¡Bienvenido!
Gracias por visitar http://www.forodelabiblia.net. Si aún no lo has hecho, te invitamos a registrarte. Si ya eres miembro de foro, puedes iniciar sesión. Recuerda leer los temas ubicados en el foro de Anuncios antes de participar.


Enviar Respuesta  Enviar Tema 


PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA
Autor Mensaje
Heriberto
Super Moderador
******


Mensajes: 1,289
Grupo: Super Moderadores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 3
Mensaje: #1
PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA

Era un día ventoso y desapacible como los que frecuentemente caracterizan el clima de primavera en las mesetas patagónicas. El viento arreciaba con ráfagas de más de 100 km./h. y levantaba molestas nubes de tierra que dificultaban el desplazamiento de los transeúntes que se aventuraban a salir a las calles.
Quizá sea oportuno aclarar que el seco viento patagónico, a pesar de su elevada intensidad (Hay registros de más de 220 Km./h), es "lineal", de oeste a este, y salvo algunos inconvenientes puntuales, por lo general no es muy devastador, pues simplemente "pasa", sin originar destructivos remolinos como suele ocurrir, por ejemplo, con tornados y ciclones en otras zonas. Pero, obviamente, es ruidoso y molesto, poniendo a prueba la resistencia física y anímica de cualquier mortal que se atreva a circular en semejantes condiciones climáticas.
En aquella agobiante jornada, por razones laborales concurrí a un humilde hogar, y mientras realizaba mis tareas observé que en el patio de la vivienda se encontraba una simpática niña, de unos cinco años de edad, jugando alegremente en medio del ventarrón. Su cabello, largo y rizado, flameaba y se enredaba con la fuerza del viento, pero la pequeña permanecía embelesada en alguna placentera actividad, totalmente indiferente al temporal.
Movido por la curiosidad me acerqué y observé que estaba "cocinando" tortas de barro, que preparaba en su improvisada "batería de cocina" de relucientes envases de conservas.
La carita de la niña reflejaba felicidad cada vez que las latas caían rodando disparadas por el viento, y una y otra vez las recogía, colocándolas pacientemente sobre un viejo cajón de madera que hacía las veces de mesa. No estaba disgustada con el viento, simplemente lo aceptaba como natural aliado de su juego.
Aquellas imágenes quedaron registradas vívidamente en mi memoria. Era una perfecta representación de la paz. Las fuertes ráfagas de viento, con su típico sonido sibilante, desperdigaban papeles y objetos sueltos; grises nubes de polvo se elevaban por los aires, pero en medio de la furiosa tormenta una valiente niña, con su cabellera al viento y sus ojos entrecerrados, se entretenía plácidamente sin interrumpir su juego "al aire libre".
Cuántas veces las tormentas de la vida pueden interrumpir nuestra paz y gozo en el Señor, y anular nuestro servicio para Él. En algunas ocasiones podemos estar en peligro de ser llevados por doquiera de todo viento de doctrina (Ef.4:14) mientras que en otras tenemos que luchar con nuestras dudas, pudiendo llegar a ser semejantes a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra (Stg.1:8)
Pero aquí nos será útil recordar lo relatado en Marcos 6 respecto de una experiencia de los discípulos del Señor Jesús, cuando en una agitada noche navegaban en medio del mar de Galilea. El Señor "viéndoles remar con gran fatiga porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche, vino a ellos andando sobre el mar, y quería "adelantárseles".
Al principio los discípulos se sobresaltaron, pero enseguida oyeron la voz del Señor: "¡Tened ánimo; Yo soy, no temáis!" "Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento: y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban."
Repasemos algunos detalles:
En primer lugar, el Señor los vio "remar con gran fatiga". Jamás pensemos que el Señor ignora nuestros esfuerzos y luchas en medio de la intensidad del viento que nos es contrario, a pesar de que nosotros mismos a veces no logremos percibir la presencia divina. Segundo; el Señor "quería adelantárseles". Nunca atravesamos un temporal sin que el Señor vaya adelante. Tercero; a su tiempo el Señor aborda nuestra barca, y para nuestro asombro el viento se calma.

Difícilmente podré olvidar el cuadro viviente de aquella intrépida niña, como figura apropiada de lo que significa estar en paz en medio de la tormenta.

"Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas" (Stg.1:2)

03-06-2008 02:19 PM
Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Jose Elias Maldonado
Unregistered


Mensaje: #2
Question  RE: PAZ EN MEDIO DE LA TORMENTA

A veces suele ocurrir cuando pasamos por cosas que no podemos controlar que nos bajoneamos y nuestro animo decae, en vez de aferrarnos a Dios, y a sus promesas por a veces su voluntad no es la nuestra. El nos prometio "MI PAZ OS DEJO, MI PAZ OS DOY, NO COMO EL MUNDO LA DA" es dificil confiar que el hara lo mejor para sus hijos y no entendemos , en enfermedades, en accidentes, en el trabajo y tantas cosas mas. Hace bien recordar estas cosas sabiendo que la vida de un cristiano es una constante tormenta, pero caminando con El podemos tener paz y esperanza en nuestra vida aqui.

04-10-2008 10:26 AM
Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta  Enviar Tema 

Ver la Versión para Impresión
Mandar este Tema a algún Amigo
Subscríbete a este Tema | Agrega este Tema a Tus Favoritos

Salto de Foro:


2008 - Siguiendo sus Pisadas y Ministerio Momento de Decisión