).

Ni una palabra de esto es verdad. El labor de nuestro Señor ha sido desde el principio salvar a los pecadores.

“Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que se había perdido” (Mateo 18:11). Lucas también lo escribe: “porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10). Jesús explicó que él vino al mundo, no para juzgarlo, sino para salvarlo. (Juan 12:47). Pablo, hablando de su condición previa de perdicíon, dijo: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero.” (1 Timoteo 1:15).

Juan escribe este lenguaje hermoso de Jesús: “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10). En el final de su ministerio terrenal, Jesús mandó a sus doce apóstoles a predicar el evangelio por todo el mundo. Su objetivo era de dar a los hombres la oportunidad de oir, creer y obedecer a las buenas nuevas que podían ser salvos (Marco 16:15, 16). Cuando Pablo estaba predicando a los Judíos en Antioquía de Pisidia, les dijo: “y los que entre vosotros teméis a Dios, a nosotros nos es enviada la palabra de esta salvación.” (Hechos 13:26). El escritor de la carta a los hebreos hizo una fuerte afirmación de seguridad: “Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.” (Hebreos 7:25). En su segunda carta a los coríntios, el apóstol les insiste que no debían recibir a la gracia de Dios en vano: “Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.” (2 Coríntios 6:2).

Cuando los estudiantes honestos de la Bíblia leen estos pasajes, y cien más sobre el tema, no creo que tengan la impresión que la conversión es un trabajo de la iglesia en una edad imaginaria venidera llamada el Milenio. En su sermon en Atenas, Pablo les dijo a la gente de varias partes del mundo que Dios, “ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;” (Hechos 17:30-31). Este pasaje confirma que la conversión es para la edad presente: “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,” (Hebreos 2:3).

El sermón de Pedro en el día de Pentecostés fue documentado en Hechos, capítulo 2. En ese sermón, Pedro les dijo a las multitudes que lo estaban oyendo, “Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados” (Hechos 2:38). Dentro de unos pocos días, en el pórtico de Salomón del templo, les dijo otra vez a las multitudes, “Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor,” (Hechos 3:19).

Esta es la única edad en la cual la gente tendrá la oportunidad de convertirse. La muerte es el punto donde la oportunidad de arrepentirse acaba. No hay una segunda oportunidad en otro mundo. Jesús “será revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles en llama de fuego, dando retribución a los que no conocen a Dios, y a los que no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús” (2 Tesalonicenses 1:7-9). Cuando Jesús viene, será un tiempo de juicio, de separación, y de sentenciar. Es entonces cuando él se sentará en el trono de su gloria (Mateo 25:31). Esta es una escena de juicio, no de coronación o celebración. Jesús, como el Juez, separará a la gente como lo hace el pastor con sus ovejas y cabras (verso 32). “Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna” (verso 46).


Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”

Este mensaje fue modificado por última vez en: 08-06-2008 06:54 PM por Andres.

08-06-2008 06:52 PM
Visita el website del usuario Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Andres
Administrador
*******


Mensajes: 252
Grupo: Administradores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 2
Mensaje: #3
Testigos de Jehová (3º Parte)

LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ ENSEÑAN QUE HABRÁ OTRA OPORTUNIDAD EN EL PRÓXIMO MUNDO

Los pasajes que acabamos de leer contradicen su doctrina. Aún más, lo contradicen y lo refutan. En la publicación de los Testigos de Jehová que es supuestamente mejor que la Bíblia, dicen lo siguiente acerca del tema de una segunda oportunidad: “ . . .por lo cual el rescate para todos era la base, y se llevará a cabo en el tiempo de Dios y traerá a los creyentes fieles la bendición de liberarlos de la condenación Adámica y una oportunidad de volver a los derechos y libertades de los hijos de Dios, como disfrutados antes del pecado y la condenación . . . El rescate para todos dado por el hombre Cristo Jesús no da o garantiza la vida eterna o bendición a ningún hombre; pero si garantiza a cada hombre otra oportunidad o juicio para obtener a la vida eterna.” El autor continua a decir, “El hombre es dado otro juicio individual . . .” Tal lenguaje es blasfemia. Denigra al sacrificio de Jesús y limita el precio de rescate pagado por nuestra redención. Los Testigos de Jehová dicen que el “rescate para todos” (2 Timoteo 2:6) no provee una bendición para los hombres de la edad presente, pero sí les garantiza una segunda oportunidad. En la página 143 dice: “El segundo juicio (u oportunidad) será más favorable que el primero, a causa de la experiencia ganada con los resultados del primer juicio.” Lea más de la calumnia en contra de Cristo y su plan de redención humana: “Si alguien elige llamar a esto una segunda oportunidad, que lo haga: es ciertamente la segunda oportunidad de Adán, y en un sentido por lo menos es lo mismo para toda la raza redimida . . . Llamarlo lo que queramos, los hechos son los mismos; Todos fueron sentenciados a la muerte a causa de la desobediencia de Adán, y todos disfrutarán (en la edad milénia) una completa oportunidad de ganar a la vida eterna bajo los términos favorables del Nuevo Pacto” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, páginas 130, 131).

Es en este mundo, en esta vida solamente, que tenemos la oportunidad de oir y aceptar a la verdad, la cual fue diseñada para liberar a los hombres. Pablo les dijo a los tesalonicenses: “y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad” (2 Tesalonicenses 2:10-12). La escritura divina dice, “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio” (Hebreos 9:27). La teoría de los Testigos de Jehová dice: “El hombre tendrá otra oportunidad después de la muerte en la edad milenia;” pero las escrituras inspiradas dicen “que el hombre enfrentará a Dios en el juicio.”

LO QUE ENSEÑAN ACERCA DE LA MUERTE

1. El Russellismo enseña que la muerte es destrucción. La doctrina de los Testigos de Jehová dice: “El castigo es la muerte, no el acto de morir; y la muerte es la ausencia de vida, destrucción (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 465). No hay nada de verdad en esta teoría. Es una suposición sin pruebas. Cuando el hombre rico (a veces llamado Dives) de Lucas 16 muere, su alma fue a hades. Aunque su cuerpo se hizo polvo, él siguió viviendo más allá del punto de la muerte física; Estaba consciente. Estaba atormentado. Vió y reconoció a Lázaro. Recordó a sus cinco hermanos en la tierra. Juan, el apóstol, vió almas, y no cuerpos bajo el altar y sobre los tronos (Apocalipsis 6:9 y 20:4). Eran personas que se hicieron mártires por la causa de Cristo. No hay manera de saber cuanto tiempo sus cuerpos habían estado en la tumba, pero eso no importa. El hecho es, que ellos existieron aparte de sus cuerpos y estaban muy vivos. Abraham, Isaac, y Jacob habían estado muertos por aproximadamente dos mil años cuando Jesús habló de ellos en Mateo 22:32: “YO SOY EL DIOS DE ABRAHAM, Y EL DIOS DE ISAAC, Y EL DIOS DE JACOB"? El no es Dios de muertos, sino de vivos.” Esto no era un supocición de parte de Jesús. Él estaba afirmando que estos patriarcas ancianos estaban viviendo todavía. En el Monte de la Transfiguración, Jesús conversó con Moisés y Elías (Mateo 17:3); pero estos hombres habían estado muertos por siglos. Así pues, la muerte no es la ausencia de vida. No es una destrucción como lo afirman los Testigos de Jehová.

