¡Bienvenido!
Gracias por visitar http://www.forodelabiblia.net. Si aún no lo has hecho, te invitamos a registrarte. Si ya eres miembro de foro, puedes iniciar sesión. Recuerda leer los temas ubicados en el foro de Anuncios antes de participar.


Enviar Respuesta  Enviar Tema 


1º Pedro, Estudio 1, por Samuel Pérez Millos
Autor Mensaje
Andres
Administrador
*******


Mensajes: 266
Grupo: Administradores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 2
Mensaje: #1
1º Pedro, Estudio 1, por Samuel Pérez Millos

Créditos: http://www.pym25.org

ESTUDIO 1

GRACIA Y PRINCIPIO DE VIDA

Pasaje: 1:1-25

OBJETIVOS DEL ESTUDIO.


OBJETIVOS DEL ESTUDIO.

1. Considerar aspectos generales sobre la epístola.

2. Establecer un bosquejo para su estudio.

3. Entender el propósito y modo de salvación del creyente.

4. Comprender el concepto de gracia y su efecto.

5. Considerar los primeros aspectos de la vida en la gracia.

6. Aplicar el estudio a la vida personal.




TAREAS.

1. Dedicar tiempo a la oración pidiendo la ayuda y dirección del Señor sobre el estudio, y su posterior aplicación personal.

2. Leer varias veces el pasaje que se estudia y, si es posible, en versiones distintas.

3. Analizar el contenido del pasaje, sin ninguna ayuda, anotando las conclusiones que se obtengan.

4. Volver a estudiarlo con ayuda de las notas y contrastar los resultados.

5. Responder a las preguntas de repaso.

INTRODUCCIÓN

La Biblia y cualquiera de sus partes es el único escrito inspirado por Dios, que lo convierte en su única palabra escrita, mediante la cual se revela a los hombres. Estudiar sistemáticamente la Palabra es no solo un privilegio, sino una responsabilidad, ya que en el conocimiento y aplicación de la misma se alcanza el desarrollo espiritual, la correcta forma de vida y la limpieza necesaria según el propósito y pensamiento de Dios (2 Ti. 3:16). La Biblia es también la base firme de la fe, esto es, lo que cada creyente debe creer como doctrina, es decir, enseñanza procedente de Dios mismo. Los escritos del Nuevo Testamento proceden, en su mayoría de los apóstoles de Cristo y en ellos se establece el fundamento de la fe cristiana (Ef. 2:20). Si la enseñanza de la Escritura y su aplicación a la vida cotidiana produce creyentes maduros, lo contrario, el desconocimiento de la Palabra, no importa cual sea su extensión, genera un estado de infantilismo espiritual con serias consecuencias (Ef. 4:14). En el estudio de las epístolas del Nuevo Testamento, se suele hacer énfasis en las que se denominan -desde el punto de vista humano- las grandes cartas de Pablo, pero no siempre se conocen con la misma intensidad los restantes escritos, llegando a situar a los demás escritores como de segundo nivel. Cualquier distinción entre escrito y escrito es el resultado de una incorrecta comprensión de la inspiración plenaria de la Biblia. Por tanto, debe dedicarse plena atención al escrito que se considera, la Primera epístola del apóstol Pedro, con el mismo interés y aplicación que cualquiera de los restantes que forman el Nuevo Testamento.

En el comienzo de la carta, el apóstol enfatiza la condición de los creyentes que son elegidos, santificados, transformados y redimidos. Todas estas bendiciones alcanzadas por gracia, tienen una proyección para el presente y para el futuro. Las riquezas de la herencia reservada en los cielos permite superar con gozo las aflicciones del tiempo actual, por las que muchos creyentes estaban atravesando (v. 6). En medio de los conflictos, el cristiano es guardado “por el poder de Dios” (v. 5). Todo esto se desarrolla dentro de la esfera de la gracia que proporciona plena seguridad.


I. CONCEPTOS GENERALES

A) LA EPÍSTOLA EN LA IGLESIA PRIMITIVA.

1. Referencias.

1.1. No es una carta universal o católica en el sentido amplio del término.

1.1.1. Está dirigida a un grupo de destinatarios más amplio que la mayoría de las epístolas del Nuevo Testamento.

1.1.2. Tiene destinatarios concretos (1:1)

1.2. La epístola está encuadrada entre los llamados escritos no cuestionados, esto es, los que fueron aceptados sin reservas en la iglesia primitiva.

1.2.1. Eusebio la reconoce como un escrito de Pedro.

1.2.2. Policarpo la utiliza ampliamente en sus escritos.


1.3. Es escrito más antiguo que reconoce la existencia de esta primera carta (2 P. 3:1)

B) LA CRÍTICA LIBERAL.

1. La crítica liberal o Alta Crítica y la epístola.

1.1. Se dan algunos argumentos para cuestionar el escrito como de Pedro.

1.2. Se afirma que el griego de ella es fluido, correcto y aún elegante, impropio de un galileo sin gran cultura literaria.

1.2.1. Cuestión que puede superarse fácilmente si el amanuense era un hombre culto y de estilo refinado.

1.2.2. Tampoco hay razón para pensar que Pedro fuera un iletrado.

1.3. Las persecuciones que se mencionan en la carta no parecen corresponder a tiempos de Pedro, sino a posteriores.

1.3.1. No es argumento suficiente ya que los cristianos fueron objeto de persecución desde el principio.

1.3.2. Algunas muy violentas aun cuando no tan extensas como las grandes persecuciones promovidas por emperadores romanos.

1.4. No se aprecian evidentes pruebas de testimonio personales sobre Cristo, como sería de esperar de un testigo presencial.

1.4.1. Olvidan la referencia directa a los padecimientos de Cristo, hecha por el autor como testigo presencial (1 P. 5:1).

1.5. Los críticos encuentran una influencia de Pablo en la teología de la carta.

1.5.1. Pedro era un buen conocedor de Pablo.

1.5.2. Pedro era un lector de los escritos de Pablo (2 P. 3:15-16).

1.5.3. La teología de ambos era la misma y ya había sido aceptada como igual anteriormente (Gá. 2:2, 7-10).

C) PATERNIDAD LITERARIA

1. El escritor.

1.1. La afirmación de la carta (1:1)

1.2. No hay otro Apóstol de Jesucristo de este nombre.

1.3. Destaca la humildad del escritor.

1.3.1. A pesar de su autoridad apostólica, se identifica con los presbíteros de la iglesia como uno entre ellos (5:1).

2. Evidencias internas.

2.1. Lenguaje común con los discursos de Pedro.

2.1.1. Se aprecia una identidad en expresiones de la carta y otros escritos y palabras del apóstol Pedro.

(1) Dios no hace acepción de personas (1:17, comp. Hch. 10:34).

(2) Alusiones a la resurrección de Jesús (1:21, comp. Hch. 2:32; 3:15; 10:40).

(3) Cristo como cabeza de la iglesia (1:2, 7, 8, comp. Hch. 4:11).

3. El apóstol que escribe la carta.

3.1. Primeros años.

3.1.1. Su nombre hebreo era Simón (Hch. 15:14; 2 P. 1:1).

3.1.2. Su padre se llamaba Jonás (Mt. 16:17).

(1) Nombre un tanto extraño en los círculos de los fariseos, que no aceptaban al profeta como auténtico, por causa de los destinatarios de la profecía y de la falta de cumplimiento de lo que había profetizado.

(2) Juan le da el nombre de Juan en su evangelio (Jn. 1:42).

3.1.3. Hombre casado (Mr. 1:30).

(1) Cuando viajaba como misionero lo acompañaba su esposa (1 Co. 9:5).

3.1.4. Era natural de Betsaida (Jn. 1:44).

3.1.5. Tenía casa en Capernaúm (Mr. 1:21).

3.1.6. Pescador del mar de Galilea.

3.1.7. Sin duda conocedor y en cierta medida seguidor de Juan el Bautizador.

(1) Su hermano Andrés fue discípulo de Juan (Jn. 1:39).

3.2. El llamado.

3.2.1. Un primer contacto con Cristo se produjo por mediación de Andrés (1: 41).

3.2.2. Mas tarde el llamado al seguimiento dejando todo, tuvo lugar más tarde, a orillas del Mar de Galilea (Mr. 1:16s).

3.2.3. Perteneció al llamado Grupo Íntimo, formado por Juan, Santiago y él (Mr. 3:16 ss).

(1) Había una notable afinidad de carácter entre los tres.

(2) Presenció milagros y acontecimientos que los restantes discípulos no tuvieron ocasión.

3.3. El sobrenombre de Pedro.

3.3.1. Puesto por Cristo (Jn. 1:42).

(1) Hasta entonces nadie se había llamado por un nombre semejante.

3.3.2. El nombre arameo Kefa``", Cefas significa tanto roca como piedra.

3.3.3. Reiterado de nuevo con motivo del testimonio sobre Cristo (Mt. 16:18).

3.4. En el ministerio de Cristo.

3.4.1. Fue uno de los primeros discípulos.

3.4.2. Hombre de devoción impulsiva (Mt. 14:28; Lc. 14:29)

3.4.3. Fue el portavoz de los 12 en varias ocasiones (Mt. 15:15; 18:21; Mr. 1:36-36; 8:29; 9:5; 10:28, 11:21; 14:29ss; Lc. 5:5; 12:41).

3.4.4. Testifica del profundo impacto que le causó la transfiguración del Señor (1 P. 5:1).

3.5. La comisión de Pedro.

3.5.1. Un pasaje polémico (Mt. 16:18ss).

(1) Debe atenderse a lo que dijo Pedro.

(2) Debe entenderse lo que es Pedro.

(3) Ante el texto se abren varias vías interpretativas.

3.5.2. La interpretación más consonante con la Escritura.

(1) Pedro reconoce que la roca sobre la que la Iglesia es edificada, es Cristo (2:4).

(2) Cristo hace descansar el fundamento sobre la doctrina apostólica (Ef. 2:20).

(3) A Pedro le comisiona par abrir el reino por la predicación.

a) Primero a los judíos en Jerusalén (Hch. 2:14 ss.).

b) Luego a los gentiles en casa de Cornelio (Hch. 10:23 ss.).

3.5.3. La comisión del pastoreo (Jn. 21:15-17).

(1) Comisionado por el Señor para ejercer el don de pastor en su Iglesia, cuidado de su rebaño.

(2) En este afecto pastoral escribe la epístola.

(3) El don y la encomienda del Señor no le da privilegios especiales sobre el resto de los apóstoles y mucho menos lo eleva a la condición de vicario de Cristo y obispo universal de su Iglesia.

3.6. Pedro en la Iglesia apostólica.

3.6.1. No cabe duda del liderazgo que Pedro ejerce en la primera comunidad cristiana y la acción de orientación en el colegio apostólico.

3.6.2. Antes de Pentecostés asume la dirección de la comunidad (Hch. 1:15ss).

3.6.3. Es el principal predicador (Hch. 2:14ss; 3:12ss).

3.6.4. Habla en nombre de los demás ante las autoridades (Hch. 4:8).

3.6.5. Preside en la administración de disciplina (Hch. 5:3ss).

3.6.6. En Samaria, primer campo misionero, ocupa el mismo liderazgo (Hch. 8:14 ss.).

3.6.7. El primer apóstol para evangelizar a los gentiles, sobre la base de una actuación divina providencial (Hch. 10:1ss).

