¡Bienvenido!
Gracias por visitar http://www.forodelabiblia.net. Si aún no lo has hecho, te invitamos a registrarte. Si ya eres miembro de foro, puedes iniciar sesión. Recuerda leer los temas ubicados en el foro de Anuncios antes de participar.


Enviar Respuesta  Enviar Tema 


9 Jesús camina sobre el mar
Autor Mensaje
Oscar Goinheix Lehrer
Unregistered


Mensaje: #1
9 Jesús camina sobre el mar

Jesús camina sobre el mar
¿Caminó Jesús sobre el agua? Tanto Mateo, como Marcos y Juan utilizan al verbo griego “peripateo” (caminar, andar, ir de camino, proceder, seguir una conducta) para describir a Jesús y también a Pedro caminando sobre el mar. La importancia de este verbo es la de definir si Jesús y luego Pedro, apoyaban sus pies sobre el agua como si caminaran sobre suelo firme, o si se desplazaban como flotando apenas por encima del mar. Y lo que el estudio de este verbo indica es que Jesús y Pedro pisaban el agua.

Entonces las dificultades que este pasaje tiene son dos: ¿cómo un hombre puede pisar el agua y no hundirse en ella?, y solucionado ese interrogante ¿cómo puede un hombre avanzar caminando sobre una superficie tan inestable como el mar agitado, sin perder el equilibrio?

Conocemos animales pequeños que consiguen caminar sobre el agua. Un insecto puede apoyarse y caminar sobre una superficie de agua gracias a que su peso – aunque mayor que el del agua – no es suficiente para romper la tención superficial. Esta tensión superficial es el resultado de la cohesión de las moléculas de agua que se resisten a separarse unas de otras.

También hay un reptil – mucho más grande que un insecto – que consigue correr sobre el agua. Su truco es dar el siguiente paso antes que esa pata comience a hundirse. Dando pasos lo suficientemente rápidos, distribuye su peso sobre una cantidad de pisadas mucho mayor al número de sus patas (4).

Pero el peso de un hombre es miles de veces mayor al de un insecto, y su velocidad es cientos de veces inferior a la del reptil. Por ese lado resulta difícil intentar explicar este relato.

Algunos sugieren que Jesús caminaba sobre un banco de arena o de piedras sumergidas. Se ha investigado la posibilidad de que Jesús estuviese atravesando la desembocadura del río Jordán en el Mar de Galilea. Esa desembocadura, en algunas épocas del año, se puede atravesar fácilmente a pié.

La explicación en sí es factible. Los discípulos se enfrentaban a viento contrario que les impedía avanzar. Esa situación causa que un barco se desplace lateralmente más de lo que avanza. Así, se dirige en una dirección muy diferente de aquella que apunta la proa. Si esto sucedió hacia estribor, los discípulos estaban ya muy próximos a la costa norte del mar.

Nótese que según Mateo 14:23-24 y Marcos 6:47 al anochecer – es decir luego de la puesta del sol – la barca estaba en medio del mar. Y según Mateo 14:25 y Marcos 6:48 Jesús fue a ellos en la cuarta vigilia, o sea entre las 3 y 6 de la madrugada. En todo ese tiempo, de acuerdo a Juan 6:19, lograron avanzar apenas 25 a 30 estadios (x 182 metros).

Según ambos relatos, al anochecer, la barca estaba “en medio del mar”; mientras que Juan 6:21 nos dice que a la madrugada siguiente ellos no estaban lejos de la costa. Esto fortalece la teoría de que la barca experimentó una importante deriva hacia la costa.

Otro fenómeno que sucede es que el viento tiende a empujar al agua de mar. El mar crece adonde asota el viento, y baja donde hay viento desde la costa. Entonces la desembocadura del Jordán estaba aún más baja de lo normal. Esta bajante inusual pudo incluso haber causado que la embarcación de los discípulos varase. Entonces ya no avanzaban nada.

Su proximidad a la costa lo indica Juan en 6:21; pero además es la única forma en que Jesús los podía haber visto según Marcos 6:48 antes de acercarse y en la oscuridad de la madrugada.

En esa circunstancia los ve Jesús, que venía rodeando la costa norte del mar. Se aproxima para auxiliarlos (Juan 6.19), o más probablemente para darles indicaciones de su verdadera ubicación y condición. Para eso Jesús intenta colocarse frente a ellos, lo que se interpreta como “quería adelantárseles” en Marcos 6:48.

En eso los discípulos lo ven como andando sobre el mar y se asustan pensando que se trataba de un fantasma. Esto ocurre porque se creían en medio del mar, y por la claridad de las ropas de Jesús en la oscura madrugada.

Luego Jesús se identifica y les da ánimo. Los discípulos aún no comprenden la situación y creen que Jesús está caminando mágicamente sobre el agua. Esto es “porque tenían la mente embotada” (Marcos 6:52 NVI.).