2) El Russellismo enseña que la muerte es aniquilación. Esto es lo que dicen en sus escrituras supuestamente inspiradas: “Debemos recordar, sin embargo, que no es el dolor ni el sufrimiento en el acto de morir, sino la muerte – la extinción de la vida – la culminación del acto de morir, que es la pena por el pecado” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, página 154). Hay unas catorce palabras cognadas (familias de palabras) que significan destruir y destrucción en el Nuevo Testamento. Tras los años yo he examinado a todas, pero ni una de ellas significa aniquilación. Una de las palabras más comunes por decir destruir es “apollumi”. Esta es la palabra usada en Mateo 10:28: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.” Examinemos dos o tres otros pasajes en donde se encuentra la palabra “apollumi”, y esto debe ser lo suficiente para refutar a la falsa doctrina que la muerte es aniquilación. “A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: No vayáis por el camino de los gentiles, y no entréis en ninguna ciudad de los samaritanos. Sino id más bien a las ovejas perdidas (apollumi) de la casa de Israel” (Mateo 10:6). Si esta palabra significa aniquilación (ausencia de vida), ¿cómo podria Jesús mandar a los doce para predicar a gente que no existía?

“¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas y una de ellas se pierde, no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la que está perdida (apollumi) hasta que la halla?” (Lucas 15:4). No tiene caso hacer la pregunta, ¿Cómo pudiera el pastor buscar a una oveja que no existía, que estaba aniquilada? Pero hay que reconocer que los que no tienen acceso a la palabra de Dios podrían ser engañados por la religión falsa. En el mismo capítulo de Lucas, un padre pierde a uno de sus hijos. Éste dijo, “porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido (apollumi) y ha sido hallado." (Lucas 15:24). No tendría sentido decir que el hijo había sido aniquilado, pero, como algunas religiones orientales, los Testigos de Jehová enseñan que la muerte no es una entidad y la expresión “destruída” significa aniquilación.

3. El Russellismo enseña que la muerte es inconsciencia.

Lo siguiente es lo que dicen: “Como el sueño natural, si es profundo implica inconsciencia total, así es también la muerte, un sueño figurativo; es un periodo de inconsciencia absoluta; además, es un periodo de extinción total” (Estudios en las Escrituras, Vol. V, página 329).

Talvez mucho de los lectores de estas páginas recordarán que los Testigos de Jehová, en tiempos pasados, tenían el apodo Almas Durmientes justamente a causa de esta enseñanza. En 1 Tesalonicenses 4:13-18, el apóstol habla de la muerte como sueño. Esto es lenguaje figurativo, un eufemismo. La palabra eufemismo significa “de buen sonido”. Suena mejor decir dormido que muerto. Además de sonar mejor, Jesús y los apóstoles usaron muchas frases figurativas para hacer que sus lecciones fueran más atractivas y significantes. Jesús dijo, “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos;” (Juan 15:5). Esto no es lenguaje literal. Estos son imágenes en palabras. Hacen más hermosas e intensivas a las lecciones. Ninguno de nosotros piensa que Jesús es una vid literal.

Así pues, la muerte es como el sueño. Miras el cadaver del ser querido en su ataúd, e inmediatamente haces la comparación entre la muerte y el sueño. Talvez dirás: “Parece que está durmiendo tranquilamente.” Pero para que los Testigos de Jehová digan que el hombre es inconsciente y no existente no es verdad porque en el lenguaje figurativo el sueño se refiere a la muerte. Hay muchos pasajes en el Antiguo y en el Nuevo Testamento que demuestran que una persona:

sigue vivo después de la muerte

es consciente despúes de la muerte

y posee las facultades de pensar, sentir, recordar y anhelar, después de la muerte.

SU DOCTRINA ACERCA DEL INFIERNO

Los Testigos de Jehová enseñan que no hay un castigo eterno para los malos. Sus escrituras supuestamente inspiradas dicen: “La teoría de un castigo eterno es inconsistente con la declaración que “el Señor ha puesto en él los pecados de todos” y que Cristo murió por nuestros pecados” (Estudios en las Escrituras, Vol. 1, página 159). Aquí hay otro texto de la misma página: “Es absurdo suponer que Dios perpetuaría la existencia de Adán para siempre en el tormento por cualquier pecado que cometaría, pero especialmente por una ofensa tan pequeña como comer una fruta prohibida.”

Talvez usted ahora entiende porque yo dije al comienzo de este ensayo que la religión de los Testigos de Jehová es una mezcla de muchas doctrinas, una de las cuales es el universalismo. Leyendo de otra de sus publicaciones, La Verdad Que Conduce a la Vida Eterna, hay este texto citado sobre el tema del infierno: “El infierno de la Bíblia es actualmente la tumba del hombre” (página 42). Nosotros los que leemos la Bíblia y conocemos lo que dice sobre el tema del infierno tenemos que concluir que es algo más que la tumba. Jesús dijo: “Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna” (Mateo 25:46). El hombre rico de Lucas 16 reconoció que el infierno era más que la tumba.

En un esfuerzo para reforzar y defender a su posición, afirman que el cuento de Lucas 16 es sólo una parábola. “Jesús estaba dando una parábola o una ilustración y no estaba hablando de un lugar de tormento literal,” nos dicen en la misma publicación. Esto es igual como decir, “Porque es una parábola, no es verdad.” Si es solamente una ilustración, ¿qué es lo que ilustra? Si es solamente una parábola, ¿qué lección enseña? ¿Significa que Jesús no quiso dar una lección cuando usó ese ejemplo? Una ilustración se usa para hacer clara y facil de entender a una lección. Si Jesús no está hablando de castigo y tormento, entonces ¿de qué está hablando? ¿Era falsa su ilustración? En primer lugar, yo no estoy seguro de que su cuento era una parábola. Él comienza el cuento con “Había una vez un hombre rico . . .” Los Testigos de Jehová deben saber que una parábola es un cuento narrativo, o verdad o inventado, contado para ilustrar algún verdad moral o espiritual.

Normalmente los Testigos de Jehová tienen una respuesta para rodear a un pasaje que contradice sus teorías. Esto es lo que dicen acerca del cuento de Jesús del capítulo 16 de Lucas: “En esta ilustración, el hombre rico representa al clase de líderes religiosos que rechazaron y más tarde mataron a Jesús (La Verdad que Conduce a la Vida Eterna, página 43). Pero nadie dijo que el rico representaba a los líderes religiosos. Al tratar de defender a su falsa doctrina, están usando la imaginación en vez de las escrituras. El punto principal del cuento del hombre rico es que éste tuvo la oportunidad todos los días de ayudar a un mendigo pobre que se sentaba en su puerta. El rico salió y entró diariamente, pero nunca ofreció a socorrer al pobre, sino que era frío e insensible al sufrimiento alrededor de él. Por eso, cuando se murió, fue al infierno. Los Testigos de Jehová dicen que el cuento es una ilustración de los líderes religiosos del día, pero no dicen que es lo que está ilustrando. ¿Ilustra a los líderes religiosos, quienes rechazaron y crucificaron a Jesús, “levantando sus ojos desde el infierno”?