3.7. Pedro en Roma.

3.7.1. No como fundador de la iglesia, pero es evidente que estuvo allí.

3.7.2. La historia habla de su muerte por crucifixión.


D) DESTINATARIOS

1. Creyentes expatriados (1:1)

1.1. Literalmente extranjeros.

1.2. Creyentes que viven temporalmente en otro país que no es el suyo.

1.3. Los nombres de los lugares corresponden a las provincias de Roma en el Asia Menor.

1.3.1. Algunos de estos lugares fueron evangelizados por Pablo.

1.3.2. Probablemente era ahora el territorio en donde Pedro actuaba más directamente.

1.4. El origen judío de tales personas fue defendido antiguamente.

1.4.1. La dificultad, es que la Iglesia no es un cuerpo de judíos ni de gentiles, sino una unidad espiritual, que integra a todos los salvos sin distinción de nacionalidad (Gá. 3:28; Ef. 2:14-15).

1.4.2. Podría tratarse de comunidades cristianas de los esparcidos de Jerusalén a causa de la persecución (Hch. 8:1, 4; 11:19).

1.5. Un concepto más amplio.

1.5.1. Pedro usa el término para referirse a personas en tránsito, o que residen temporalmente en un lugar que no es su residencia definitiva (2:11).

1.5.2. Una utilización semejante a la que hacen los LXX para referirse a Abraham (Gn. 23:4; Sal. 39:12).

1.5.3. Los destinatarios deben ser considerados como personas que tienen otra residencia, es decir, creyentes en general.

(1) Están en el mundo pero no son del mundo (Jn. 17.15, 16).

(2) La ciudadanía de los cristianos y lo que aguardan es celestial (Fil. 3:20; He. 11:13-16).


1.6. Los destinatarios directos, o primarios, serían las iglesias establecidas en Asia Menor, pero por extensión comprende a todos los cristianos.

E) LUGAR Y FECHA DE REDACCIÓN.

1. El lugar mencionado por el mismo autor.

1.1. Recibe el nombre de Babilonia (5:13).

1.1.1. Requiere que se precise de que lugar se trata.

1.2. Babilonia de Mesopotamia.

1.2.1. Identificación difícil de aceptar, porque en esos tiempos era de mínima importancia, y prácticamente desierto.

1.3. Babilonia de Egipto.

1.3.1. Lugar situado al norte de Egipto, que era un puesto militar romano.

1.3.2. De poca importancia como ciudad.

1.4. Babilonia usada como referencia a Roma.

1.4.1. Es usado en el lenguaje figurado en Apocalipsis (14:18; 16:19; 17:5).

1.3.2. Debe referirse con toda seguridad a la Roma de los Césares.

1.3.3. Se piensa que el nombre lo usa como un modo de protección frente a las dificultades y persecuciones.

1.3.4. Este nombre significaría la ciudad que se oponía, como fue Babilonia, al pueblo de Dios, con una gran prosperidad mundana (Is. 47:1, 5, 8; Jer. 51:13).

1.3.5. Roma, como Babilonia antigua, se había opuesto hasta la insolencia contra Dios (Jer. 50:29).

2. Fecha de redacción.

2.1. Es bastante difícil de precisar.

2.2. Posiblemente se escribió en los tiempos siguientes a la primera prisión de Pablo, incluso algunos piensan que lo hizo después de su muerte.

2.2.1. De ser así, se habría escrito en un tiempo próximo al inicio del período de las grandes persecuciones a la Iglesia.

2.2.2. La primera prisión de Pablo en Roma ocurrió sobre los años 61-62.

2.2.3. Después de un período de libertad, volvió a ser encarcelado y muerto en tiempos de Nerón, en el año 64.

2.3. Datos que permiten aproximar la fecha.

2.3.1. Se menciona a Marcos en la carta (1 P. 5:12, 13).

(1) Marcos había sido solicitado por Pablo cuando estaba en su segunda prisión, esperando ser ejecutado (2 Ti. 4:11).

(2) Si estuvo en los últimos tiempos de Pablo, no es raro que estuviera con Pedro en Roma cuando escribió esta carta.

2.3.2. Se cita a Silas en la carta (1 P. 5:12) como amanuense

2.4. Si Pedro estuvo en Roma en tiempos de la muerte de Pablo, o inmediatamente después, la carta debió haberse escrito sobre el año 64.

F) TEMA DE LA CARTA

1. Las persecuciones que se mencionan

1.1. En la epístola se alude a la persecución en tres pasajes (1:6; 3:13-17; 4:12-19).

1.2. Las dos primeras referencias pudieran aplicarse a persecuciones en general, a las que están expuestos todos los creyentes en cualquier tiempo (5:9).

1.3. Parece que Pedro esta hablando de una persecución específica que se había iniciado (4:12).


1.4. Pedro habla de persecuciones en general, por la que los cristianos estaban atravesando.

1.4.1. Desde el primer momento, el cristianismo fue perseguido.

1.4.2. Las persecuciones (ya en Hechos) había hecho huir de sus lugares a muchos creyentes (cf. Hch. 11:19).

1.5. El ambiente de persecución se respira en otros escritos del Nuevo Testamento (cf. Stg. 1:2).

2. Principales razones que motivaron el escrito.

2.1. Alentar a los creyentes en medio de las pruebas.

2.2. Recordarles el comportamiento cristiano que ha de ser consecuente con la fe y el correcto seguimiento a Cristo (2:21).

2.3. Hacerles reflexionar sobre la necesidad de vivir vidas santas en medio de una sociedad corrupta (1:13-17; 4:3, 4).

2.4. Exhortar sobre el testimonio cristiano en el hogar.

2.4.1. Comportamiento correcto frente a los no creyentes como el mejor mensaje del evangelio (3:1).

2.4.2. Una ética matrimonial distinta a la del mundo (3:1-9).

2.5. Hablar de la ética cristiana en el mundo (3:14-17).

2.6. Instruir a los creyentes y recordarles sobre temas doctrinales precisos.

2.6.1. La esperanza cierta (1:3 ss).

2.6.2. La redención (1:18 ss).

2.6.3. El fundamento de la iglesia (2:4-8).

2.6.4. El pastoreo de la congregación (5:1ss).

3. Estructura de la carta.

3.1. Se divide en párrafos doctrinales con aplicaciones prácticas.

3.2. Primera sección doctrinal (1:3-12).

3.2.1 La vida nueva (1:3-5).

3.2.2. El gozo en las tribulaciones (1:6-9).

3.2.3. El testimonio profético (1:10-12).

3.3. Primera sección exhortativa (1:13-2:3).

3.3.1. Santidad en la vida cristiana (1:13-16).

3.3.2. Actitud para con Dios (1:17-21).

3.3.3. La caridad para con los hermanos (1:22-2:3).

3.4. Segunda sección doctrinal (2:4-10).

3.4.1. El pueblo de Dios.

3.5. Segunda sección exhortativa (2:11-3:17).

3.5.1. Exhortación general (2:11-12).

3.5.2. La sumisión cristiana al poder civil (2:13-17).

3.5.3. Los esclavos (2:18-25).

3.5.4. La vida matrimonial (3:1-13).

3.5.5. El sufrimiento inocente (3:13-17).

3.6. Tercera sección doctrinal (3:18-22).

3.6.1. La obra de Cristo (3:18).

3.6.2. La responsabilidad frente al evangelio (3:19-22).

3.7. Tercera sección exhortativa (4:1-5:12).

3.7.1. Llamamiento a la santidad (4:1-6).

3.7.2. Ejercicio de las virtudes (4:7-11).

3.7.3. Sobre el sufrimiento (4:12-19).

3.7.4. Comportamiento del presbiterio, los jóvenes y los demás creyentes (5:1-7).

6.7.5. Exhortación a la vigilancia (5:8-9).

4. Tema de la carta.

4.1. Texto clave de la carta 5:12.

4.2. La verdadera gracia y sus consecuencias en la vida del creyente.


G) BOSQUEJO DE LA EPÍSTOLA.

1. Saludo e introducción (1:1-2) .

2. La gracia y la seguridad (1:3-12).

2.1. Doxología (1:3-9).

2.2. Los profetas y el evangelio (1:10-12).

3. La gracia y la vida santa (1:13-2:10).

3.1. En la santidad (1:13-16).

3.2. En el respeto reverente (1:17-21).

3.3. En el amor (1:22-25).

3.4. En el crecimiento (2:1-10).

4. La gracia y la sumisión (2:11-3:12).

4.1. A los gobiernos (2:11-17).

4.2. A los amos (2:18-25).

4.3. A los maridos (3:1-7).

4.4. Recapitulación (3:8-12).

5. La gracia y el sufrimiento (3:13-4:19).

5.1. Razones para el sufrimiento (3:13-4:6).

5.1.1. Enseñanza general (3:13-17).

5.1.2. Ejemplo supremo de Cristo (3:18-22).

5.1.3. Consecuencias del ejemplo de Cristo (4:1-6).

5.2. Reacciones en el sufrimiento (4:7-19).

5.2.1. Estilo de vida en el sufrimiento (4:7-11).

5.2.2. Aceptación natural del sufrimiento (4:12-19).

6. La gracia y el servicio (5:1-11).

6.1. El ministerio pastoral bajo la gracia (5:1-4).

6.2. La sumisión y la humildad (5:5-6).

6.3. La vigilancia necesaria (5:7-9).

6.4. Doxología (5:10-11).

7. Cierre y despedida (5:12-14).


II. EXEGESIS DE LA CARTA.

1. SALUDO E INTRODUCCIÓN (1:1-2).

1. La introducción (1:1)

Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia.

Pevtro" ajpovstolo" jIhsou` Cristou` ejklektoi`" parepidhvmoi" diaspora`"
Pedro apóstol de Jesucristo a elegidos extranjeros de dispersión Povntou, Galativa", Kappadokiva", jAsiva" kaiV Biquniva",
de Ponto Galacia Capadocia Asia y Bitinia.

1.1. La presentación del escritor.

1.1.1. Se presenta como Pedro.

1.1.2. No habría muchos, posiblemente ninguno conocido suficientemente por la iglesia primitiva con ese nombre.

1.2. La autoridad del escritor.

1.2.1. Quien escribe es el apóstol de Jesucristo.

1.2.2. El autor se define excluyendo a cualquier otro, ya que sólo uno era Pedro y apóstol de Jesucristo.

1.2.3. Había sido llamado por Jesús, como se consideró antes.

1.2.4. Comisionado para el apostolado por Cristo mismo.

1.2.5. El Señor le había encomendado el pastorado de su rebaño (Jn. 21:15-17).

1.3. Los destinatarios.

1.3.1. Se les llama primeramente elegidos (ejklektoi``").

(1) En la versión RV60, aparece en el segundo versículo, pero en el texto griego en el primero.

(2) El adjetivo ejklekto", derivado de ejklektovn, que equivale a entresacar, seleccionar, por tanto significa literalmente elegido.

(3) Este adjetivo probablemente califica a la siguiente, lo que equivaldría a elegidos para ser extranjeros de la dispersión.

(4) Dios que salva determina también la condición de los salvos, que no son del mundo, aunque están en él (Jn. 17:14).

1.3.2. Son expatriados.

(1) El adjetivo parepidhvmoi", es un compuesto doble de para, junto a, y epidhmevw, residentes. Literalmente morar al lado de nativos. El sentido es alguien que está de paso.

(2) Se trata de los que no tienen ciudad permanente, pero esperan la por venir (He. 13:14).

(3) Este concepto comprende a todos los cristianos, cuya ciudadanía está en los cielos (Fil. 3:20).

1.3.3. De la dispersión.

(1) El sustantivo diasporav, es de la misma raíz de diaspeivrw, esparcir, en este sentido el significado es dispersos.

(2) Debe notarse que el sustantivo está sin artículo, literalmente de dispersión.