Entonces Pedro le pide a Jesús que él también repita la proeza. Pedro se baja de la barca, pisa el banco donde estaban varados, y comienza a caminar, pero se asusta y se cae. Jesús lo auxilia, suben a la barca y terminan el viaje.

Las preguntas que surgen son: Si Jesús no caminó sobre el agua sino que en realidad solo parecía hacerlo ¿por qué no corrigió a los discípulos que así lo creyeron?, y ¿por qué el Espíritu Santo guió a los evangelistas a escribirlo así?

La primer pregunta se comienza a responder en Marcos 6:52. Los discípulos eran incapaces de comprender (tenían la mente embotada NVI, estaban endurecidos sus corazones RV95). Jesús simplemente no intentó lo que sabía imposible. Más bien esperó al momento oportuno. Eso se va a dar paulatinamente a partir de 7:18, y 8:17-21.

No esta expreso en los evangelios si Jesús alguna vez les clarificó este hecho. Quizás nunca lo hizo porque tenía otras enseñanzas más importantes que impartirles. Eso no lo sabremos; pero está claro que Jesús les transmitió a los evangelistas qué sucedió cuando él se quedó solo (Mateo 14:23; Marcos 6:46).

La segunda pregunta se responde leyendo atentamente a los relatos. Nosotros entendemos que los discípulos pensaron que Jesús estaba caminando encima del agua y no por el agua como realmente habría sucedido. Sería interesante comparar cómo Mateo y Marcos se expresan para diferenciar cada situación; con qué palabras narran los hechos y con qué palabras expresan los pensamientos. Sin embargo, los relatos no mencionan a los pensamientos de los discípulos. Apenas se dice lo que sucedió, no lo que ellos creyeron que sucedía.

Mateo y Marcos se valen de la palabra griega “epi” (sobre, a, en, junto a, referente a, por, ante, con base en, durante, además de, de, para, contra), y no la palabra “uper” (sobre, por encima de, más allá de). Sabemos que de los sinópticos, el de Mateo fue el primero y que fue inicialmente escrito en arameo. Marcos escribió en griego, pero él también pensaba en arameo. ¿A qué palabra aramea corresponde “epi”? La palabra aramea con que traduciríamos “epi” probablemente sería “´al” (sobre, a, en, junto a, acerca de, por, hacia, a causa de, encima de, contra, por; altura). Pero “´al” se traduce también como “uper”. La palabra aramea que solo se traduce como “epi” es “bá´ad” (por, a través de, detrás de, sobre, a favor de).

Podemos fácilmente aducir que el significado de “epi” al que apelaron Mateo y Marcos es “por”. Esta es una de las acepciones de “epi”, pero también lo es de “´al” y de “ba´ad”. Por lo tanto, es válido afirmar que el Espíritu Santo dijo que Jesús caminaba por el mar, y no que caminaba sobre el mar.

También es aceptable afirmar que los discípulos nunca tuvieron una idea errónea a ese respecto y que se asustaron de ver a un fantasma caminando por el mar. Entonces Jesús sí los corrigió; les dijo que no se trataba de un fantasma caminando por el mar, sino de él en persona caminando por el mar.

De haber sido así ¿por qué los discípulos adoraron a Jesús? La respuesta es múltiple. Innegablemente el hecho en sí tiene mucho que ver. Pero hubo otros muchos componentes como que la tormenta cesara inmediatamente al subir Jesús a la barca. Otro componente pudo haber sido la actitud de Jesús que vino a salvarlos. Recuérdese que ellos estuvieron impotentes, luchando por su seguridad durante toda la noche. En ese estado de angustia, frustración, temor, y desespero, viene Jesús y con gran facilidad les brinda seguridad.

Entonces la dificultad de este pasaje nunca estuvo en cómo consiguió Jesús caminar sobre el agua, sino en nuestra interpretación fantástica del relato. La dificultad está en lo que leemos, no en lo que está escrito. ¿Seremos capaces de revertir esa situación?

Los judíos no podían aceptar que el hijo de José, un hombre como ellos, fuese el Hijo de Dios. Nosotros no podemos entender que el hijo de Dios fuese el hijo de José, un hombre como nosotros. Por eso estamos predispuestos a adjudicarle atributos sobrehumanos que no tuvo. Esa es la mayor dificultad.

09-11-2009 09:39 AM
Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta  Enviar Tema 

Posibles Temas Similares...
Tema: Autor Respuestas: Vistas: Ultimo Mensaje
  Jesús, como Jesús no era Dios Oscar Goinheix Lehrer 63 14,584 04-01-2014 05:25 PM
Ultimo Mensaje: eduardo chang

Ver la Versión para Impresión
Mandar este Tema a algún Amigo
Subscríbete a este Tema | Agrega este Tema a Tus Favoritos

Salto de Foro:


2008 - Siguiendo sus Pisadas y Ministerio Momento de Decisión