Es facil ver que el propósito de los Testigos de Jehová es de distraer la atención de lo que está dicendo Jesús y guiar los pensamientos para que aceptemos sus declaraciones que el infierno no es real y que la muerte es aniquilación. Continuan su razonamiento falso con estas palabras: “Así pues, cuando Jesús dijo que las personas serían lanzadas al valle de fuego Gehena por sus malos actos, ¿qué quiso decir? No que serían atormentados para siempre. Jesús usó el valle de fuego Gehena como un símbolo de la destrucción eterna” (La Verdad que Conduce a la Vida Eterna, página 44). Su razonamiento que en realidad no es razonamiento lógico, no es efectiva y el lector de la Bíblia pronto podrá ver que su argumento es vano y hasta peligroso.

Quiero digirles la atención al menosprecio del Señor y su enseñanza sobre el tema del castigo eterno. Observe como dan poca importancia a cualquier cosa que no concuerda con su dogma.

Russellismo afirma que Dios no castigaría a nadie por ningún pecado con miseria eterna, “pero especialmente por la ofensa tan pequeña de comer fruta prohibida.” Esta actitud de su parte insiste que los procesos de pensar de Dios y los procesos de pensar del hombre son similares, pero esto no es el caso. Observa este verso del libro de Isaías, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos--declara el SEÑOR. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9). ¿Quién tiene el derecho de juzgar lo que hace Dios? Él les prohibió a Adán y Eva comer de una fruta del jardín y lo dijo en lenguaje muy claro: “Y ordenó el SEÑOR Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:16-17). Dios parece estar hablando muy en serio. ¿A caso es de poca consecuencia deliberadamente desobedecer a los mandamientos de Dios? ¿Puede una persona hacer algo que es claramente prohibido por Dios y no ser culpable? Es una cosa muy cerca a blasfemia, menospreciar la transgresión de Adán y Eva. El razonamiento humano no es el criterio que determina lo que es bueno y malo. Sólo porque del punto de vista humano no podemos entender porque Dios condena al castigo eterno a los que roban, mienten, o desobedecen, no significa que Dios no es justo. El hombre de hoy no se preocupe mucho por el pecado en su vida. Sus pecados no se ve tan mal en su opinión. Así pues, trata de razonar como debe Dios mirar al pecado.

Muchas veces, una persona a quién yo he enseñado la verdad acerca de la iglesia y del bautismo llega al fin del estudio y comenta: “Despúes de todo, Sr. Caskey, estas cosas no son en realidad importantes. Hay otras cosas que son mucho más importantes que estas. Si nosotros obedecemos a estas enseñanzas no tiene tanta importancia.” Pero, ¿quién tiene el derecho de juzgar a lo que Dios ha hablado y luego concluir que no es tan importante? Si lo reconocen o no, esto es rebeldía en contra de Dios, un menosprecio de su palabra, y tal soberbia no puede ser tolerada. "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41) “Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,” (2 Tesalonicenses 1:9). La palabra griega por la destrucción en este pasaje es “olethros”. Esta es la manera que esta palabra se usa en el Nuevo Testamento: “entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” (1 Corintios 5:5) “. . . la pérdida de una vida de bendiciones despúes de la muerte, miseria futura” (2 Tesaloncenses 1:9) (Thayer). PREDICCION DE TIEMPOS Una de las características principales de los Testigos de Jehová desde su comienzo hace años, ha sido su afición por predecir los tiempos del cumplimiento de las profecías, y su agrado en poner fechas por eventos mundiales.

Ellos afirman que Cristo y los apóstoles han estado viviendo en la tierra desde 1874. He aquí lo que dicen acerca del tema: “1874 era la fecha exacta del comienzo de los tiempos de la restitución y por eso la llegada del Señor” (Estudios en las Escrituras, Vol. II, páginas 170, 171). Y en otro lugar, “Y por eso nosotros concluímos que su resurrección ya se ha cumplido, y por eso que ellos con el Señor ya están presentes en la tierra. El hecho de que no los vemos no es un obstáculo a nuestra fe cuando recordamos que, como el Señor, ellos (los apóstoles) ya son seres espirituales, y como él, invisibles a los hombres” (Estudios en las Escrituras, Vol. II, página 234). Parece raro que los Testigos de Jehová dicen que Jesús y los apóstoles ya son seres espirituales en la tierra, mientras que Abraham, Isaac, y Jacob están con nosotros en una condición de “perfección humana”.

Pablo refuta esta doctrina falsa con un solo golpe: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús. Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre.” (1 Tesalonicenses 4:13-17). ¿Cuando vino Jesús en 1874, vino con: voz de mando con voz de arcángel con la trompeta de Dios, y con la resurrección de los muertos?

Nosotros sabemos claramente que ni una de estas cosas pasó en 1874. Pablo les dijo a los corintios que cuando venga Jesús, esto será el fin (“entonces vendrá el fin” 1 Corintios 15:24). Estas cosas no ocurrieron en 1874, o en 1914, y por eso podemos estar seguros que no es verdad lo que enseñan los Testigos de Jehová acerca del tema.

Su doctrina era que todos los reinos terrenales terminarían en 1914 y que la iglesia sería establecida con Cristo como su Cabeza, que él (Cristo) reinaría por mil años, dando a la gente una segunda oportunidad de ser salva.

Esto es lo que dicen acerca de ello: “ Que el Señor esté presente a establecer a su reino, y a ejercitar a su gran poder para quebrar a las naciones en pedazos como la vasija del alfarero, está entonces claramente fijada; porque es en ‘los días de estos reyes’ – antes de su derrota – es decir, antes de A.D. 1914 – que el Dios de los cielos levantará a Su Reino” (Estudios en las Escrituras, Vol. II, página 170). La profecía se entiende mejor en la luz de su cumplimiento. El año 1914 es historia, y nada de esto ha pasado. No hay que refutar a la profecía porque se refuta solo. Observemos casos de fijar el tiempo que han hecho los Testigos de Jehová: “Recuerde que los cuarenta años de la cosecha judía terminaron en octubre de A. D. 69 y que siguió la derrota completa de esa nación; en igual manera, los cuarenta años de la cosecha Evangélica terminarán en octubre de 1914, y la derrota completa del cristianismo seguirá inmediatamente” (Estudios en las Escrituras, Vol. II, página 245.). Parece increíble que han fallado en todas sus predicciones y la gente todavía cree en ellos. Sus seguidores no parecen estar molestos que sus profecías que son supuestamente inspiradas nunca se cumplen.