(3) En un sentido genérico que no debe aplicarse sólo a los judíos de la dispersión, sino a todos los que están dispersos en el mundo y que pertenecen a Cristo.

(4) El cristiano es un peregrino que transita hacia su patria y morada celestial.

1.3.4. Pedro cita seguidamente las ciudades donde estaban morando estos dispersos.

(1) Ponto, Galacia, Asia, Capadocia y Bitinia, eran los nombres de las provincias romanas del Asia Menor.

(2) Pedro ministró especialmente en este territorio.

(3) Poncio y Bitinia eran ciudades de la misma provincia.

2. La condición de los destinatarios (1:2)

Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

kataV provgnwsin Qeou` PatroV" ejn aJgiasmw`/ Pneuvmato" eij" uJpakohVn kaiV
Según presciencia de Dios Padre en santificación de Espíritu para obediencia y
rJantismoVn ai{mato" jIhsou` Cristou`, cavri" uJmi`n kaiV eijrhvnh
rociamiento de sangre de Jesucristo. Gracia a vosotros y paz
plhqunqeivh.
sea multiplicada.

2.1. Texto de claro carácter trinitario.

2.1.1. Las Tres Personas Divinas actuando para la consecución de este pueblo.

2.2. Los que son elegidos, lo son según la presciencia, del Padre.

2.2.1. Presciencia provgnwsi", es un sustantivo que significa conocimiento anticipado.

2.2.2. Se usa para referirse sólo al conocimiento que Dios posee.

2.2.3. El conocimiento anticipado es un aspecto de la omnisciencia.

2.2.4. No es un preconocimiento, sino que es la expresión de un movimiento afectivo del sentimiento y una determinación divina (Ro. 8:29; 11:2; Ef. 1:5).

2.2.5. Como los que fueran judíos entenderían que en el pasado Dios había elegido a un pueblo para Sí, también ahora en esta misma dispensación lo hace.

2.2.6. Esta elección no excluye en modo alguno la responsabilidad humana (Jn. 3:36).

2.2.7. Esta preconocimiento supera en todo a un conocimiento del futuro que Dios tendría sobre los que serían salvos.

2.3. Los elegidos son santificados por el Espíritu.

2.3.1. El sustantivo ajgiasmov" empleado aquí, significa separado.

2.3.2. Los creyentes son santificados para ser separados para Dios.

2.3.3. El agente de la santificación es el Espíritu.

(1) Comienza su operación antes de la conversión (Jn. 16:7-9)

(2) Ilumina el corazón incrédulo (2 Co. 4:6).

(3) Abre el corazón para que pueda ser recibido el mensaje con fe salvífica (Hch. 16:14).

(4) Regenera al pecador (Tit. 3:5).

(5) Bautiza al creyente en Cristo para que sea definitivamente santificado en Él para Dios (1 Co. 12:13).

(6) Sella al creyente como propiedad (2 Co. 1:22; Ef. 1:13; 4:30).

2.3.4. Es el mismo de Pedro es también el de Pablo (2 Ts. 2:13).

2.4. El primer propósito en la acción divina.

2.4.1. Para obedecer, eij" uJpakohVn, Cláusula de propósito con la preposición eij", para, y el sustantivo uJpakohv, que significa obediencia.

(1) Compuesto de uJpo, abajo, y ajkouvo, oír.

(2) Es interesante observar que Pedro usa sustantivos en lugar de verbos, literalmente no dice para obedecer, sino para obediencia.

2.4.2. El resultado de la operación divina es conducir al hombre a la obediencia.

(1) Obediencia, primero al mensaje de Dios (Hch. 17:30)

(2) Luego a todo cuanto Dios determina para el salvo.

2.4.3. Lo que por naturaleza es contrario al hombre, es posible por la acción del Espíritu.

2.4.4. La obediencia es ahora distintivo claro de todo creyente (1:14)

2.4.5. Todo ello obedece a un propósito divino para.

(1) No es que Dios elija porque iban a obedecer, sino que lo hizo para que obedecieran.

2.5. Los elegidos y salvos son rociados con la sangre de Cristo.

2.5.1. Ser rociados, rJantismoVn, literalmente rociamiento.

(1) Segundo uso de sustantivo en lugar de verbo.

(2) Rociamiento, es un sustantivo que significa, aspersión, rociamiento.

2.5.2. La purificación del pecado en el creyente por aplicación de la obra redentora (He. 12:24).

2.5.3. La fe es una obediencia al mensaje de Dios.

2.5.4. El rociamiento está tomado de la figura del Antiguo Testamento en la confirmación del pacto en el Sinaí (Ex. 24:1-8).

2.5.5. A estos se le ha aplicado la obra redentora y ya no hay condenación posible para los tales (He. 6:4-6).

2.5.6. Los creyentes están ahora capacitados y purificados para servir al Dios vivo (He. 9:14).

2.6. El saludo a los elegidos.

2.6.1. Gracia y paz.

2.6.2. Saludo característico también de los escritos de Pablo.

2.6.3. El añadido de Pedro: os sean multiplicadas

(1) Primer aoristo en voz pasiva, optativo o volitivo, del verbo plequvnw, con el significado de acrecentar, crecer, multiplicar.

(2) Verbo con la misma raíz de plhvqw, cumplir, llenar.

2.6.4. Expresa el deseo del apóstol en relación con los creyentes.

(1) Esta es la gran necesidad del creyente.

2.6.5. La gracia hace posible la realidad de la salvación en cada una de sus tres fases.

(1) En la justificación (Ef. 2:8-9).

(2) En la santificación (2 P. 3:8).

a) Es la provisión de Dios en la gracia lo que hace posible la vida de santificación (Fil. 2:12-13).

b) Ningún esfuerzo humano puede alcanzar las demandas de Dios en la salvación experimental o santificación.

(3) En la glorificación (1 P. 1:13).

2.6.6. Una promesa de la Escritura (Stg. 4:6a).

2.6.7. Junto con la abundancia de gracia, la abundancia de paz.

(1) No sólo la certeza de la paz con Dios (Ro. 5:1).

(2) La paz forma parte de la experiencia de la vida cristiana.

(3) El creyente se convierte, por unión vital con Cristo, en un pacificador, que llena de dicha su vida (Mt. 5:9).

(4) El cristiano busca celosamente la unidad en el vínculo de la paz (Ef. 4:3).

(5) El que está lleno del Espíritu vive continuamente la experiencia de paz en toda la extensión (Gá. 5:22).

2. LA GRACIA Y LA SEGURIDAD (1:3-2:10)

2.1. Doxología (1:3-9).

1. Glorificando a Dios (1:3)

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos.


EujloghtoV" oJ QeoV" kaiV PathVr tou` Kurivou hJmw`n jIhsou` Cristou`, oJ
Bendito el Dios y Padre del Señor de nosotros Jesucristo, el que
kataV toV poluV aujtou` e[leo" ajnagennhvsa" hJma`" eij" ejlpivda zw`san
según la mucha de Él misericordia hizo renacer nos para una esperanza viva
di= ajnastavsew" jIhsou` Cristou` ejk nekrw`n,
mediante resurrección de Jesucristo de muertos

1.1. Comienza la carta con una vibrante doxología.

1.1.1. Es frecuente que los escritos apostólicos comiencen con una bendición a Dios

1.1.2. Algunos ven aquí el influjo de Pablo sobre Pedro (2 Co. 1:3; Ef. 1:3).

1.1.3. Más lógico es apreciar en ambos el contexto hebreo del que proceden, cuyos salmos frecuentemente utilizan la misma expresión (Sal. 68:19; 72:18; 106:48).

1.1.4. La apreciación de las bendiciones debe conducir a la alabanza.

1.2. Bendito sea.

1.2.1. Como conviene a la frase se debe suponer el verbo ser, que no está en el texto griego, por lo que sería: Bendito sea...

1.2.2. Bendito, eujloghtoV", es un adjetivo calificativo, que significa alabado, bendito, y que se usa en el Nuevo Testamento sólo en relación con Dios.

1.2.3. Dios debe ser bendecido entre Su pueblo.

1.3. Los títulos dados a Dios.

1.3.1. El Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

1.3.2. Desde la perspectiva de la humanidad de Cristo, el Padre es también el Dios del Mesías.

(1) La paternidad de Dios con relación a Cristo, se enseña claramente en el Nuevo Testamento y especialmente en los escritos de Juan.

(2) Juan hace una clara diferenciación al usar los términos el Padre y mi Padre.

(3) Generalmente este último se usa para revelar al Hijo como quien cumple e interpreta adecuadamente la verdadera enseñanza de Dios (Jn. 2:16; 5:17; 6:32; 8:19, 49, 54; 10:37; 15:1, 8, 23-24).

(4) También es usado para revelar ciertos hechos acerca del Hijo mismo (Jn. 6:39, 40; 10:18, 29; 14:2, 7, 20, 21, 23; 15:15; 20:17).

(5) La expresión el Padre, muestra a Dios como aquel que es revelado en y por el Hijo (Jn. 1:18; 6:46; 10:29).

(6) Juan lo usa también para referirse al que envió al Hijo (Jn. 5:23, 26, 27; 6:44; 10:36; 20:21; 1 Jn. 4:14).

(7) También como Aquel que ayudó al Hijo a cumplir su misión (Jn. 5:19; 6:37; 10:15, 38; 14:10, 11, 31; 16:32) .

1.3.3. En la cruz Cristo oró a su Dios (Mt. 27:46).

1.3.4. La vinculación paterno-filial con Cristo es semejante, pero, a la vez, diferente a la del Padre con los creyentes (Jn. 20:17).

1.4. La misericordia divina, como razón de la salvación (1:3b).

1.4.1. La salvación como manifestación de la misericordia.

(1) No es alguna, sino mucha misericordia.

1.4.2. Cuando el pecado se manifestó la grandeza de la misericordia (Ro. 5:6-11).

1.4.3. Misericordia es el amor orientado hacia el miserable.

1.4.4. La ausencia total de méritos en el hombre para la salvación (Tit. 3:5).

1.4.5. La misericordia no fue pequeña sino grande, como convenía a la magnitud del pecado (Ro. 5:20).

1.5. La recreación espiritual del creyente.

1.5.1. “Nos hizo renacer”, ajnagennhvsa" hJma``".

(1) Primer participio aroisto articular en voz activa del verbo anagennaw, que significa renacer.

(2) De ajnav, otra vez, y gennaw, concebir, engendrar.

1.5.2. El término es semejante al usado para nacer de nuevo, paliggenesiva, renacer.

1.5.3. El nuevo nacimiento procede de arriba por voluntad de Dios (Jn. 1:13).

1.5.4. Así lo enseña Cristo a Nicodemo (Jn. 3:3, 5).

1.5.5. El nuevo nacimiento dota al cristiano de una vida nueva en la que tiene que andar (Ro. 6:4; Ef. 2:1, 5; 4:22-24).

1.6. El propósito del nuevo nacimiento

1.6.1. “Para una esperanza viva”.

(1) Viva, zwsan, es el participio presente en voz activa del verbo zavw, vivir, estar vivo, revivir.

1.6.2. Corresponde a la forma de vida cristiana.

1.6.3. El creyente fue salvo en esperanza (Ro. 8:24).

1.6.4. La herencia aún no es disfrutada en plenitud ahora.

1.6.5. La esperanza es llamada viva porque no deja quedar mal, no avergüenza (Ro. 5:5).

1.6.6. Es viva porque corresponde a la vida eterna (Tit. 1:2; 3:7).


1.6.7. El profundo contraste con el que está sin Cristo y por tanto sin esperanza (Ef. 2:12).

1.7. La garantía de la esperanza.

1.7.1. La resurrección de Jesucristo.

(1) El sustantivo ajnavstasi", denota un levantamiento. Compuesto de ajna, arriba, y el verbo i{sthmi, estar en pie, de ahí resurrección.