Hace sesenta y cinco años, el Juez Rutherford escribió y publicó a un libro con el título, Millones Que Ahora Viven Nunca Morirán. He aquí unas de las cosas que dijo en su libro: “Así pues, podemos esperar con confianza que el año 1925 marcará el retorno de Abraham, Isaac, Jacob y los profetas fieles de la antigüedad, particularmente los que son nombrados por el Apóstol en el capítulo 11 de Hebreos, a la condición de la perfección humana” (páginas 89, 90). Además afirma que “estarían completamente restaurados a la humanidad perfecta y hechos representantes visibles de la orden nueva en la tierra” (página 88). Sesenta años han pasado desde su predicción, y aunque prometió que los patriarcas serían perfectos y visibles, nadie los ha visto jamás. Cuando uno lee este tipo de predicción, inmediatamente tiene causa de reflejar en las palabras de Dios: “Cuando un profeta hable en el nombre del SEÑOR, si la cosa no acontece ni se cumple, ésa es la palabra que el SEÑOR no ha hablado; con presunción la ha hablado el profeta; no tendrás temor de él.” (Deuteronomio 18:22).

Escuche a otro texto citado del libro de Rutherford, (Millones Que Ahora Viven Nunca Morirán, página 100): “Así pues, cuando la restauración comienza (esto tenía que acontecer en 1925, segun Rutherford) un hombre de setenta años gradualmente será restaurado a una condición de salud física y equilibrio mental. El Señor le enseñará como comer y otros hábitos de la vida; y sobre todo, la verdad, y como fijar a su mente en las cosas sagradas. Y por medio del proceso gradual de la restauración, será levantado por el gran Mediador y restaurado a los días de su juventud y vivirá en la tierra para siempre y nunca morirá.”

Todos los que conocen algo de la Bíblia y lo que enseña acerca de la escatalogía (cosas finales, como la resurreción, la Segunda Venida de Cristo, el Juicio, etc.) encuentran que esta enseñanza es falsa y ofensiva. Es demasiado increíble para darle atención, sin embargo, dos y medio millones de personas en otros paises y medio millón de personas en este pais han aceptado a este sistema que publica tales enseñanzas.

Pablo aseguró a los cristianos en Corinto: “Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; se siembra en deshonra, se resucita en gloria; se siembra en debilidad, se resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual.” (1 Corintios 15:42-44). Enfrentado con enseñanzas tan claras sobre el tema de como seremos en el próximo mundo, ¿cómo puede alguien justificar a una enseñanza que declara que los hombres viejos de setenta años de edad, serán restaurados a los días de su juventud, aprenderán que y como comer y vivirán en la tierra para siempre? Y además este arreglo tenía que haber empezado en 1925.

NO HAY RESURRECCIÓN PARA LOS MALOS

Tocamos en este tema en la discusión de las creencias de los Testigos de Jehová acerca del infierno. Ahora quisiera añadir unas palabras más acerca de su posición sobre la resurrección de los malos: “No parece haber ninguna autoridad en las escrituras por decir que los malos serán resucitados” (Children, página 36).

Ofrezco esta refutación a esta declaración errónea de los pasajes del Nuevo Testamento:

“No os admiréis de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán: los que hicieron lo bueno, a resurrección de vida, y los que practicaron lo malo, a resurrección de juicio” (Juan 5:28,29). “ . . . teniendo la misma esperanza en Dios que éstos también abrigan, de que ciertamente habrá una resurrección tanto de los justos como de los impíos” (Hechos 24:15).

Daniel, el profeta, hablando por inspiración, dijo: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno” (Daniel 12:2). J. E. H. Thompson, en su explicación de este pasaje en el Comentario del Púlpito dice: “No podemos deducir que la palabra “muchos” en este pasaje excluye a todos. Esto es una referencia distinta a la resurrección del cuerpo. Son los que duermen en el polvo que despertarán. Hay que notar que en la resurrección la condición de todos se fija finalmente – es a la vida eterna y al desprecio eterno.” En Mateo 25:46 Jesús dijo: “Y éstos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna.” ¿Cómo puede ser cierto esto si los malos no se resucitan de la muerte? y aún menos si los malos son no existentes? Los hombres honestos con integridad no aceptarán a esta mentira obvia.

SUS ENSEÑANZAS ACERCA DE LA CENA DEL SEÑOR

Esto es lo que dicen los Testigos de Jehová acerca de la Cena del Señor en sus escrituras supuestamente inspiradas, bajo el título Pascua de los Hebreos, Vol. VI: “La intención de nuestro Señor era evidentemente de fijar en las mentes de sus seguidores el hecho de que él es el cordero antitípico de los primogénitos antitípicos y la familia de Dios. ‘Esto hagan en memoria de mi’ implica que esta nueva institución debería tomar el lugar de la antigua practicada por sus seguidores. La Pascua de los Hebreos era un día de fiesta para conmemorar su salida apurada de Egipto, donde habían sido esclavos por casi 215 años.

Es verdad que Jesús “es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Esto significa que él mismo se sacrificó. Él es la ofrenda a Dios como propiciación de los pecados del hombre (1 Juan 2:1,2). Pero la cena del Señor fue establecida y es guardada por los cristianos por una razón diferente de la de los israelitas al guardar la Pascua. La suya era la emancipación de la esclavitud. La Cena del Señor es observada para conmemorar la muerte de Cristo por los pecados del mundo. En la cena, nosotros: recordamos su sufrimiento y muerte, declaramos nuestra creencia al mundo en esta verdad central del cristianismo, y demostramos nuestra esperanza en su regreso.

Los Testigos de Jehová argumentan que la Cena del Señor es comida por el perdón de los pecados. Pero debemos entender que la Cena del Señor nos es un sacramento; es un memorial. En este mismo volumen de sus Estudios en las Escrituras y en la misma página, dicen con que frecuencia deben los cristianos observar la Cena del Señor en esta edad.

“No entendemos que esto debe implicar que debemos tomar la cena sin consideración del tiempo o el lugar donde la tomemos, sino que significa que cuando la copa y el pan ázimo fueron usados como celebración de la Pascua . . . no sería conforme la ley, apropiado, o típico celebrar la Pascua en cualquier otro tiempo menos el señalado por el Señor, y tampoco es apropiado celebrar a la cena antitípica en cualquier otro tiempo menos en su aniversario.”

Para mantener viva y fresca en los corazones de los cristianos la memoria de la muerte y resurrección de Jesús, los primeros discípulos observaron la Cena del Señor cada primer día de la semana. “ Y el primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan . . .” (Hechos 20:7). El lenguage es algo más fuerte en el manuscrito original que lo es en la traducción al inglés. Dice literalmente: “Y en una de las semanas . . .” El plural de la palabra “semanas” es usada y nos dice que cada semana tiene un primer día. Es decir, el primer día (en de te mia ton sabbaton). Estos cristianos del primer siglo fueron mandados de no olvidar a la cena (Hebreos 10:25). Era su práctica congregarse en el primer día de la semana para adorar y honrar a Cristo. En ese periodo de adoración en el primer día de la semana, los cristianos estudiaban las enseñanzas de los apóstoles, cantaban salmos, himnos y canciones espirituales, oraban, comían la Cena del Señor, y daban su dinero para el esparcimiento del evangelio y las necesidades de los pobres (Hechos 2:42-46).

“Que el primer día de la semana, cada uno de vosotros aparte y guarde según haya prosperado . . .” (1 Corintios 16:2). Los primeros cristianos se dedicaban continuamente en sus reuniones (Hechos 2:42). Eso significa que se reunían regularmente, consistentemente, en una línea no interrumpida. Thayer lo defina así: Adherirse a una cosa; ser ocupado intensamente en algo; asistir constantemente; ser dedicado a.” La temprana historia de los padres de la iglesia es que los cristianos observaban a la Cena del Señor cada primer día de la semana, y que lo hicieron por siete siglos sin interrupción. Claro, el Nuevo Testamento apoya, hasta prueba, esta práctica con:

mandamiento, ejemplo aprobado, e inferencia necesaria. Estudie con cuidado: el escritor de Hebreos dió un imperativo, que el cristiano no dejara la asemblea; el ejemplo es que lo hacían en el primer día de la semana y seguían fielmente congregando; así pues, por el mandamiento y el ejemplo apostólico, podemos inferir que nosotros debemos observar a la Cena del Señor como lo hicieron ellos.

SU TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO

Esta traducción por los Testigos de Jehová supuestamente corrige los errores de las otras traducciones y sirve como panacea de los malos que les han causado las traducciones normalmente aceptadas que presentan la verdad como ha venido de Dios. Expresan sus intenciones de basar sus doctrinas solamente en las escrituras. “Nuestro recurso es a la Bíblia por la verdad” (Deja que Dios Sea Verdad, página 10). Pero al examinar su traducción, ¿de veras apoya a sus enseñanzas? Les ofrezco varios pasajes de ella sobre varios temas para demostrar que no apoya ni sostiene a su credo. Por ejemplo, en su libro, (Deja que Dios Sea Verdad, página 80), hay estas enseñanzas acerca del infierno y el castigo: “La doctrina del infierno donde los malos son torturados eternamente después de la muerte no puede ser cierto, principalmente por cuatro razones: porque no se encuentra en las escrituras; porque no es razonable; porque es contraria al amor de Dios; porque es repugnante a la justicia.”

Ahora les refiero a la traducción de la Bíblia de los Testigos de Jehová de Marco 9:43-48: “Y si tu mano te hace tropezar, córtala; es mejor que entres a la vida manco que con dos manos entrar a gehena, al fuego que no puede ser apagado. Y si tu pie te hace tropezar, córtalo; es mejor que entres a la vida cojo que con dos pies ser lanzado a gehena, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.” Su traducción de este pasaje refuta a su doctrina que no hay infierno. Hasta tradujeron la palabra gehena, la cual no es en realidad una traducción sino una transliteración hecho al añadir letras inglesas a las letras griegas. Pero la definición de gehena es “infierno, los fuegos de Tártaro, el lugar de eterno castigo en Hades (Léxico Griego Analítico). La definición del término se encuentra en este dato de historia: “Gehena, el valle de Hinom, al sur de Jerusalem, una vez celebrado por el horrible culto a Moloch, y después contaminado con todo tipo de suciedad en conjunto con los cadáveres de animales y maleantes; y para evitar la pestilencia que podría ser causada por tal masa de corrupción, fuegos constantes quemaban; por eso gehena es un sinónimo por el infierno.”

Pero les dirijo la atención a otro pasaje en el cual enfocan los Testigos de Jehová al negar el castigo de los malos después de la muerte. Ese pasaje es Lucas 16:22-24. Nos dicen que esto es una parábola, sólo una ilustración.

“Jesús estaba dando una parábola o ilustración y no estaba hablando de un lugar literal de castigo” (La Verdad Que Conduce a la Vida Eterna, página 42). Observen como lo dice su traducción, y después ustedes pueden juzgar si está de acuerdo con su doctrina sobre el tema.

“También el hombre rico murió y fue sepultado. En Hades levantó sus ojos estando atormentado, y vió a Abraham desde lejos y Lázaro en su seno. Entonces clamó y dijo “Padre Abraham, ten piedad de mi y manda a Lázaro para meter su dedo en el agua y refrescar mi lengua, porque estoy en agonía en este fuego.’”

Los Testigos de Jehová no creen que los malos existen más allá de la muerte y niegan a la enseñanza Bíblica que hay castigo por los pecadores. Pero su traducción de este pasaje declara: El hombre rico estaba atormentado. Pidió que su lengua fuera refrescada. Declaró que estaba en agonía. Declaró que estaba en el fuego. Alzó su voz y clamó. Vió a Abraham y Lázaro desde lejos. Recordó que tenía cinco hermanos en la tierra.

Todas estas cosas las han negado los Testigos de Jehová en sus escrituras y enseñanzas. Esta denominación niega el regreso visible de Cristo. Su teología postula el entronamiento de Jesús como Rey en abril de 1878, y esto, según ellos, era su Segunda Venida. Pero prueban su teoría equivocada con su propia traducción de las escrituras en la Traducción del Nuevo Mundo: “¡Miren! Él viene en las nubes, y cada ojo lo verá, hasta los que lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se azotarán a causa de su tristeza por Él. Sí. Amén” (Apocalisis 1:7). Otro pasaje en su traducción: “Jesús le dijo: “Tu mismo lo has dicho. Pero yo les digo, desde ahora, verán al hijo del hombre sentado en la diestra de poder y viniendo en las nubes del cielo” (Mateo 26:64; vean también Hechos 1:11).

En tantas de sus escrituras, los Testigos de Jehová avanzan la teoría que el reino no fue establecido hasta 1914. Esto es lo mismo como decir que el reino no existió por casi dos mil años después de que Jesús vivió en la tierra. Nos dice que los beneficios reales del reino no pueden ser verdaderamente disfrutados hasta la edad milénia. Pero la Traducción del Nuevo Mundo refuta su teoría: “En verdad les digo, Hay algunos de los que son presentes aquí que no experimentarán la muerte hasta que vean el reino de Dios llegando con poder” (Marco 9:1). Si decimos que Jesús dijo estas palabras, podemos estar seguros que algunos de los presentes que estaban escuchando ese día y oyeron lo que dijo vivieron hasta ver llegar el reino de Dios con poder. Si no es cierto que el reino de Dios fue establecido en el tiempo de la gente a quien hablaba Jesús, entonces hay gente ahora que han vivido 2,000 años (hasta 1914).

VARIAS PREGUNTAS PARA LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

1. ¿Quiénes tradujeron su Traducción del Nuevo Mundo? ¿Dónde recibieron su educación? ¿Cuáles son sus credenciales? ¿Cuáles manuscritos usaron?

2. ¿Por qué tradujeron “Kurios”, que significa Señor, y “Theos”, que significa Dios, con la palabra “Jehová” 217 veces en el Nuevo Testamento de su Traducción del Nuevo Mundo? Hay más de 400 traducciones al inglés del Nuevo Testamento hoy, y ni una de ellas tradujo “Kurios” (Señor) como Jehová menos la Traducción del Nuevo Mundo. Sería interesante saber la razón.