1.7.2. La resurrección de Jesucristo fue una resurrección de entre los muertos.

1.7.3. La primera del orden de resurrecciones establecidas por Dios (1 Co. 15:23).

1.7.4. Por causa de ella es posible la justificación (Ro. 4:25).

1.7.5. Por la resurrección de Jesucristo es posible la vida nueva que se alcanza en Él (Ro. 6:3-10).

1.7.6. Por ella hay absoluta seguridad sobre el futuro (1 Co. 15:20 ss).

1.7.7. Porque Jesucristo resucitó es posible que sea la esperanza de cada cristiano (Col. 1:27).

2. La esperanza incluye el disfrute de la herencia (1:4).

Para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.

eij" klhronomivan a[fqarton kaiV ajmivanton kaiV ajmavranton, tethrhmevnhn
Para herencia incorruptible e incontaminada e inmarcesible, que ha sido guardada
ejn oujranoi`" eij" uJma`"
en cielos para vosotros.

2.1. El propósito de Dios en la esperanza es el disfrute de la herencia.

2.1.1. Para herencia, eij" klhronomivan, Cláusula de propósito con eij", para, y el sustantivo klhronomivan, que significa una propiedad recibida por herencia.

2.1.2. Conclusión lógica para quienes están en Cristo.

2.1.3. Cristo es el heredero único y absoluto de Dios a causa de ser el Unigénito del Padre (Jn. 1:14).

2.1.4. Dios le ha constituido heredero de todo (He. 1:2).

2.1.5. Por la unión con Cristo y la adopción, el creyente pasa a ser heredero de Dios y coheredero con Cristo (Ro. 8:17).

2.1.6. No se trata del disfrute de una parcela de la herencia, sino de la plenitud de toda ella, por unión e identificación con Cristo, ya que todo se hizo en Él, por Él y para Él (Col. 1:16).

2.1.7. De ahí la afirmación de Pablo: todo es vuestro (1 Co. 3:21).

2.2. Primera característica de la herencia.

2.2.1. Incorruptible, a[fqarton.

2.2.2. El adjetivo a[fqarto", equivale a no sujeto a corrupción, incorruptible.

2.3. Segunda característica de la herencia.

2.3.1. Incontaminada, ajmivanton.

2.3.2. El adjetivo ajmianto", equivale a incontaminado, literalmente libre de contaminación.

(1) La misma palabra se usa para referirse a Cristo (He. 7:26).

(2) A la santidad del matrimonio (He. 13:4).

(3) A la religión perfecta (Stg. 1:27).

2.3.3. La contaminación no puede alcanzar la herencia.

2.3.4. Herencia que corresponde a la condición de santos.

2.3.5. Cuando el creyente entre en el disfrute pleno de ella será también inmarcesible como la misma herencia inmarcesible (Ef. 5:27).

2.4. Tercera característica de la herencia.

2.4.1. Reservada, tethrhmevnhn.

(1) Participio perfecto pasivo del verbo threvw, que significa conservar, custodiar, guardar, reservar.

2.4.2. El modo verbal expresa la idea de que Dios la reservó ya para los creyentes.

2.4.3. El lugar en donde está reservada: los cielos (Mt. 6:19-21).

2.4.4. Es el lugar de la promesa (Jn. 14:2).

2.5. Los destinatarios de la herencia.

2.5.1. Para vosotros.

(1) Cláusula enfática de propósito más intensiva que el dativo normal, con eij", para, y el pronombre personal uJma``", vosotros.

2.5.2. Se trata de los destinatarios de la carta, primeramente.

2.5.3. Todos los creyentes, en general.

2.5.4. La seguridad es absoluta porque quien la reserva es Dios mismo.

3. La seguridad plena (1:5)

Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

touV" ejn dunavmei Qeou` frouroumevnou" diaV pivstew" eij" swthrivan
Los que por poder de Dios sois guardados mediante fe para salvación
eJtoivmhn ajpokalufqh`nai ejn kairw`/ ejscavtw/.
presta para ser revelada en tiempo último.

3.1. Si la herencia no se pierde, el creyente tampoco.

3.2. El creyente es guardado.

3.2.1. “Sois guardados”, frouroumevnou".

(1) Participio presente articular en voz pasiva del verbo frourew, literalmente confinar.

(2) Es un término militar, que expresa la idea de mantener bajo custodia y vigilancia.

3.2.2. El modo verbal marca una acción continua.

3.3. El elemento que guarda al creyente es el poder de Dios.

3.3.1. Poder, dunavmei, expresa el poder dinámico de Dios, que actúa siempre.

3.3.2. El poder de Dios puesto al servicio de la protección y seguridad del creyente.

3.3.3. Todo el poder de Dios empeñado en la custodia del creyente.

3.3.4. La seguridad que Pablo expresa (Ro. 8:31).

3.4. Dios guarda siempre al creyente.

3.4.1. El mandato del Padre a Cristo (Jn. 6:39-40).

3.4.2. La garantía cierta del Señor (Jn. 10:27ss).

3.4.3. La garantía de Dios (Jud. 24-25).

3.5. La eficacia de la vida de fe.

3.5.1. “Guardados mediante la fe”.

3.5.2. La fe es la respuesta a lo que Dios da.

3.5.3. Es el modo de vida del justo (He. 10:38).

3.5.4. La fe permite gustar ya al creyente en el tiempo presente, las riquezas eternas (He. 11:1)

3.6. El propósito de Dios para el futuro del creyente.

3.6.1. “Alcanzar la salvación”.

(1) Cláusula de propósito con eij", para, y el sustantivo swthrivan, que le sigue sin verbo, literalmente para salvación.

3.6.2. Esta salvación está a punto de ser manifestada.

(1) eJtoivmhn, es la forma del adjetivo e{toimo", que equivale a preparada.

3.6.3. La salvación está a punto de ser manifestada.

(1) Manifestada, ajpokalufqh``nai, es el primer aoristo de infinitivo en voz pasiva del verbo ajpokaluvptw, que equivale a descubrir, manifestar, revelar.

3.7. El tiempo de la manifestación

3.7.1. El tiempo postrero.

3.7.2. Expresión para indicar el tiempo de esta dispensación (He. 1:2).

3.7.3. Referencia que comprende el arrebatamiento de la Iglesia y los acontecimientos siguientes a ella.

3.7.4. Esta es la etapa final de la salvación.

(1) Primero en el pasado: justificación (Ro. 5:1).

(2) Segunda en el presente: santificación (Fil. 2:12).

(3) Tercera en el futuro: glorificación (1 P. 1:13).

4. Gozo y aflicciones (1:6).

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas.

ejn w|/ ajgallia`sqe, ojlivgon a[rti eij devon ejstiVn luphqevnte" ejn poikivloi"
En lo cual os alegráis por un poco aún si necesario es siendo afligidos en diversas
peirasmoi`",
pruebas.

4.1. El enlace con el comienzo de la doxología.

4.1.1. En lo cual, Dios es bendito, por el gozo en las pruebas.

4.1.2. Así lo traduce la versión Cantera-Iglesias.

“Por todo lo cual os estremecéis de gozo, aunque ahora por un poco [de tiempo], si es preciso, tengáis que entristeceros por diversas pruebas, para que el metal de vuestra fe, mucho más precioso que el oro (que perece, y sin embargo se acrisola mediante fuego) sea hallado digno de alabanza, gloria y honor cuando se revele Jesucristo”.

4.2. El gozo cristiano aún en la prueba.

4.2.1. Os alegráis, ajgallia`sqe.

(1) Presente de indicativo en voz media del verbo ajgalliavw, con el sentido de alegar, gozar, regocijar, recrear.

4.2.2. Es la experiencia de todo creyente (Hch. 5:41; Ro. 5:31; 2 Co. 6:10).

4.3. La brevedad del tiempo de prueba.

4.3.1. Por un poco de tiempo.

(1) Utilización de acusativo de tiempo.

4.3.2. Una expresión semejante (Ap. 2:10).


4.4. La experiencia.

4.4.1. “Si es necesario”.

(1) Dios permite la experiencia de la prueba sólo cuando es necesario.

4.4.2. “Tengáis que ser afligidos”, luphqevte".

(1) Participio presente aoristo en voz pasiva del verbo lupevw, con sentido de afligir, entristecer, contristar.

4.4.3. La prueba es un recurso de la disciplina divina.

4.4.4. No es para algunos sino para todos los que son hijos (He. 12:6-7).

4.5. La característica de las dificultades.

4.5.1. Diversas pruebas, poikivloi" peirasmoi".

(1) Cláusula instrumental asociativa.

(2) El adjetivo poikivlo", equivale a diverso, denota literalmente policromo, multicolor, variado.

(3) El sustantivo peirasmo", tiene el sentido de prueba con carácter beneficioso.

4.5.2. La misma expresión aparece en la Epístola de Santiago (Stg. 1:2).

4.5.3. Proceden de diversas fuentes y se manifiestan de diferentes maneras.



Archivo(s) Adjuntados
.doc File  1Pedro01.doc (Tamaño: 323 KB / Descargas: 51)

Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”

Este mensaje fue modificado por última vez en: 01-06-2008 11:25 PM por Andres.

01-06-2008 10:55 PM
Visita el website del usuario Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Andres
Administrador
*******


Mensajes: 266
Grupo: Administradores
Registro en: May 2008
Estado: Sin Conexión
Reputación: 2
Mensaje: #2
1º Pedro, por Samuel Pérez Millos (2º Parte)

5 El objetivo de las pruebas (1:7).

Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.

i{na toV dokivmion uJmw`n th`" pivstew" polutimovteron crusivou tou`
Para que la prueba de vosotros la fe mucho más valiosa que oro -
ajpollumevnou diaV puroV" deV dokimazomevnou, euJreqh`/ eij" e[painon kaiV
que perece mas mediante fuego que es probado sea hallada para alabanza y
dovxan kaiV timhVn ejn ajpokaluvyei jIhsou` Cristou`:
gloria y honor en revelación de Jesucristo.

5.1. La prueba tiene una razón de ser.

5.1.1. Para que.

(1) Cláusula de proposito con i{na.

5.1.2. La prueba.

(1) Cláusula construida con el artículo neutro toV, y el adjetivo neutro dokivmion, lo que expresa el elemento genuino de la fe y no el crisol en que se prueba.

56.1.3. Una frase idéntica a la de la Epístola de Santiago (Stg. 1:3).

5.2. El valor de la fe.

5.2.1. Mucho más valiosa que oro, polutimovteron crusivou.

5.2.2. Expresión con el comparativo de polutimo", literalmente de gran valor.

5.2.3. Que el oro.

(1) Cláusula en caso ablativo, siguiendo al adjetivo comparativo.

5.2.4. El cual perece, ajpollumevnou.

(1) Participio presente articular en voz media del verbo ajpovllumi, con significado de destruir, perecer.

5.2.5. El cual se prueba, dokimazomevnou.

(1) Participio presente articular en voz pasiva del verbo dokimavzw, probar.

5.2.6. Pedro procura establecer una comparación entre algo que perece, que es el oro y algo imperecedero que es la fe.

(1) Si lo perecedero se prueba para purificar, mucho más debe ocurrir con lo imperecedero.

(2) La prueba del oro es por medio del fuego.