3. ¿Por qué añadieron la palabra “otras” en su traducción de Colosenses 1:16? La traducción del griego es correcto al leer: “Porque en El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de El y para El.” Pero su traducción dice: “Porque en El fueron creadas todas las otras cosas, tanto en los cielos como en la tierra.” La palabra “otras” no se encuentra en el texto griego.

4. Por favor expliquen su traducción de Tito 2:13. Lo han traducido, “... del gran Dios y de nuestro Salvador Jesucristo.” La regla de gramática griega dice que cuando el copulativo (algo que conecta o une) “kai” conecta dos sustantivos del la misma clase, si el artículo viene antes del primer sustantivo y no es repetido ante el segundo sustantivo, este último siempre se refiere a la misma persona expresada o descrita por el primer sustantivo. En su libro, Una Gramática del Griego del Nuevo Testamento en Vista de Investigación Histórica, A. T. Robertson dice esto sobre el tema: Varios calificativos con “Kai”: “Varios nombres que aplican a la misma persona o cosa. Normalmente sólo se usa un artículo. Esto es el lenguaje normal de acuerdo con el uso antiguo. Cuando un segundo artículo ocurre, pone énfasis en un aspecto diferente de la persona o fase del sujeto.” Sigue diciendo: “Excepto en casos especiales . . . sólo un artículo se encuentra cuando varios nombres se aplican a la misma persona.” Entonces Robertson cita varios pasajes para ilustrar lo que está diciendo la regla: “. . . mediante la justicia de nuestro Dios y (Kai) Salvador, Jesucristo” (2 Pedro 1:1). Entonces en el verso 11, hay la misma construcción: “al reino eterno de nuestro Señor y (kai) Salvador Jesucristo.” Estos son simplemente declaraciones acerca de la deidad de Cristo. El es nuestro Dios y Salvador; El es nuestor Señor y Salvador. Los Testigos de Jehová han cambiado la gramática y construcción de estos pasajes para negar que Jesucristo es Dios. Pero Robertson dice que estos son ejemplos que predican la misma persona (página 785).

5. ¿Por qué añadieron el artículo “un” en Juan 1:1? Esto no se encuentra en ni uno de los manuscritos griegos que ahora existen. ¿Porqué lo usaron? Su uso indica varias cosas: Jesús era un dios secundario e inferior, un ser creado, y también indica politeismo. ¿Son los Testigos de Jehová politeistas? Una traducción prejuiciada no puede tener credibilidad entre los estudiantes serios de la palabra de Dios. CONCLUSION De esta larga discusión del sistema religioso, Russelismo, espero sinceramente que pueden ver que esta religión fue establecida por un hombre, Charles Taze Russell, quien nació en 1852, y que esta denominación es de origen humana. No he dicho mucho de este hombre, porque no estoy atacando al hombre sino a su doctrina y la doctrina de otros que lo siguieron. Es un sistema que es falso de comienzo a fin. Es falso en caracter y en fuente. Les suplico que midan cada enseñanza con la norma divina, la palabra de Dios. Esta la llamamos la vara de oro (Apocalipsis 11:1). El apóstol Juan advierte, “Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios” (2 Juan 9). Y el apóstol Pedro nos exige: “El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios” (1 Pedro 4:11). Su consejo es que debemos hablar las puras palabras de Dios y nada más. Si, después de una examinación y comparación cuidadosa con la vara de oro, de las doctrinas que existen hoy, encuentra que no estén de acuerdo con la enseñanza del Nuevo Testamento, rechácelas y échelas a la basura. Déjeme alentarles a continuar en Su palabra (Juan 8:31,32) para saber y amar a la verdad y recibirla con un corazón abierto y Jesús los hará libres. Este artículo es propiedad de http://www.scripturessay.com.


Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”
08-06-2008 06:54 PM
Visita el website del usuario Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
redavvvv
Unregistered


Mensaje: #4
RE: Testigos de Jehová

a mi parecer habiendo leido ya mucho de la biblia es que la trinidad no tiene piso y, lo digo porque sería extraño que el señor Jesucristo, habiendo dejado claro que es hijo de dios horara de esta manera en Mateo 26:38 y 39 -Entonces le dijo: Mi alma está hondamente contristada, hasta la muerte. Quédense aquí y manténganse alerta conmigo. Y yendo un poco más adelante, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa. Sin embargo, no como yo quiero, sino como tú quieres.-

dos voluntades expresadas

El padre de Jesus y su Dios como el mismo lo expresa en juan 20:17 -Jesús le dijo: Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes.-

de modo que existe un ser al cual iría Jesus en su ascenso. que era su Padre y Dios y al cual le oraba frecuentemente.

y ese mismo es Padre y Dios de todos porque Jesus mismo lo dice al decir ustedes.

27-12-2011 12:47 AM
Cita este mensaje en tu respuesta
Eliseo
Miembro
***


Mensajes: 159
Grupo: Registrados
Registro en: Mar 2011
Estado: Sin Conexión
Reputación: 1
Mensaje: #5
RE: Testigos de Jehová

Muy buenas.

Quizás el post es un poco extenso. Pero muestra la realidad de este grupo sectario alejado totalmente de la más sincera verdad y luz que destila la Palabra de Dios. Es triste que tengan tantos seguidores, y más con tantas contradicciones en su propia doctrina.

Sólo un comentario, quizás hubiera sido mejor, identificar lo que ellos dicen y argumentan con otro color de letra, porque a veces llevaba a confusión lo que exponía este estudio y las diferencias tan notables que se extraían de sus doctrinas y las escrituras.

Con respecto a la respuesta de nuestro último amigo ni que decir tiene que quien defiende la doctrina de un Jesús que no fue Dios, no puede alcanzar el perdón de sus pecados. Dios sólo puede perdonar pecados y Jesús lo hizo en vida, y la hace también a quienes se quieren acercar a Él en la sinceridad que muestra la Palabra de Dios.

Bendiciones, y ojalá ayude a todos a saber más acerca de las escrituras, y a no confiar en grupos, religiones, "iglesias", asambleas, personas, etc, sino a meditar en las escrituras de forma personal y acercarnos a Dios a través de lo revelado por Él mismo en la Bíblia.

Este mensaje fue modificado por última vez en: 02-01-2012 11:00 AM por Eliseo.

02-01-2012 10:58 AM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Caminito
Miembro Senior
****


Mensajes: 796
Grupo: Registrados
Registro en: Jun 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 1
Mensaje: #6
RE: Testigos de Jehová

LOS TESTIGOS DE JEHOVA
Andres. E. Johnson

"Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios" (Isaías 43:12). Cuando el profeta Isaías escribió este pasaje, de seguro que ni siquiera se imaginó que alrededor de 2.500 años más tarde surgiría un grupo religioso que tomaría de este texto el nombre con que se identifican: los "testigos de Jehová." Aparte de esto, si el profeta viviera hoy en día, denunciaría las herejías de este grupo en igual forma que denunciaba a los falsos maestros de su día.