5.2.7. La prueba que demuestra la calidad del oro es el fuego, la que demuestra la calidad del creyente es el conflicto.

5.3. Resultado de la prueba de la fe.

5.3.1. Sea hallada, euJreqh.

(1) Cláusula de propósito con i{na, inicial y el primer aoristo de subjuntivo en voz pasiva del verbo euJrivskw, hallar, encontrar.

5.3.2. Las perfecciones de la fe probada se expresan.

5.3.3. Alabanza, e[painon.

(1) El sustantivo e{paino", significa literalmente sobre narración.

(2) Aquí expresa el concepto de quienes, con su vida, llevan alabanza a Dios (Mt. 5:16).

(3) La fe probada y firme de los creyentes será motivo para alabanza de Dios.

5.3.4. Gloria, dovxan.

(1) El sustantivo dovxa, denota el honor resultante de una buena opinión.

(2) La fe probada y firme de los creyentes será motivo para que Dios sea glorificado.

5.3.5. Honra, timhVn.

(1) El tercer sustantivo que usa Pedro, timhv, indica un alto precio, inestimable valor de algo.

(2) También aquí la fe probada y firme de los creyentes será motivo de honra para Dios.

6.3.6. No cabe duda que el resultado glorioso de la prueba de la fe, también tiene que ver con el probado, esto es, el creyente, pero la gloria final corresponde a Dios.

5.4. El tiempo para apreciar el resultado de la fe.

5.4.1. Cuando sea manifestado Jesucristo.

(1) Manifestado, ajpokaluvyei, es el primer aoristo de infinitivo en voz pasiva del verbo ajpokaluvptw, que equivale a descubrir, manifestar, revelar.

5.4.2. En la revelación de Jesucristo.

5.4.3. La manifestación visible de quien siempre estuvo presente pero invisible (Mt. 28:20).

5.4.4. El día en que el Señor se haga visible, esto es, en su venida para recoger a la Iglesia.

6. Amor y gozo en medio de la prueba (1:8).

A quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso.

o}n oujk ijdovnte" ajgapa`te, eij" o}n a[rti mhV oJrw`nte" pisteuvonte" deV
A quien no habiendo visto amáis, en quien aún no viendo mas creyendo
ajgallia`sqe cara`/ ajneklalhvtw/ kaiV dedoxasmevnh/
os alegráis con gozo inefable y glorioso.

6.1. Una situación del creyente en relación con Cristo.

6.1.1. Sin haberle visto oujk ijdovnte".

(1) Cláusula negativa con la negación oujk, no, y el segundo participio aoristo en voz activa del verbo oJravw, ver.

6.1.2. El creyente no ve -humanamente hablando- a Cristo, en forma física, aunque lo ve por medio de la fe (He. 12:2).

6.2. Una manifestación del creyente hacia Cristo.

6.2.1. Amáis, ajgapa``te.

(1) Es el presente de imperativo en voz activa del verbo ajgapavw.

(2) La expresión adquiere el alcance de un mandamiento, como si Pedro dijese: “A quien amad, sin haberle visto”.

6.2.2. El creyente ve por la fe a Cristo, descubre sus admirables glorias y le ama porque Él le amó primero (1 Jn. 4:19).

6.2.3. El amor a Cristo es la característica común a todo creyente verdadero (Ef. 6:24, comp. 1 Co. 16:22).

6.3. El gozo en medio de la prueba.

6.3.1. El creyente cree en Cristo.

(1) Cláusula conclusiva con deV, mas, y el segundo participio aoristo en voz activa del verbo pisteuvw, creer.

6.3.2. El creyente sigue creyendo, continuamente en Cristo, sin importar las circunstancias.

6.3.3. Es cierto que no le ve aún, porque está oculto a sus ojos, pero cree en Él y confía en sus promesas.

6.3.4. Os alegráis, ajgallia`sqe.

(1) Presente de indicativo en voz activa del verbo ajgalliavw, alegrarse, gozarse.

6.3.5. El gozo no es pequeño, sino indecible.

(1) Inefable, ajneklalhvtw, un compuesto verbal con a privativa y el verbo ejklalevw, decir, hablar.

(2) La idea es de un gozo que no puede describirse.

6.3.6. El gozo indecible es también glorioso.

(1) Glorioso, dedoxasmevnh/, es el participio perfecto en voz pasiva del verbo doxavzw, alabar, dar gloria.

6.3.7. Nace por la realidad de Cristo en el creyente (1:7).

6.3.8. El gozo de todo lo que representa el encuentro definitivo con el Señor (1 Ts. 4:17).

6.3.9. El gozo es el resultado de la obra de Dios en el creyente (Gá. 5:22).

7 El resultado de la prueba de la fe (1:9).

Obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

komizovmenoi toV tevlo" th`" pivstew" uJmw`n swthrivan yucw`n.
Obteniendo el fin de la fe de vosotros salvación de almas.


7.1. La prueba de la fe conduce a un resultado positivo en la experiencia del creyente.

7.1.1. Obteniendo, komizovmenoi.

(1) Participio presente en voz media del verbo komivzw, que equivale a obtener, recibir.

7.1.2. El fin de vuestra fe.

(1) Equivale al objetivo de vuestra fe.

7.1.3. La fe del creyente tiene un determinado propósito y produce unas determinadas consecuencias.

7.1.4. No debe referirse tanto al futuro, sino más bien al presente.

8.1.5. Que es, no aparece en el texto griego.

(1) La Cláusula en griego se estructura con el acusativo de aposición con tevlo", fin, en el sentido de propósito de la fe.

7.1.6. La expresión presente de la salvación es la santificación.

7.1.7. La vida victoriosa de santificación está basada en la fe (1 Jn. 5:4).

7.1.8. La vida que agrada a Dios es la de la fe (He. 11:6).

2.2. Los profetas y el evangelio (1:10-12).

1. El interés de los profetas (1:10).

Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación.

periV h|" swthriva" ejxezhvthsan kaiV ejxhrauvnhsan profh`tai oiJ periV
Acerca de la cual salvación investigaron y escudriñaron profetas que acerca
th`" eij" uJma`" cavrito" profhteuvsante",
de la para vosotros gracia profetizaron.

1.1. Los profetas.

1.1.1. Está refiriéndose a los que recibieron mensajes de revelación de Dios a lo largo del tiempo.

1.1.2. Por medio de ellos Dios habló a los antiguos (He. 1:1).

1.1.3. El mensaje profético contenía el propósito futuro de Dios en relación con la salvación, especialmente del modo de obrarla.

1.1.4. La gracia destinada a vosotros.

(1) Destinada, es una incorporación de sentido en la traducción.

(2) Textualmente se lee: de la para vosotros gracia.

1.1. La acción de los profetas.

1.1.1. Inquirieron, ejxezhvthsan.

(1) Primer aoristo de indicativo en voz activa del verbo ejkzhtevw, aquí con sentido de inquirir.

(2) Verbo compuesto con la preposición ejk, que expresa la idea de sacar algo fuera, y el verbo zhtevw, buscar, ir en pos.

1.1.2. Diligentemente indagaron, ejxhreuvnhsan.

(1) Primer aoristo de indicativo en voz activa del verbo ejxeraunavw, que equivale a indagar con diligencia.

(2) Forma intensificada con la preposición ek del verbo eraunavw, escudriñar, indagar.

2. El objeto de la investigación de los profetas (1:11).

Escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

ejraunw`nte" eij" tivna h] poi`on kairoVn ejdhvlou toV ejn aujtoi`" Pneu`ma
Averiguando hacia que o cual tiempo indicaba el en ellos Espíritu
Cristou` promarturovmenon taV eij" CristoVn paqhvmata kaiV taV"
de Cristo que daba testimonio de antemano de los para Cristo padecimientos y de las
metaV tau`ta dovxa".
de ellos después glorias.


2.1. Un trabajo diligente y meticuloso.

2.1.1. Escudriñando, ejraunw`nte".

(1) Participio presente en voz activa del verbo erauvnaw, escudriñar.

(2) Forma simple del verbo intensificado en el versículo anterior.

2.2. La investigación.

2.2.1. Qué persona y qué tiempo, eij" tivna h] poi``on kairoVn.

2.2.2. No está persona, en el texto griego; literalmente hacia qué o cuál tiempo.

2.2.3. La persona estaba claramente indicada como el Mesías Salvador.

2.2.4. Sin duda despertaba en ellos un profundo impacto el contraste entre los sufrimientos y la gloria del Mesías (Is. 53; Is. 11).

2.2.5 La idea de un Mesías glorioso y restaurador les había sido inculcada con excepción de toda otra.

2.2.6. Les era difícil, tal vez imposible compaginar ambas cosas, a causa de una revelación más limitada de la obra del Mesías en la Cruz.

(1) El ejemplo claro en los discípulos de Emaús (Lc. 24:25, 44).

2.2.7. Ellos investigaban cuando se cumpliría el tiempo de la profecía en que tendría lugar esos acontecimientos de la gracia en salvación.

2.3. La profecía era por revelación del Espíritu de Cristo.

2.3.1. Indicaba, ejdhvlou.

(1) Imperfecto en voz activa del verbo dhlovw, con sentido de indicar, dar a entender.

2.3.2. Una expresión típica de Pedro para referirse a acciones del Espíritu Santo (cf. 3:18).

2.3.3. La profecía no es por voluntad humana (2 P. 1:21).

2.3.4. El Espíritu comunicaba un mensaje que no era claramente comprensible para el profeta.

2.4. Lo que el Espíritu indicaba al profeta.

2.4.1. Anunciaba de antemano, promarturovmenon.

(1) Participio presente en voz media del verbo promartuvromai, verbo intensificado con pro, antes, anticipado, y el verbo marturevw, atestiguar, testificar.

2.3.2. El testimonio del Espíritu anunciaba al profeta anticipadamente los acontecimientos que ocurrirían en el tiempo.

2.3.3. Quien anunciaba al profeta era el Espíritu de Cristo.

(1) Un título para referirse al Espíritu Santo, idéntico al que Pablo usa en Romanos (Ro. 8:9).

(2) Espíritu de Cristo, tanto en sentido de procedencia, como de revelación de la obra de Cristo, el Mesías.

2.3.4. El Espíritu les revelaba los sufrimientos de Cristo.

(1) Los sufrimientos destinados a Cristo.

2.3.5. El Espíritu les revelaba las glorias que vendrían tras ellos.

(1) Cláusula sin verbo, literalmente las glorias después de ellos.

(2) Glorias, en plural, indica todos los aspectos de la glorificación eterna del Mesías (Fil. 2:8-11).

3. La explicación divina que los profetas recibieron (1:12).

A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

oi|" ajpekaluvfqh o{ti oujc eJautoi`" uJmi`n deV dihkovnoun aujtav,
A los que fue revelado que no para sí mismos sino para vosotros ministraban esas cosas
a} nu`n ajnhggevlh uJmi`n diaV tw`n eujaggelisamevnwn uJma`" ejn
que ahora fueron anunciadas os mediante los que evangelizaron os por
Pneuvmati =Agivw/ ajpostalevnti ajp= oujranou`, eij" a} ejpiqumou`sin a[ggeloi
Espíritu Santo enviado del cielo en las que anhelan ángeles
parakuvyai.
mirar de cerca.

3.1. La revelación personal a los profetas.

3.1.1. A estos, oi|".

(1) Plural dativo del pronombre relativo, literalmente a los cuales.

3.1.3. Se les reveló, ajpekaluvfqh.

(1) Primer aoristo de indicativo en voz pasiva del verbo ajpokaluvpto, descubrir, manifestar, revelar.

3.1.4. La revelación tiene lugar tras la investigación del profeta y viene en su ayuda.

3.2. Los profetas como administradores.

3.2.1. Administraban, dihkovnoun.

(1) Imperfecto en voz activa del verbo diakonevw, administrar, ministrar, servir.

3.2.2. No para el tiempo de ellos la revelación sobre los sufrimientos de Cristo y las glorias posteriores.

3.2.3. El mensaje tenía unos destinatarios posteriores a los profetas y sus contemporáneos, ellos les servían anunciando lo que tendría lugar tiempo después.

3.3. El mensaje profético es fundamento del mensaje evangelístico.

3.3.1. Las revelaciones a los profetas fueron anunciadas, a los hombres.

(1) Segundo aoristo de indicativo en voz pasiva del verbo ajnaggevlw, con sentido de anunciar, contar, declarar, referir.

3.3.2. El mensaje del evangelio descansa en la vida, muerte, resurrección y segunda venida de Cristo.

3.3.3. El mensaje profético para la evangelización fue anunciado por los que predican el evangelio.

(1) Por los que, diaV tw`n, literalmente mediante los que.

(2) Os han predicado el evangelio, eujaggelisamevnwn.

a) Primer participio aoristo articular en voz media del verbo eujaggelivzw, que significa, dar buenas nuevas, anunciar, evangelizar.

3.3.4. El mensaje evangelístico era un mensaje bíblico, apoyado en las profecías.

3.4. Un mensaje poderoso.

3.4.1. Por el Espíritu Santo.

(1) Cláusula compuesta como caso instrumental del agente personal.

3.4.2. Quien conducía la evangelización y daba poder al mensaje de los evangelistas, era el Espíritu Santo.

3.4.3. Enviado del cielo.

(1) Enviado, ajpostalevnti, es el segundo participio aoristo en voz pasiva del verbo ajpostevllw, enviar.

3.4.4. El Espíritu Santo fue enviado del cielo, cumpliendo la promesa del Señor (Jn. 14:16, 17, 26; 15:26; 16:7, 13).

3.5. El interés de los ángeles.

3.5.1. Los ángeles sienten un profundo deseo.

(1) Anhelan, ejpiqumou``sin, es el presente de indicativo en voz activa del verbo ejpiqumevw, que significa anhelar, desear, ansiar, codiciar.

3.5.2. El deseo de los ángeles.

(1) Mirar, paraku``ysai, es el primer aoristo de infinitivo en voz activa del verbo parakuvptw, mirar adentro.

(2) Verbo compuesto por la preposición parav, al lado, y kuvptw, inclinarse hacia adelante, agacharse.

3.5.3. Se presentan aquí como inclinándose a ver en la tierra.

3.5.4. Su interés es el progreso del evangelio.

3.5.5. El gozo de Dios es su propio gozo (Lc. 15:7, 19).

3.5.6. Los ángeles considerando y conociendo la multiforme sabiduría de Dios por medio de la Iglesia (Ef. 3:10).

3.5.7. Supone una gran responsabilidad para el creyente en cuanto a su forma de vida.

3. LA GRACIA Y LA VIDA SANTA (1:13-2:10).

3.1. En la santidad (1:13-16).

1. Una consecuencia y una disposición (1:13).

Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado.

DioV ajnazwsavmenoi taV" ojsfuva" th`" dianoiva" uJmw`n nhvfonte"
Por lo cual después de ceñir los lomos del entendimiento de vosotros siendo sobrios
teleivw" ejlpivsate ejpiV thVn feromevnhn uJmi`n cavrin ejn ajpokaluvyei
perfectamente esperad en la traída a vosotros gracia en revelación
jIhsou`` Cristou`.
de Jesucristo.

1.1. La consecuencia.

1.1.1. Por tanto, enlace y consecuencia de cuanto antecede.

1.1.2. Especialmente sobre la base del propósito divino para el creyente expresado en los para anteriores (vv. 3, 4, 5, 7).

1.2. Una exhortación.

1.2.1. Ceñid, ajnazwsavmenoi.

(1) Primer participio aoristo en voz media del verbo ajnazwvnnumi, ceñir.

(2) El verbo en voz media indica, la acción de ceñirse y prepararse, literalmente después de ceñir.

1.2.2. Ceñir los lomos, es un semitismo que indica estar dispuestos para la acción.

1.2.3. Ceñirse era una operación habitual con la túnica, ya que antes de iniciar un trabajo fuerte se introducía el borde bajo el cinturón para que no estorbara en los movimientos.

1.2.4. En este caso expresa la necesidad de adoptar una forma de pensamiento que lleve a una acción concreta.

1.2.5. Consecuencia de la nueva mente en el creyente por la regeneración (1 Co. 2:16).

1.2.6. Esto podía expresarse como lo hace Pablo (Fil. 2:5).

1.3. Una disposición.

1.3.1. Sed sobrios, nhvfonte".

(1) Participio presente en voz activa del verbo nhvfw, que significa ser sobrio, permanecer en sano juicio.

1.3.2. El modo verbal indica una acción continua, literalmente siendo sobrios.

1.3.3. Disposición necesaria para hacer una correcta valoración de las cosas, sin emociones ni temores.

1.3.4. El mandato se expresa tres veces en la carta.

(1) Dos veces vinculado con el regreso de Cristo a por los suyos (1:13; 4:7).

(2) Otra en relación con la actividad diabólica hacia el creyente (5:8).

1.3.4. La disposición del creyente debe ser la vigilancia continua, lo que se opone a la somnolencia del espíritu.

1.4. Un modo de vida.

1.4.1. El modo descrito como esperad completamente.

(1) Esperad, ejlpivsate, es el primer aoristo de imperativo en voz activa del verbo ejlpivzw, que equivale a esperar, poner la confianza.

(2) Completamente, teleivw", es el adjetivo que expresa una acción completa o perfecta.

1.4.2. La esperanza está relacionada con la manifestación de la gracia en el futuro.

1.4.3. Que se os traerá, feromevnhn uJmi``n.

(1) Cláusula pronominal con uJmi``n, os, y el participio presente en voz pasiva del verbo fevrw, con sentido de traer.

1.4.4. La gracia futura será traída a la experiencia del creyente cuando Cristo sea revelado, esto es, cuando venga a recoger a la Iglesia.

1.4.5. El creyente debe estar expectante ante el regreso de Cristo (Lc. 17:30; 1 Co. 1:7; 2 Ts. 1:7).

1.4.6. No es tanto sobre la perseverancia, que es un hecho (1:5).

1.4.7. La venida de Cristo es una manifestación de la gracia.

1.4.8. Incluye la redención del cuerpo (Fil. 3:21; Ro. 8:23).

1.4.9. Esto manifestará la realidad del cuidado divino sobre el creyente (1:5).

2. La condición del creyente (1:14).

Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia.

wJ" tevkna uJpakoh`" mhV suschmatizovmenoi tai`" provteron ejn th`/ ajgnoiva/
Como hijos de obediencia no amoldándoos a los anteriormente en la ignorancia
uJmw`n ejpiqumivai"
de vosotros deseos.

2.1. La condición natural del salvo.

2.1.1. Cómo hijos de obediencia.

2.1.2. Un hebraísmo propio del autor.

2.1.3. La vida cristiana comienza por una acto de obediencia (1:2).

2.1.4. El creyente es llamado a la obediencia como corresponde a su nueva naturaleza.

2.1.5. El hombre no regenerado es desobediente por condición natural (Ef. 2:2; 5:6).

2.1.6. La evidencia de conversión en la obediencia (Ro. 16:19).

2.4. La exhortación.

2.4.1. No os conforméis, mhV suschmatizovmenoi.

(1) Cláusula negativa con mhV, y el participio presente en voz media directa del verbo suschmativzw, dar la misma figura, adaptarse a un esquema, conformarse.

2.4.2. No amoldarse al pensamiento y acciones propias de los mundanos (Ro. 12:2).

2.4.3. El apóstol volverá a esto más adelante (4:2-3).

2.5. El molde que debe evitarse.

2.5.1. Los antiguos deseos.

2.5.2. Deseos propios de la carne (Gá. 5:20-21).

2.5.3. Ese sistema es propio de los tiempos de ignorancia de Dios.

(1) No implica desconocimiento de Su existencia (Ro. 1:19).

(2) Es la negación de la gloria debida y desobediencia consciente, propia de los gentiles (Ro. 1:21; Hch. 17:30; Ef. 4:18).

2.5.4. El creyente fue llamado a santidad (1:2), pero ha de estar vigilante porque todavía puede ser tentado.

2.5.5. Pedro demanda que el cristiano no adopte el sistema del mundo.

2.5.6. Una prueba de que los destinatarios de la carta eran, en un gran número, gentiles.

3. La conducta santa del creyente (1:15).

Sino, como Aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.

ajllaV kataV toVn kalevsanta uJma`" a{gion kaiV aujtoiV a{gioi ejn pavsh/
Sino conforme al que llamó os santo también vosotros santos en toda
ajnastrofh`/ genhvqhte,
la conducta llegad a ser.

3.1. Una conformación debida.

3.1.1. El creyente que no debe conformarse al mundo debe hacerlo a Cristo.

3.1.2. Como consecuencia del llamamiento santo, el creyente debe vivir santamente.

3.1.3. Como aquel, kata.

(1) Indica una vida que reproduce el carácter del que llama.

(2) En imitación de la vida, no por esfuerzo personal, sino por la acción del Espíritu (Gá. 5:16).

3.1.3. Os llamó.

(1) Primer participio aoristo articular de imperativo del verbo kalevw, llamar, invitar, convidar.

3.1.4. El que llama es Santo.

(1) La santidad de Dios es proclamada por los ángeles (Is. 6:1-3).

(2) Es una de las perfecciones más notorias de Dios.

3.2. La demanda a santidad.

3.2.1. Sed santos, kaiV aujtoiV a{gioi.

(1) Cláusula de condición con kaiV, aquí con el sentido de también, y el primer aoristo de imperativo, ingresivo, en voz pasiva del verbo givnomai, con un amplio significado, aquí con sentido de devenir, venir a ser.

(2) Como si dijese: “venid a ser también vosotros santos”.

3.2.2. Santidad aquí enfatiza la separación de pasiones y pecado.

3.2.3. En contraste con el antiguo comportamiento (v. 14).

3.2.4. El que es hijo de Dios debe ser santo.

3.2.5. Como resultado de la vocación a la que fue llamado (Ef. 4:1).

3.2.6. Los que fueron escogidos para estar sentados en lugares celestiales con Cristo, deben recordar que lo que está en juego, en la vida cristiana, es el honor de Dios.

3.3. El alcance de la santidad.

3.3.1. En toda vuestra manera de vivir, ejn pavsh ajnastrofh.

3.3.2. Manera de vivir, ajnastrofh.

(1) El sustantivo indica una forma de conducta.

(2) El verbo con la misma radical el verbo ajnastrevfw, que metafóricamente en la voz media expresa la idea de conducirse, comportarse, vivir.

3.5.2. El comportamiento santo alcanza toda las formas de vida y cada momento de ella.

(1) Pedro utiliza el adjetivo pa``", que radicalmente significa todo.