Es importante que los creyentes cristianos conozcan algo acerca de esta moderna secta falsa. Los testigos de Jehová ponen mucho énfasis en la visitación de casa en casa y en los estudios bíblicos en los hogares. Por eso, los cristianos deben estar preparados para enfrentarse a sus sutiles y engañosas enseñanzas.

El grupo que ahora lleva el nombre de "testigo de Jehová" empezó como una clase de estudio bíblico en la ciudad de Pittsburg, estado de Pensilvania, Estado Unidos de Norteamérica, alrededor de 1870 y bajo la dirección de Carlos Taze Rusell. Posteriormente, la clase le confirió el título de "pastor." Con esta clase Rusell se propuso y se empeñó en refutar la idea del castigo eterno de los perdidos, concepto que le disgustaba profundamente. Predicaba también en contra de lo que él llamaba "las religiones organizadas."

En el año de 1879 Rusell inició la publicación de una revista intitulada La Atalaya de Sión. El tiraje inicial de dicha revista fue de unos seis mil ejemplares. Pero para 1959 la revista, que llevaba ya el nombre de La Atalaya Anunciando el Reino de Jehová, había alcanzado una circulación de tres millones de ejemplares. A principios de la década del 70 el tiraje promedio de cada número había llegado a casi ocho millones de copias, con ediciones en setenta y cuatro idiomas.

Rusell también escribió una serie de libros llamada Estudios en las Escrituras. Esta serie consta de siete volúmenes, habiéndose publicado el último de ellos después de su muerte acaecida en 1916. muchos de sus seguidores pensaron que este último volumen, que se intitulaba El Misterio Terminado, no fue realmente escrito por el "pastor" Rusell. Esto determinó que un grupo abandonara la organización y formara la "Asociación Aurora de Estudiantes de la Biblia." En la actualidad dicho grupo patrocina el programa radial en idioma inglés "Frank and Earnest" (Franco y Alerta). Los que permanecieron con el grupo original, optaron por la denominación "La sociedad de Tratados de la Atalaya de Sión," pero en 1931 decidieron que el nombre era muy largo y lo cambiaron por otro más corto. Así adoptaron el nombre de "testigos de Jehová." Las disensiones internas han causado múltiples divisiones y muchos grupos han salido de la organización original, sin embargo, el último de los nombrados ha sido más numeroso y el más consistente en predicar las doctrinas de Rusell.

Rusell recibió mucha publicidad adversa a causa de sus constantes y numerosos proyectos de negocios de evidente enriquecimiento fácil, sus absuras maquinaciones y no muy claros negocios. Dos veces entabló juicio de demanda a otras tantas personas por difamación y calumnia, pero perdió ambos casos. Rusell conceptuó estos reveses como persecución, y como resultado de ello su organización creció en forma considerable.

José F. Rutherford, el cual, en forma accidental y transitoria, alguna vez había desempeñado por un breve tiempo el cargo de juez en Missouri, dirigió la sociedad a partir de 1917 hasta su muerte acaecida en 1942. era un orador dinámico y un prolífico escritor. Sus discursos eran grabados en discos fonográficos, los cuales, a su vez, eran usados en la obra de visitación. El testigo que no podía explicar su fe podía usar los discos haciendo que aquellos a quienes visitaba escuchen las grabaciones.

Bajo el liderazgo del "juez" Rutherford los testigos de Jehová erigieron una radioemisora en la isla estatal de la ciudad de Nueva York para transmitir su propaganda. Con esto, aumentó grandemente el número de suscriptores a la revista La Atalaya.

Rutherford era extremadamente anticlerical y por eso se oponía rotunda y ásperamente a toda predicador e iglesia. Dedicó gran parte de su vida a denunciar agriamente a todo aquel que discordaba con sus ideas en cualquier manera.

Cuando Rutherford murió en 1942, Natán H. Knorr tomó las riendas de la organización. Desde entonces, ésta ha crecido en forma fantástica. Las estadísticas de los testigos de Jehová dicen que en 1942 había solamente 106.000 adeptos en todo el mundo. El 1960 tal número había crecido hasta los 851.000, y en 1971 su lista de miembros registrados incluía a 1.502.180 personas.

Uno no puede menos que sentirse impresionado por el tremendo celo y devoción de los testigos de Jehová.

Distribuyen una cantidad increíble de literatura cada año. Al contrario de su fundador, muchos de los testigos de Jehová son gente moralmente buena. Son opuestos a fumar y a beber, y consideran que la honestidad es una virtud importante.

Algunas de las creencias de esta agrupación salen de lo común. Por ejemplo, no aceptan las transfusiones de sangre, por cuanto creen que tal práctica es una violación del mandamiento de Dios que prohíbe comer sangre. Algunas personas han rehusado recibir o permitir una transfusión de sangre, aún en casos críticos y de vida o muerte, cuando la vida del enfermo dependía de dicha transfusión.

Los testigos de Jehová creen en la obediencia a las leyes del gobierno y en ser buenos ciudadanos, pero con dos excepciones. Primera, que son extremadamente pacifistas; por eso, rehúsan prestar servicio militar en cualquier de sus formas, y mucho menos ir a la guerra para defender a su patria. Segunda, se oponen a que se salude a la bandera, al himno nacional, al escudo de la nación y a los demás símbolos patrios; ellos dicen que tales actos son idolatría.

Sin embargo, las más sutiles y peligrosas creencias de los testigos de Jehová no son sus consideraciones en cuanto a la bandera nacional, sino sus desviaciones doctrinales. Es interesante notar que todas las sectas falsas, tales como la de los testigos de Jehová, caen en el mismo error de torcer, distorsionar o negar una o varias doctrinas básicas de las Sagradas Escrituras. Estas doctrinas básicas incluyen la naturaleza de Dios, la naturaleza del hombre, la naturaleza de Cristo y el camino de salvación. Los testigos de Jehová sostienen doctrinas equivocadas y erróneas en cada uno de estos casos.

Una de las razones para los errores doctrinales sostenidos por los testigos de Jehová es su peculiar manera de interpretar las Escrituras. Dicen que creen que la Biblia es la Palabra de Dios e insisten que apoyan una interpretación literal de las Escrituras. En efecto, interpretan literalmente muchos pasajes, sin embargo, no se adhieren a este principio cuando interpretan los pasajes que tratan de varias doctrinas importantes.

Una de las doctrinas falsas que sostienen los testigos de Jehová es la que concierne a la naturaleza de Dios. Con vehemencia, y a veces violentamente, niegan la doctrina de la Trinidad y dicen que es una doctrina originada por Satanás.


Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
28-06-2013 04:29 PM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Caminito
Miembro Senior
****


Mensajes: 796
Grupo: Registrados
Registro en: Jun 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 1
Mensaje: #7
RE: Testigos de Jehová

La Biblia, por el contrario, en forma directa, enseña que Dios es uno y que es tres personas. En Génesis 1:1 leemos: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." En el idioma original, esto es, el hebreo, el verbo "creó" está en tercera persona del singular, en tanto que el nombre "Dios" es Elohim y es un nombre plural. En esta manera, desde el mismo primer versículo de la Biblia se alude a la pluralidad de Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen." Dios se refiere a Sí mismo como "nosotros", en otras palabras. El es plural.

La doctrina de la Trinidad es respaldada también por las enseñanzas del Nuevo Testamento. Cuando el Señor Jesús fue bautizado, Dios el Padre habló desde los cielos y envió al espíritu Santo en forma de una paloma que vino sobre Jesús. También en la Gran Comisión, Jesús dijo: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, el Hijo, y del Espíritu santo" (Mat. 28:19). Nótese que en este versículo el vocablo "nombre" está en singular aunque se refiere a tres Personas distintas. El apóstol pablo se refiere a la trinidad en una de sus bendiciones; "La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del espíritu Santo sean con todos vosotros" ( II Cor. 13::14).

Los testigos de Jehová están en el error también en cuanto a la naturaleza del hombre. No creen que el hombre sea cuerpo, alma y espíritu.

La Biblia, contrariamente, enseña en forma clara y definitiva que el hombre consiste en dos partes, la parte física y la parte inmaterial. Cristo habló de este hecho en Mateo 10:28; "y no teméis a los que matan al cuerpo, mas el alma no pueden matar, temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. "La Palabra de Dios divide luego la parte inmaterial del hombre en alma y espíritu. El alma es aquella parte de ser humano que le da conciencia de sí mismo, espíritu le da conciencia de Dios y el cuerpo le da conciencia de Dios y el cuerpo le da conciencia del mundo que lo rodea o en que vive. En I Tesalonicenses 5:23 Pablo se refiere a estas tres partes del ser humano: "Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

La enseñanza de los testigos de Jehová con respecto al Señor Jesucristo también es equivocada y errónea. Están de acuerdo con que Jesús fue realmente humano, pero niegan que haya sido también Dios. Creen que él es un dios, pero que es inferior a Jehová Dios, que es pre-existente pero no es eterno, que llegó a existir como la primera creación de Dios, y que todas las cosas vinieron como consecuencia o resultado de dicha creación. El principal versículo que usan para apoyar su enseñanza de que Jesús no es Dios es Juan 1:1 QUE DICE: "En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios." En la Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas escrituras, que es una traducción fabricada y usada por los testigos de Jehová, la última parte de este versículo dice: "Y la palabra era un dios." Esta versión les provee de la base que necesitan para la idea de que Jesús fue un dios pero inferior a Jehová.

Poner "un dios" en lugar de "Dios" en esta frase violenta muchas reglas de la gramática griega y hace que el versículo diga algo que no intenta decir. En primer lugar, el contexto de la expresión no enseña el politeísmo, esto es, la creencia en muchos dioses. En segundo lugar, la ausencia del artículo definido. El idioma griego meramente indica cualidad (en este caso, deidad) más bien que identidad, la cual es indicada por el artículo definido, y las reglas para el uso del artículo definido. El idioma griego no tiene un artículo definido difieren radicalmente de las reglas para el mismo fin de los idiomas castellano o Anglés modernos. Así, uno de los "textos de prueba" favoritos por los testigos de Jehová. Lo que en realidad prueba es que su teología es equivocada.

Juan 1:1, al igual que muchos otros versículos de las sagradas Escrituras, respaldan la enseñanza de que Jesús era y es dios. Otro de los escritores del Nuevo testamento registra que Dios el Padre dijo a Jesucristo, Su Hijo, "Tu trono, oh Dios, por el siglo de los siglos; cetro de equidad es el cetro de su reino" (Heb. 1:8).

Otro versículo que apoya poderosamente la deidad de Jesús es Juan 8.24 que dice: "por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis."

Para entender propiamente el significado de la palabras "yo soy," es necesario estudiar los lugares en donde estas palabras ocurren en las Escrituras. Cuando Dios apareció a Moisés en la zarza ardiente, le dijo que vaya a liberar a Su pueblo de Egipto. Moisés replicó: "si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre? ¿Qué les responderé?" Jehová Dios le contestó: "así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros" (Ex. 3:13-14). Dios se presenta a Sí mismo como el Eterno Jehová, aquel que siempre ha existido, que existe en el presente y que existirá para siempre en el futuro. El es el Eterno Uno que es suficiente en Sí mismo.

En Juan 8.24 Jesús hace idéntico reclamo para sí mismo. Cuando se refiere a Su propia persona como "yo soy" está afirmando que El es el Eterno y todo suficiente Jehová. Asignarle un nivel menor que eso es antiescriturario y blasfemo.

Los testigos de Jehová están también errados en su doctrina de la salvación. Una vez le pregunté a un testigo de Jehová: "¿Me podría decir cómo puede usted obtener perdón de sus pecados y cómo puede saber que ha sido aceptado por Dios? Se quedó unos momentos pensativo: "Yo no sé. Nunca podremos saberlo hasta que el reino venga de Dios revele estas cosas. Mientras tanto, debemos hacer lo mejor que podamos y esperar que seremos salvados en aquel día."

En cambio, la Palabra de Dios enseña muy claramente el camino de salvación que Dios ha provisto. En Efesios 2:8 y 9 Pablo dice: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe."

En la traducción de los testigos de Jehová, o sea su versión del Nuevo mundo, el versículo 8 dice así: "Por esta bondad inmerecida, en verdad, ustedes han sido salvados mediante fe; y esto no debido a ustedes, es don de Dios." Los testigos interpretan 4ste versículo afirmando que la expresión quiere decir que "en su bondad" inmerecida para el hombre, Dios le concede una oportunidad de ganar la salvación por su fidelidad.

Consecuentemente, su teología de la salvación se reduce a una creencia en un seudo-salvación o salvación falsa, conseguible por las obras. Irónicamente, su propia traducción dice que la salvación no se puede obtener por obras.

Resulta muy interesante notar las enseñanzas equivocadas de los testigos de Jehová, al igual que otras sectas similares, se asemejan mucho a la verdad enseñada en la Sagradas Escrituras. Sin un cuidadoso examen, parecerían ser similares. Por esta razón , muchos cristianos verdaderos son engañados y seducidos a sus errores.

El Señor Jesucristo advirtió que en los postreros días "muchos falsos profetas se levantarán, y engañan a muchos" (Mat. 24:11). El apóstol Pedro también advirtió: "Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aún negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina" (II Ped. 2:1). Por tal razón, los creyentes cristianos deben ser precavidos y tener mucho cuidado para no dejarse seducir por las erradas enseñanzas de los testigos de Jehová o de cualquier otra secta.

LOS TESTIGOS DE JEHOVA
Andres. E. Johnson


Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
28-06-2013 04:37 PM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta  Enviar Tema 

Posibles Temas Similares...
Tema: Autor Respuestas: Vistas: Ultimo Mensaje
  Preguntas a los testigos de Jehová Andres 0 699 04-06-2012 09:58 PM
Ultimo Mensaje: Andres

Ver la Versión para Impresión
Mandar este Tema a algún Amigo
Subscríbete a este Tema | Agrega este Tema a Tus Favoritos

Salto de Foro:


2008 - Siguiendo sus Pisadas y Ministerio Momento de Decisión