3.5.3. La santidad debe extenderse a todas las esferas de la vida.

3.5.4. Un creyente podrá estar más o menos cerca del Señor que otro, pero la norma es la misma para todos.

3.5.5. Santidad en las relaciones con el mundo (4:1 ss).

3.5.6. Santidad en la familia (3:1 ss).

3.5.7. Santidad en la iglesia (5:1 ss).

4. Un mandamiento divino (1:16).

Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

diovti gevgraptai (o{ti) a{gioi e[sesqe, o{ti ejgwV a{gio" (eijmi)
Puesto que está escrito - Santos seréis porque Yo Santo soy

4.1. Pedro apela a la Escritura para confirmar la demanda de santidad.

4.1.1. Alude a un mandamiento de la ley (Lv. 11:44; 19:2; 20:7).

4.1.2. Porque, diovti, es una conjunción intensiva, que significa porque, por cuanto, por lo cual, por tanto, etc.

4.2. La santidad es una exigencia de la ética del reino (Mt. 5:48).

4.2.1. Cada cristiano que ha sido salvo por gracia mediante la fe, está en el reino (Col. 1:13).

4.2.2. No es una opción de vida, sino una condición de vida.

4.2.3. El verdadero creyente no practica el pecado (1 Jn. 3:6-9).

4.2.4. Por la acción del Espíritu el creyente manifiesta en su vida el carácter del Padre (1 Jn. 4:17).

3.2. En el respeto reverente (1:17-21).

1. La vida cristiana bajo el temor de Dios (1:17)

Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación.

kaiV eij patevra ejpikalei`sqe toVn ajproswpolhvmptw" krivnonta kataV toV
Y si por padre invocáis al que sin acepción de personas juzga según la
eJkavstou e[rgon, ejn fovbw/ toVn th`" paroikiva" uJmw`n crovnon
de cada uno obra en temor en el de la peregrinación de vosotros tiempo
ajnastravfhte,
conducíos.

1.1. El creyente debe tener respeto reverencial ante Dios.

1.1.1. De forma especial cuando el creyente invoca el nombre de Dios.

1.1.2. Si invocáis por Padre, kaiV eij patevra ejpikalei`sqe.

(1) Condición de primera clase con kaiV eij, y si por, y el presente de indicativo en voz media del verbo ejpikalevw, que significa, apelar, llamar, tener por sobrenombre.

1.1.3. Pero está refiriéndose a quienes se llaman a sí mismos seguidores de Dios como hijos suyos y le llaman a Él su Padre.

1.2. Lo que debe tenerse en cuenta al tener a Dios por Padre.

1.2.1. Dios no hace acepción de personas, ajproswpolhvmptw".

(1) Única vez en todo el Nuevo Testamento.

(2) El adverbio compuesto por a privativa y proswpolhmptevw, acepción de personas.

(3) Hay una misma demanda para todos y una misma responsabilidad.

1.2.2. El creyente debe tener en cuenta que será llamado a responder de su vida ante Dios (2 Co. 5:10).

1.2.2. Dios es Padre, pero también es Juez.

1.2.3. Es consolador saber que quien juzga ama como padre.

1.2.4. La santidad de vida es una exigencia para todo aquel que diga que Dios es su Padre.

1.2.5. El juicio es conforme a hechos, la obra de cada uno.

1.2.6. Juicio sin favoritismo, sin acepción de personas.

1.3. La demanda para la vida cristiana.

1.3.1. Conducíos, ajnastravfhte.

(1) Segundo aoristo de imperativo en voz pasiva del verbo ajnastrevfw, con el sentido de conducir, vivir.

1.3.2. El cristiano se caracteriza por su temor reverente delante del Señor, por tanto Pedro dice, procede con temor.

1.3.3. Una enseñanza general (2 Co. 7:1; 5:11; Ro. 11:20; Ef. 5:21; Fil. 2:12).

1.4. Una actitud permanente.

1.4.1. Todo el tiempo de vuestra peregrinación.

(1) El tiempo, th``" crovnon, caso acusativo de extensión de tiempo.

1.4.1. El cristiano es un peregrino.

(1) Peregrinación, paroikiva, equivale a morar junto a alguien, pero no ser del lugar.

1.4.2. Persona que reside temporalmente en un lugar que no es su país (Jn. 17:14-15).

1.4.3. El peregrino manifiesta su condición (Col. 3:1-3).

1.4.4. Mientras sea un peregrino, condición que concluye con la muerte o el arrebatamiento, el cristiano debe comportarse como corresponde a quien es hijo de Dios y lo proclama.

2. Un recuerdo necesario para la santidad (1:18-20).

2.1. La consideración del precio de la redención (v. 18).

eijdovte" o{ti ouj fqartoi`", ajrgurivw/ h] crusivw/, ejlutrwvqhte
Sabiendo que no con cosas corruptibles, plata u oro, fuisteis rescatados
ejk th`" mataiva" uJmw`n ajnastrofh`" patroparadovtou
de la vana de vosotros manera de vivir recibida de vuestros padres.

2.1.1. El creyente no debe olvidar.

(1) Sabiendo, eijdovte", es el segundo participio perfecto en voz activa del verbo oi[da, aquí con sentido de saber por prestar atención a algo.

2.1.2. Debe estar presente siempre el precio de la redención, esto es, que ha sido rescatado de un sistema de vida.

2.1.3. Fuisteis rescatados, ejlutrwvqhte.

(1) Primer aoristo de indicativo en voz pasiva del verbo lutrovw, que significa liberar mediante el pago de un rescate, de ahí redimir.

(2) El verbo expresa la idea de pagar un precio, comprar al esclavo y cortarle las cadenas para que sea libre.

2.1.4. Liberados de una forma de vida estéril y vana.

(1) Vana, mataiVa", femenino del adjetivo mavtaio", que equivale a carente de resultados.

(2) Manera de vivir, ajnastrwfh, sustantivo que se refiere a un estilo de vida, o a una forma de conducta.

2.1.5. El cristiano no debe olvidar que ha sido liberado de una situación de esclavitud heredada.

(1) La esclavitud fue transmitida desde los padres.

(2) Recibisteis de vuestros padres, patroparadovtou, es un adjetivo, aquí en forma de predicado, pero realmente atributivo, que indica una transmisión de algo.

(3) Herencia propia del pecado transmitido (Sal. 51:5).

(4) Pero también está la idea de transmitido en el sentido de ser ejemplo de cosas vanas y de forma pecaminosa de vida.

a) Prácticas recibidas por tradición.

2.1.6. La vida se convertía en algo vano, carente de sentido y fruto.

(1) Término que se aplica en los LXX al culto a los ídolos (Lc. 17:7; Jer. 8:19; 10:13).

2.1.7. La realidad de redención se expresa en un cambio de vida (1 Ts. 1:9-10; Ef. 4:7).

2.1.8. El precio pagado.

(1) No con cosas perecederas.

a) Corruptibles, fqartoi``", el adjetivo fqartov", expresa la idea de corruptible, que se corrompe, perecedero.

(2) Contraste con las de más alto valor: oro o plata.

(3) El escritor busca un contraste para una valoración de precio del recate.

2.2. El valor del sacrificio de Cristo (v. 19).

Sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin macha y sin contaminación.

ajllaV timivw/ ai{mati wJ" ajmnou` ajmwvmou kaiV ajspivlou Cristou`,
sino con la preciosa sangre como de cordero sin defecto y sin tacha de Cristo.

2.2.1. El valor infinito que Dios pagó por cada creyente.

2.2.2. Una sangre preciosa.

(1) Clausula instrumental con ajllaV, sino, y el adjetivo tivmio", honorable, estimable, precioso.

2.2.3. La sangre del Hijo de Dios: Cristo.

2.2.4. En el concepto sangre está expresada la vida plena de Cristo.

2.2.5. Sangre que hace expiación por el pecado (Hch. 20:28; Ro. 3:24; 5:9; Col. 1:20; Ef. 1:7; 2:13; He. 13:12; 1 Jn. 1:7; Ap. 1:5; 5:9).

2.2.6. Es la sangre como de un cordero, que apela a la figura del Antiguo Testamento.

2.2.7. Jesús fue presentado como el Cordero de Dios, que lleva sobre sí el pecado del mundo (Jn. 1:29).

2.2.8 Como Cordero de Dios, cumplía los requisitos del tipo en el cordero pascual (Lv. 22:19-21; Ex. 12:5).

(1) Sin mancha, ajmovnou.

a) El adjetivo, con a privativa y mw``mo", vergüenza, expresa la idea de algo que no produce vergüenza.

b) En ese sentido sin mancha, o sin defecto.

(2) Sin contaminación, ajspivlou.

a) El adjetivo, con a privativa y spivlo", mancha.

b) Sin ningún tipo de defecto o contaminación.

2.2.9. Por su santidad puede llevar el pecado y hacer posicionalmente santo al pecador (2 Co. 5:21; Gá. 3:13; 1 P. 3:18).

2.3. La razón del sacrificio (v. 20).

Ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros.

proegnwsmevnou meVn proV katabolh`" kovsmou fanerwqevnto" deV
Ya conocido de antemano - antes de fundación de mundo pero manifestado
ejp=Æ ejscavtou tw`n crovnwn di= uJma`"
al final del tiempo a causa de vosotros.

2.3.1. Un sacrificio preestablecido.

(1) Ya destinado, proegnwsmevnou.

a) Participio perfecto en voz pasiva del verbo proginwskw, con significado de conocer de antemano, elegir antes de.

2.3.2. El sacrificio de Cristo es consecuencia del plan de redención antecedente a la creación (2 Ti. 1:9).

2.3.3. La víctima predestinada.

(1) Dios entregando a su Hijo (Gá. 4:4; Jn. 3:16).

2.3.4. Víctima voluntaria.

(1) Él da su vida por los pecados (Jn. 10:11, 15, 17, 18).

(2) Vida en rescate por muchos (Mt. 20:28; Mr. 10:45).

2.3.5. La manifestación del Cordero y de su sacrificio.

(1) Pero manifestado, fanerwqevntw".

a) Primer participio aoristo ingresivo en voz pasiva del verbo fanerovw, con significado de manifestar, dar a conocer, mostrar, revelar.

(2) En los postreros tiempos, referencia al tiempo de la actual dispensación (He. 9:26; 1 Ti. 3:16).

2.3.6. Manifestación mediante la encarnación (Fil. 2:7).

2.4. Todo ello por amor de vosotros.

2.4.1. Construcción en el texto griego sin el sustantivo amor, aunque lo supone.

(1) Literalmente, a causa de vosotros.

2.4.2. El amor del Padre (Jn. 3:16).

2.4.3. El amor del Hijo (Gá. 2:20b).

2.4.4. Lo admirable de ese amor (2 Co. 8:9).

2.4.5. Lo incomprensible de ese amor (Ro. 5:6-10).

3. El Salvador glorificado (1:21).

Y mediate el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

touV" di= aujtou` pistouV" eij" QeoVn toVn ejgeivranta aujtoVn ejk nekrw`n kaiV
los que mediante Él creyentes en Dios - levantó le de muertos y
dovxan aujtw`/ dovnta, w{ste thVn pivstin uJmw`n kaiV ejlpivda ei\nai eij"
gloria le dio, de modo que la fe de vosotros y esperanza sean en
Qeovn.
Dios.

3.1. Creer en Dios por medio de Jesucristo.

3.1.1. La fe en Dios obedece al hecho de la resurrección del Señor.

3.1.2. El cristiano es creyente en el Resucitado, por tanto, creyente en Dios (Ro. 10:9-10).

(1) Pedro no usa el verbo creer, sino que habla de creyentes, pistouV".

(2) Mediante Cristo el cristiano es creyente.

3.1.3. Cree en Dios, porque fue quien levantó a Cristo de entre los muertos.

3.1.4. Levantó, ejgeivranta.

(1) Participio primero aoristo en voz activa del verbo ejgeivrw, con significado de levantar, sacar, resucitar.

3.1.5. No sólo le levantó de entre los muertos, sino que también lo glorificó.

(1) Le ha dado gloria, dovxan aujtw``/ dovnta.

a) Cláusula articular con aujtw``/, le, el participio segundo aoristo en voz activa del verbo divdwmi, dar, conceder, y el objeto directo con el sustantivo dovxa, gloria, esplendor, honor.

(1) La enseñanza de Pablo (Fil. 2:9-11).

3.2 La fe y la esperanza están depositadas y orientadas a Dios.

3.2.1. Fe y esperanza orientadas hacia Dios.

3.4.2. La fe producirá obras conforme a Dios.

3.4.3. La esperanza hará orientar los valores conforme a Dios.

3.3. En el amor (1:22-25).

1. La vida en la gracia manifiesta amor (1:22).

Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.

TaV" yucaV" uJmw`n hJgnikovte" ejn th`/ uJpakoh`/ th`" ajlhqeiva" eij"
Las almas de vosotros habiendo purificado en la obediencia de la verdad para
filadelfivan ajnupovkriton, ejk kardiva" ajllhvlou" ajgaphvsate ejktenw`"
amor fraternal sincero en corazón unos a otros amaos fervientemente.


1.1. La purificación produce un cambio en los afectos.

1.1.1. Pedro habla de las almas, con sentido de la persona total.

1.1.2. Sinónimo del creyente en su totalidad.

1.1.3. Habiendo purificado hJgnikovte".

(1) Participio perfecto en voz activa del verbo aJgnivzw, purificar.

(2) Relacionado con el adjetivo aJgnov", puro, inocente, santo, libre de contaminación.

1.1.4. La purificación se produce como resultado de la obediencia a la verdad.

(1) Tiene que ver con la aceptación del evangelio y, por tanto, con la regeneración espiritual para el que ha creído en Cristo.

1.1.5. La acción regeneradora es mediante el Espíritu.

(1) Genera primero la fe salvífica en el pecador para capacitarle a salvación.

(2) Lo santifica con ese propósito (1 P. 1:2).

(3) Lo regenera por el nuevo nacimiento (Jn. 3:3, 5).

1.1.6. El Espíritu orienta al creyente hacia el amor.

(1) No se trata de un amor humano, producido por el hombre, sino de un amor puro, no fingido.

(2) El adjetivo ajnupovkrito", compuesto con a privativa y la forma adjetival que corresponde a uJpokrivsi", hipocresía, simulación, de ahí no fingido, es decir, sin hipocresía ni simulación.

1.1.7. Ese amor puro desinteresado y sin condiciones es el amor de Cristo producido en el creyente por el Espíritu Santo (Ro. 5:5; Gá. 5:22).

1.2. El mandamiento como consecuencia.

1.2.1. Amaos, ajgaphvsate.

(1) El imperativo del verbo ajgapavw, indica un mandamiento y no una opción de vida.

1.2.2. El amor se extiende y alcanza a todos los hermanos, unos a otros.

1.2.3. El amor debe ser entrañable, ejktenw``".

(1) El adjetivo expresa la idea de insistencia, perseverancia.

(2) No se trata de algo ocasional, sino permanente y continuo.

2. El nuevo nacimiento (1:23).

Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

ajnagegennhmevnoi oujk ejk spora`" fqarth`" ajllaV ajfqavrtou diaV lovgou
Habiendo renacido no de simiente corruptible sino incorruptible mediante palabra
zw`nto" Qeou` kaiV mevnonto".
viva de Dios y permanente.

2.1. El cristiano renacido.

2.1.1. Siendo renacidos, ajnagegennhmevnoi.

(1) Participio perfecto pasivo del verbo anagennaw, con significado de hacer renacer.

2.1.2. La simiente no es corruptible, sino incorruptible.

(1) Simiente, sporav, semilla para ser sembrada.

(2) Corruptible, fqartov", que se corrompe.

a) Ya apareció antes (v. 18).

(3) Incorruptible, ajfqavrtou, el mismo sustantivo con aj privativa, que lo modifica.

2.1.3. El elemento que condujo al nuevo nacimiento es la palabra de Dios.

(1) Caso instrumental lovgou.

(2) La referencia es primariamente al mensaje del evangelio de salvación.

2.1.4. La palabra de Dios es viva y permanente

(1) Viva, zw``nto".

a) Participio presente en voz activa del verbo zavw, vivir.

(2) Permanente, mevnonto".

a) Participio presente en voz activa del verbo mevnw, con sentido de permanecer, quedarse, habitar.

(3) El viva y eficaz (He. 4:12).

(4) Es poder de Dios para salvación (Ro. 1:17).

2.1.5. Los participios anteriores pueden aplicarse tanto a Dios, como a la Palabra.

(1) Por el contexto siguiente debe aplicarse más bien a la Palabra.

3. Apelando a la profecía (1:24-25).

3.1. La temporalidad de todas las cosas (v. 24).

Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae.

diovti pa`sa saVrx wJ" covrto" kaiV pa`sa dovxa aujth`" wJ" a[nqo"
Puesto que toda carne como hierba y toda gloria de ella como flor
covrtou: ejxhravnqh oJ covrto" kaiV toV a[nqo" ejxevpesen:
de hierba; se secó la hierba y la flor cayó.

3.1.1. Cita tomada del profeta Isaías (Is. 40:6-9).

3.1.2. Toda carne.

(1) El adjetivo pa``", aquí en femenino, equivale a todo, cada, cualquiera.

(2) Carne, en sentido de vida humana.

3.1.3. Se compara a la hierba, que es temporal y de vida breve.

3.1.4. La gloria de la hierba es todavía más efímera que la hierba misma.

(1) En los mejores mss se lee aujth``", de ella, después de gloria.

(2) Del hombre, ajnqrwvpou, no ocurre en los mss más seguros.

3.1.5. La cita profética está buscando un énfasis notorio sobre lo efímero de la vida humana, comparándola con la hierba y con la flor de la hierba.

3.1.6. La hierba se seca, ejxhravnqh.

(1) Primer aoristo, atemporal, de indicativo en voz pasiva del verbo xhraivnw, secar.

(2) La brevedad de la vida de una hierba que se agosta con el calor del sol.

(3) El modo verbal expresa la idea de una acción consumada: se secó.

3.1.6. La flor se cae, ejxevpesen.

(1) Segundo aoristo, atemporal, de indicativo en voz activa del verbo ejkpivptw, caer.

(2) La flor de la hierba que se seca, también cae.

(3) El modo verbal expresa la idea de una acción consumada: se cayó.

4. La permanencia de la Palabra (1:25).

Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

toV deV rJh`ma Kurivou mevnei eij" toVn aijw`na. tou`to dev ejstin toV rJh`ma toV
Mas la palabra de Señor permanece hasta el siglo. Y esta es la palabra -
eujaggelisqeVn eij" uJma`".
que fue anunciada a vosotros.

4.1. Frente a lo efímero de la vida, la eternidad de la Palabra.

4.1.1. Mas la Palabra toV deV rJh`ma.

(1) Clausula comparativa con deV, mas, pero.

(2) Palabra, aquí equivale a lo que se dice.

4.1.2. La Palabra, los dichos, son de Dios, por tanto eternos.

4.1.3. La Palabra permanece para siempre.

(1) La permanencia se expresa con el presente de indicativo en voz activa del verbo mevnw, permanecer en el tiempo.

(2) Para siempre, eij" toVn aijw``na, literalmente hasta el siglo, es un hebraísmo para indicar perpetuidad.

4.1.4. La misma verdad enseñada por Jesús (Mt. 5:18; 24:35; Mr. 13:31; Lc. 21:33).

4.1.5. Una enseñanza general de la Escritura es la eternidad de Dios y sus obras de salvación (Sal. 102:26; Is. 51:6; He. 1:11).

4.2. Esta Palabra es anunciada en el Evangelio.

3.4.1. La evangelización presenta la palabra de Dios con poder para el nuevo nacimiento.

3.4.2. El evangelio ha de ser un mensaje doctrinal.

3.4.3. Es un mensaje de vida y salvación porque procede de Dios mismo (Gá. 1:11, 12).

3.4.4. Sólo la Palabra de Dios permanece, la de los hombres es tan efímera como ellos mismos.


APLICACIÓN PERSONAL.

1. El verdadero creyente vive en santidad, temor reverente y amor verdadero.

1.1. No por mandamiento, sino por comunión con Cristo.

2. El conocimiento del precio pagado por la redención debe producir resultados concretos en la vida cristiana (Ro. 12:1).

2.1. No habrá nada que impulse al compromiso de vida más que la realidad del amor de Cristo hacia el cristiano (2 Co. 5:14-15).

2.2. El mensaje de la gracia debe estar presente siempre en el púlpito cristiano.

PREGUNTAS DE REPASO PARA EL ESTUDIO 1

1. ¿Cuáles son las evidencias que permiten afirmar que Pedro es el autor de la epístola?

2. ¿En donde fue escrita con mayor probabilidad?

3. ¿Cuáles son las principales razones que motivaron el escrito?

4. ¿Cuál es el tema de la epístola?

5. ¿En qué fecha debió haberse producido?

6. ¿Qué significado tiene el calificativo expatriados?

7. ¿Qué seguridad principal tiene el creyente de poder alcanzar la herencia reservada?

8. ¿A qué aspecto de salvación se refiere el v. 5?

9. ¿Cuales son los propósitos que Dios tiene al permitir las pruebas en la vida cristiana?

10. ¿Cuál era el problema principal que tenían los profetas con ciertos aspectos de la revelación en relación con Cristo?

11. ¿A qué debe esperar el creyente?

12. ¿Cuál es el modo de llevar a cabo la vida de santidad demandada para el cristiano?

13. ¿Cómo se produjo la obra de redención?

14. ¿A qué impulsa el Espíritu al creyente en relación con los hermanos?


Andrés
“Lee la Biblia para ser sabio, créela para ser salvo, y practícala para ser santo”

Este mensaje fue modificado por última vez en: 01-06-2008 11:19 PM por Andres.

01-06-2008 11:03 PM
Visita el website del usuario Encuentra todos los mensajes de este usuario Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar Respuesta  Enviar Tema 

Posibles Temas Similares...
Tema: Autor Respuestas: Vistas: Ultimo Mensaje
  1º Pedro, Estudio 3, por Samuel Pérez Millos Andres 6 4,792 05-03-2013 11:58 AM
Ultimo Mensaje: Heriberto
  2º Timoteo, Estudio 3, por Samuel Pérez Millos Andres 1 9,492 12-03-2011 12:16 PM
Ultimo Mensaje: yorkitha
  1º Pedro, Estudio 5, por Samuel Pérez Millos Andres 2 8,472 12-09-2010 07:35 PM
Ultimo Mensaje: Roberto68
  1º Pedro, Estudio 4, por Samuel Pérez Millos Andres 1 3,727 09-06-2008 09:58 PM
Ultimo Mensaje: Andres
  1º Pedro, Estudio 2, por Samuel Pérez Millos Andres 1 3,439 04-06-2008 07:17 AM
Ultimo Mensaje: Andres
  2º Timoteo, Estudio 4, por Samuel Pérez Millos Andres 0 9,640 29-05-2008 08:45 PM
Ultimo Mensaje: Andres
  2º Timoteo, Estudio 2, por Samuel Pérez Millos Andres 0 5,974 29-05-2008 08:42 PM
Ultimo Mensaje: Andres
  2º Timoteo, Estudio 1, por Samuel Pérez Millos Andres 0 4,089 29-05-2008 08:40 PM
Ultimo Mensaje: Andres

Ver la Versión para Impresión
Mandar este Tema a algún Amigo
Subscríbete a este Tema | Agrega este Tema a Tus Favoritos

Salto de Foro:


2008 - Siguiendo sus Pisadas y Ministerio Momento de Decisión